NeoFronteras

Planetas de tamaño terrestre en zona habitable

Área: Espacio — miércoles, 2 de febrero de 2011

El telescopio Kepler encuentra varios candidatos a exoplanetas de tipo terrestre en la zona habitable de sus estrellas y un sistema solar ultracompacto de 6 planetas.

Foto
Impresión artística de sistema Kepler-11. Foto: NASA.

La misión Kepler ha encontrado sus primeros candidatos a planetas de tipo terrestre en zona la zona habitable, región en donde la temperatura permite la existencia de agua líquida. Cinco de esos planetas orbitan estrellas más frías que nuestro Sol y por tanto la zona de habitabilidad es más estrecha y cercana a la estrella. Se requerirán observaciones posteriores para así determinar el tamaño de estos planetas.
Además se ha descubierto una estrella similar al Sol alrededor de la cual orbitan seis planetas, lo que constituye el sistema solar más numeroso descubierto hasta ahora.
Algunos responsables de la NASA enfatizan la importancia de las misiones científicas de esta agencia a la hora de aumentar nuestra comprensión sobre nuestro lugar en el Cosmos.
Estos descubrimientos forman parte de los últimos datos liberados el pasado martes por parte de los responsables de Kepler. Pese a contravenir las normas de la NASA consiguieron retrasar este evento durante muchos meses, quizás por motivos políticos, pero con la buena excusa de poder confirmar las observaciones.
El número total de planetas descubiertos por esta misión ya se eleva a 1235, de los que 68 son planetas similares en tamaño a la Tierra, 288 son supertierras, 662 tienen el tamaño de nuestro Neptuno, 165 el de Júpiter y 19 más grandes que Júpiter.
De los 54 planetas encontrados en la zona habitable cinco tienen una tamaño similar a la Tierra, el resto van de tamaño supertierra (por encima de dos veces el tamaño terrestre) hasta un diámetro comparable al de Júpiter. Algunos planetas gigantes en zona habitable podrían tener lunas donde el agua esté en estado líquido, aunque todavía no hay ninguna prueba al respecto.
Todos los hallazgos se basan en las 156.000 estrellas que Kepler vigila usando la técnica de tránsito. La región estudiada cubre 1/400 del cielo. Recordemos que el número de planetas en esa región es muy superior, porque Kepler sólo ve los planetas cuya órbita esté de canto a nuestra visual. Habrá muchos otros en esa misma región que Kepler no puede detectar.
Según William Borucki de la NASA el hecho de descubrir tantos planetas en una región tan pequeña indica que el número de planetas que hay en nuestra galaxia es incontable. Según él, estos resultados indican que debe de haber millones de planetas orbitando las estrellas que “rodean” al Sol. En poco tiempo se ha pasado de cero a 68 planetas conocidos de tamaño terrestre y de cero a 54 planetas en zona habitable.

Foto
Esquema para comparar su tamaño y estructura con nuestro sistema solar. Fuente: NASA.

En muchos casos se pueden apreciar varios planetas orbitando la misma estrella. Uno de los más interesantes es Kepler-11, situado a 2000 años luz, y que tiene al menos 6 planetas orbitando a una distancia menor que la distancia de Venus al Sol, cinco de los cuales orbitan más cerca de lo que lo hace Mercurio de nuestro Sol. Es el sistema solar más compacto conocido (el record anterior de esta misión lo tenía Kepler-9, con tres planetas).
Se cree que los planetas de este sistema son una mezcla de rocas, gases y posiblemente agua. Sus densidades son de las más bajas encontradas hasta el momento fuera del nuestro sistema solar. Los nombres de estos planetas desde el interior al exterior son: Kepler-11b, Kepler-11c, Kepler-11d, Kepler-11e, Kepler-11f y Kepler-11g. Todos ellos son mayores que la Tierra, pero con una densidad mucho más baja. Los cinco planetas interiores tienen periodos comprendidos entre 10 y 47 días terrestres, mientras que Kepler-11g necesita de 118 días para completar una órbita.
Este sistema solar podría proporcionar pistas sobre formación planetaria. Kepler-11d, Kepler-11e y Kepler-11f tienen cantidades significativas de gases ligeros lo que indicaría que se formaron hace unos pocos millones de años.
Los expertos se muestran sorprendidos por este hallazgo ya que no se imaginaban que un sistema así pudiera existir. Es, sin duda, una lección sobre lo sorprendentes y diversos que pueden ser los planetas y sistemas en nuestra galaxia.
Se necesitan varios tránsitos para confirmar la existencia de exoplanetas con esta técnica. Para la confirmación de planetas de tipo terrestre en zona de habitabilidad se necesitan unos tres años. Estos planetas de tipo terrestre en zona habitable de los que aquí hemos hablamos serán confirmados en unos meses o muy pocos años.
El equipo de esta misión, para confirmar las medidas, además de Kepler usó el telescopio espacial Spitzer y varios telescopios terrestres situados en Hawaii, Texas, California, Arizona e Islas Canarias.
Como dice algún dirigente de la NASA en una generación hemos pasado a considerar los planetas extrasolares como un tema de ciencia ficción a la realidad de hoy día.
Kepler seguirá observando, refinando los datos ya obtenidos y descubriendo más exoplanetas, algunos de ellos similares a la Tierra en tamaño y en su zona habitable. Pero se necesitarán nuevas misiones que permitan realizar espectrometría de las atmósferas de esas nuevas “Tierras” y ver si son de verdad hospitalarios para la vida.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3387

Fuentes y referencias:
Nota de prensa 1.
Nota de prensa 2.
Nota de prensa 3.
Artículo original.
Kepler en NeoFronteras.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

19 Comentarios

  1. NeoFronteras:

    Quizás no lo parezca pero estos resultados son históricos.

    Y como el arte no está reñido con la ciencia, para aquellos que quieran imaginar estos mundos pueden echar un vistazo en estas galerías:

    http://www.cornucopia3d.com/portfolio/dandurda

  2. Atanasio:

    ¿No lo parece? ¡Estoy conmocionado! ¡Tanto tiempo esperando esta noticia! Un brindis por Carl Sagan…

  3. joabbl:

    Desde luego que es una gran noticia entre la vorágine de malas y cutres noticias que nos asaltan todos los días y que no presagian nada bueno. El universo bulle de planetas y seguramente de vida. Siempre lo hemos sospechado, ¿verdad?. Ahora empiezan a surgir las primeras pruebas. Que pronto surjan muchas más y que vivamos para verlo.

    Saludos

  4. joabbl:

    Muy buena la cornucopia. Yo me quiero ir.

  5. pvl:

    Pues estoy completamente de acuerdo con Neo, en el sentido de que una noticia como ésta que sin duda tiene una importancia histórica pasará prácticamente inadvertida frente otras mucho menos importantes. Y es que la inmensa mayoría de los homo sapiens tenemos una cortedad de miras y de interés cortoplazista por lo inmediato en detrimento de lo importante que nos caracteriza como especie, aunque ahora que lo pienso y mirado en perspectiva, somos unos auténticos “soñadores” si nos comparamos con el resto de las especies con la que compartimos este planeta, por lo que solo nos cabe maravillarnos y disfrutar de este tipo de noticias por los “raritos” que les prestamos atención.

  6. lluís:

    No tengo ninguna duda, estos resultados, me reafirmo en el primero y posteriores comentarios, son históricos.Y es magnífico,y como ha dicho Atanasio, conmociona.
    Frente a las tristes y brutales historias creadas por unos señores cuyas neuronas no daban para mucho más que la cria del camello, y que aún hoy dia son fuente de ignorancia y dolor en muchos pueblos, tenemos las maravillas de la ciencia.Sí, un brindis por Carl Sagan…y sus continuadores.

  7. NeoFronteras:

    Y esto en sólo un pedazo de cielo. Ya sólo queda descubrir unos cuantos planetas más y apuntar algún telescopio espacial (y especial) que tome espectros de estos mundos (algo relativamente sencillo). Tarde o temprano habrá alguno que tenga agua y oxígeno, quizás incluso contaminantes.
    Es absurdo que no se invierta más (y ya) en esto y que se sigan, sin embargo, enviando cachivaches a Marte u otros lugares mil veces visitados. O que se gaste dinero en otras cosas mil veces menos productivas para la humanidad.
    Hay otros mundos y están por ahí, ya no lo sospechamos, lo sabemos.

  8. tomás:

    Estoy muy de acuerdo con la tesis de pvl sobre nuestra visión cortoplacista de nuestra especie y ya me gustaría saber por qué es así, aunque supongo que se trata de nuestra genética, heredada de seres que habían de vivir al día y, por tanto, lo urgente era lo importante. Una y otra cualidad eran lo mismo. Pero la civilización las ha separado: si tengo verdadero hambre no puedo dedicarme a construir mi casa o labrar la tierra. Si tienes una idea mejor, estimado pvl, te ruego algún comentario, porque una y otra están separadas y no se nota mucho. ¿Por qué?
    Respecto al artículo y a la belleza del envío fotográfico, solo puedo mostrar alegría al leer el primero y disfrutar la belleza del segundo. Sin duda, su autor tiene una extraordinaria imaginación y es un genio como poeta compositor de paisajes de ensueño.
    Quisiera resaltar algún detalle. Entre el artículo y las fuentes y referencias, he podido extraer que 1º Los planetas del Sistema Kepler-11 tienen densidades de las más bajas encontradas fuera del Sistema Solar. 2º Que sus tamaños son mayores que nuestra Tierra. 3º Que muy posiblemente estén constituidos por algo de roca, quizá bastante agua y gases ligeros. 4º Que son planetas jóvenes.
    Todo ello es consistente con un tamaño importante para retener esos gases ligeros o que, aun siendo mayores que la Tierra, pero no excesivamente, todavía están en el periodo de pérdida de esos gases ligeros. Pudieran ser H2, He, incluso O2 y N2 y quizá CH4 y NH3, tomando ligeros como menos densos o similares al aire. También es posible que, dada esa juventud, todavía no hubiesen alcanzado la estabilidad de su masa por acreción. Ello nos lleva a que si la vida no se ha instalado aún, es muy posible que lo haga en unos millones de años.
    Estas consideraciones me llevan a decirle a Neo que no se ilusione con una contaminación ¿civilizada? y a joabbl que no se vaya, que se quede con nosotros y no nos prive durante el largo tiempo que duraría el viaje de sus apreciados comentarios.
    Un saludo.

  9. pvl:

    Tomás: estoy de acuerdo contigo. El carácter cortoplacista de nuestra especie se ha tenido que forjar durante los milenios de evolución en los que nuestra especie (no olvidemos que al igual que las demás de este planeta) no podía permitirse el lujo de planear a largo plazo porque como bien indicas lo urgente era lo importante. Cada vez estoy más convencido de que nuestra mayor reto y nuestro mayor drama como especie consiste precisamente en actuar en un ecosistema absolutamente distinto de aquel en el que nuestro organismo (y nuestro cerebro, principalmente) evolucionó. En síntesis, creo que nuestro cerebro cortoplacista que era el adecuado para interactuar en aquel mundo primitivo que lo moldeó, puede que no sea el adecuado para actuar en el mundo actual que ese mismo cerebro ha contribuido a generar y que esa inadaptabilidad evolutiva se exacerbe aún más en el futuro.

  10. NeoFronteras:

    Quizás el carácter cortoplacista sea un asunto socio-cultural y no consustancial al ser humano. Incluso puede que sea ideológico. En ciertas épocas los hombres construían catedrales que nunca verían terminadas. Y esa construcción se llevaba un capital y un esfuerzo que precisamente no sobraba en ese momento.
    Claro está que la motivación era muy fuerte y ahora no hay motivaciones tan fuertes. Y si es como aquella casi mejor que no exista.
    Ahora la gente simplemente es mucho más egoista.

  11. tomás:

    Verás, estimado Neo: Creo que lo que dices es motivo de reflexión. Diría que pudo haber, al menos, tres tipos de “constructores de catedrales”. Uno sería el de aquellos que querían lograr el famoso “negocio de la salvación”, entregando su poco valiosa vida a cambio de la eterna felicidad contemplativa -muy distinta de la esperanza carnal entre vírgenes de los musulmanes-. Otro pudo ser el de aquellos que, simplemente, tenían ese medio de vida, incluso realizando obras de arte que aún mantienen su extraordinaria belleza; sin que por ello, de paso, cumplieran sus acostumbrados deberes religiosos. Y, por último, aquellos que procuraran la belleza de sus obras en sí, sin más pretensión, aunque seguramente siempre imbuidos por el espíritu religioso de la época, del que muy pocas mentes lograrían el privilegio de escapar. Lo más seguro es que, en cada individuo, se diesen estas características -y quizá alguna más que ahora no se me ocurre- mezcladas en diferentes dosis.
    Los del último grupo me recuerdan a los investigadores dedicados a ciencia básica que, como es natural, no tienen por qué olvidarse del prestigio, la satisfacción personal de hallar alguna primicia e incluso que su trabajo les pueda reportar un beneficio económico.
    En cierto modo, desde la época de construcción de catedrales, no hemos cambiado tanto; solo que ahora el verdadero dios es el dinero.
    Un afectuoso saludo.

  12. tomás:

    Gracias por responder, estimado pvl.

  13. pvl:

    Por cierto, otra cuestión muy importante al respecto es que una gran parte de la humanidad sigue inmersa en un escenario en el que lo único importante es conseguir algo para llevarse a la boca y sobrevivir un día más. Como no he leído nada al respecto, me gustaría saber si existen comparaciones “entre el nivel de vida” de otras especies: por ejemplo y para que se entienda: ¿”viven mejor” los leones de Bostwana o los de Kenia? ¿”viven mejor” los tiburones blancos de Sudáfrica o los de Australia? Sospecho que como nos pasa a los humanos, los habrá prósperos y los habrá que sufran miseria.

  14. NeoFronteras:

    Estimado pvl:
    Los animales del mundo natural viven normalmente al límite, casi nunca llegan a viejos (son devorados antes e incluso vivos) y sus semejantes casi no se preocupan por ellos. Encima los humanos hacen su vida imposible. No es posible hacer comparaciones.
    Lo que nos hace humanos es nuestra cultura además de nuestra biología, para bien y para mal.
    En cuanto a la pobreza de mucha gente cae dentro del terreno político. Aunque se sabe que hay países que han caído en una trampa maltusiana de superpoblación que consume cualquier excedente alimentario que a su vez hace que tengan más niños y así sucesivamente…
    También hay injusticias, corrupción, etc.
    Y luego está eso de qué fue primero si el huevo o la gallina. ¿Una sociedad más justa y moral produce más riqueza al haber más justicia y colaboración entre sus habitantes o, por el contrario, primero llega la riqueza y luego se pueden permitir el lujo de ser más justos?

  15. NeoFronteras:

    Estimado Tomás:
    Al hilo de su último comentario y del justo el anterior a este mismo, quizás sólo se trate del sentido de justicia, muy acentuado en la mente humana.
    No se trata de tener más o menos, sino de tener más o menos que los demás o simplemente no tener la sensación de que a uno le toman el pelo, que es el “único” que coopera mientras los demás se aprovechan.
    En una sociedad avanzada se coopera porque se incentiva la cooperación. Los valores se puede cambiar siempre y cuando haya suficiente masa crítica de personas que adopten los nuevos valores. Un proyecto común (incluso construir una catedral) fomenta la cooperación, mientras que en el otro lado está el “tonto el último”, que no es otra cosa que la “ley del embudo”.
    En países como España probablemente hay mucho de ese “tonto el último”, algo que se ve incluso cuando se conduce un automóvil. Si uno conduce bien se aprovechan de ti y encima se ríen, así que el convenio es “tonto el último”. Ese pensamiento permea toda la sociedad e impide que se avance.
    Quizás la competividad es buena en el mundo biológico darwinista, pero incluso en ese mundo hay simbiosis y cooperación. En una sociedad humana muchas veces no hay competitividad justa y no haya libre mercado de verdad, sino manipulado por unos pocos, hay corrupción, influencias, carencia de meritocracia, etc.
    Cualquier sistema político no es mejor que las personas que componen la sociedad sobre la que se asienta.

  16. tomás:

    Estimado Neo: Tu última frase es muy importante. Pero al emplear “no es mejor” estás diciendo que es “igual o peor”. Creo que estoy de acuerdo contigo, sobre todo al considerar tu alusión a “la masa crítica” a partir de la cual la conducta conjunta toma una dirección determinada.
    Lo cierto es que todo esto es muy importante, sobre todo para juzgarnos a nosotros mismos.
    Gracias por tu reflexión.

  17. NeoFronteras:

    En este instante hay una conferencia online sobre este tema aquí:

    http://ustre.am/tBbR

  18. NeoFronteras:

    Una de las responsables de este proyecto ha dicho que son tantos los datos obtenidos que se tardará bastante tiempo para confirmar todos estos planetas. Además disponen de muy poco de tiempo de telescopio en tierra para hacer confirmaciones.
    Es increíble que se estén cerrando telescopios por falta de presupuesto y que, sin embargo, se necesite tiempo de telescopio.

  19. Miguel Angel:

    Extraordinaria noticia y fabulosos comentarios. Solamente puedo apuntar que cuando empiece a funcionar el telescopio James-Webb empezaremos a tener planetas rocosos a mansalva.
    ¡Qué maravilloso todo esto!
    Saludos y abrazos.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.