NeoFronteras

Sobre los sonidos producidos por las auroras

Área: General — martes, 10 de julio de 2012

Unos científicos sitúan la fuente de los sonidos aurorales a unas decenas de metros sobre el suelo.

Foto

Las auroras boreales están entre los espectáculos más impresionantes que la Naturaleza nos regala de vez en cuando. Sobre todo si se vive en latitudes cercanas al círculo polar ártico. Básicamente se producen cuando partículas cargadas del viento solar son desviadas por el campo magnético terrestre hasta las altas capas de atmósfera cercanas al polo norte. Estas partículas transfieren parte de su energía a los átomos de nitrógeno u oxígeno y estos quedan excitados. Cuando vuelven a su estado fundamental de mínima energía emiten luz de determinadas longitudes de onda. De ahí los colores verde y rojo que aparecen en las auroras.
Obviamente existe también la versión austral, que son más difíciles de ver porque hay poca tierra firme habitada en las cercanías del polo sur.
La presencia de auras depende de la actividad solar. A veces, si el Sol está en su máximo de actividad (algo que se da cada 11 años), el viento solar es tan intenso que las auroras son visibles a latitudes más meridionales.
Son los pueblos, como los inuit y simuladores, que viven en esas regiones árticas los que han elaborado toda una mitología sobre las auroras. También existe una tradición que habla de los ruidos que producen las auroras *.
Los científicos han negado esa posibilidad de ruidos producidos por las auroras porque éstas se producen a mucha altura y sería imposible que un ruido allí generado (en donde además la presión es tan reducida que el sonido viaja muy mal) llegue hasta la superficie.
Naturalmente siempre se pueden captar las ondas electromagnéticas producidas por el fenómeno y traducir la señal eléctrica del recepto a sonido, pero este no es el caso. Los testigos dicen escuchar un ruido real.
Para explicar el fenómeno se argumentaba que el supuesto ruido de las auroras se debería a alguna clase de sugestión causada por la leyenda o la tradición cultural. Otra explicación que se propuso sugería que los campos electromagnéticos asociados a este fenómeno alteraban el impulso nervioso en el oído humano y hacían creer a los testigos de las auras que estaban escuchando un ruido real.
El problema es que el fenómeno no siempre es reproducible y no siempre se da. Puede haber una aurora y que nadie afirme escuchar nada.
Ahora investigadores de la Universidad Aalto de Finlandia dicen haber localizado la región de la que parecen provenir estos sonidos. Según los registros que han efectuado, los sonidos provendrían de muy cerca del suelo, formándose a sólo 70 metros de altura. Lo han averiguado gracias a la instalación de tres micrófonos separados espacialmente que registraban el sonido mientras que se producía una aurora. Por triangulación y comparando los sonidos grabados pudieron determinar la ubicación de la fuente sonido.
Estos sonidos son al parecer muy sutiles, pero si el testigo escucha con cuidado puede distinguirlos del ruido ambiental. Se puede ver una explicación y oír los sonidos aurorales en este vídeo:

Por tanto, es físicamente posible que la gente oiga este tipo de ruidos, porque no se producen en las altas capas de la atmósfera, sino casi a ras de suelo. Sin embargo, esto contradice la percepción subjetiva de aquellos que afirman haber oído estos sonidos, pues dicen que dichos ruidos sonaban muy lejanos. En todo caso, no se ha demostrado definitivamente que las auroras estén relacionadas físicamente con estos ruidos. Aunque estos investigadores han encontrado cierta correlación estadística.
Estos investigadores creen que el sonido está asociado a las mismas partículas cargadas provenientes del Sol que producen las auroras. Quizás generan algún tipo de alteración geomagnética que es la que en realidad produce el sonido. De todos modos no saben exactamente cómo se produce el sonido. Las descripciones de estos sonidos aportadas por los testigos son a veces bastante diferentes entre sí y esto hace que los investigadores sospechen que detrás de estos sonidos hay mecanismos generadores de distintas clases.
Lo malo es que para poder ser testigo de estas cosas uno tiene que viajar a regiones árticas en la estación del año adecuada durante un máximo solar y así tener una alta probabilidad de ver una aurora boreal y quizás escuchar su llanto.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3877

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Leyendas sobre las auroras.
Foto: Universidad Aalto.

* Según una leyenda de los inuit de Labrador las tierras y mares están rodeados por un inmenso abismo y un estrecho y peligroso camino lleva a las regiones celestiales. El firmamento es una gran cúpula que de duro material que está sobre la Tierra. Hay un agujero a través del cual los espíritus pueden ir al Paraíso. Sólo el Cuervo y los espíritus de aquellos que han muerto violenta o voluntariamente han pasado y conocen el camino. Los espíritus que están en el Paraíso encienden antorchas para guiar a los recién llegados que acaban de morir y que están en el abismo. La luz de estas antorchas es la aurora boreal. El ruido producido durante las auroras son las voces de los espíritus intentando comunicarse con la gente en la Tierra. Tienen que ser siempre respondidos con una voz susurrante.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

8 Comentarios

  1. Miguel Angel:

    Se agradece y mucho, que nuestro querido Neo escoja noticias de este tipo sin duda no pueden competir en trascendencia con el bosón de Higgs, pero pueden competir en belleza.

    Muy bonito el enlace a las leyendas…incluso el anuncio de viajes al ártico a logrado sorprenderme ya que tenía entendido que viajar a las Svaldbard era carísimo y veo que se puede ir por unos 2500 euros. Las imágenes de las pequeñas poblaciones de la Svaldbard (Pyramiden, Longyerbyen), a base de bloques prefabricados al mas puro estilo soviético impactaron mi retina hace ya bastantes años…no puedes evitar imaginarte cómo vivirá allí la gente en un paisaje tan bello y desolado al mismo tiempo. En cambio, es muy caro el viaje al polo sur geográfico (52.000 dólares)…por cierto, aunque sea conocido por muchos de los lectores frueron los vikingos y no los españoles en llegar a América, pero la Antártida está atribuída a Gabriel de Castilla. España tiene una base de investigación en las Shetland del sur dedicada a dicho personaje.

    Gracias por su sensibilidad, Neo.

  2. Miguel Angel:

    En la 1ª línea del segundo párrafo: “…ha logrado…”

  3. tomás:

    Muy estimado amigo Miguel Angel:
    Con gozo, creí que te había pillado y mientras leía intentaba trabar una adivinanza para que la resolvieras con el error, pero… ¡ahí estaba tu 2 corrigiendo!
    La cosa me ha hecho recordar la regla que, de crío, me enseñaron: “ha” si la palabra siguiente acaba en ado, ido, to, cho, so. ¡Ya podían haber dicho si es participio!-Por cierto se olvidaban de casos como “ha de hacer”-. Bueno, el caso es que se me planteó el terrible dilema de la frase “… a Jaimito le…” o “… ha Jaimito le…” por la terminación “to”. Pregunté al profesor y me aclaró eso del participio, que Jaimito no era un verbo y, como vio que no lo entendía bien, me incitó a que conjugase el presente de indicativo. Le demostré su error al recitar “Yo jaimito, tu jaimitas, etc.” Democráticamente le gané, pues todos los compañeritos me dieron la razón y él, se partió de risa a la vez que me castigaba con unos minutos mirando al rincón.
    Acabo con un abrazo, tras la crónica del abuelo Cebolleta.

  4. Miguel Angel:

    Muy estimado tomás:

    Me temo que tendrás otras muchas ocasiones de “pillarme”…y agradeceré que me lo señales del modo que estimes oportuno (si es con una adivinanza seguro que no lo olvidaré y resultará, además, muy creativo). Tienes carta blanca por parte de este polvo de estrellas, que es lo que soy.
    Tus historias me gustan mucho, querido tomás: en la noticia de esta semana de “Rebobinado de la película evolutiva” haré mención a una de las historias que has compartido con nosotros.

    Recibe algunos miles de abrazos.

  5. lluís:

    Las leyendas se parecen mucho unas a otras.Pero de vez en cuando introducen un elemento “extraño”, quizás debe ser para darles un toque de “originalidad”. En este caso se trataría del Cuervo.¿Qué debe pintar en esa leyenda “inuit”,ese cuervo que hace de guia celestial?.No sé, igual consideran los inuits al cuervo un símbolo de la inteligencia, de la sabiduría…¿alguién lo sabe?.
    Saludos.

  6. tomás:

    Pues en un libro sobre la historia de los números, leí que los cuervos eran capaces de contar -creo recordar- hasta ocho, lo cual se había comprobado en varias experiencias.

  7. amparo:

    ¿simuladores?

  8. tomás:

    Estimada -supongo- “amparo”:
    Te agradecería explicases ese interrogante, porque no logro averiguar a qué te refieres. Si es a mi comentario 6, me obligarás a encontrar ese libro, trabajo que haré con gusto en una biblioteca pues mis libros, entre los que se halla, están ahora metidos en bolsas y almacenados hasta que puedan volver a sus estanterías en otra ciudad.
    Un cordial saludo.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.