NeoFronteras

La teoría de la evolución gana la primera batalla

Área: Política científica — jueves, 22 de diciembre de 2005

Foto
Charles Darwin.

Un juez de Pensilvania declara que el diseño inteligente es creacionismo disfrazado de supuesta ciencia e inconstitucional su enseñanza en las escuelas, por tanto falla en contra de su inclusión en el programa de estudios del distrito escolar objeto de la demanda.
John Jones, juez en Harrisburg, ha declarado además que el diseño inteligente es una “inanidad impresionante” y que la apariencia religiosa de esta creencia es evidente para cualquier persona, sea adulto o niño, y que desde luego no es una ciencia. Añade que el diseño inteligente es meramente una etiqueta diferente para el creacionismo.
La primera enmienda de la constitución de los EEUU define la separación entre iglesia y estado. El tribunal supremo de ese país ya declaro, basándose en esta enmienda, que la enseñanza del creacionismo en las escuelas públicas es inconstitucional. El diseño inteligente se introdujo como una forma de creacionismo disfrazada para que así tuviera cabida dentro del sistema norteamericano de enseñanza pública.
Según esta creencia la variedad de seres vivos sobre la Tierra sólo se puede explicar por la existencia de un agente inteligente que los ha diseñado. Según sus defensores la selección natural y otros procesos aportados por la teoría de la evolución no son suficientes para explicar la diversidad biológica. Claman además que su teoría es “científica” y no religiosa ya que no se menciona la palabra “Dios” en sus publicaciones.
El escándalo empezó cuando George Bush apoyó la enseñanza de esta creencia y cuando ciertos distritos escolares aprobaron su inclusión en los planes de estudio.
Ciertos padres progresistas, alarmados por la aprobación de este tipo de normativa en los planes de estudios en el distrito escolar de Dover, llevaron a los tribunales esta nueva normativa aprobada por el consejo escolar.
En la sentencia de 139 páginas el juez explica que la palabra “teoría” tiene en el lenguaje coloquial un significado distinto al académico y aunque desde el punto de vista científico se afirme que la evolución es una teoría, esto no significa que haya dudas sobre su verosimilitud.
El diseño inteligente se asienta además, según el juez, en un “falso dualismo” porque en el caso de que la teoría de la evolución fuese refutada el creacionismo no sería necesariamente demostrado en consecuencia. Y que en cualquier caso las críticas de los creacionistas a la evolución han sido refutadas desde hace tiempo.
Además el diseño inteligente no puede ser una ciencia, por mucho que quieran cambiar la definición de tal sistema de conocimiento, porque invoca explicaciones sobrenaturales y éstas quedaron descartadas desde que las bases de la ciencia se establecieron en el siglo XVI.
La sentencia del juez Jones no sentará jurisprudencia ni afectará a otros distritos, pero obliga al distrito de Dover a retirar la propuesta en los planes de estudios.
Los miembros del consejo escolar que decidieron la inclusión del creacionismo fueron reemplazadas en su mayor parte por otros por una mayoría de votos, y los nuevos gestores no van a apelar la sentencia por ser favorables a ella.
El abogado representante de los padres demandantes ha declarado que la sentencia es una victoria, y todos los científicos que declararon en el juicio se sienten muy satisfechos y contentos por la sentencia.
Nick Matzke del National Center for Science Education, una organización sin ánimo de lucro con sede en California y que defiende la enseñanza de la evolución en las escuelas públicas, afirma que el creacionismo “no se extinguirá pues evoluciona” hacia otras formas de presentarse ante la sociedad y espera que “aparezca de nuevo con una nueva estrategia”.

Antecedentes: Creacionismo en NeoFronteras.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

5 Comentarios

  1. Micerinos:

    http://tobeafriend.bitacoras.com/archivos/2005/12/22/darwin-vs-genesis

  2. Rainer J. Puvogel:

    Es sorprendente que personas del presente siglo, y que se autodefinen como cultas, pretendan refutar como falsa la teoría de la ya antigua evolución elaborada inicialmente por Charles Darwin. Sería comprensible que personas viviendo en el medioevo aceptaran el concepto del “diseño inteligente”, por ausencia a esa fecha de los posteriores descubrimientos científicos irrefutables. Nadie prohibe a las personas que crean en al diseño inteligente que sigan creyendo que ésa es su verdad, pero es inadmisible que pretendan prohibir que los jóvenes se familiaricen con los conocimientos científicos actuales. Esto me trae a la memoria la antigua creencia del mundo heliocéntrico, o del mundo en forma de plato. Sin embargo, confío que las religiones que hoy aun se aferran al “diseño inteligente” acabarán por aceptar la teoría de la evolución, mediante la elaboración de nuevas ideas religiosas que reemplacen la leyenda Adán y Eva.

  3. David:

    ¿El tiempo y el azar son suficientes para crear complejidad a partir de la nada, por ejemplo, la aparición de la primera célula? Me gustaría que trataran ese tema de la manera mas científica posible, no recurriendo a especulaciones.

  4. jose:

    No habría añadido ni una coma a lo expuesto por el comentarista que me precede sino fuera porque su autor manifiesta no entender la razón por la cual algunos colectivos contemporáneos con elevado nivel de conocimientos puedan todavía defender principios científicamente rechazados hace siglos, afrontando con resolución digna de mejor causa el impresionante riesgo de hacer el ridículo con el desprestigio personal que puede suponer.
    Yo creo tenerlo claro porque a la luz del sentido común sólo pueden ser dos las causas, además de su lógica combinación:

    (a) Defensa a ultranza de supuestos intereses, sin miramientos y a cualquier precio.
    (b) Creencia firme en que sigue vigente el antiguo lema atribuido a los filósofos romanos:”El número de tontos es infinito”

    Saludos

  5. felipe:

    Hola:

    Sólo un breve comentario en relación a la primera exposición, bien documentada aunque pienso que puede completarse:

    Inglaterra fue la cuna de un hombre extraordinario Charles Darwin, cuya teoría sobre la evolución de las especies tan extraordinaria como simple en apariencia, no lo sólo sentó las bases de la ciencia moderna, sino que barrió de su entorno para siempre la superstición, a la vez que socavó gravemente intereses creados y acrecentados durante milenios; por lo que fue en realidad atacado y en menor medida lo sigue siendo en nuestros días, aunque triunfase finalmente apoyado por la calidad dominante de la sociedad inglesa, punta de lanza del progreso en su época.

    Ahora bien, si los grandes descubrimientos están lógicamente reservados a las lumbreras de la humanidad, se hecha de menos que sus seguidores cultos no apliquen sistemáticamente tan valiosos conocimientos, pues les ayudaría a entender algunos temas espinosos como por ejemplo la naturaleza del ser humano medio, producto el mismo de la selección natural, que desde la interpretación de este comentarista, así debería ser según Darwin:

    Hombre:

    -Egoísta (todo para mi en cuanto a pareja y alimento)
    -Brutal y despiadado (empleo inmisericorde de la fuerza bruta)
    -Impulsivo/estúpido (por no tener ventaja significativa la reflexión ni el talento a lo largo del periodo evolutivo)
    -Arribista/pelotillero (supervivencia cuando no se puede ser dominante).

    Mujer:

    -Sumisa (para evitar la confrontación desigual en fuerza con el hombre)
    -Calculadora (al sol que más calienta, para asegurar su futuro y el de sus hijos)

    ¡No es gratificante el panorama, pero en mi opinión desgraciadamente exacto!

    Sucede que el ser humano actual no sigue ya las leyes de la selección natural y su sensibilidad producto de la educación intencional que recibe le mueve a considerar representativos de la especie a figuras extraordinarias de condición diametralmente opuesta a la del cuadro típico (Darwin, Fleming, Etxegaray, Kutusov, Bolivar, Leonardo Da Vinci, Javier, Teresa de Calcuta etc.) que muchos admiramos pero que no por ello dejan de ser excepcionales y por lo tanto ejemplares anómalos de una especie cuyo prototipo medio parece seguir respondiendo al cuadro indirectamente dibujado por Darwin.

    Saludos

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.