NeoFronteras

Boeing propone una minilanzadera espacial

Área: Espacio — lunes, 17 de octubre de 2011

Proponen una minilanzadera espacial tripulada basada en el diseño del X-37B que sería lanzada por un cohete Atlas.

Foto
X-37B, a partir de este diseño se podría desarrollar una lanzadera tripulada.

Hace un tiempo el ejército norteamericano nos sorprendió con unas misiones secretas espaciales llevadas a cabo por una minilanzadera reutilizable denominada X-37B (también llamado Orbital Test Vehicle o OTV). Este vehículo se lanza en el morro de un cohete convencional Atlas V y regresa planeando hasta el suelo una vez completada su misión. El vehículo en cuestión está pensando solamente para llevar carga al espacio, pero no astronautas. Pesa 5000 kilos y es tan pequeño que dos de ellos cabrían en la bodega de la antigua lanzadera espacial, pero en la actualidad es el único vehículo que permite el retorno apreciable de carga del espacio en la actualidad.
Ahora la empresa que construye el X-37B, en concreto Boeing, dice que puede escalar esta minilanzadera hasta el tamaño necesario para llevar seis astronautas a órbita. En concreto se pasaría de los 9 metros que mide de largo X-37B a unos 14 metros en el nuevo vehículo al que denominan X-37C.
En la siguiente comparativa se pueden apreciar las diferencias entre X-37B, X-37C y la lanzadera espacial. También se muestra el sistema de lanzamiento.

Foto

Sobre al papel hay al menos dos versiones de este vehículo escalado hasta un tamaño un poco superior y también se planea una versión sólo para carga. La disposición de la tripulación y las ventanas, así como el sistema de atraque es distinta en cada versión.
Se incluiría un pasillo para que la tripulación se pudiera mover y acomodar en sus asientos. Permitiría el vuelo completamente automático y autónomo, pero también el vuelo manual.

Foto

Como el tamaño no es muy diferente del vehículo original, hay pocos problemas aerodinámicos de escala que puedan afectar a estas nuevas propuestas y si una de ellas se realizara finalmente permitiría llevar astronautas norteamericanos y carga hasta la Estación Espacial Internacional sin necesidad de recurrir a cohetes rusos.
La gran ventaja es que permitiría además bajar los supuestos materiales que los astronautas podrían crecer en condiciones de microgravedad allí (si algún día dejan de medirse la presión sanguínea, claro). Cristales ultrapuros de proteínas, espumas metálicas o aleaciones imposibles y otros tipos de materiales sólo se pueden sintetizar en esas condiciones. Aunque de momento se han visto pocos ejemplos de ellos.
La tarea de construir estas minilanzaderas no es del todo fácil, pues es necesario instalar un sistema presurizado con soportes vitales y el resultado tiene que pasar las necesarias certificaciones para el vuelo tripulado. La misma compañía ya está desarrollando una cápsula espacial tripulada denominada CST que también volaría en un Atlas V. Con Space-X en competición para repartirse el pastel de los contratos parece que la escena espacial se mueve.
Aunque habría que ver los costes de desarrollo y explotación, la propuesta de una minilanzadera es sin duda interesante, y tiene mejor aspecto que una cápsulas similar a las Apolo que caiga en paracaídas. Pero si finalmente la decisión se decanta por la cápsulas frente al miniavión, quizás sea como en el anuncio de café y resulte que “el cielo puede esperar, pero no por cápsulas”.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3629

Fuentes y referencias:
Noticia en Space.com
Ilustraciones: AIAA/Grantz/Boeing.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

2 Comentarios

  1. xxpabloxx:

    Lo digo, lo vuelvo a decir y lo seguiré diciendo hasta el cansancio y mas, que el dominio real del sistema solar solo lo vamos a lograr cuando seamos capaces como mínimo de conseguir que las naves tripuladas terrestres entren y salgan de la órbita tierra-luna ida y vuelta 1 vez por semana en forma independiente cada nación con capacidad para poner cargas y tripulaciones en dichas órbitas, solo entonces volveré a soñar con la conquista del sistema solar, por que ahora solo hemos conseguido un conquista “virtual” del sistema solar.
    Gracias.

  2. tomás:

    Estimado “xxpabloxx”:
    No me parece descabellada tu opinión, pero antes, creo que es muy útil, más barato y menos arriesgado enviar sondas no tripuladas que nos aporten datos de los lugares a visitar. Posiblemente a la Luna ya se podría volver y construir algo allí para investigar sobre el terreno mas, para Marte, habría que actuar como digo.
    Y respecto a “cada nación”, soy más partidario de la colaboración internacional, que ahorraría duplicidades y respetaría el entorno alrededor de la Tierra, ya tan lleno de basura que acabaremos no pudiendo salir del planeta. Algo así como la Antártida.
    Un cordial saludo.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.