NeoFronteras

Inicio del vuelo en pterosaurios

Área: Paleontología — Viernes, 9 de Enero de 2009

Según una nueva teoría los pterosaurios saltarían valiéndose de la musculatura de todos sus miembros para así iniciar el vuelo.

Foto
Tamaño comparativo entre un hombre, el pterosaurio Hatzegotpteryx y una jirafa. Ilustración: Mark Witton.

De los animales extintos que vivieron en el pasado los pterosaurios son, sin duda, de los que más excitan nuestra imaginación. Estos reptiles voladores (no eran dinosaurios) surcaron los cielos del pasado pese a que algunas especies podían llegar a casi 250 kilos y los 10 metros de envergadura alar. Estos tamaños increíbles han hecho preguntarse a los paleontólogos cómo se las apañaban sólo para despegar. Asumiendo una semejanza con las aves modernas usar sólo dos patas para remontar el vuelo parece insuficiente sin usar un acantilado o un fuerte viento. Su linaje se extendió durante casi 200 millones de años hasta que hace 65 millones de años desaparecieron junto a muchas otras especies en la extinción del Cretácico.
Ahora Michael B. Habib, M.S. de la Johns Hopkins University School of Medicine publica en Zitteliana una teoría que explica mejor este asunto. Los pterosaurios se valdrían de las musculosas alas apoyadas en sobre los nudillos a modo de patas para caminar y ayudarse para dar saltos a la hora de despegar.
Las aves modernas usan las dos patas y el abatir de alas para el despegue, si así lo hubieran hecho los pterosaurios no podrían haber llegado a ser tan grandes. La musculatura de las patas de las aves es una carga para el vuelo y no pueden ser por tanto muy musculosas y pesadas.
La solución adoptada por los pterosaurios habría sido utilizar la musculatura potente de las propias alas para despegar del suelo, pese a llegar a tener el tamaño de una jirafa como en el caso del Quetzalcoatlus northropi.
Habib propone que se apoyaban sobre sus alas y las patas traseras y que gracias a ellas pegaban un salto que les proyectaba al aire. Una vez allí abatían las alas para volar.
Para demostrar su teoría este investigador recopiló datos de 155 aves correspondientes a 20 especies. Con ellos calculó la resistencia de los huesos de los miembros de estas aves y comparó los resultados con los datos publicados sobre pterosaurios. La resistencia de los huesos tiene en cuenta la longitud y el diámetro entre otros parámetros y mide la fuerza mínima que hay que aplicar al hueso para que se fracture. También modelizó matemáticamente la posibilidad de un inicio de vuelo basado sólo en las patas como en las aves modernas y que determinaría la anatomía de las mismas.
La mejor solución que encontró fue que el reptil se apoyara sobre cuatro patas y así eliminar la necesidad de acantilados o fuertes vientos para despegar. Además, esta capacidad conferiría ventaja a este animal frente a los depredadores y no serían una presa fácil.

Fuentes y referencias:
Nota de prensa en Johns Hopkins University School of Medicine.
Nota de prensa en Johns Hopkins University School of Medicine.
Los pterosaurios pudieron ser mucho más grandes.
Hallan dos nuevas especies de pterosaurio.
Slats modernos en antiguos pterosaurios.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

2 Comentarios

  1. txeik:

    El blog es realmente bueno, te felicito. El paréntesis referido a que los pterosaurios no eran dinosaurios, aunque se considere que todas las aves actuales sean descendientes de ellos me ha llevado a recordar un magnífico libro de S. Jay Goul el pulgar del panda.

  2. NeoFronteras:

    Todos los libros de Gould son una auténtica maravilla.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.