NeoFronteras

Tener más ingresos económicos que los demás es lo que realmente importa

Área: Psicología — lunes, 29 de marzo de 2010

Según un estudio el dinero hace feliz siempre y cuando le haga a uno más rico que a los vecinos.

Foto
Fuente: greggoconnell, vía Flickr.

Muchas novelas y tratados se han escrito acerca del dinero, sobre su capacidad de corrupción de las personas y, sobre todo, de la clase política. Recientemente hemos visto en España la explosión de la burbuja inmobiliaria y la estafa piramidal que la creó (al parecer antes nadie parecía querer verla). Ahora que los bancos, constructoras, políticos y medios de comunicación están tratando de reconstruir este fraude o de hacer que la burbuja se desinfle agónicamente al estilo japonés, no está de más estudiar uno de los mecanismos psicológicos que puede que hagan a la gente apuntarse a esos timos piramidales.
Este tipo de comportamientos mediante el cual la gente se suma a todo tipo de burbujas están descritos en los manuales de Economía desde que en la Holanda del siglo XVII se dio la crisis de los tulipanes. En aquella época nuevas variedades de estas flores empezaron a cotizar muy alto en el mercado y se empezó a especular sobre ellas. Por un bulbo de la apreciada especie Semper Augustus se podían pedir 5.500 florines (el precio de una casa). Pero de la noche a la mañana los precios cayeron (cosa inevitable porque las plantas se reproducen) y arruinaron a más de un “inversor”. Las burbujas inmobiliarias no suelen caer tan rápidamente y los economistas nos dicen que, a no ser que se manipule el mercado, la curva de descenso de precio es simétrica con la de subida y con la misma duración. También nos dicen que las burbujas tienen bases psicológicas, aunque no nos digan cuáles.
Se nos ha repetido hasta la saciedad que el dinero da la felicidad cuando se es muy pobre, pero si se tiene lo suficiente para vivir ya no lo hace. También sabemos que en el primer mundo vivimos mejor y con mejor salud que Felipe II con todo su imperio. Entonces, ¿por qué perseguimos todos el vil metal?, ¿por qué deseamos un automóvil más potente y caro, pese a que nuestro utilitario nos lleva igualmente y puede también superar la velocidad máxima legal?
Quizás un pequeño estudio de expertos de las Universidades de Warwick y Cardiff nos ayude a arrojar un poco de luz sobre este asunto tan oscuro. Según ellos el dinero hace más feliz sólo si mejora el rango* social. Además, encontraron que simplemente estar bien pagado no es suficiente. Para proporcionar más felicidad la gente debe percibir que está mejor pagada que los amigos y colegas de trabajo.
Los investigadores estuvieron buscando explicar por qué la gente de las naciones ricas no son más felices en promedio ahora que hace 40 años, pese a que durante este tiempo el crecimiento económico ha proporcionado un incremento sustancial de sus ingresos en promedio.
Chris Boyce, de la Universidad de Warwick, dice lo siguiente: “Nuestro estudio encontró que el rango social de los ingresos del individuo predice muy bien la satisfacción general en la vida, mientras que el monto real de esos ingresos y el promedio de ingresos de los demás aparentemente no tienen ningún efecto. Ganar un millón de libras al año no parece ser suficiente para hacerte feliz si los amigos que conoces ganan dos millones de libras al año.”
El estudio titulado “Money and Happiness: Rank of Income, Not Income, Affects Life Satisfaction” aparece en Psychological Science. Para poder realizarlo los investigadores analizaron datos sobre los ingresos económicos y la satisfacción vital obtenidos con la encuesta British Household Panel Survey (BHPS) durante 7 años, que es una muestra representación longitudinal de familias británicas.
Aunque primero examinaron cómo estaba relacionada la satisfacción en la vida con el dinero que ganaba cada persona, encontraron, sin embargo, que la satisfacción se relacionaba más fuertemente con el rango de los ingresos del individuo si se comparaba con la gente del mismo género, edad, nivel de estudios y del mismo área geográfica.
El resultado explicaría por qué hacer ricos a todos los miembros de una sociedad no necesariamente aumenta la felicidad general, porque solamente tener más ingresos que los demás es lo que realmente importa.
Sin duda el estudio dice mucho sobre la naturaleza humana, aunque ya sospechábamos que algo así tenía que haber.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3049

Fuentes y referencias:
Nota de prensa de la Universidad de Warwick.


*Nota: Debido a las malas traducciones e ignorancia, se suele traducir “range” por “rango” , cuando su verdadero significado es “gama” o “intervalo”. Un destino que tienen algunos “falsos amigos”. En este caso aquí tratado se traduce “rank” por “rango” cuyo significado es “categoría de una persona con respecto a su situación profesional o social”. Por desgracia, el mal uso que se ha hecho de “rango” durante décadas hizo a la Real Academia de la Lengua admitir también (a la fuerza ahorcan) como “rango” a la amplitud de la variación de un fenómeno entre un límite menor y uno mayor claramente especificados, aunque sólo aplicado a la Estadística.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

13 Comentarios

  1. Daniel Jose:

    Estamos en un mundo donde predomina el ego. Por tanto efectivamente lo que cuenta para esa aparente felicidad es la comparación, en este caso económica, con los que tienes cerca.
    Pero tal felicidad no es real, es sufrimiento por estar atado a una necesidad.
    Tanto Séneca, como Krishnamurti, como Nagarjuna, como muchos otros filósofos prácticos lo tienen claro.

  2. NeoFronteras:

    Estimado Daniel:
    Posiblemente esos filósofos y pensadores tengan razón, lo malo es la percepción que tenga la mayoría de la gente. Si creen que “eso” es felicidad y además les hace felices, entonces quizás no estén tan desencaminados bajo su punto de vista. Y para que haya alguien que pueda fanfarronear de estatus social tiene que haber otros que le hagan la pelota. Si le despreciaran no sería tan interesante eso de presumir de automóvil deportivo.
    Otro factor que hay que tener en cuenta es el sentido de justicia de las personas. Si se trabaja igual que los demás y se tiene la misma formación, pero se cobra mucho menos es natural que la gente se sienta desgraciada. A veces gente con mucha menos formación gana mucho más dinero.

    En el fondo nuestro problema es que nuestra mente todavía está en la edad de piedra y en la caza y recolección. Ciertas cosas que vemos ahora como defectos eran una ventaja entonces. Quizás presumir de estatus permitía el acceso a hembras de “mejor calidad”. Algo que parece ocurrir ahora con millonarios que se casan con modelos.

  3. Juan Díaz:

    Hay más factores, no basta, casi nunca, con correlacionar dos o cuatro variables, en ciencia hay que ver correlaciones multiples, creo que eso se llama modelo de la complejidad. En este estudio es clave la Autoestima, y ésta depende de muchos factores, incluyendo educación, hobbys, dinero tal vez, o la expectativa de ganrlo habilmente más que poseerlo. En el tercer mundo, amistades solidarias, el el primero, popularidad. Etc.

  4. Emilio:

    Creo que hay un pequeño matiz “perverso”:

    Mucha gente cree (creemos) que no es cuestión de “hacer más ricos a todos” para hacerlos más felices… se trata de hacer que nadie muera de hambre y después ya veremos.

    Por tanto: es razonable aspirar a repartir la riqueza entre la gente que ve a sus hijos morir de hambre y que después se preocupen de tener o no un coche 4×4 más grande que el vecino…

    En fin, dinero: vil metal.

    Suerte!

  5. pvl:

    Estoy de acuerdo con el comentario de neofronteras: obviamente como especie social y jerarquica que somos, nuestros competidores son los de nuestro propio status y es con ese “subconjunto” y no con otro, con el que nos medimos. Otro ejemplo, típico de lo anterior: cualquiera que práctica un deporte raramente se siente insatisfecho porque no tenga nada que hacer frente a los profesionales. Lo normal es que nos sintamos satisfechos con ganar a nuestros “iguales”. Creo que es extrapolable al tema de los ingresos.

  6. lluís:

    Menos mal que el hombre es bueno por naturaleza, como una vez más se encarga de demostrar este estudio.

  7. hector:

    Mezclan Uds. tantos temas que no hay quien se aclare. Creo que el post de debería de dividir, pues es demasiado denso.

  8. binla:

    héctor, yo me entero perfectamente.

  9. Jose M. Pineiro:

    Creo que este estudio abunda sobre lo que ya han apuntado multiples estudios.

    Somos primates que forman sociedades jerarquicas, como casi todos los primates. El estar en lo alto de la jerarquia es, sin duda, bastante mejor que estar en la parte inferior.

    Ser jerarquicamente superior en nuestra manada (nuestro circulo social) aporta claras ventajas, tanto en el acceso a bienes como a parejas. Ademas los demas nos tratan con mas deferencia.

    Por tanto no es el dinero o el coche lo que nos da la felicidad. Esto son simples herramientas para mejorar nuestro estatus. Podemos ser el jefe de nuestra oficina, el presidente de nuestra comunidad (solo si el puesto es deseado) o el entrenador de un equipo infantil.
    En todos estos casos tenemos un estatus superior dentro de nuestro circulo, nuestro cerebro fabrica dopamina a lo loco y somos mas felices.

    Por tanto, como somos jerarquicos queremos estar en lo alto de la jerarquia, ¿es eso moralmente repudiable? ¿Es el hombre malo por ello? ¿Estan acertados Séneca, Krishnamurti o Nagarjuna?

  10. lluís:

    Diría que depende de cómo has llegado a lo alto de la jerarquia. Además en esas “alturas”, caben más bien muy pocos, y, los “codazos”, suelen ser frecuentes. Por lo demás, pues sí, fabricar dopamina a manta está muy bien.

  11. Diego Tentor:

    El dinero es uno de los inventos más geniales del hombre moderno y, con todo, el del dinero es un sistema democrático, ya que por ejemplo, el billete no se atiene a castas;Si hay pobreza la culpa no la tiene el dinero pero si su distribución.
    Luego, lo que cualquier asalariado quiere con su dinero no es solo comprar bienes sino significados, gracias a ello es que una Bebida Cola de Marca es mas cara que una Cola desconocida, cualquier publicista sabe que a un producto hay que “cargarlo” de significados para darle valor, ahora bien, como los significados son mas perecederos que los bienes en si, el proceso de compra es más placentero que la posesión y por lo tanto se puede decir que el dinero no da felicidad sino la compra da felicidad.
    http://www.maslocoqueunacabra.wordpress.com

  12. Alejandro Sánchez:

    ¿Y quien dijo que las modelos son hembras de mejor calidad? En realidad lo que expone el estudio es el atavismo del ser humano, que se puede modelar y hasta transformar, dependiendo de la cosmovisión y el esquema de valores predominantes en una sociedad y momentos históricos. Marx lo expresó bastante bien, aunque no tanto. Este caso demuestra que también existen individuos con otras escalas de valores y cosmovisión que invalidan la universalidad del estudio de referencia. Obviamente, el estudio es válido en culturas egocéntricas, pero ¿no hay problemas ecológicos con ese egocentrismo? Quizás ya sea hora de salir de la caverna.

  13. moneyman:

    el dinero es Dios!

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.