NeoFronteras

Bronceado sin necesidad de sol

Área: Medicina — Martes, 26 de septiembre de 2006

Foto
Foto: D’Orazio.

Unos investigadores han conseguido inducir bronceado real en ratones sin necesidad de exponerlos a la radiación ultravioleta. En su lugar aplicaron una loción sobre la piel que activó la maquinaria natural productora del bronceado que protege de los cancerígenos rayos ultravioleta del sol.
Los ratones empleados son especiales, pues portan un gen que les impide broncearse al igual que las personas que tienen xeroderma pigmentosum. Tienen una piel similar en este aspecto a la de las personas pelirrojas que se queman antes de ponerse morenos.
Esto sugiere que se puede aplicar un sistema similar a las personas, y que éstas podrían alcanzar un buen nivel de bronceado sin necesidad de exponerse al sol. Además proporcionaría protección a aquellas personas pelirrojas que de otro modo les es imposible broncearse y que son susceptibles de padecer cáncer de piel.
Los rayos ultravioleta son energéticos y penetran la piel destruyendo y mutando el ADN de las células. Algunas veces esto degenera en un cáncer de piel o melanoma. Todos los años muchas personas adquieren peligrosísimos cánceres de piel por culpa de la exposición deliberada o accidental a los rayos del sol, algunas veces incluso por querer ponerse morenos y seguir la moda. Sólo en EEUU se producen 62.000 casos de melanoma cada año de los cuales 8.000 terminan en muerte.
Las personas pelirrojas tienen una piel muy blanca que se quema directamente sin broncearse. La razón es que portan una anormalidad genética que impide a los melanocitos funcionar correctamente. Éstos son las células especializadas en la producción de los pigmentos necesarios para el bronceado y por tanto para la protección de la piel. Sin pigmentos la piel está desprotegida frente a los rayos ultravioletas.
En el caso normal cuando la radiación ultravioleta (UV) del sol alcanza la piel una proteína situada en la superficie de la membrana celular denominada Mc1r (receptor de melanocortina 1) manda una señal para que la célula produzca melanina, el pigmento que protege de esta radiación y que es responsable del bronceado. En los pelirrojos esta proteína tiene la forma alterada y no puede realizar su función.
Uno grupo de investigadores entre los que se encontraban David Fisher del Dana-Farber Cancer Institute y John D’Orazio de University of Kentucky College of Medicine en Lexington se plantearon cómo podrían activar la maquinaria celular productora de melanina en estos individuos.
Han podido comprobar que al menos en ratones esto último es posible. El equipo de investigadores estudió ratones sin pelo con la mutación del gen responsable de Mc1r y vieron que al exponerlos a los rayos UV se quemaban directamente sin pasar por la fase de bronceado, como era de esperar. Luego los investigadores aplicaron el compuesto forskolín que es conocido por promover la producción celular de la molécula AMP cíclico, un químico al que además apunta Mc1r. El forskolin procede de extractos obtenidos de una planta de menta tropical denominada forskohlii y que crece en la India.
La aplicación diaria de este compuesto, que estimula a los melanocitos a producir el pigmento, sobre la piel de los roedores produjo un bronceado en los mismos, aun cuando no eran expuestos a los rayos UV. Después de unas dos semanas los ratones eran prácticamente negros (ver foto), y eran tan resistentes a las quemaduras producidas por radiación UV como los ratones bronceados por el método habitual.
Además presentaron una menor facilidad a la hora de adquirir cáncer de piel. En el segundo experimento se utilizó una variedad de ratones propensos a tener cáncer de piel e igualmente portadores de la Mc1r defectuosa y fueron expuestos de una a dos horas del intenso sol de Florida cada día durante unas semanas. En las primeras cinco semanas la mitad de los ratones sin tratar mostraron signos de cáncer de piel. En veinte semanas nueve de los ratones de control a los que no se les administró forskolín desarrollaron once tumores y mostraron daños en su piel. Después de treinta semanas estaban todos muertos. Sin embargo, se necesitaron 50 semanas para que la mitad de los ratones tratados con forskolín durante el mes anterior desarrollaran cáncer.
Al parecer forskolín también induce el bronceado en los ratones normales no portadores de la Mc1r defectuosa. Según los investigadores este tratamiento es efectivo tanto contra los rayos UVA como los rayos UVB en ratones normales y portadores de la anomalía, pero no sería efectivo en albinos porque éstos no pueden producir melanina de ninguna manera.
Según otros expertos estos estudios pueden ser de gran importancia a la hora de prevenir el cáncer de piel.
Los investigadores están buscando un compuesto similar (o el mismo) que funcione en las personas. Según D’Orazio no ven ninguna razón por la cual esto no pueda funcionar en humanos, aunque aún no se han efectuado pruebas. En todo caso el bronceado no será instantaneo y probablemente habrá que esperar semanas hasta que se alcance el nivel adecuado de protección. La gran ventaja de este sistema es que a diferencia de las cremas solares el bronceado no se va con el agua.
Quizás dentro de algún tiempo dispongamos de una loción corporal que, de manera natural y progresiva, nos broncee sin necesidad de exponernos al sol. Lo que no está claro es qué es lo que va a primar más, si los efectos cosméticos o el efecto protector frente al cáncer. Los amantes de los cuerpos morenos tendrán la excusa perfecta.

Referencias y fuentes :
D’Orazio J. A., et al. Nature, 443. 340 – 344 (2006).
DFCI.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

1 Comentario

  1. Esther Lorenzo Gámez:

    Me parece una investigación muy interesante la que se expone en este artículo y un tema en el que se debe seguir avanzando debido al crecimiento del número de cánceres de piel y a la demanda de las personas para broncearse sin sol.
    Pero también es inmoral la forma en la que se investiga: Experimentación animal. Debemos saber que existen métodos de prueba sin perjudicar a los demás animales. Son pruebas fiables, económicas y libres de sufrimiento. Concretamente para esta investigación: “El sistema de cultivo de tejidos humanos se perfila como el principal medio al alcance de la ciencia para sustituir a los animales en los laboratorios, resultando más económico y fiable (al tratarse de tejidos humanos.”

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.