NeoFronteras

Nuevo sistema parece solucionar la obesidad

Área: Medicina — Martes, 10 de Julio de 2007

Foto

Unos investigadores han descubierto un sistema que mediante la inyección de sustancias no tóxicas consiguen eliminar o añadir grasa de áreas específicas del cuerpo de animales de laboratorio. Además demuestran que el estrés hace ganar peso.
El descubrimiento, publicado en Nature Medicine el pasado 1 de julio por investigadores de Georgetown University Medical Center, podría revolucionar los tratamientos cosméticos, de cirugía estética y el tratamiento de enfermedades asociadas a la obesidad.
Además, estas modificaciones de la grasa corporal permanecen durante mucho tiempo y permiten tener un mejor control del síndrome metabólico, que padecen millones de personas y que es un factor de riesgo en problemas cadiocirculatorios, diabetes, etc.
En el estudio estos investigadores describen el mecanismo que activa la ganacia de peso en ratones y que podría explicar por qué algunas personas ganan mucho más peso del esperado basándose en las caloría ingeridas.
El sistema bioquímico descubierto se basa en dos proteínas: el neurotransmisor NPY y el receptor Y2D. Este sistema está activado en dos tipos de células de grasas. Para añadir selectivamente grasa a una región del tejido los investigadores descubrieron que bastaba con inyectar NPY. La ganancia de peso y el síndrome metabólico se evitaban mediante la administración de un bloqueador Y2R dentro de la grasa abdominal.
En otros experimentos más recientes se ha podido comprobar que el efecto se da también en monos, por lo que se espera que funcione igualmente en humanos, aunque se necesitaran hacer ensayos en el futuro para probarlo.
Lo más interesante es que descubrieron que, además de la disminución de grasa abdominal, se producía una disminución de grasa en el hígado y en músculos y se controlaba mejor la resistencia a la insulina, intolerancia a la glucosa, presión arterial e inflamación. Esto indica que hay aplicaciones médicas obvias.
Asimismo los resultados proporcionan apoyo moral a aquellas personas que se culpan a ellas mismas por el sobrepeso cuando en realidad no ingieren tantas calorías. Además es el primer estudio que muestra que el estrés tiene un efecto directo en la acumulación de grasa, el sobrepeso y el metabolismo. Esta ganancia de grasa debida al estrés no está mediada por el cerebro, siendo una consecuencia una respuesta fisiológica de los tejidos.
Otra aplicación de este descubrimiento sería en cirugía estética y reconstructiva. Posibles aplicaciones serían: reconstrucción labial, rejuvenecimiento del rostro, aumento de mamas, eliminación de arrugas, etc. Este sistema sería predecible, económico, biocompatible y permanente. Por otro lado la eliminación de grasa mediante este sistema permitiría la sustitución de liposucciones y con ello la eliminación de los riesgos quirúrgicos asociados.
Para examinar los efectos del estrés crónico los investigadores sometieron a ratones de laboratorio a exposiciones diarias durante una hora al agua fría o a la agresividad de un macho alfa. Comprobaron que los ratones bajo estas condiciones estresantes tenían niveles elevados de Y2R y NPY. Combinaron esto con un seguimiento de diversas dietas (normales, altas en grasas y altas en azúcar). Los animales estresados con dietas normales no ganaron peso, pero los que tenían dieta rica en grasas sí, y lo hicieron más de lo esperado basándose en su consumo de calorías. De hecho, bajo la misma dieta los ratones estresados ganaban más peso que los no estresados.
Esto formaría parte de un mecanismo natural de acumulación de energía para poder enfrentarse mejor a las situaciones que repetidamente producen estrés. Se cree que los humanos tienen el mismo mecanismo, y que bajo un jefe autoritario, bajo la presión de un hijo enfermo crónico o bajo permanentes atascos de tráfico se amplifican los efectos de las dietas hipercalóricas y ganamos peso.
Los ratones al ganar peso acusaban problemas metabólicos derivados de la acumulación de grasa, como los problemas cardiovasculares, intolerancia a la glucosa, etc.
¿Solucionaremos el problema de sobrepeso con este sistema? Lo que es seguro es que si funciona las aplicaciones estéticas serán muy importantes, probablemente comunes y moverán mucho dinero. Y lo que parece cada día más claro cada es que las causas del estrés no parecen disminuir en el mundo moderno.

Fuente: Nota de prensa de Georgetown University Medical Center.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

1 Comentario

  1. AmX:

    Muy interesante, por lo tanto no soy culpable de mi gordura?!

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.