NeoFronteras

Sano envejecimiento de ovejas clónicas

Área: Biología — jueves, 28 de julio de 2016

Un estudio sobre ovejas clónicas sostiene que estas envejecen de una manera indistinguible de las ovejas normales no clonadas.

Foto

Hace veinte años, cuando la noticia de la oveja clónica Dolly saltó a la luz, hubo mucho revuelo. Al fin y al cabo, era la materialización de un aspecto de la ciencia ficción. Era el primer mamífero clonado en la historia.

Más tarde algunos de los detractores de este tipo de técnicas argüían que Dolly era una oveja enferma debido al proceso de clonación y, por tanto, este método no era seguro. La realidad es que Dolly murió prematuramente a los seis años de edad y, aunque padeció de osteoartritis, su salud no fue tan mala como se dijo.

No obstante, con un solo caso no se puede hacer estadística y la salud de los clones siempre ha estado en la mesa de debate.

Ahora, el mismo grupo de investigadores de la Universidad de Nottingham publica un artículo en el que hace una revisión de varias clones de ovejas de unos ocho años de edad. Algunas de estas ovejas fueron creadas de la misma línea celular congelada que Dolly, así que son copias genéticas de Dolly.

Según el informe, estas ovejas gozan de buena salud pese a su edad, es decir, una salud igual a la de cualquier otra oveja de su edad no clonada. Estas ovejas entre los 7 y 9 años, que son equivalentes a 60 y 70 años en términos humanos, no muestran ningún problema de salud destacable debido a su naturaleza y son indistinguibles de las ovejas no clonadas en este aspecto.

La idea de la clonación no es clonar humanos para crear ejércitos o algo así, sino producir células madre con fines terapéuticos para tratar enfermedades humanas, así como crear animales transgénicos sanos, fértiles y productivos. En ciertos países se usa la clonación para no perder ciertos rasgos genéticos considerados positivos en el ganado, como la resistencia a ciertos parásitos.

Algunos expertos creen que se podría usar la clonación para salvar especies en peligro de extinción o incluso recuperar algunas que se hayan extinguido hace poco. Aunque este aspecto es controvertido, pues lo que hay que hacer es conservar los ecosistemas y preservar las especies que todavía existen.

Pero, pese a los avances tecnológicos, el método usado para la clonación tiene una eficacia baja, pues sólo en uno o dos casos de cada 100 se obtienen embriones viables. Esta es la razón por la que no se ha adoptado de forma masiva esta técnica en animales, sobre todo para el ganado. Hay varios grupos de investigación en el mundo trabajando sobre el problema y esperan mejorar la eficacia.

El más viejo de estos clones de ovejas nació en julio de 2006, otros cuatro en julio 2007 y seis en junio de 2008. Keith Campbell, un miembro clave del equipo que clonó a Dolly, consiguió clonar estos ejemplares. Murió en 2012 a la edad de 58 años por suicidio. Así que su trabajo y labor le ha sobrevivido.

En 2015 se hizo un chequeo médico a estas ovejas para ver si padecían de obesidad, hipertensión, osteoartritis, tolerancia a la glucosa, sensibilidad a la insulina y otras enfermedades ligadas a la edad en humanos. En el chequeo también se realizaron estudios basados en rayos-X y en resonancia magnética nuclear.

No se encontró ninguno de estos problemas ni enfermedades degenerativas, salvo una baja osteoartritis en alguno de los ejemplares.

Básicamente, este estudio nos dice que los clones pueden tener vidas largas y sanas y no se distinguen de los animales no clonados.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5002

Fuentes y referencias:
Artículo original
Foto: University of Nottingham.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

3 Comentarios

  1. Tomás:

    Puesto que la osteoartritis parece ser lo más frecuente -Dolly y esa “baja osteoaetritis”- ¿no sería interesante comparar la prevalencia de esta enfermedad con la que se da en las ovejas normales?

  2. Tomás:

    A esta hora me noto trascendente y, sobre esas ovejitas clonadas, me pregunto si, comparadas con las normales:
    ¿Serán más felices? ¿Aprenderán a jugar al mus? ¿Lograrán el equilibrio y habilidad necesaria para montar en bicicleta? Pero, sobre todo, y lo más importante, ¿conseguirían integrarse, progresar hasta la cumbre llegando incluso a la presidencia en un partido político?
    Esto último me trae de cabeza -incluso me ilusiona- porque, si tuviesen “vena política” podrían, con ventaja, formar gobierno en un solo día… digo yo.

  3. Tomás:

    Ya veo que nadie me hace ni caso. Pues me da igual porque me lo paso bomba con mis insensateces. Así que ahora me pregunto, en plan más trascendente aún: estas ovejas “artificiales” ¿forman parte del rebaño de Cristo? ¿No serán, acaso, demoníacas, al ser el resultado de una ciencia que pretende suplantar al Creador y, por tanto hijas de Satán que no para de urdir las peores artimañas para engañar a la humanidad?
    Creo que se lo preguntaré al Papa, vamos, al pastor máximo que ha de entender de ovejas… digo yo otra vez.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.