NeoFronteras

¿Existen los muros de fuego?

Área: Física — Sábado, 26 de Octubre de 2013

Unos resultados teóricos recientes sostienen que los agujeros negros estarían rodeados de un “muro” que impediría cruzar el horizonte de sucesos. Estos experimentos mentales podrían ayudar en la tarea de encontrar una teoría cuántica de la gravedad.

Foto

Se ha producido recientemente una sorpresa en Física Teórica que algunos entusiastas han calificado como un 9 en las escala de “terremotos académicos” en esa disciplina. Se trata de un resultado teórico sobre agujeros negros.
Pese a que nadie ha visto nunca un agujero negro directamente, este tipo de objetos han resultado muy fructíferos desde el punto de vista teórico. Aunque sí hay pruebas que permiten inferir su existencia en el Universo, estos objetos son pequeños y negros, así que no es fácil verlos. Pero sí podemos ver las consecuencias de su presencia en el entorno que los rodea.
La forma habitual de obtener un agujero negro es acumular suficiente materia en una región de espacio muy pequeña. A partir de una densidad dada la fuerza gravitatoria es capaz de vencer cualquier presión en contra, incluso el principio de exclusión de Pauli de los neutrones en una estrella de neutrones, y toda la materia colapsa según la Relatividad General en un punto denominado singularidad. La singularidad es un punto en donde hay una densidad infinita. Además, como la masa-energía crea una curvatura del espacio-tiempo que lo rodea, la curvatura del propio espacio-tiempo también sería infinita.
Al final da igual que se forme la singularidad o no, ya que no la podemos ver por una suerte de censura cósmica. Las singularidades no están desnudas. Así que estamos protegidos de su visión y supuestas maldades. Todo lo que hay en el agujero negro estaría oculto por el horizonte de sucesos, la frontera a partir de la cual nada, ni siquiera la luz, puede escapar del campo gravitatorio del agujero negro. Así que nunca veríamos qué hay dentro. Normalmente se asume por tamaño del agujero negro el tamaño de la esfera creada por ese horizonte.
Para un observador que cayese en el agujero negro las cosas no serían muy agradables. Además de estar sometido a la radiación circundante, sería estirado como un espagueti según cae hacia abajo. Esto se debería a que, aunque en una caída libre no sentiría el tirón gravitatorio, sí sentiría las fuerzas de marea.
Suponiendo que sobrevive a todo esto, no sentiría nada especial al cruzar el horizontes de sucesos y seguiría viendo lo que sucede en el exterior. Aunque, como el tiempo también se ve afectado por el campo gravitatorio, su sistema de referencia le permitiría ver el resto de la historia del Universo a cámara rápida y podría contemplar su final antes de chocar contra la singularidad.
Desde el punto de vista estándar un agujero negro se puede caracterizar solamente por su masa, su momento angular y carga eléctrica si se añade esta de algún modo. Por eso se suele decir que “los agujeros negros no tienen pelos”. Esta expresión viene a raíz de una metáfora usada por primera vez por John Wheeler.
Hace poco tiempo un trabajo de Vitor Cardoso, Isabella P. Carucci, Paolo Pani, Thomas P. Sotiriou afirmaba que los agujeros negros sí tienen pelos y que la materia que cae en ellos hace que posean un carga extra cuyo efecto se vería en las ondas gravitatorias y que afectaría a los objetos que orbitasen los agujeros negros. Lo interesante es que esto podría ser detectado. Para llegar a este resultado los investigadores usaron una extensión de la Relatividad General que se encuadra dentro de las teorías (clásicas y no cuánticas) de tensor escalar.
Sin embargo, cuando tenemos en cuenta los fenómenos cuánticos las cosas se complican un poco más. La Relatividad General y sus variantes son teorías clásicas que ignoran los fenómenos cuánticos. La Mecánica Cuántica trata del mundo de lo muy pequeño y una singularidad de dimensión cero ya es lo suficientemente pequeña como para tener en cuenta los fenómenos cuánticos.
La aparición de singularidades en Relatividad General viene a decir que la capacidad de predicción de la teoría cesa cuando llegamos a ese régimen.
Es de suponer que en una teoría cuántica de la gravedad no se llegaría a una singularidad, sino que algún proceso desconocido del propio espacio impediría un colapso tan radical. La materia estaría en un estado de densidad altísimo, pero no sería infinita. Así por ejemplo, la gravedad cuántica de lazos predice que los elementos cuánticos de espacio (“átomos de espacio”) sufren un principio de exclusión de Pauli que impide alcanzar ese estado singular.
Otro efecto curioso, descubierto por Hawking en su día, es que los agujeros negros se evaporan. En el horizonte de sucesos se forman pares de partícula-antipartícula virtuales gracias al principio de incertidumbre. Una de ellas puede caer al agujero y la otra ya no tiene con quien aniquilarse y adquiere consistencia real. La que cae lleva masa negativa que hace disminuir la masa del agujero. Desde fuera es como si el agujero negro se evaporara y tuviera una temperatura. Este tipo de trabajos permitió, por tanto, definir una entropía en los agujeros negros que depende de la masa del mismo (o de su área, ya que son equivalentes).
Un problema que siempre ha estado relacionado con los agujeros negros es el problema de la información, asunto sobre el cual Hawking hizo una de sus típicas apuestas. Los físicos asumen en general que la información en Física puede ser alterada, cambiada de lugar o arrojada a sitios en donde es difícil de recuperar, pero que nunca puede ser destruida, incluso bajo el punto de vista cuántico. Una mente omnisciente que supiera todas las características de todas las partículas del Universo podría reconstruir por completo la historia pasada del mismo gracias a esa conservación de la información.
El problema y paradoja surge cuando consideramos la información que va a parar al “olvidadero” que constituye un agujero negro. La información parece ser destruida una vez cruza el horizonte de sucesos.
Los trabajos de Gerard ‘t Hooft, Juan Maldacena y Leonard Susskind permitieron introducir el principio de complementariedad. Según este principio los observadores de dentro y fuera del horizonte de sucesos pueden tener descripciones complementarias o equivalentes de la misma física cuántica y que, por tanto, toda la información cuántica que entra en el agujero negro acaba siendo emitida en la radiación de Hawking sin violar la evolución unitaria del estado cuántico. Así que la radiación de Hawking, aunque parezca puramente térmica, contiene la información de todo lo que cayó en el agujero, por lo que el Universo no perdería información en estos objetos al no ser esta destruida.
Ahora aparece el trabajo de Joseph Polchinski y Donald Marolf, (U.C. Santa Barbara), que añade más ingredientes al lío de los agujeros negros.
La idea de este trabajo proviene de un estudio de 2012, pero ha sido desarrollada en un artículo aparecido este octubre el Physical Review Letters, con previas apariciones en los ArXiv de Cornell, claro. Obviamente todavía no se ha dicho la última palabra sobre el asunto e irán apareciendo otros artículos, al igual que han aparecido ya muchos otros sobre este asunto tan polémico.
El trabajo descansa en el concepto de entrelazamiento cuántico, fenómeno mediante el cual un par de partículas entrelazadas y separadas por una distancia arbitraria “sincronizan” su colapso de función de ondas (EPR).
Es algo sí como preguntarse qué ocurre cuando lanzamos al gato de Schrödinger a un agujero negro. ¿Colapsa el estado del gato por el efecto no local de una medida realizada por otro observador fuera del horizonte de sucesos? Al parecer el resultado al que llegan estos físicos es que sí es posible, lo que es bastante paradójico. Cuando en Lógica parece una paradoja es que alguna premisa de partida es necesariamente falsa o la deducción contiene algún error.
Según Polchinski el espacio no es suave en las cercanías del horizonte de sucesos como se había asumido hasta ahora, sino que hay una división, frontera u horizonte al que han llamado “muro de fuego”, un muro de energía que podría ser el fin del espacio-tiempo tal y como lo conocemos y que nos salvaría de la paradoja. Es este muro el que impide el colapso cuántico del estado del gato de Schrödinger. Cualquier cosa que chocara contra ese muro se disolvería en sus bits de información constituyentes, así que la información se conserva. El horizonte de sucesos no puede ser cruzado y el agujero negro “tiene pelos”.
La solución habitual al problema de la pérdida de información en los agujeros negros se basa o basaba, como ya hemos visto, en el principio de complementaridad, pero retener esta idea lleva a paradojas como la existencia de estos murtos de fuego. Muchos físicos se resisten a abandonar este principio, pero el problema es que hay que sacrificar algo.
Algunos físicos, incluyendo alguno de sus descubridores, que estudiaron en principio esta idea se resistieron a aceptarla al considerar este “muro de fuego” como demasiado extraño o artificial. Pero nadie parece encontrar argumentos válidos en contra de su existencia sin sacrificar alguna cosa. Muchos siguen buscando un error en algún sitio que permite deshacerse de esta idea que preserve todo lo demás sin que lo hayan conseguido hasta el momento. Polchinski siempre ha encontrado hasta ahora contraargumentos a las propuestas realizadas al respecto.
A veces se pueden evitar estos problemas si se asume que los estados cuánticos entrelazados están conectados con puentes de Einstein-Rosen (agujeros de gusano) inestables. Pero no se sabe si esto soluciona algo o empeora aún más todo este asunto añadiendo todavía más artificialidad.
Puede que el asunto de los muros de fuego sean un nuevo descubrimiento o paradigma en Física Teórica o puede que sea una prueba más de que algo falla en las teorías físicas que usamos, que sea un síntoma en lugar de ser algo real. Puede que o bien la Relatividad General o bien la Mecánica Cuántica estén mal, o puede que ambas. De nuevo aparece el fantasma de una teoría cuántica de la gravedad que no tenemos aún.
Al menos este tipo de trabajos nos hace ver que el mundo teórico de los agujeros negros no es la balsa de aceite sin sorpresas que creíamos conocer tan bien. Si todo esto sirve para allanar el camino hacia una teoría cuántica de la gravedad entonces bienvenido sea.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4243

Fuentes y referencias:
Nota de la APS.
Artículo en PRL.
Artículo en ArXiv.
Ilustración: APS/Alan Stonebraker

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

12 Comentarios

  1. Dr. Thriller:

    Hay un punto curioso al que yo he llegado al cabo de los años. Por no enrollarme, que es lo que mejor se me da, en realidad los hechos mondos y lirondos es que los AN no han sido demostrados todavía, ni tenemos pruebas definitivas de que exista ninguno. Es cierto que tenemos determinadas observaciones que encajan bastante bien con esto, pero lo cierto es que el concepto mismo de AN es totalmente clasicista (de hecho se remonta al siglo XVIII), hay quien discute que realmente tengan sentido dentro de la RG (no tengo suficiente nivel como para evaluar los argumentos), y la verdad es que se ha convertido en un paradigma, un paradigma muy curioso donde el único hilo conductor es que un AN es aquel cuerpo astronómico que presenta una velocidad de escape *superior* a c, porque un agujero de 1950 a uno de 2010 se parecen entre sí tanto como un chimpancé a un paraguas.

    ¿Cabría pensar un poquito en la madre del cordero? “A partir de una densidad dada la fuerza gravitatoria es capaz de vencer cualquier presión en contra”. ¿Y si no es así? ¿Y si existe algún tipo de mecanismo, bien ya conocido y mal evaluado, o todavía por averiguar, que impide efectivamente que la materia colapse hasta ese punto? Tendríamos objetos muy parecidos a AN, pero no serían AN con ninguno de sus problemas. Y su naturaleza sería evidentemente muy diferente.

    De hecho, la naturaleza no nos ha dado ninguna muestra hasta el día de hoy de que se viole la barrera de c en ningún contexto ni situación. Todo lo contrario, no recibimos más que confirmaciones desde todos los campos. Lo de soslayar esto diciendo que está fuera del Universo, todos sabemos que es acientífico por definición, y antes que aceptarlo, o mucho me equivoco, o el método nos obliga primeramente a aceptar que no existen mientras no se demuestre inequívocamente lo contario (algo que es factible, pero que no ha podido ser hasta hoy).

  2. NeoFronteras:

    Incluso la gravedad newtoniana presenta singularidades, pues la fuerza va como el inverso de r al cuadrado y 1/r2 es singular en el cero si la masa es puntual. El problema es pensar en un mecanismo que impida la aparición de masas puntuales. El espacio tiene que tener textura o estructura a alguna escala que impida eso.

    En cuanto a horizonte de sucesos, muros de fuego y demás no es más que un síntoma de que nuestras teorías son incompatibles entre sí a algún régimen.

  3. lluís:

    Siempre había creído que la radiación de Hawking era puramente térmica, aunque este hecho sería contradictorio con la conservación de la información y como que la información según la teoría cuántica siempre se debe conservar, pues lo cierto es que no veía manera de superar esa contradicción.Pero si resulta que la radiación de Hawking contiene toda la información de lo que cayó dentro del agujero negro, si se pudiera reconstruir esa información de alguna manera,parecería probable que al final fueran los agujeros negros los que precisamente guardarian todos los secretos sobre el Universo, e incluso cabría pensar que el Universo en sí mismo es ,acaso, un enorme agujero negro.

  4. Naonis:

    Curioso el comentario de este reportaje: ” Los físicos asumen en general que la información en Física puede ser alterada, cambiada de lugar o arrojada a sitios en donde es difícil de recuperar, pero que nunca puede ser destruida, incluso bajo el punto de vista cuántico. Una mente omnisciente que supiera todas las características de todas las partículas del Universo podría reconstruir por completo la historia pasada del mismo gracias a esa conservación de la información.”

    Lo de la mente omnisciente, con voluntad en sus actos e inteligencia, que reflexiona en sus ideas o planes, es lo que defiende la teología y el panatismo, que aspira a estar por encima del panteísmo.

    No obstante, es difícil de creer que los agujeros blancos, que generan nuevas nubes de polvo, estrellas, planetas, sistemas solares y galaxias, tengan voluntad e inteligencia, y conciban planes o ideas, de lo que va a venir después. O que halla algo todavia mayor, que dirija a estos, en la creación de nuevos universos.

    Sería como afirmar que la Naturaleza, en la Tierra, tienen voluntad y es inteligente, cuando esta está ligada a las características y limitaciones del planeta, y sus ciclos geológicos.

    Hay un blog, que se llama filosofia cavernicolas, con un reportaje, titulado ” ¿Existe el más allá? De la necesidad (onto)lógica de la trascendencia.” En uno de los comentarios a este artículo, el autor del mismo, argumenta que:

    ” los argumentos a favor de la trascendencia que esbozo en la entrada no tienen por que interpretarse de modo religioso. Es más, de lo que hablo es de la necesidad lógica (no religiosa) de suponer que existen realidades más allá del mundo físico y de la mente humana. No solo es que exista el software fuera del ordenador (eso sería la mente), lo cual me parece claro, sino que ha de existir algo más allá del software, por ejemplo las mismas leyes lógicas que lo determinan.”

    ¿Cuales podrían ser estas realidades más allá del mundo físico y de la mente humana, de la que habla el autor? ¿En que consisten éstas?

    ¿Llegaremos a comprenderlas alguna vez? Para mi l astrofísica, es un tema interesante, por su gran diversidad o variedad, pero muchas veces me pierdo con los tecnicismos y conceptos, que parecen ser muy abstractos en ideas o conceptos.

    Tenemos un vecino, muy aficionado al cine de CiFi de aventuras espaciales, los mundos exóticos, los diferentes marcianos o extraterrestres que pueblan estos universos espaciales, que en el fondo no son muy diferentes a las peliculas de fantasía, con hadas, gnomos, elfos, dragones y magos o hechiceros, tipo Conan el Barbaro, El Señor de los Anillos, Dragon Lance, Dragones y mazmorras, pero con una ambientación más tecnológica o avanzada, futurista; con sus más y sus menos, pero que en el fondo. Bueno, le va mucho eso de que “el futuro de la Humanidad, está en las estrellas”, o eso que también dicen de que “el sino de la Humanidad, es poner un pie, en un nuevo planeta, y acontinuación, poner la vista amirando a lo lejos, buscando nuevas estrellas a las que llegar”. Por mi parte, no creo que este sea el sueño de la Humanidad, sino, que es el sueño de una parte de la Humanidad, del mismo modo que la Realidad Virtual, no será el futuro de los videojuegos y del cine, en el sentido de que vaya a ser predominante, ya que parece ser, que la inmersión no es lo principal en un juego, para la mayoría de jugadores. Solamente hay que ver el éxito de Breakout, Pacman, Tetris y ahora Angry Birds muy por encima de los juegos que más inmersión intentan conseguir, dígase Dead Space por ejemplo. RV + primera/tercera persona no es el futuro, es una parte del futuro.

    Es curioso que una parte de los aficionados a este entretenimiento, afirman que inevitablemente muchos juegos se verán obsoletos ante las formas de jugar del futuro. Una mecánica innovadora o una historia sublime es necesaria para que se mantengan vivos en tiempos de nuevas tecnologías, que imagino mucho más inmersivas. Quién sabe, juegos que te sitúen en el centro del escenario, quizás mediante unas gafas, o lentillas, o descargados directamente al cerebro. Tecnología que hará que sólo unos pocos frikis elijan la pantalla de toda la vida, cambiando de arriba abajo esta nuestra sociedad. Pero eso ya será una nueva página en la historia.

    O que Con el tiempo, los videojuegos dejarán de existir y en su lugar serán simulaciones 3D indistinguibles de la realidad, existirá una realidad virtual para las personas que deseen participar en el único refugio para los jugadores nostálgicos será su PC y el software de emulación que les permitan para revivir los “días de gloria” de los juegos, mientras que el resto de la humanidad son esclavos de la matriz, o en los requisitos del sistema, menos absurdos.

    En cine, pasa ago parecido, blog como el de las horas perdidas, en su reportaje, “El fin de la Revoluión”, se habla por una parte de la introducción de displays retinales, la explosión de la Transmedia o narración multiplataforma (el hijo no declarado del cine, internet, la literatura y los videojuegos), la fusión definitiva de realidad y realidad virtual (para 2033). Todo esto llegará. Pero no hoy.

    http://news.bbc.co.uk/2/hi/technology/7258105.stm

    Cada vez más los videojuegos tienen la estructura de una película con final abierto.

    Jorge Mediavilla, del blog banzai, explicó una vez, que “El gran acierto de los videojuegos está siendo tomar prestado el lenguaje del cine en su favor para contar historias, con el añadido de que los videojuegos pueden ir más allá. Los videojuegos tienen la capacidad de apropiarse de la forma de contar historias del cine y aportar nuevas experiencias que impliquen más al espectador/jugador, que requieran su participación activa.

    Con todo, no creo que los videojuegos lleguen a imponerse tanto que el cine deje de existir. A veces sólo queremos relajarnos, acurrucarnos en el sofá o la butaca y que nos cuenten una buena historia y para eso una buena película es perfecta.”

    Tal vez si esa parte de la Humanidad, que desea ir a las estrellas, buscando su futuro brillante, allá lejos _el resto se quedará aquí, en la Tierra, que no es poco_ Si no ven cumplidas sus espectativas y colmadas sus ilusiones, o no es lo que esperaban encontrar. Podrían refugiarse en vivir aventuras, como las retrata el cine de CiFi, en películas como Star Wars o Star Trek y similares. El relato de la Fuga de Logan, original, trataba al final este tema, pues el Santuario, era una base espacial abandonada, orbitando el planeta Marte, tras ser abandonada la exploración espacial, a la busqueda y captura de nuevos planetas para colonizar, y refujiarse en las ciudades cúpulas.

  5. thetimethespaceandandtheman::

    Dos cosas:

    1º: De Neo:

    “Incluso la gravedad newtoniana presenta singularidades, pues la fuerza va como el inverso de r al cuadrado y 1/r2 es singular en el cero si la masa es puntual. El problema es pensar en un mecanismo que impida la aparición de masas puntuales. ”

    El día que pensé en ese mismo razonamiento, aplicado a las cargas eléctricas (Allá por 1980), ‘entendí’ que las cargas no podían ser puntuales. Tendrían energía infinita.

    Igual para las masas, una masa puntual tendría energía infinita, por ese mismo termino (Exactamente, el de inferior orden, el ‘1/r’, el que da la energía por integración en todo el espacio, incluyendo a la fuente del campo).

    Por eso el electrón no puede ser puntual, ni ninguna fuente de masa.

    2º, Sobre los AN:
    Si existe una zona en el universo, mas allá del horizonte de sucesos, donde se ‘CASI SE alcanza la velocidad de escape = c’, ojo.

    Entonces, allá, un observador, LO BASTANTE CERCA DE ESE PUNTO, podría ver TODA la historia futura del universo, incluso, hasta su fin, SIN repercusiones para él.

    Reducción al absurdo, no es posible.

    Las leyes tip 1/r, o 1/r^2, o las de los factores tipo:

    1/sqrt(1 – (v/c)^2 )

    Son muy bonitas matemáticamente, y experimentalmente pueden encajar muy bien con lo medido hasta hoy.

    Pero llegamos a incongruencias imposibles.

    Ese ‘observador’ podría ver todo el futuro de este universo, y la propia destrucción de él.

    Estando en él.

    No es coherente.

    Debe haber limites.

    O no estamos comprendiendo realmente a la naturaleza (Esa gran sabia).

    Saludos

    Javier.

  6. thetimethespaceandandtheman::

    Para ser riguroso, la energía no es de la carga, sino del campo creado por la carga, y se calcula integrando en todo el espacio a partir del potencial (varia como 1/r).

    Es esa integral la que da infinito con una carga estrictamente puntual.

    Y aquí entra, no la razón, sino la intuición.

    No creo que la naturaleza admita energías infinitas para cada partícula creadora de sus campos.

    Por eso, ‘entendí’ que el electrón no podía ser puntual.

    Saludos.

  7. petrus:

    Pues que a mí, como a otros, no nos convence del todo, aún, que los agujeros negros AN acojan en su seno o en su centro una singularidad. Veamos por qué. La fuerza que sostiene a un AN es la gravedad. Pero el campo gravitatorio actúa con las condiciones de naturaleza y su formulación F=G*M/R2 de manera que el centro de un objeto masivo ( supongamos que simétrico, esférico ), no es el punto sujeto a mayor fuerza resultante , ya que es solicitado en direcciones opuestas. Para asesorarme, he consultado a mi Pc mediante un pequeño programa de Basic y me resulta ( soy muy vago para integrar ) que los esfuerzos resultantes son máximos en la superficie y mínimos en el centro, donde, en teoría serían nulos. Eso supone que un viajero situado en las cavernas de Verne en el centro del planeta podría volar , puesto que es solicitado en todas las direcciones gravitacionalmente por fuerzas iguales y opuestas … Por lo tanto, a medida que nos aproximamos al centro, las resultantes de las fuerzas gravitatorias actuantes va disminuyendo progresivamente , y eso favorece poco la formación de una singularidad y mucho la existencia de un vacío desgarrador. Digamos más bien que parece que la materia se torna vaga a medida que se acerca a la singularidad. En segundo lugar, el cálculo de la velocidad de escape para que sea igual o mayor que c nos va a dar un relación M/R que se podrá alcanzar, tal vez, para dar lugar a un AN, pero tal AN , en las proximidades de su centro , no albergaría una singularidad, sino una zona de equilibrios, un oasis de paz en el centro de un infierno… posiblemente girando millones de veces por segundo , modificando la geometría del conjunto. Hermoso escenario para otra película de ciencia ficción. Reservados los derechos de propiedad intelectual… Saludos.

  8. NeoFronteras:

    Estimado Petrus:
    La integral esa que dice se resuelve instantáneamente gracias al teorema de Gauss, que es un resultado muy bonito del Cálculo Vectorial. Efectivamente, si consideramos una esfera en el centro no hay fuerza. Dentro de una esfera cargada hueca (en cualquier punto) no hay campo fuerzas electrostáticas.
    Sólo si se considera una masa puntual (o una carga puntual) es cuando aparecen los problemas. Sea que consideremos el campo eléctrico o gravitatorio.

  9. petrus:

    Verdaderamente, Gauss era un genio, pero yo estoy lejos de serlo. Además, aunque tengo a treinta centímetros la edición II del Schaum ( Fórmulas y tablas de M. de Murray-Liu y Abellanas ), y otras bellezas , me gusta manipular los datos en el Pc sobre todo desde que descubrí sus cualidades de rastreador de límites en mi época de estudiante. No es que lo crea superior al Cálculo pero sí su ayudante predilecto. Por eso me fío de él, con permiso de Gauss y los gausianos. En el caso que nos ocupa, mi impresión inicial contenía una duda sobre la posibilidad de que las presiones originadas por las fuerzas se transmitieran al centro del mismo modo que la presión hidrostática se transmite en todas direcciones en la práctica habitual…

  10. thetimethespaceandandtheman::

    Neo y Petrus, correcto:

    El ‘flujo total de campo’ que sale de una superficie cerrada, es proporcional a la ‘fuente’ de ese campo.

    Dicho en forma de elementos muy pequeñitos (Geometría diferencial) es , por ejemplo, la 1ª ley de Maxwell .

    Dicho en forma de cosas grandes, el teorema de gauss que neo te dice, correcto.

    En Gravedad, efectivamente, es en la superficie del planeta (O estrella, o lo que sea) donde es máxima.

    Solo indicarte, neo, que ese ‘mecanismo que impida la aparición de masas puntuales’, creo que es el que te he indicado, ya viejo (de 1985 recuerdo).

    Si esa ley fuera valida para todo ‘r’, y la fuente es puntual, la energía creada por su campo, es infinita.

    O sea, que no.

    Y respecto a los AN, sigue pareciéndome genial la paradoja planteada aquí hace unos meses, no recuerdo por-quien, pero muy maja :

    .-> Si existen los gravitones, y nada puede ir mas rápido de ‘c’, no deberían salir del AN (Como no salen los fotones), luego la parte de su gravedad debida a lo que haya mas allá de su frontera de no-retorno (La mayoría), no podría salir fuera.

    Los gravitones, y la torsión del espacio-tiempo, no son compatibles.

    Saludos.

    Javier.

  11. thetimethespaceandandtheman::

    Maldita sea, siempre con errores:

    .->”El ‘flujo total de campo’ que sale de una superficie cerrada, es proporcional a la ‘fuente’ de ese campo” Mal.

    .-> “El ‘flujo total de campo’ que sale de una superficie cerrada, es proporcional a la cantidad de ‘fuente’ de ese campo que hay dentro de esa superficie cerrada” Bien.

    Disculpad.

    Sobre gravedad, recuerdo uno de los experimentos mas majos, ya de hace unos años.

    Neutrones, lanzados horizontalmente, con suave caída, justo , por gravedad.

    En la ‘diana’ horizontal, no aparecía un continuo de impactos de neutrones, aparecían zonas de impacto discretas.

    Los neutrones solo iban por aquellas lineas cuya energía gravitatoria estaba cuantizada, y solo saltaban a otra linea (Un poco por debajo de la original) si la energía de la linea horizontal de abajo era ‘permitida’.

    Era un experimento muy simple, pero muy visual de la naturaleza cuántica en la energía gravitatoria.

    J.

  12. thetimethespaceandandtheman::

    Aquí tenéis el trabajo que os he indicado sobre neutrones fríos lanzados horizontalmente (Es de 2002, ya antiguo):

    http://physicsworld.com/cws/article/news/2002/jan/17/neutrons-reveal-quantum-effects-of-gravity

    Luego se han hecho mas experimentos similares (2006):

    http://www.pi.uni-hd.de/Publications/dipl_k rantz.pdf

    Creo que estos experimentos son el bisturí mas fino que tenemos para ver el lado ‘oculto’ de la gravedad.

    Por eso me gustaron cuando los vi.

    J.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.