NeoFronteras

La importancia del ADN “basura”

Área: Genética — Viernes, 21 de octubre de 2005

Foto
Drosophila melanogaster o mosca de la fruta. Foto: Eye of science.

Las células de todos los seres vivos contienen ADN que no contiene instrucciones para codificar proteínas. Este ADN parece no tener función ninguna o muy escasa, por eso se le denomina ADN “basura”. Según recientes investigaciones esto no sería del todo cierto. Ahora Peter Andolfatto de la Universidad de California en San Diego afirma en un artículo publicado en Nature (20 de Octubre) que este ADN en realidad tendría un papel muy importante en la supervivencia del organismo y en la evolución de la especie.
Andolfatto muestra que las regiones del ADN que no codifica proteína son importantes para mantener la integridad genética del organismo. En su estudio sobre la Drosophila melanogaster ha descubierto que esas regiones son afectadas de manera especial por la selección natural.
Como los genomas de la mosca, del gusano y del hombre son similares, es de esperar que las diferencias evidentes entre estas especies esté condicionada por este ADN “basura” según Andolfatto.
La secuenciación de los genomas de la mosca de la fruta, del hombre o del nematodo ha revelado que son muy parecidos desde el punto de vista “proteico”, conteniendo un número similar de genes. Pero las mayores diferencias parecen estar en el ADN que no codifica proteínas, más que en el número de genes.
Este investigador ha usado un análisis poblacional genético para mostrar que estas regiones de ADN no codificante evolucionan más lentamente de lo esperado cuando están sometidas a la presión selección natural, permaneciendo muy estable en el tiempo. Este patrón parece mostrar una resistencia a las mutaciones, pues entre el 40% y el 70% de las nuevas mutaciones que aparecen en estas regiones fallan a la hora de incorporarse a la especie.
Todo esto sugiere que estas regiones no codificantes no son basura y que deben de realizar una función importante en el organismo que, de momento, es desconocida.
Ademas ha hallado regiones “basura” que exhiben una inusual cantidad de divergencia funcional genética entre diferentes especies de Drosophila. Esto implica que, al igual que los cambios en las proteínas, los cambios en el ADN no codificante pueden jugar un papel importante en la evolución de nuevas especies.
La evolución sobre las proteínas se ha enfatizado tradicionalmente como el factor clave de la evolución del genoma y en la evolución de las especies, pero el hecho de que seres con genomas parecidos desde el punto de vista proteico difieran tanto en aspecto (chimpancé y humanos por ejemplo) ha hecho a los investigadores especular sobre la posibilidad de que cambios en la regulación de los genes más que cambios en los genes mismos son los que producen las diferencias adaptativas.
Según este investigador, sus resultados avalan esta idea ya que ha demostrando que los cambios en la regulación han jugado un importante papel en la evolución de las distintas especies de Drosophila.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

3 Comentarios

  1. valentina:

    Esta página es bastante buena. Les doy mi apoyo y espero que les vaya bien.
    ¡chao!

  2. maria de los angeles:

    no estoy para nada de acuerdo con este articulo me parese pesimo muy mal interpretado

  3. Luz Maria:

    ¡Gracias! Francamente bueno el artículo. Sería interesante que se pusiesen más este tipo de artículos, a la comunidad no científica, pues generalmente ellos (los científicos) son los únicos que tienen este tipo de información.
    Gracias

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.