NeoFronteras

Mortero de arroz

Área: Química — jueves, 3 de junio de 2010

Revelan el secreto en el funcionamiento del mortero utilizado en la construcción hace 1500 años en China.

Foto

Unos científicos han desvelado el secreto que había detrás del resistente mortero chino hecho de arroz glutinoso o pegajoso, un tipo de arroz dulce utilizado en numerosas recetas culinarias asiáticas. Este mortero era utilizado para rellenar los huecos entre los ladrillos, piedras y otros materiales de construcción. Concluyen que este tipo de mortero es el mejor que se puede utilizar en la restauración de edificios antiguos. Publican sus resultados en la revista de la American Chemical Society.
Bingjian Zhang y sus colaboradores sostienen que los trabajadores de la antigua China desarrollaron el mortero de arroz hace 1500 años, mezclando una sopa de arroz glutinoso con los ingredientes habituales del mortero, principalmente cal viva u óxido de calcio (CaO). Este material fue probablemente el primer mortero compuesto, hecho tanto de materiales orgánicos como inorgánicos. Este tipo de mortero era más resistente al agua y era más fuerte que los morteros convencionales. Fue utilizado para la construcción de tumbas, pagodas y muros de las ciudades. Algunas de estas construcciones todavía se conservan en la actualidad.
Para obtener la cal se calienta a alta temperatura roca caliza (se calcina). Al mezclar el resultado con agua y secarse se endurece, produciéndose un material válido para la construcción. La posterior reacción del material con el dióxido de carbono atmosférico endurece aún más el material. El mortero fue utilizado mucho en la antigüedad. Así por ejemplo los romanos ya utilizaban mortero de cal para realizar encofrados.
En este caso los investigadores identificaron amilopectina en el mortero chino antiguo, una clase de polisacárido que se encuentra en el arroz y otros productos vegetales, como ingrediente secreto responsable de la legendaria resistencia de este material de construcción.
Los análisis revelaron que el mortero es un material compuesto orgánico-inorgánico. La parte inorgánica es carbonato cálcico y la inorgánica amilopectina, que procede de una sopa de arroz que se agregaba al mortero. La función de la amilopectina era actuar de inhibidor del crecimiento de los cristales de carbonato, produciéndose un microestructura que era la clave de las buenas características de este tipo de mortero.
Para determinar si el arroz glutinoso podía ayudar a reparar edificios antiguos, los investigadores prepararon morteros en los que se variaba la cantidad de arroz glutinoso empleado y comprobaron su rendimiento con el mortero tradicional. Los resultados mostraron que el mortero de arroz era más estable y tenía mejores propiedades mecánicas, además de ser más compatible con la restauración de construcciones antiguas que emplearon dicho producto en su construcción.
Aunque los autores no lo mencionan, sería interesante considerar este material en las construcciones de casas unifamiliares modernas, ahora que la construcción ecológica está de moda.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3155

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Accounts of Chemical Research, “Study of Sticky Rice-Lime Mortar Technology for the Restoration of Historical Masonry Construction”.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

5 Comentarios

  1. pvl:

    Sin ser un experto en la materia, sospecho que la utilización de arroz u otros vegetales comestibles (que deben cultivarse de la misma manera independientemente de su fin), para ser utilizados en construcción, solo debe ser rentable si se utilizan los excedentes, en caso, de haberlos. Es algo similar a lo que ocurre con los biocombustibles: solo son rentables gracias a las subvenciones.

  2. Nemo:

    Ese arroz parece adecuado para morteros de uso ordinario. Pero para altas prestaciones debería usarse paella de chiringuito, o precocinada si quieren ahorrarse las probetas (ya viene con dureza de grano y cohesión certificadas). Los comedores escolares también pueden proporcional nuevos materiales de propiedades extraordinarias, no sólo para la construcción. Como ciertas salsas superfluídas, las patatas fritas de plasticidad ilimitada, y las albóndigas de neutrones.

  3. Leonardo:

    #2 Permiteme decir que la paella precocinada o de chiringuito no sirve para este menester, ya que es muy sensible a cualquier derrame de liquidos, tales como tintoverano, cerveza, y otros.
    Sin embargo este defecto desaparece totalmente , y adopta una fuerza estructural increible, y ademas ayuda a que la obra dure mucho am tiempo, si le machacas con el arroz una power balance para que se mezcle bien.

  4. Nemo:

    Leonardo, estos materiales están en fase experimental y aun no se han establecido características estandarizadas. Así, se presume que la paella de chiringuito puede aportar una durabilidad excepcional, sobre todo en medios agresivos ácidos, pues se han documentado digestiones de más de 5 días, con y sin aportación de tintoverano.

    No conozco ese power balance. ¿Es orgánico, o se halla en la naturaleza?

  5. Diego Tentor:

    Para mi el arroz con una pancetita y un huevo frito esta bien.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.