NeoFronteras

Los velociraptores probablemente no eran dinosaurios

Área: Paleontología — lunes, 22 de febrero de 2010

Las aves no descenderían evolutivamente de los dinosaurios terópodos, sino que serían los raptores, considerados hasta ahora dinosaurios, los que descenderían de aves que perdieron la capacidad de volar.

microraptor
Modelo de Microraptor. Fuente: David Alexander, PNAS Early Edition.

Un estudio publicado en PNAS proporciona más pruebas de que las aves no descienden evolutivamente de los dinosaurios terópodos, desafiando la teoría aceptada desde hace décadas sobre el origen del vuelo.
El nuevo estudio se realizó sobre un espécimen descubierto en 2003 en China, y en el se usó modelos tridimensionales para analizar las capacidades voladoras del animal. Concluyen que este animal emplumado probablemente planeaba desde los árboles.
El peso de las pruebas sugiere ahora que no solamente las aves no descenderían de los dinosaurios, sino que algunas especies, que hasta ahora se habían considerado dinosaurios, descenderían en realidad de las aves.
Según John Ruben, de Oregon State University y autor de un comentario sobre ese trabajo, se ha logrado romper con la idea convencional de hace 20 años según la cual las aves evolucionaron a partir de los dinosaurios. Según él ya había demasiadas inconsistencias en esta teoría, que veinte años de estudios morfológicos y de otros tipos han revelado. El nuevo estudio añade más.
Según Ruben las aves y los dinosaurios probablemente compartan antepasados comunes, pero evolucionaron por caminos separados durante millones de años, dando lugar a las aves y a los raptores. Pequeños animales como los velociraptores, que hasta ahora eran considerados dinosaurios (incluso en el cine de Holywood), probablemente eran aves sin plumas. Aunque los raptores parecen dinosaurios, tienen más rasgos en común con las aves que con los dinosaurios terópodos como el Tiranosaurio. Ruben cree que las pruebas finalmente dicen que estos animales eran descendientes de las aves y no de los dinosaurios. Otro estudio de Florida State University levantó las mismas dudas el año pasado.
En el estudio más reciente han trabajado los expertos de University of Kansas Larry Martin, David Burnham y Amanda Falk, así como Enpu Gong de la Universidad de Noroeste de China. Han estudiando un fósil maravillosamente bien conservado correspondiente a un animal con plumas y cuatro miembros que utilizaba para volar al que se denominó en su día Microraptor. El animal se asemejaría a un avión biplano con cuatro alas. Desde que se descubrió este fósil había cierta controversia sobre la capacidad para el vuelo de este animal, que se sumaba a la cuestión de si unos animales arbóreos con cierta capacidad para el vuelo se hicieron terrestres dando lugar a otros animales o si animales terrestres bípedos desarrollaron plumas y alas y levantaron el vuelo. Aunque se habían hecho simulaciones matemáticas y computacionales nadie se había molestado en realizar un modelo físico. Estos científicos han llegado a construir modelos físicos del animal en cuestión con los que probar la capacidad de planeo de este ser, tanto en túneles de viento como en el mundo real (ver vídeo en las referencias).
Sobre un modelo de esqueleto de Microraptor los investigadores añadieron un cuerpo de arcilla sobre el que pegaron plumas de aves modernas (de faisán), y a partir de este modelo construyeron otro más ligero de espuma de poliuretano con el que efectuaron varios lanzamientos con los que demostraron las capacidades para el planeo de este ave.
Los estudios sobre el planeo realizados con esta estructura concluyen que a este animal no le sería práctico levantar el vuelo desde el suelo, por lo que debería de planear desde los árboles de modo similar a como lo hacen las actuales ardillas planeadoras. Muchos expertos creen que animales planeadores de esas características serían los antepasados de las aves.
Esto hace de los dinosaurios terópodos, que habitaban el suelo, candidatos poco realistas a la hora desarrollar alas o el vuelo, y ser los antepasados de las aves. Según Ruben es más realista creer que ciertas aves perdieron la capacidad de volar y evolucionaron a animales terrestres como los raptores.
En otros estudios ya se había puesto de manifiesto que la posición de ciertos huesos y músculos es crítica a la hora de tener una capacidad pulmonar que permita el vuelo sostenible en las aves, característica que no tenían los dinosaurios terópodos.
Quizás la prueba más significativa sea que se han encontrado fósiles de aves en el registro fósil por debajo (algo que indica una evolución previa) de los fósiles de dinosaurios de los que supuestamente descendían. Esto indicaría que la evolución en este caso sería en sentido contrario a lo establecido.
Obviamente no se ha dicho la última palabra sobre este asunto y quizás nuevos fósiles nos digan nuevas cosas acerca de este fascinante tema.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3018

Fuentes y referencias:
Artículo en University of Kansas con vídeos.
Nota de prensa en University of Kansas.
Artículo original en PNAS (resumen).
Nota de prensa en Oregon State University.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

5 Comentarios

  1. Whiplash:

    He encontrado este vídeo de una maqueta de microraptor aleteando que os dejo para poder comparar otra opción de vuelo. http://www.youtube.com/watch?v=f1IRZxiExkU

  2. Ricardo:

    Interesantes conclusiones, aunque desde mi punto de vista, hace falta acotar cuando estamos tratando con un ave, cuando con un dinosaurio y cuando con algo intermedio, que quizá no sea ni una cosa ni otra.

    Quiero mencionar que, además de éste, existe otro modelo para explicar el vuelo de Microraptor en el que la posición de las patas -emplumadas con plumas de vuelo- no es perpendicular al eje del cuerpo (formando un segundo par de alas), sino que se dispone en paralelo al eje del cuerpo. Las plumas de las patas quedan ubicadas, a modo de “tejadillo a dos aguas”, sobre la larga cola (la imagen que aparece en este artículo no mostraría esta disposición). Las pruebas realizadas en túnel de viento mostraron que esta segunda disposición proporcionaba mayor sustentación y menor resistencia que otras posibilidades, lo que permitiría a Microraptor vuelos cortos lanzándose desde un árbol a otro.

    Se trata de dos opciones diferentes, que requieren de mayor investigación en el futuro, y que tienen muchas implicaciones en relación al origen del vuelo en las aves.
    Saludos
    Ricardo

  3. NeoFronteras:

    El vídeo referido en el texto es este:
    http://www.features.ku.edu/microraptors/mediaplayer.swf

    Sin embargo, hay un documental muy reciente de NOVA Science, producido por la PBS sobre el asunto bastante completo. Desgraciadamente, el número de semillas en el P2P es muy reducido.

  4. tomás:

    El artículo es sugestivo, los vídeos recomendados, muy ingeniosos; la evolución, asombrosa y creo que no nos damos perfecta cuenta de cuan al principio estamos de conocerla.
    Gracias por este buen rato.

  5. NeoFronteras:

    Apreciado Tomás:
    Es alentador que la noticia le haya inspirado. Los temas paleontológicos no suelen ser muy populares. Bueno, si aparecen dinosaurios sí, aunque en este caso parece que más bien se los hace desaparecer.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.