NeoFronteras

La Tierra quizás ya era verde en el Neoproterozoico

Área: Paleontología — Martes, 14 de Julio de 2009

La explosión de vida en el precámbrico quizás se debió a la una previa en la que los protagonistas fueron plantas que conquistaron tierra firme.

Foto
Afloramiento calizos como éste de Death valley indican que el la Tierra puedo ser verde en el remoto pasado. Foto: L.P. Knauth.

La historia del planeta Tierra está llena de puntos de no retorno en los que su estado cambió dramáticamente, desde impactos de asteroides a cambios climáticos. Un evento singular fue el de la explosión del Cámbrico, en la que súbitamente evolucionaron los primeros animales complejos después de miles de millones de años de pacífica vida microbiana. No se comprende todavía muy bien cómo pudo suceder algo así. Hay diversas teorías, que hemos ya cubierto en Neofronteras, que tratan de explicarlo. La última proviene de L. Paul Knauth y de Martin Kennedy, de las Universidades del estado de Arizona y de California respectivamente.
Según ellos ese evento se debió a a la colonización de la tierra firme por parte de plantas no vasculares hace 700 millones de años. Este periodo de tiempo previo preparó las condiciones para que más tarde se diera la explosión de animales del Cámbrico al elevar lo suficiente el nivel de oxígeno atmosférico.
Su estudio, publicado en Nature el pasado 8 de julio y que ha necesitado tres años para su elaboración, se basa en miles de análisis de isótopos de muestras procedentes de rocas calizas formadas durante el Neoproterozoico, justo la era previa a la explosión del Cámbrico.
Hoy en día las plantas y árboles de tierra firme son críticos a la hora de controlar la composición atmosférica, pero durante miles de millones de años la tierra firme era un desierto rocoso.
Según estos investigadores la parte emergida de nuestro planeta terminó siendo colonizada durante el Neoproterozoico por plantas que transformaron el mundo precámbrico, desde un estado en el que los niveles de oxígeno eran bajos y casi sólo había formas bacterianas de vida, al tipo de mundo rico en oxígeno y formas complejas de vida del que disfrutamos ahora.
Para hacerse una idea del aspecto que la tierra firme tenía en aquel momento, se puede imaginar que gran parte de los continentes estaban cubiertos de una capa musgosa o de suelo empapado de algas muy simples. Aunque de momento no hay pruebas fósiles al respecto.
Para poder llegar a esta conclusión los investigadores estudiaron la composición isotópica de las calizas que se formaron en esa época, en concreto en los isótopos de carbono y oxígeno.
Hay tres átomos de oxígeno por cada átomo de carbono en la roca caliza. La relación isotópica de las rocas que han estudiado se interpretó en el pasado como un resultado de una catástrofe mediante la cual se produjo una intrusión de aguas costeras en los limos sedimentados que posteriormente dieron lugar las rocas calizas.

Foto
Estratos precámbricos con isótopos pesados de carbono, como estos de Old Dad Mountains en California, hablan de un reverdecimiento del planeta en el Neoproterozoico. Foto: L.P. Knauth, Arizona State University.

Recolectado todo tipo de datos y realizando nuevos análisis, estos investigadores llegan a otro escenario en el que el planeta reverdeció previamente con plantas primitivas. La actividad llevada a cabo por estas plantas formó suelo que secuestró carbono y permitió que el nivel de oxígeno atmosférico subiera y que éste se disolviera en el agua de los océanos. Los animales, que respiran oxígeno, se beneficiaron de esto y sufrieron una explosión evolutiva. Recordemos que la biota terrestre produce suelo, y que gracias a los agentes meteorológicos juega un papel importante en los ciclos del oxígeno y del carbono.
La clave está en los datos ausentes que impiden que el escenario de la catástrofe sea factible. En su lugar la firma isotópica encontrada en esas rocas muestra la filtración de agua de lluvia sobre áreas con vegetación que luego llegó a las aguas costeras y se mezcló con los restos marinos formando los limos que dieron lugar a las rocas calizas.
Este nuevo escenario presenta una visión alternativa que dice que hubo una explosión de vida vegetal pionera sobre tierra firme cientos de millones de años antes de que aparecieran las plantas vasculares, pero que permitió el aumento de oxígeno atmosférico y la evolución de los animales complejos.
Por tanto quizás la Tierra comenzó a ser verde hace ya 700 millones de años y, como siempre, llegamos a la conclusión de que debemos a las plantas todo, nuestra existencia presente y nuestra remota aparición como animales complejos.

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Nota de prensa.
Artículo original (resumen).

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

3 Comentarios

  1. lluís:

    Ahora mismo no recuerdo ningún mito creacional que tenga por objeto el culto a las plantas, o a alguna planta.Pero pensándolo bien si muchos rechazan comer carne o incluso pescado y se pasan al vegetarianismo,quizá debería producirnos más reparos comer lechugas,patatas, tomates, melones,sandias…etc.El problema es entonces, ¿qué diablos comemos?.

  2. tomás:

    Pues creo que hay más de una excepción. Pienso que la más eminente pertenece al budismo. Como casi todo el mundo sabe, Buda estaba en la higuera cuando le llegó la iluminación, y esa higuera, que creo toavía existe, es sagrada para los budistas.

  3. lluís:

    Ese tipo de iluminaciones suelen llegar “en las higueras”, se sea budista o frumista.Y esas “higueras” acostumbran a ser sagradas.Saludos, tomás.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.