NeoFronteras

Círculos de hadas en Australia

Área: Cooperación,Ecología — Viernes, 18 de marzo de 2016

Descubren que en Australia también hay círculos de las hadas y que se forman de un modo similar a los del África austral.

Foto
Círculos de hadas en Namibia. Fuente: NeoFronteras.

Los círculos de las hadas son formaciones naturales de hierba que se dan en el África austral, principalmente en Namibia. Como su nombre indica, son círculos de hierba de unos pocos metros de anchura con una calva en el interior en donde no hay hierba. Además, la hierba del borde suele tener mayor altura. Estos círculos suelen aparecer en gran número y extenderse por grandes extensiones de terreno siguiendo un patrón hexagonal.

Desde el principio de los tiempos los habitantes de la región solían atribuir connotaciones mágicas a estos círculos. Así por ejemplo, los bosquimanos solían celebrar algunos de su rituales chamánicos dentro de estos círculos.

En tiempos modernos se han dado diversas explicaciones a estos círculos. Dejando de lado la hipótesis de la planta venenosa Euphorbia gummifera, había dos teorías que trataban de explicar su formación. Por un lado se atribuía a la labor de las termitas (abundantes en la zona del África austral) la creación de estos círculos. Por otro, se explicaba esta formación debido a la competición entre las plantas por el agua, que es un recurso escaso en la zona, de tal modo que esos círculos son una manera de optimizar este recurso.

Se puede observar, gracias a las fotos tomadas desde satélite, que estas formaciones crecen y menguan de acuerdo a la cantidad de lluvia caída. En años húmedos los círculos se encogen tanto en tamaño como en número y vuelven a crecer cuando el ambiente se torna más seco. Sin embargo, no se habían descubierto otros círculos de estos en otras partes del globo, por lo que se podría pensar que sería un fenómeno local.

Foto
Círculos de hadas en Australia. Fuente: Kevin Sanders.

Ahora, un grupo de investigadores de Alemania, Israel y Australia han confirmado la presencia de este tipo de círculos en Australia, a 10.000 km del África austral. Además de aportar pruebas de su existencia en otro continente, aportan pruebas acerca de su formación.

Stephan Getzin ya publicó un artículo sobre la autoformación de círculos de hadas, artículo que llamó la atención de Bronwyn Bell (jefa de ecológica de una compañía minera australiana), pues en la zona de las minas en las que trabajaba en la región de Pilbara se podían apreciar círculos similares, así que contacto con Getzin.

Getzin organizó una expedición al lugar y exploraron la zona tanto desde el suelo como desde el aire. Hay que decir que los círculos de las hadas se aprecian mejor desde una avioneta o similar que a ras de suelo.

Comprobaron que, pese a las diferencias en el suelo y en las plantas, los círculos de las hadas australianos eran muy parecidos a los africanos. Comparten el clima seco en donde hay que administrar bien los recursos hídricos. Además, en la zona australiana considerada casi no hay termitas y, por supuesto, no hay rastro de la planta tóxica africana.

Ambos patrones emergerían por una inestabilidad estacionaria no uniforme que sería universal y según el principio de la teoría de formación espontánea de patrones (la segunda considerada aquí).

Por tanto, se confirmaría la teoría que atribuye su formación a la auto-organización de las plantas para así administrar mejor la escasa agua. Las plantas compiten por el agua y las que son dominantes extraen mayor cantidad que las menos dominantes hasta que las plantas más débiles mueren de sed y dejan la calva detrás. Entonces, si llueve, el agua drena hacia el borde en donde las plantas dominantes lo extraen gracias a un fuerte sistema radicular, de tal modo que tienen más agua y pueden crecer mejor.

Foto
Círculo de hadas en Australia. Fuente: Stephan Getzin.

Sin embargo, aunque ambos ecosistemas comparten similar aridez y escasez de agua, llegan al mismo resultado por sistemas distintos. En Namibia el suelo filtra muy bien el agua, mientras que en Australia el terreno arcilloso no lo hace tan bien y más bien es repelido hacia los bordes en donde lo absorben las plantas.

Los modelos computacionales también corroboran este sistema de formación en función del patrón de lluvias.

Por tanto, el mecanismo de formación de estos círculos sería el mismo tanto en el África austral como en Australia. Sería el producto de la autoorganización que seguiría un mecanismo similar al propuesto por Alan Turing en uno de sus últimos trabajos en 1952: “La base química de la morfogénesis”. En este trabajo trata de explicar los patrones en embriones o en la piel de las cebras.

Sin embargo, esta idea de la autoorganización que crea los círculos de hadas no suele gustar a los biólogos porque proviene de la Física.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4899

Fuentes y referencias:
Artículo original
Resuelven el misterio de los círculos de hadas.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

3 Comentarios

  1. tomás:

    Pues tales biólogos parecen algo cortitos. ¿Acaso no de dan cuenta de que la biología y su química subyacente tienen como base última la física? Me refiero a que las diferentes uniones y repulsiones entre moléculas no son otra cosa que fuerzas, muy generalmente electrostáticas.

  2. tomás:

    Por cierto, lo que no logro apreciar es ese patrón hexagonal. ¿Se refiere a una disposición exagonal de los círculos o a que los círculos tienen una tendencia a ser algo exagonales? Es que, por mucho que me esfuerzo, no consigo ver hexágonos ni en las dos fotos de muchos círculos ni en la más difícil de apreciar de una parte de uno de ellos, la última. Bueno, esforzándome, parece que consigo ver esta última interpretación: que los círculos parecen algo hexagonales ¿?.
    En todo caso, me encanta, como no podría ser de otra forma, el nombre de círculos de hadas.
    Agradable artículo. Enhorabuena.

  3. lluís:

    -Muy bueno ese trabajo de Turing sobre “las bases químicas de la morfogénesis” sobre los patrones en los embriones o en la piel de las cebras, incluso hay en ese trabajo las primeras ecuaciones que podríamos denominar “ecuaciones de la biología”, y es que Turing era mucho Turing. Hace tiempo que leí ese trabajo, bastante tiempo pero me dejo gratamente impresionado.
    – De Turing se ha dicho que de no haber muerto prematuramente, la ciencia sería hoy distinta(mejor).Quizá más que muerto, lo que sucedió es que le obligaron a morir.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.