NeoFronteras

Nuevo tipo de especiación

Área: Biología — miércoles, 14 de junio de 2006

Foto
Brienomyrus sp. (Mormyridae). Foto: C. D. Hopkins.

Algunos peces eléctricos africanos tienen un patrón de comunicación exclusivo y no se emparejan con los que lo tienen diferente aunque su genoma sea prácticamente el mismo, su aspecto muy parecido y su descendencia sea viable. Esto podría ser un ejemplo de divergencia entre especies.
Estos peces del rió Ivindo en Gabón utilizan señales eléctricas para comunicarse entre ellos y los especialistas pueden analizarlas usando un simple osciloscopio. Ya sabían que peces que tenían distinto genoma tenían patrones de comunicación diferente, pero la sorpresa surgió cuando encontraron dos clases de peces con el mismo genoma y diferente patrón de comunicación que no se aparean entre sí.
Un artículo con los resultados se ha publicado en Journal of Experimental Biology y describe cómo estos peces violan la regla habitual del apareamiento. La conclusión es que los peces parecen estar divergiendo en dos especies distintas.
Estos peces poseen un órgano especial en su cola que emite una señal eléctrica que es captada por otros peces. Cada especie tiene un patrón de señal característico que indican agresión, miedo, etc. Sólo eligen parejas con su mismo patrón de señales.
Hay otras 20 especies de peces eléctricos en el mismo ecosistema todos ellos con un patrón se señales característico y distinto genoma. Al analizar el ADN se comprobó que entre ellas había dos clases de peces tenían el mismo genoma a pesar de tener patrones distintos y un aspecto ligeramente diferente, a diferencia del resto que tenían un genoma distinto.
Este resultado puede permitirnos entender cómo se produce la especiación, o lo que es lo mismo el proceso mediante el cual surgen nuevas especies de otras antiguas aumentando la biodiversidad. Un modo claro de especiación es cuando una población queda aislada del resto y sólo se cruzan entre sí. Si eventualmente vuelven a estar en contacto ya no se cruzarán con sus antiguos “parientes” y con el tiempo se producirán dos especies distintas. Es lo que se llama especiación por aislamiento geográfico y es la especiación que se considera como estandar en teoría evolutiva.
En este caso de los peces eléctricos se trataría de un tipo de especiación diferente, pues los animales que van a rendir dos especies distintas están en la misma área geográfica. De alguna manera son selectivos al aparearse y finalmente la población se escinde en dos especies.
Muchos biólogos afirmaban que este segundo tipo de especiación no podría existir, pero podría ser que hasta ahora no hubieramos visto esto por un problema de detección, pues la especiación ocurre en muchas generaciones. Sin embargo, en el caso de los peces de Gabón la especiación sería más rápida que el resto en comparación y nos sería fácil observarla.
Por otro lado podría ser que en este caso tuviéramos una sola especie y que las diferencias se dieran por un polimorfismo, como el color de los ojos en humanos, que violase un poco las reglas evolutivas pero que no terminara en dos especies separadas.
El problema siempre es que las escalas de tiempo implicadas en estos procesos son muy grandes en comparación con la vida humana o con el tiempo de vida de la Evolución como disciplina científica, por lo que algunos resultados son dificilmente contrastables.

Fuente: Cornell University.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

1 Comentario

  1. ximena gonzalez:

    Este artículo esta muy bueno, ya que estoy haciendo una pequeña investigación sobre peces eléctricos. Si alguien tiene mas información les agradezco que me la suministren. Gracias

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.