NeoFronteras

Posible terapia de mejora cognitiva en la vejez

Área: Medicina — sábado, 17 de mayo de 2014

La presencia de ciertos factores en la sangre podría mejorar las capacidades cognitivas de ancianos con demencia.

Foto

Cuando echamos la vista atrás nos apena la vida de dolor y sufrimiento que tuvieron que padecer nuestros antepasados. Además de perder casi todos los dientes o no tener anestesia morían de cualquier infección inoportuna.
Dentro de un tiempo, cuando no estemos los que vivimos ahora y si no nos hemos autodestruido antes en un colapso ecológico total, los humanos del futuro echarán la vista atrás y pensarán en lo pobrecitos que éramos, en cómo no podíamos curar el cáncer en todas las ocasiones o en lo pronto que moríamos con nuestras capacidades mentales mermadas y nuestros cuerpos deformados y doloridos. Quizás incluso haya algo parecido a la inmortalidad y se puedan vivir varios siglos sin problemas de salud.
Las bases de ese posible futuro se están poniendo ahora en la investigación sobre alargamiento de la vida, un tema que hemos visto varias veces en NeoFronteras. Vamos a ver dos resultados recientes.

Se acaba de descubrir que cuando está presente la variante KL-VS del gen de longevidad KLOTHO (nombre inspirado en una diosa griega) las personas portadoras tienden a vivir más, a tener mejores habilidades mentales. Además aprenden y tienen buena memoria independientemente de la edad, sexo o de otros factores de riesgo como la predisposición genética al Alzheimer. Esto demuestra la importancia de los genes en el envejecimiento.
En experimentos de laboratorio se había visto que el aumento de los niveles de esta variante produce ratones más listos, posiblemente gracias a un aumento de la fuerza de las conexiones neuronales.
La idea es poder obtener factores que mejoren las capacidades cerebrales a partir de la investigación sobre este gen que palien los problemas que tienen las personas que padecen Alzheimer y otras demencias. Estos casos de demencia se doblan cada 20 años en el mundo debido a que la vida humana se prolonga más en 2012 se dieron 35,6 millones de casos, pero se esperan 115,4 en 2050.
Los investigadores pusieron a prueba a 700 personas voluntarias en diversos tests sobre memoria, aprendizaje atención, etc. Comprobaron que la presencia de una copia de esta variante del gen era determinante a la hora de conservar las capacidades cognitivas. Esto era mejor en ese aspecto que tener dos copias del gen.
Se ha podido medir que la proteína klotho expresada por el gen KLOTHO es más abundante en el torrente sanguíneo si la variedad KL-VS está presente. La síntesis de esta proteína se da en diversos órganos del cuerpo y luego se distribuye por el torrente sanguíneo.
Se especula que quizás se pudiera usar directamente la proteína klotho en su variante KL-VS en pacientes con demencia. Los experimentos en modelo animal parecen prometedores.

Otro estudio reciente dice que la transfusión de sangre de ratones jóvenes a ratones viejos mejora las capacidades cognitivas de los segundos. Si lo mismo se diera en humanos se podrían determinar los factores responsables y paliar los casos de demencias senil de diverso tipo.
Para realizar el estudio los investigadores compararon las habilidades espaciales y de orientación de ratones viejos antes y después de recibir la transfusión de plasma (sin glóbulos rojos) de ratones jóvenes, junto a la referencia del grupo de control que no recibía transfusión. Esto demostraría que al menos algunos de los problemas en ciertas funciones mentales podrían ser resueltos con ciertos factores contenidos en la sangre cuya presencia disminuye con la edad.
En 2011 ya se había demostrado que este tipo de transfusiones mejoraba la producción de neuronas en cerebros de los ratones receptores, en especial en el hipocampo, que es una parte clave a la hora de formar recuerdos. Pero en ese estudio anterior no se midió el efecto sobre el comportamiento de los ratones de esta terapia.
El hipocampo es una región cerebral delicada que suele sufrir los problemas del envejecimiento. El hipocampo de los ratones viejos tratados con esta terapia poseía diferencias anatómicas significativas respecto a los no tratados y se parecía al de los jóvenes.
Todos estos beneficios anatómicos y cognitivos desaparecían cuando se sometía al plasma a alta temperatura antes de las transfusión, lo que desnaturalizaba todas las proteínas y conservaba otros compuestos. Esto implica que los factores implicados en estas mejoras deben de ser proteínas, pero no se sabe cuáles.
De momento no se sabe si este tipo de terapia de transfusión de plasma es extrapolable a humanos, pero este grupo de investigadores intenta busca intensamente las proteínas responsables de todos modos.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4434

Fuentes y referencias:
Artículo original I.
Artículo original II.
Foto: Wikipedia.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

3 Comentarios

  1. r:

    Parece fácil comprobar si en humanos sucede lo mismo que en estos roedores de laboratorio, nada más hacer transfusiones de sangre de jóvenes a personas de muchos años.

  2. Pocosé:

    Espero que, antes de confirmar su funcionamiento en humanos, identifiquen esas proteínas y sobre todo que se factible producirlas industrialmente mediante ingeniería genética con bacterias o levaduras.
    De lo contrario ya imagino granjas de jóvenes humanos para el hemoordeño. “Todo por la pasta”. Y a partir de los cuarenta todo el que económicamente pudiera permitírselo: Vampiro.

  3. tomás:

    Caramba Pocosé, te noto últimamente una deriva pesimista-irónico-sádica. Me he enterado de que se vende el castillo del Conde Drácula y creo recordar que decías que guardabas unos ahorrillos -enhorabuena-. Bueno, pues he aquí una ocasión y suerte en la subasta si te decides. Adquirirlo para este fin puede ser un gran negocio.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.