NeoFronteras

Sospechas acerca del aspartamo

Área: Medicina — Sábado, 26 de noviembre de 2016

Experimentos en modelo animal indican que el edulcorante aspartamo nos produciría problemas de salud que nos haría engordar.

Foto

De vez en cuando se publicaban resultados que indicaban que el tomar bebida endulzadas con edulcorantes artificiales produce obesidad e incluso problemas relacionados con la misma como la diabetes.

Esto era un tanto paradójico, pues se toman ese tipo de bebidas precisamente para evitar consumir muchas calorías.

Los edulcorantes no tienen calorías, pero son 20.000 veces más dulces que el propio azúcar. Se añaden a multitud de bebidas y postres. Incluso se recomienda su consumo en pacientes con diabetes.

Ahora se publica un estudio que parece explicar esa paradoja. El efecto se debería en concreto al aspartamo, un edulcorante muy utilizado en bebidas cero y bajas en calorías. Experimentos con ratones indican que el aspartamo se descompone en el tracto digestivo y podría alterar los procesos normales que destruyen las toxinas que generan las bacterias que hay allí gracias a la enzima fosfatasa alcalina intestinal. Sin las limitaciones naturales, las toxinas se irían acumulando, lo que provocaría una inflamación que al final generaría una enfermedad crónica.

Según sostiene Richard Hodin (Massachusetts General Hospital, Boston), el aspartamo no sólo no ayudaría a mantener a la gente delgada, sino que los mecanismos provocados por él producirían obesidad, enfermedades cardiacas, diabetes y síndrome metabólico.

Hay mucha fosfatasa alcalina intestinal (IAP en sus siglas en inglés) en nuestro tracto digestivo, lo que nos ayuda en nuestra simbiosis con las bacterias que viven allí, pues nos protege de sus subproductos al neutralizar los polisacáridos que ellas generan.

El equipo de investigadores de Hodin comprobó que cuando se añadía IAP a bebidas con aspartamo se producía una interrupción de la actividad de la misma, cosa que no ocurría con las bebidas azucaradas. Cuando depositaron aspartamo en algunos segmentos del intestino de los ratones, comprobaron que ahí, y sólo ahí, los niveles de IAP caían en un 50%.

Además, realizaron experimentos con ratones bajo una dieta rica en grasas durante 18 semanas. Al grupo de control no se le administró nada más, pero al otro se le proporcionó aspartamo. Comprobaron que los segundos tenían una mayor ganancia de peso comparados con los del grupo de control. Encima, los ratones aspartamizados tenían un mayor nivel de azúcar en sangre que los otros, lo que es el primer síntoma de diabetes.

No parece que Hodin y su equipo hayan encontrado, de momento, que este efecto sobre la IAP se dé con otros edulcorantes.

Otros grupos de investigadores, como el de Eran Elinav (Instituto Weizmann para la Ciencia de Israel) también ha encontrado pruebas de que los edulcorantes artificiales pueden cambiar el equilibrio y función de la flora bacteriana de nuestro intestino, lo que puede dar lugar a problemas con el control de la glucosa.

Si unimos todo esto al hecho de que el aspartamo también está asociado a mayores niveles de inflamación en ratones, puede que este compuesto químico no sea tan inocuo para las personas como se cree. Algunos científicos creen que se está acumulando un gran conjunto de pruebas que relacionan el consumo de estos edulcorantes con el aumento de peso.

Obviamente, puede que este resultado ahora publicado al final no se pudiera aplicar a seres humanos. Se necesitarán hacer más ensayos y con personas para comprobarlo. Si al final se confirmara quizás se podría proporcionar una terapia basada en un suplemento de IAP para aliviar este tipo de enfermedades. Ya en 2013 se comprobó que la administración de IAP mejoraba los síntomas de ratones con síndrome metabólico.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5179

Fuentes y referencias:
Artículo original
Foto: Vox Efx / Flickr.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

10 Comentarios

  1. apalankator:

    Recuerdo haber leído hace lo menos 10 años un estudio en el scientific american o la recherche que decía que el aspartamo producía aumento de peso en todos los pacientes menos en mujeres muy obesas. No me extraña que la presión de la industria alimentaria haya retrasado la investigación sobre este asunto.

  2. JavierL:

    Al fin que mejor bebemos agua, ya que todo lo demás tiene azúcar o edulcorante.

    Yo hace rato he dejado de agregar azúcar a “todo lo que puedo” en la casa. (Ya lo de la calle me aporta mas de la dosis diaria)

    Me llama mucho la atención la fruta, si te la comes es dulce pero si la haces en jugo necesita azúcar. Así que para evitar tanto consumo de azúcar servimos unos pedazos de fruta con un vaso de agua.

    Y como no bebemos café (y té sólo a veces), es más fácil. Ahora si hacemos una torta o panqueques no tenemos opción. (Pero bueno, tampoco que soy extremista)

  3. apalankator:

    Amigo JavierL,
    Lo que explica el avance imparable de la obesidad y todas sus enfermedades asociadas es la omnipresencia del azúcar.
    Si un niño no quiere fruta se le dan zumos(frutas+azúcar), si no quiere tomate frito se le da ketchup (tomate frito+azúcar), si no come pan se da pan bimbo (pan+azúcar), si no toma leche se dan batidos (leche+azúcar), no bebe agua comiendo se dan refrescos (agua+azúcar), no come carne se le dan embutidos tipo mortadela o jamón de york o salchichas que tienen azúcar en composición.
    Y todavía es peor el jarabe de glucosa, fructosa o maíz que sólo endulza el 40% que el azúcar pero se utiliza a mansalva en la industria alimentaria porque mejora la palatabilidad al espesar más que el almibar

  4. apalankator:

    Donde dije azúcar debería decir azúcar o edulcorante.
    La educación alimentaria debería ser prioridad en la enseñanza.

  5. Tomás:

    Hace un par de años o cosa así, la tónica llegaba a las proximidades del 10 % en peso de azúcar -que me parece una barbaridad- lo que no podía sospechar dado el amargo sabor que tanto me gusta. Cuando, casualmente leí la composición, dejé de tomarla. Y es que, por su sabor amargo, poca gente cae en la posibilidad de que contenga tanta azúcar. Ahora parece que se ha bajado en casi todas las marcas hasta alrededor del 7 %, lo cual no es poco.

  6. apalankator:

    No conocía que la tónica tuviera tanto azúcar, amigo Tomás, lo tendré en cuenta a partir de ahora.

  7. Miguel Ángel:

    Lo acabas de decir, amigo “apalank.ator”, es el consumo inmoderado de dulces el que genera problemas metabólicos. Un consumo moderado y limitado no provoca tales efectos.
    En cuanto al aspartamo, hay que cabrearse un poco más viendo que se les ha vendido a los obesos durante años y ahora parece ser que engorda.

  8. Armand:

    Había escuchado de un conocido, hace ya algunos años atras, que este había hablado con una persona, que a finales de su década de los 30 años, tenia los niveles de azúcar, altos en sangre, debido a su afición a los refrescos carbonatados. Decidió cambiarse a refrescos edulcorados, para tratar de revertir la situación, o al menos, estancarla y que no subiera mas. Pero al final, cumplidos los 40 años, desarrollo una diabetes y ahora esta tomando metformina, y acudiendo a revisiones medicas, cada 2 meses…

    El problema es que el aspartamo, es el edulcorante mas usado. En los refrescos carbonatados, es el único empleado en cocacola, mientras que Pepsi mezcla aspartamo y aselsufamo K. También he leído, que la sacarina se descompone en formaldehidos, una vez ingerida. Y los sobres de este vía, llevan un contenido mínimo del edulcorante natural, el resto es químico; incluso recomiendan consumir poco, pues tiene efectos laxantes, que el edulcorante natural, no tiene.

    Ahora se esta estudiando la forma de elaborar este vía sintética, en grandes cantidades, en laboratorios; para evitar tener que dedicar grandes extensiones de cultivo, para esta planta, y ser usado para edulcorar refrescos, pastelería, heladería, caramelos, chicles y demás.

    Por otra parte, también he leído, que se empiesa a sospechar, que la diabetes, podría estar provocada por un deterioro de la flora intestinal, mas que que el páncreas deje de funcionar bien o no funcione.

    Algunas revistas de medicina alternativa, como Discovery Dsalud, recomiendan tomar 8 pastillas diarias de MMS (dióxido de cloro), una cada hora, para matar al gusano parásito que ataca al páncreas inutilizándolo. Argumentan que este parásito vive en el instentino, y al cambiar la flora instentinal, cambia su comportamiento, y migra hacia el páncreas. También recomienda masticar hojas de este vía medicinal o tomar infusiones con estas hojas secas, para curar la diabetes (Hay dos tipos de estevía: una, no medicinal, que solo puede usarse la raíz para edulcorar, y la otra, que temas de poder usarse la raíz molida como edulcorante, las hojas son medicinales; y que la industria farmacéutica en España, no quiere que la gente cultive en sus casas).

  9. Miguel Ángel:

    La sacarosa y la fructosa a partir de cierta cantidad también tienen efecto laxante, Armand.
    En cuanto a lo de la diabetes, tu mismo señalas que viene de un programa de medicina alternativa. Por tanto: que nadie haga caso.

  10. Miguel Ángel:

    Perdón: “tú mismo”.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.