NeoFronteras

Elaboración antigua de vino

Área: Antropología — miércoles, 19 de enero de 2011

Encuentran restos arqueológicos muy fiables que sitúan la producción de vino hace, al menos, 6000 años.

Foto
Levon Petrosyan rodeado de los artefactos para la producción de vino de 6000 años de antigüedad. Fuente: Hans Barnard.

Unos análisis confirma el descubrimiento de la producción de vino más antigua conocida, con una antigüedad de 6100 años. Se hallaron semillas de uva, restos de uvas prensadas, una rudimentaria prensa para obtener mosto y una cuba de arcilla cocida destinado a la fermentación de ese mosto. Incluso se encontraron copas de cuerno y otro recipiente de arcilla para beber el vino obtenido.
Estos restos arqueológicos fueron encontrados en un yacimiento de un complejo de cuevas de la actual Armenia por un equipo internacional de arqueólogos. Esta investigación ha sido sufragada en parte por la National Geographic Society y los resultados se publican en Journal of Archaeological Science.
Según los investigadores se trata del centro de producción de vino más antiguo encontrado, con prensa, vasijas de fermentación y jarras de almacenamiento.
El descubrimiento en 2007 de lo que parecían ser semillas de uva inspiraron a este equipo de arqueólogos para excavar Areni-1, un complejo de cuevas en un cañón de las montañas del Caúcaso cerca del noroeste de las montañas de Zagros, cerca de la frontera sur de Armenia con Irán. En este mismo yacimiento arqueológico se encontró hace poco un mocasín de cuero de 5500 años de edad y que constituye el zapato más antiguo conocido.
Los análisis de radiocarbono realizados sobre los artefactos encontrados sitúan esta bodega entre los años 4100 y 4000 antes de cristo, durante el periodo calcolítico o Edad del Cobre.
Las estructuras que encontraron son similares a otras relacionadas con la producción de vino y que han estado usándose hasta el siglo XIX a lo largo del Mediterráneo y el Caúcaso. La prensa es rudimentaria, creen que el prensado de la uva se realizaba con los pies, como se ha hecho en esas mismas regiones o como se hacía en California en un principio (o como todavía se hace de manera artesanal en muchos sitios en la actualidad).
Alrededor del sitio donde se pisaba la uva los arqueólogos encontraron semillas de uva, los restos de uvas prensadas, residuos de mosto y docenas de restos de viñas. Las semillas correspondían a Vitis vinifera vinifera, una variedad doméstica de viñas que todavía se usa para elaborar vino. La cuba de fermentación encontrada podía contener hasta unos 50 litros de líquido.
Los análisis espectrométricos de los residuos encontrados reveló la presencia de malvidina, que se sabe que aparece solamente en otra fruta nativa de la región: la granada. Como no se encontraron restos de esta fruta en el sitio los investigadores asumen que se trataba de restos de mosto de uva. Este dato es importante porque en otros lugares sólo se ha podido confirmar este punto de la producción de vino o bien a través de la presencia de ácido tartárico, cuyo origen puede situarse en muchas otras frutas; o a través de la presencia de resina que se añade al vino para mejorar su conservación y sabor, pero que se puede destinar a muchos otros usos.
En esa época, en la que no había refrigeración artificial, el proceso de fermentación (además de inevitable) era el único que permitía la conservación de jugos o zumos vegetales. Se ha propuesto que en ciertas regiones del mundo los líquidos fermentados eran los únicos con cierta garantía sanitaria, por lo que el estado habitual de nuestros antepasados era el de la embriaguez. Con el paso del tiempo la producción de estos líquidos fermentados y su consumo creo una presión de selección hacia aquellas personas cuyo hígado podía metabolizar el alcohol con facilidad.
En otras regiones del mundo el consumo de té, para el que se hervía el agua, proporcionaba el aporte de líquido libre de microorganismos.
Las pruebas más antiguas sobre la producción de vino que se tenían hasta ahora fueron encontradas en los años ochenta por arqueólogos alemanes en Egipto, en la tumba del rey Escorpión I y datadas alrededor del año 3150 antes de Cristo.
Durante años los arqueólogos han afirmado haber encontrado pruebas que sitúan la producción de vino hasta en el año 6000 A.C. Hay también referencias muy antiguas sobre la producción de vino en el arte y registros históricos de épocas pasadas. En los murales del antiguo Egipto se representa la elaboración del vino. También se menciona, por ejemplo, en la Biblia cuando se dice que Noé, después del diluvio, plantó viñas, las vendimió y se emborrachó con el vino producido.
Se ha llegado a sugerir que la fermentación incentivó la domesticación de plantas y la producción de cerámica.
En este caso, como los restos se han encontrado entre tumbas de la época, se especula que esta producción de vino tendría motivos ceremoniales.
Es de esperar que se encuentren otros restos sobre de la producción de vino. Estos arqueólogos creen que la tecnología encontrada estaba ya muy desarrollada, así que es de imaginar una producción de vino más antigua todavía, aunque aún no se hayan encontrado pruebas de ello.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3368

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Artículo original.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

1 Comentario

  1. tomás:

    “…el estado habitual de nuestros antepasados era el de la embriaguez.” Sin que esto le reste veracidad alguna, tiene gracia el comentario.
    Si la selección natural hubo de beneficiar a los hepato-resistentes, también hubo de hacerlo con los que lograban mantenerse serenos y atentos en aquellos tiempos que, aunque ya asentada la humanidad por la agricultura, no debían ser muy seguros.
    Imagino que Noé se inició en el bebercio bastante antes del diluvio y aun así logró ese pacto noélico con dios que salvó a todos los animales menos los amonites y algunos más. Borrachín, pero listo, buena persona y trabajador para construir un barco tan descomunal.
    Un saludo a los abstemios y a los bebedores; siempre con moderación, como suele recomendarse.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.