NeoFronteras

Últimas noticias sobre medio ambiente

Área: Medio ambiente — jueves, 6 de marzo de 2008

Los últimos estudios sobre medio ambiente y cambio climático siguen apuntando a un negro futuro para el planeta Tierra.

Foto

Las noticias sobre ecología o cambio climático se acumulan y casi todas son malas. No está demás hacer un repaso a los últimos resultados (los más recientes) en este campo para comprobarlo.
Podríamos empezar por el efecto más evidente del calentamiento global: el deshielo de la regiones polares. En el hemisferio Norte el lugar que causa más preocupación es Groenlandia, ya que el hielo glaciar que contiene contribuiría de manera neta a elevar el nivel del mar al no ser hielo flotante. Un grupo de la University of Sheffield y de otras instituciones sostiene que Groenlandia reaccionaba de manera regional y no global con un deshielo lento desde los años sesenta a los noventa del pasado siglo (época con datos disponibles), pero que en los últimos quince años se ha acelerado la fusión de los hielos de la isla debido al calentamiento global. Los últimos veranos han sido, por tanto, marcas mundiales en los últimos 50 años. Según Edward Hanna su estudio [1] muestra que el calentamiento global está empezando a afectar a la capa de hielo de Groenlandia y ésta experimenta un declive inexorable. Según él la pregunta es si la reducción de las emisiones de dióxido de carbono será suficiente y llegarán a tiempo para detener este declive.

Al otro lado del mundo unos científicos de Durham University y del Insituto Alfred Wegener se devanan los sesos para medir el deshielo en la Antártida. En este continente la capa de hielo del oeste es motivo de preocupación. Los cambios en una de sus regiones son muy rápidos y su conversión en agua líquida elevaría el nivel del mar en metro y medio. Para dilucidar si esto se debe a motivos naturales o inducidos por el hombre y sus emisiones de dióxido de carbono, estos científicos han analizado las proporciones isotópicas de las rocas del lugar para ver cómo han sido expuestas a la intemperie y a los rayos cósmicos (es decir, descubiertas de hielo). Los resultados preliminares [2] indican que en el pasado el ritmo de deshielo era unas veinte veces más lento que el actual. Como ejemplo sólo mencionar que el glaciar de Pine Island viene reduciendo su grosor en 1,6 metros anuales durante los últimos años.

Malas soluciones

Las soluciones pensadas para la reducción del efecto invernadero, como el uso de biocombustibles, no parecen que vayan por buen camino. Un estudio de University of Minnesota [3] afirma que quizás en un futuro los biocombustibles sean buenos para el medio ambiente, pero que de momento sólo traen daños y aumentan el calentamiento global.
El problema consiste principalmente en convertir selvas, sabanas y otros terrenos naturales en campos de cultivo para biocombustibles. Estos lugares vírgenes dejan de fijar carbono y su destrucción genera la emisión del carbono (en forma de CO2) que estaba fijado allí. Como resultado la producción de bioetanol o biodiesel produce de 17 a 420 más dióxido de carbono que lo que se ahorra al no usar combustibles fósiles.
Así por ejemplo, la plantación de palmas de aceite en Indonesia requerirá de 423 años para que se amortice el carbono. En la selva del Amazonas la cosa no es mucho mejor, pues se necesitarán 329 años para lo mismo.
Los expertos autores del estudio dicen que incentivar estos cultivos es una política errónea y que esto empeora el problema del calentamiento global. Según ellos los únicos biocombustibles que no contribuyen al calentamiento global son los que no necesitan de la conversión de habitats nativos en cultivos o que utilizan tierras marginales.
En este estudio no se ha tenido en cuenta la destrucción de biodiversidad que conlleva la destrucción de ecosistemas vírgenes ni lo que se pierde con ello, factor que es muy importante.

Bosques en peligro

Conservar los bosques tropicales es difícil dado el egoísmo humano, que lo destruyen directamente al explotarlo o transformarlo en tierra de cultivo, pero nuestros errores no intencionados también pueden pasar una factura alta. Es lo que parece estar sucediendo en Hawaii. Los datos de radar y espectrométricos indican que esas islas han sido invadidas por especies vegetales foráneas que el ser humano ha introducido allí de manera “accidental”. Han podido contabilizar que en años recientes se han introducido 10.000 especies foráneas (animales y vegetales), de ellas 120 están causando graves daños a las especies nativas, que no tienen tiempo de adaptarse a la invasión.
Gregory Asner del Carnegie Institution ha desarrollado una tecnología híbrida, de radar y espectroscópica, para crear un sensor con el que se puede diferenciar las especies vegetales autóctonas de las foráneas desde el aire [4].
Gracias este dispositivo se puede ver que árboles como Psidium cattleianum, que fue importando por su fruta (guava), han invadido los bosques vírgenes de al menos una de las islas, está aniquilando a los árboles autóctonos al cambiar la hidrología, el balance de nutrientes y acaparar la luz solar. Algo similar está sucediendo con otras especies vegetales.

El fin de la vida oceánica

Respecto a los océanos terrestres, el primer mapa de impacto [5] sobre los ecosistemas marinos muestra que todos los mares de la Tierra están afectados por la actividad humana.
Un equipo internacional ha levantado este mapa, que puede llegar a tener una resolución de un kilómetro cuadrado, en el que se han evaluado 17 aspectos o parámetros distintos. En algunos lugares los problemas se solapan de tal modo que como resultado se puede afirmar que el 40% de la superficie oceánica mundial experimenta un impacto ecológico de moderado a alto. Uno de los aspectos más importante es el efecto del calentamiento de los océanos, que tiene graves consecuencias ecológicas. Otro gran problema es el de la acidificación. Ambos son producidos por las emisiones de CO2 de origen humano. Pero a la lista hay que añadir la contaminación, la sobrepesca, el tráfico marítimo, turismo, etc.
Manglares, arrecifes de coral, praderas de algas o aguas profundas son los ecosistemas más afectados.

Se ha denunciado, por ejemplo, que en medio del Pacífico, y a causa de una confluencia de corrientes, se acumula una gigantesca mancha de basura de origen humano de kilómetros y kilómetros de extensión, donde flotan botellas de plástico y toda clase de objetos.
El estudio simplemente cuantifica lo que los expertos del tema venían denunciando desde hace tiempo. Si no se hace nada pronto, los mares de la Tierra simplemente morirán, carecerán de toda vida y los humanos que antes se alimentaban de ellos o vivían de ellos tendrán que buscar alternativas.

Los problemas del mar vienen a veces de detalles que parecen sin importancia. Según Roberto Danovaro y su equipo, uno de los factores que mata el coral es el uso de crema solar por parte de snorkelistas y bañistas [6]. Las sustancias químicas pensadas para bloquear los rayos UV del sol activan virus latentes en las microalgas simbióticas del coral, éstas mueren, el coral se blanquea y al final el propio pólipo desaparece. Para demostrarlo estos investigadores tomaron muestras de coral de todo el mundo y los cultivaron en el laboratorio. El añadido de cantidades muy pequeñas de crema solar al agua hacía que los corales se blanquearan en unos días. Había algas en las primeras 18-48 horas, pero después disminuían hasta desaparecer. Los filtros solares modernos y los conservantes parecen los culpables. Los investigadores recomiendan el uso de cremas solares basadas en filtros físicos como el dióxido de titanio.

En el congreso de la American Association for the Advancement of Science se ha denunciado que el calentamiento global está haciendo disminuir los niveles de oxígeno en los mares terrestres de tal modo que pone en peligro sus ecosistemas [7]. Según Jane Lubchenco de Oregon State University puede que ya hayamos cruzado el punto de no retorno en este asunto en algunos lugares.
Estos eventos de hipoxia, en lugar de ser una excepción, están siendo la norma en el Pacífico del Noroeste. Desde 2002 tienen una gravedad nunca vista en los últimos 50 años. La marca mundial se alcanzó en 2006 cuando en una gran capa marina (el 80% de la columna total de agua) de esa región oceánica se alcanzó la anoxia (carencia total de oxígeno) sobre 3000 kilómetros cuadrados, prolongándose la situación por cuatro meses. Por debajo de cierto nivel de oxígeno la mayoría de los animales marinos se asfixian o sufren daños. Si se alcanza un nivel nulo, como en ese evento, casi todos los animales mueren.
La causa parecer centrarse en vientos persistentes causados por el calentamiento global, situación que se agrava por los fenómenos naturales de El Niño y La Niña.

Todo esto se suma al estudio de Carnegie Institution en el que se afirma que los corales no podrán sobrevivir en los océanos terrestres debido a la acidez. Se predice que a mediados de este siglo ya habrá desaparecido el 98% de los corales mundiales [8]. Esto producirá obviamente extinciones masivas. Una de las primeras víctimas será la gran barrera de coral. Ya hablamos de este resultado en NeoFronteras hace poco, así que no nos extenderemos. Pero de la misma institución e investigadores es otro informe [9], basado en simulaciones computacionales, en el que se dice que la única manera de estabilizar el clima mundial es asumir unas emisiones cercanas a cero. Al parecer, estabilizar las emisiones de CO2 ya no es suficiente, hay que anularlas. Si así se hace el modelo predice que las plantas terminarían por fijar ese exceso de dióxido de carbono y se volvería a la temperatura normal en 500 años.
Sobre este mismo asunto no es mucho más optimista el estudio [10] liderado por Andreas Schmittner de Oregon State University. Según su modelo si se disminuyen las emisiones de este gas y se llega a emisión nula para 2100 se mantendrá un aumento de la temperatura de 4 ó 5 grados durante otros 200 años mínimo. La proyección a un plazo de tiempo mayor no es posible debido a las limitaciones de este modelo.
Por si los lectores no lo saben, la actividad humana no sólo emite de manera exponencial más y más cantidad de este gas, sino que por otro lado va destruyendo los sumideros del mismo como las selvas y bosques vírgenes. El océano por otro lado empieza a saturarse y en algún momento dejará de absorber tanto gas como hace ahora.

Negacionistas sin argumentos

Para aquellos negacionistas que todavía le echan la culpa al Sol del calentamiento global, un reciente informe [11] quizás les abra los ojos. En el congreso de la American Association for the Advancement of Science se presentaron unos resultados en los que se demuestra que la actividad humana está detrás del calentamiento global y no el Sol. Los datos están basados en medidas sobre los contenidos de isótopos de carbono y berilio en sedimentos terrestres de miles de años de antigüedad. Algunos de estos isótopos están relacionados con la actividad solar por lo que se puede inferir ésta desde el pasado hasta el presente. Según los datos disponibles, la actividad solar sí ha cambiado en el pasado, pero que en tiempos recientes no parece haberlo hecho. No se sabe cómo será la tendencia futura, si a la baja o al contrario.
Otro científico participante en el congreso afirma que está claro que el cambio climático actual no está relacionado con el Sol si nos basamos en las pruebas disponibles, y que está sucediendo más rápido que cualquier cambio climático del pasado conservado en el registro geológico.

Sobrepoblación y fin de civilizaciones

Una metáfora de lo que le pasa a la Tierra ahora es lo que le sucedió a la isla de Pascua. Este trozo de terreno de 120 km cuadrados es uno de los más aislados del mundo. A él llegaron personas procedentes de alguna isla del Pacífico y se asentaron. Por diversos motivos depredaron todos los recursos de la isla durante generaciones hasta que no quedó ni un sólo árbol. Llegados a ese punto ni siquiera podían escapar de la isla y se sumieron en la barbarie, el hambre y la extinción cultural. Un modelo matemático reciente [12] explica muy bien este hecho histórico. La población que podía mantener la isla era de unos 2000 individuos, cosa que se dio en el año 1175, pero en el 1300 era de 7000 personas. En el 1400 ya no quedaba ninguna palmera de las que antes cubrían la isla. La población humana cayó en picado y para el año 1600 volvía a haber sólo 2000 habitantes. Simplemente se agotaron los recursos. Los autores del modelo lo han aplicado también con éxito a la civilización maya de Copán, y esperan aplicarlo al mundo actual próximamente.

Una extinción más

Terminemos con un par de detalles. Una especie de pez mariposa de los arrecifes de coral (Chaetodontri fascialis), y que está extendido por todo el mundo, se enfrenta a su más que probable extinción [13]. La causa de esto se debe a que los ejemplares mueren de hambre al no encontrar el coral del que se alimentan y a que son víctimas de los amantes de los acuarios. Es sólo un detalle, una especie más (esta vez muy vistosa) de las muchas que se extinguen cada día.
Por último sólo mencionar que el gobierno chino ha derogado la ley que limitaba a un hijo por pareja la cantidad de descendencia que podían tener sus ciudadanos.
Sólo recordar que éstas son sólo unas pocas noticias sobre este tema de las últimas semanas.

Fuentes y referencias:

[1] University of Sheffield.
[2] British Antarctic Survey.
[3] University of Minnesota.
[4] Carnegie Institution.
[5] University of North Carolina at Chapel Hill.
[6] Danovaro, R. et al. Environ. Health Perspect. doi:10.1289/ehp.10966 (2008).
[7] Oregon State University.
[8] Carnegie Institution.
[9] Carnegie Institution.
[10] Oregon State University.
[11] Harvard University.
[12] Sobre la isla de Pascua.
[13] Coral reef studies.
Foto: Chaetodontri fascialis por eNil, vía Flickr.

Nota editorial sobre medio ambiente.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

8 Comentarios

  1. Armando Hernández:

    La ausencia de comentarios en esta noticia es la prueba definitiva de que la raza humana no tiene remedio.

  2. katherine:

    Me siento muy apenada al pensar que si tan solo cada uno de nosotros, nos tomáramos unos minutos en leer esta clase de artículos, tendríamos la posibilidad de tomar conciencia y quizás, plantearnos algunas soluciones propias. La realidad es que en Perú como en muchos países subdesarrollados la pobreza, en muchas de nuestras regiones, es sinónimo de ignorancia; no me gustaría pensar que, quienes tenemos acceso a esta clase de información no buscamos alternativas para ayudarnos: Sería muy pesimista de mi parte.

  3. lluís:

    Parece que si todo ésto es así (y yo no estoy en condiciones de discutirlo, aunque conozco la existencia de científicos que afirman que la actividad solar es causante del calentamiento global) nos aproximamos a lo que sí sería “el final de la historia”. La pregunta es, ¿qué podemos hacer? Si no parece posible que nos acostumbremos a vivir fuera de la Tierra, colonizando el espacio exterior, y no lo parece tanto por falta de medios económicos, como porqué no parece que nadie se tome en serio la cuestión de la colonización extraterrestre; y si además, llegamos tarde a las “curas de urgencia”, pues no parece que tengamos ninguna escapatoria. Ni tan solo volviendo a vivir como en los tiempos prehistóricos (o en plan amish), podríamos salvar el culo. Es una látisma. Una historia con un mal final. Nada hollywoodiana.

  4. NeoFronteras:

    Todos esos que culpan al Sol lo único que tienen que hacer es reunir pruebas, exponerlas en un artículo y publicarlas en una revista de prestigio para que los demás les tomemos en serio. Es así de sencillo.
    Además el cambio climático no es el único problema.
    En cuanto a lo de colonizar el espacio. Bueno, quizás se pudiera terraformar Marte y mandar a algún humano para que haya personas en algún lugar por si sucede un desastre absoluto. Pero es tecnológicamente imposible mandar a miles de millones de personas allí, y es muchísimo más sencillo conservar la Tierra que terraformar Marte.
    Es de suponer que para el año 2050, el mundo tal y como lo conocemos, habrá ya desaparecido de manera paulatina, después de todo tipo de desastres y guerras. Habrá humanos, habrá vida, pero será otra cosa. Será como la Isla de Pascua en 1600.
    Quizás una gripe aviar o algo similar solucione el problema temporalmente al liquidar a la mitad de la población mundial. Pero ninguno queremos ser los afectados de algo así.
    Incluso si algo así sucede habría que cambiar de todos modos el sistema económico, el sistema de explotación de los recursos, el crecimiento desbocado de la población, etc. si la raza humana quiere perpetuarse.
    Quizás el humano más ecológico de todos es el que no se reproduce, pero en un mundo en el que los países van a luchar por los recursos entre sí una población joven y numerosa es importante para los ejércitos. No parece que haya solución.

  5. Atmosforests.org:

    Atmosforests.org sostiene que el El tratado de Kyoto, es útil, porque, se propone de salvar los pulmones de la humanidad; en cambio, salvar las selvas, es fundamental, para preservar, el equilibrio del planeta y evitar desastres ( tsunami, huracanes, etc ); además, estamos convencidos que en los últimos 60 años el deterioro climático y atmosférico y el derretimiento de los hielos y de los polos; caminan a par de paso y son directamente proporcionales a la desaparición de las selvas vírgenes. Los invitamos a visitar, nuestro sitio: http://www.atmosforests.org

  6. yanina:

    Esta nota esta muy buena, ya que me sirvió para muchos de mis trabajos prácticos para el colegio. Desde ya ¡muchas gracias! ¡Sigan así!
    Yanina bouvet colon entre ríos.

  7. Francisco:

    Me parece completamente ridículo lo que está pasando este último tiempo. Me sorprende de sobremanera la falta de conciencia y maldad humana. Sinceramente me avergüenzo de ser humano. Preferiría ser un insecto.

  8. JENNY NAVARRO:

    Creo necesario y conveniente buscar soluciones como Los Tejados Verdes para evitar el calentamiento global, reduciendo asi las emisiones de CO2, y adicionalmente contribuir a la construcción de un mundo verde.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.