NeoFronteras

Revisan el daño en la Gran Barrera

Área: Medio ambiente — domingo, 4 de diciembre de 2016

En campañas recientes se confirma el grave daño sufrido por la Gran Barrera de Coral australiana.

Foto

Lamentablemente hay que confirmar el gran desastre que supuso el pasado fenómeno de El Niño y el calentamiento global combinados sobre la Gran Barrera de Coral.

Hace unos meses veíamos en NeoFronteras el gran desastre que supuso el fenómeno de El Niño sobre la Gran Barrera de Coral australiana en este contexto del cambio climático.

Nuevos estudios de campo realizados recientemente confirman el desastre medioambiental que esto ha supuesto. Un área de 700 km de longitud situada en la norte ha perdido el 67% del coral de aguas poco profundas en los últimos 8-9 meses. La zona central y sur parecen haber sufrido menos daño que la norte. En todo caso, este evento es el mayor desastre sobre la Gran Barrera nunca registrado.

Foto

Como todos sabemos, cuando la temperatura del agua sube demasiado los corales expulsan las algas simbióticas que contienen, perdiendo el color en el proceso. Al final el coral muere y deja los blancos esqueletos calcáreos tras de sí. Toda la cadena de vida del arrecife sufre y desaparecen múltiples especies en él.

Debido al calentamiento global este tipo de eventos se dan cada vez más frecuentemente y a los arrecifes no les da tiempo recuperarse. Además, la disolución del dióxido de carbono de origen antropogénico acidifica el agua marina y a los corales les cuesta más fijar sus esqueletos calcáreos.

En el pasado evento que afectó a la Gran Barrera fue producido por El Niño, que es un fenómeno cíclico en el cual las aguas del Pacífico suben de temperatura a niveles inusualmente altos. El grado en el que este fenómeno sube la temperatura marina se exacerba debido al calentamiento global inducido por el ser humano debido a la quema de combustibles fósiles.

Esta vez la pena es que los mayores daños se dieron en la zona norte que era la región de la Gran Barrera que estaba en mejores condiciones por haberse escapado casi sin daños de los eventos de blanqueamiento de 1998 y 2002. Pero esta vez ha sido gravemente dañada. Las imágenes no dejan lugar a dudas, como se puede apreciar en la imagen de cabecera. Las secuencias de vídeo captadas del lugar son deprimentes.

Dentro de lo malo hay que decir que los otros dos tercios de la Gran Barrera no han sufrido daños tan severos. En la región central se perdió el 6% del coral, mientras que en la sur sólo un 1%, por lo que en este caso se puede decir que están en buenas condiciones, tal y como se puede apreciar en la siguiente imagen:

Foto

O en este vídeo.

El turismo en la Gran Barrera reporta a Australia 5000 millones de dólares en beneficios y 70.000 puestos de trabajo. Hay preocupación entre las autoridades porque este evento afecte a este aspecto de la economía. Así, por ejemplo, Andrew Baird (ARC Centre), que ha realizado una campaña submarina de evaluación del daño en octubre y noviembre, dice que el hecho de que la zona sur se viera poco afectada son buenas noticias para la industria del turismo.
“[la existencia de] los parches de blanqueamiento significa que todavía podemos proporcionar a los clientes una experiencia de primera clase en la Gran Barrera si los llevamos a los arrecifes que todavía están en buenas condiciones”, dice.

Otro punto positivo es que en la esquina norte en alta mar del Great Barrier Reef Marine Park los daños no han sido tan cuantiosos como en el resto de la zona norte. En esa zona pudieron encontrar un corredor que escapó de grandes daños a lo largo del borde este de la plataforma continental. Los expertos creen que esta excepción se debe a que esta zona escapó del estrés producido por el calor gracias a las corrientes ascendentes provenientes de las aguas frías del Mar del Coral.

Los científicos creen que se necesitarían de 10 a 15 años para poder recuperar parcialmente el daño acaecido, pero temen que nuevos eventos de blanqueamiento se den pronto y lo impidan.

Se da la paradoja de que Australia es un gran productor de carbón, además de un gran emisor de dióxido de carbono. Encima, algunas de las minas de carbón se sitúan en la costa. Recientemente la compañía india Adani obtuvo la licencia de explotación de la mina Carmichael en la cuenca Galilee en un plan masivo para exportar carbón a India. Se teme que muchos de los residuos vayan a parar a la Gran Barrera. La explotación y quema del carbón producidos por esta mina liberará 4,73 Gigatoneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.

ACTUALIZACIÓN:

Un trabajo reciente, del que se hace eco Science y que todavía está sin publicar, demuestra que en los pasados 7000 años el fenómeno de El Niño ha tenido oscilaciones en su intensidad dentro de lo que se puede llamar su ciclo natural. Sin embargo, en el pasado siglo este fenómeno aumentó en un 25%, siendo más extremo e intenso. El trabajo está basado en el análisis de esqueletos de coral procedentes de varias islas del Pacifico datados por el método uranio-torio.

Este estudio refuerza aún más la idea de que el cambio climático provocado por la actividad humana está exacerbado el fenómeno de El Niño. Los costes económicos del fenómeno son muy elevados, así, por ejemplo, en el periodo 1997-1998 se estimaron en 38.000 millones de dólares. Los costes ecológicos están siendo catastróficos, como ya estamos comprobando.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5204

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Material gráfico: Coral Reef Studies.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

14 Comentarios

  1. Dr. Thriller:

    Veamos.

    Durante las últimas glaciaciones el nivel del mar bajó muy considerablemente. Una parte significativa del agua océanica quedó atrapada en casquetes y glaciares, según fuentes el cálculo varía mucho, pero alrededor de 30 m nos da una idea. Gran Bretaña, como sabemos, no era una isla, el Támesis era un afluente del Rin y éste desembocaba en el golfo de Vizcaya. Toda esta situación cambió hace 12 milenios cuando comenzó el deshielo, y sabemos que todos los asentamientos humanos anteriores a esa fecha están en estos momentos muy bajo el agua.

    ¿Pero qué pasó con los corales? Tuvieron que quedar muy cerca de la superficie, tanto en Australia como en el Caribe. Es más, las islas Bahamas no existían, eran una plataforma de tierra firme unida a la actual Florida. Todos esos corales se han establecido posteriormente a la inundación. Cierto que 8-10 milenios son muchos milenios (80 a 100 siglos, entre 350 y 500 generaciones humanas), pero a escala geológica esto no es absolutamente nada.

    Cada día dudo más de nuestra capacidad, incluso para destrozar este planeta. Sí, por supuesto que podemos romper todo, pero el tinglado seguirá adelante, sin nosotros o con nosotros. Si el cambio climático se manifiesta como se cree (cosa que está por ver dada la enorme cantidad de factores implicados, el hecho constatado de que la Tierra como ecosistema en un búfer y nuestras limitaciones), claramente el nivel del mar subirá precisamente para evitar una acidificación océanica (no estamos muy seguros de cómo podría variar esto), e incluso estabilizar el clima.

    No sé qué pasará dentro de 100.000 años, es posible que haya grandes barreras de coral en lugares impensables, que hayan cambiado hasta ser irreconocibles o que hayan dado paso a otra cosa, igual que podemos eliminar los grandes felinos y otra megafauna para dejar paso en la Tierra a los herededos de cerdos carnívoros, gallinas gigantes como rocs y conejos parecidos a canguros.

    Está claro que los grandes mandarines de esta ruín civilización les importa un pimiento que se extingan los corales, con todo lo que eso implica. No sé si les importará algo más que se desarrollen superenfermedades y superparásitos para controlar una especie descontrolada, y que se abran vías para cubrir nichos, algo que ni siquiera nosotros podemos evitar (de hecho, ya lo hemos intentado y sólo cosechamos y cosecharemos fracasos, porque a estas alturas ya deberíamos saber que las leyes de la naturaleza no admiten cambalaches).

  2. NeoFronteras:

    La Gran Barrera tiene menos de 10.000 años, así que se formó después de la última glaciación.

    Por otra parte, los corales se pueden refugiar en otros lugares si se les da tiempo, cosa que ocurre en las glaciaciones, que son lentas a escala biológica. Lo malo de los actuales cambios tan rápidos es que a las especies no les da tiempo evolucionar o adaptarse.

    En cuanto a lo que habrá en 100.000 años, pues depende del grado de la actual extinción. Como tiene pinta de ser masiva se tardarán unos 5 millones de años en recuperar la biodiversidad previa.

  3. Dr. Thriller:

    Hay una diferencia respecto a las extinciones naturales, a fin de cuentas la nuestra es artificial, literalmente. No es fácil definirlo.

    En una extinción clásica, se produce un súbito cambio del entorno que es, como bien dices, más rápido que la capacidad elástica de ecosistemas enteros para adaptarse, con el resultado conocido. También es de suponer que haya especies oportunistas que aprovechen la coyuntura, de las que podrán descender los nuevos reyes del mambo, o no.

    Nuestras extinciones artificiales son con propósito deliberado, no producen exactamente una disrupción (aunque esta venga por colaterales), es decir, destruimos bosques para sustituirlos por cultivos o secamos freáticos para verter grandes cantidades de agua al océano, agua bien llena de seres vivos que normalmente no están ahí. No sólo expandimos especies artificialmente, entre animales llamados domésticos, sino también oportunistas en primera y segunda categoría: no sólo las gaviotas o los zorros o chacales urbanos están viviendo una edad dorada, también estamos mezclando especies a boleo fuera de su hábitat (especies invasivas) de una forma bastante demencial.

    Aún teniendo muchos puntos en común con una extinción natural, tiene muchas incógnitas sobre el resultado de todo esto. Quiero decir que lo que tenemos todos en la cabeza es un futuro donde haya una catástrofe en la biodiversidad, algo así como lo que es Europa ahora mismo donde se han extinguido numerosos ecosistemas respecto a lo que había hace 20 siglos, por decir algo, pero muy bien podríamos encontrarnos con algo muy diferente y bastante más desagradable.

    Para nosotros, claro.

  4. Tomás:

    Resulta asombrosa la frase: “Hay preocupación entre las autoridades porque este evento afecte a este aspecto de la economía”. Porque eso, teniendo su importancia, es sólo una consecuencia menor del gran desastre que nos espera. Bueno, si lo verdaderamente importante es la economía, a vender carbón a la India y asunto arreglado.

  5. NeoFronteras:

    Esta entrada ha sido actualizada con nueva información.

  6. JavierL:

    Acá en Colombia se reporto un crecimiento muy pobre del PIB agricola, precisamente por el fenómeno el niño, que afecto seriamente la producción de café.

    Aparte que el suministro de agua y electricidad se vio afectado tanto en Colombia (entre moderado y fuerte) como en Venezuela (donde fue gravisima la afectación).

    A este paso el fenómeno el niño mas frecuente e intenso traerá graves problemas a la región. Aun así llama la atención como estos gobiernos no hacen ningun llamado especial a la comunidad internacional. (Asumo que al vender petroleo no tenemos moral para ello). Ni tampoco se toman medidas para hacer una transición a energías limpias. Estamos cavando nuestra propia tumba, buscando ingresos presentes a costa de arriesgar vivir en un desierto en el futuro.

  7. Miguel Ángel:

    Pan para hoy y hambre para mañana, amigo JavierL: me sumo a tu sabia denuncia.
    Cualquier intento de solución pasa por el decrecimiento y la austeridad, justo al contrario que la receta de desarrollismo mortal que se empeñan en vendernos.
    Pero sería igual de grave olvidar nuestra responsabilidad individual. En el medio en el que vives muchas familias pobres siguen teniendo demasiados hijos, sin caer en la cuenta de que, teniendo menos, gastarían menos dinero en su manutención al tiempo que les podrían brindar un futuro mejor. A menos hijos, menos consumo de recursos, así de sencillo.
    Si no recuerdo mal, Colombia alberga 5.000 de las 25.000 especies de orquídeas que hay en el planeta. También es puntero en riqueza de aves, como pudimos ver en una noticia reciente.

    Un gran abrazo.

  8. Tomás:

    Excelente la corrección de Neo al señalar lo añadido y, en otra ocasión, cuando sea necesario, no borrar lo anterior, sino, por ejemplo, ponerlo entre paréntesis y, a continuación, lo nuevo. Es que, borrado lo corregido, no hay manera de saber -o resulta difícil- deducir qué fue lo arreglado.

  9. NeoFronteras:

    Estimado Tomás.
    No es una corrección, es una ampliación de la noticia con un estudio reciente. En cuanto a las erratas futuras o correcciones, serán sustituidas y no se conservará lo que había, tal y como se viene haciendo.

  10. Dr. Thriller:

    Miguel Angel, el decrecimiento ya viene solo, por eso no te preocupes. Si el problema como todo, está en gestionarlo, como hasta ahora no se ha sabido gestionar nada, pues habrá que ir buscando el cinturón, airbag y todo lo demás.

    Tengo una perspectiva en ese aspecto más pesimista (aunque para mí es más optimista en tanto en cuanto diagnostica con precisión). Para mí, claro.

    El sistema socioeconómico que tenemos, parte nuestra mitología de ver-el-mundo y parte cómo interacciona esa estructuración mental con el mundo físico, real, como todas nuestras reglas sociales, es homeostático. Quiero decir que va solo, mientras el sistema tiene para retroalimentarse y crecer, físicamente, va a ir sí o sí, y lo que los humanos hemos hecho desde que existe (más o menos, el Renacimiento) es nada. Nada de nada. Lo mismo que los arúspices romanos cuando invocaban al diosecillo/a tal o cual para que pasase esto o lo otro, devaluaban por adulteración la moneda y demás. Toda esa plétora de payasos pomposos que se llaman economistas del régimen, planificadores y demás, son como los curas que en pleno siglo XVIII salían a hacer procesiones y rogativas. En realidad, cada vez que han hecho algo que ha trastocado un poco el sistema es para peor, el sistema lo ha absorbido y ha seguido a lo suyo.

    Ya lo he comentado por ahí, somos una especie muy verde. No tenemos control sobre nuestros propios actos, a nivel social, ni las consecuencias de las reglas sociales en las que nos movemos. Esto, científicamente, está muy verde. Por supuesto, todo esto no es excusa de nada, y menos hoy que antes, donde estamos en posición de saber cosas que antes ignorábamos por completo.

    En cualquier caso, la naturaleza funciona también sola. Y esta vez, pasando olímpicamente de nuestras reglas, que son subsidiarias (y dependientes) de las suyas. Si no decrecemos por las buenas, se hará por las malas (abruptamente y de mala manera, siguiendo exactamente las sandeces de los gurús del momento que mirarán por los intereses de sus terratenientes que les echan pienso en su pesebre), si la población no se regula y disminuye por las buenas, pues también lo hará por las malas.

    La naturaleza no discute, eso es prerrogativa nuestra.

  11. Tomás:

    No estoy tan seguro de que la naturaleza venza toda la estupidez humana. Esta mañana he escuchado que el metano acelera su concentración. Supongo y espero que no acabe nuestro planeta como Venus pero, con mucho menos, sería bastante para que feneciese, no solo la civilización, sino toda la vida en la Tierra. Afortunadamente, para muchos o todos nosotros, no veremos la hecatombe a que se llegue, sea cual sea su dimensión, aunque algo nos afectará, puesto que ya lo está haciendo -el Niño y fenómenos así- pero mal lo veo para nuestros hijos y mucho peor para nuestros nietos. Como ves, también soy pesimista sobre el porvenir y optimista en que no lo veré. Pero la cultura es duradera y existen personas -o existimos- que se mantienen firmes en sus empeños, errores o lo que sea. Aparte de algunos comentarios que a veces vemos por aquí donde eso se manifiesta con importancia menor, ayer pasé el día con una señora cuyo criterio principal era que el mayor precio estaba inseparablemente unido a mejor calidad. De nada sirvió que intentase convencerla de que es mejor tener un criterio propio sin mirar el precio y luego decidir. Ni que le recordase que una tienda cercana tiene precios mucho más caros que otra, también cercana, con productos iguales -una frutería- ni las causas de la formación del precio de un producto cualquiera. La firmeza es la firmeza, y a ella se atuvo. Con ese tipo de juicio consumista -porque consume lo suyo- ya imaginas qué puede hacerse: nada.

  12. Miguel Ángel:

    Ciertamente Dr. Thriller, el ajuste se realizará de todas las maneras: si no lo promocionamos nosotros, lo hará la biosfera. Ahora bien, sí que debería ser el motivo de preocupación más importante.
    Pero ahí podemos ver cómo funciona el cerebro: artístico, con muy escasos proyectos a medio y largo plazo y sumido en ese juvenalismo que mencionas. No se fue cincelado para preocuparse por el medio ambiente, a menos que sean peligros inmediatos, sino por problemas como tener un grano en la cara o creer que tenemos un mal olor corporal que puede desagradar a los demás.
    Aspectos como los que acabo de citar, que tienen que ver con la autoimagen, la posición en el grupo o la oportunidad o o de tener pareja, pesan subjetivamente más que la extinción masiva.
    Recordando los mensajes de advertencia en los paquetes de tabaco: los más disuasivos son los que prometen impotencia para el hombre o envejecimiento cutáneo en la mujer. Tiran más para atrás que el que amenaza con una muerte lenta y dolorosa.

  13. Dr. Thriller:

    Tomás, siempre se ha dicho que el único animal que podría sobrevivir a un holocausto nuclear es la cucaracha. A estas alturas, lo dudo: nosotros sómos el único animal que podría sobrevivir a eso. En qué condiciones, prefiero ni saberlo, pero al bicho que le falta marihuana pa fumá le faltan un par de hervores para plantearse tal hazaña adaptativa. Vamos, de hecho toda esta tropa de seudoparásitos (ratones, gaviotas, zorros y chacales urbanos, animales domésticos, gatos, perros, etc.) en realidad sobreviven a costa de nuestros destrozos, en una biosfera normalizada cada uno se iría a un nicho mucho más marginal. De hecho, p.ej. el caballo estaba camino de la extinción. Hasta que descubrimos qué chachi de lejos se llega montado encima (una de las razones por las que en África, Australia o en América los estados nunca alcanzaban tamaños críticos como en Eurasia (con la notable excepción de los incas): no tenían caballos ni bichos parecidos donde subirse).

    Lo del consumismo es caso aparte. Para la sociología. En mis visitas a cierta cadena de autoservicios (dado que uno tiene que administrar sus ingresos como buenamente puede), que bien poca simpatía les tengo sobre todo por cómo explotan a sus empleados, suelo encontrar productos a saldo con descuentos considerables, por aquello de la proximidad de la fecha de caducidad o consumo preferente (y largar stocks). Suelen ser artículos o bien caros y de poca rotación, o aún siendo baratos, de poco consumo (“yogur con sabor a fríjoles” y cosas asín). En cierta ocasión una señora de edad avanzada, a la que conozco entre otras cosas por asiduidad al local, me desplaza con una cierta avaricia diciéndome “¿vas a coger estos chismes?”, unos postrecillos de (sucedáneo de) chocolate, unos emplastos, o natillos, o similares, productos que ni siquiera había visto porque mentalmente los catalogo de “vicio inductor de diabetes” (o diabetis, sermo vulgus) (contenido en azúcares ~~ 50% y más). Pues, se los llevó todos, no recuerdo la cantidad ahora pero eran packs de 6 y lo menos 10. Como supongo que me quedó la cara un poco… así, le pregunté “¿pero vienen sus hijos a cenar o algo?” y me dice “noo, qué va, es que mi marido y yo nos despatarramos delante de la caja idiota y venga uno detrás de otro, que están muy buenos”. Las frases no son textuales pero vienen a ser más o menos. No tiene sobrepeso. Al menos a día de hoy.

    Supongo que es consumismo, o sea, soma. Que diría el otro. A veces son cosas que dan miedo. Como decía el otro distinto, a veces veo gente aplastada por el sistema (a veces…). Que conste que es una señora muy amable y simpática, fuera de la tienda.

    Miguel Ángel, ahí le has dado. De todos modos, a mí lo que más me preocupa es el impacto a largo plazo. Hasta ahora todas las burradas que están en los libros de historia tienen al menos la atenuante de la ignorancia. Pero una catástrofe social y humanitaria sería una losa para las generaciones venideras, un trauma que puede traer consecuencias muy graves en la forma de vernos a nosotros mismos.

  14. Tomás:

    Con Miguel Ángel estoy en que a algún ajuste se llegará, pero, aunque lo dudo, es posible que de bio no le quede nada a la biosfera -por aquello del metano-.
    También puedo estar de acuerdo con Dr. Thriller en que sobrevivamos a las cucarachas… si no nos las comemos.
    En suma, que echo de menos esa epidemia universal por la que Neo suspira para que, minorizada a la fuerza, pueda subsistir la humanidad. Aunque como no cambie sus métodos, no tardará demasiado en volver a las mismas.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.