NeoFronteras

Prejuicios y actividad neuronal

Área: Neurología — martes, 25 de marzo de 2008

Según un estudio la gente proyecta sus propios valores y sentimientos sobre los demás. Este resultado podría ayudar a entender las bases neuronales de los prejuicios y comportamientos de exclusión social.

Foto

¿Qué sabemos sobre lo que está pensando o va a hacer una persona? ¿Se ha preguntado por qué parece que usted entiende bien a cierta clase de personas, incluso cuando conoce relativamente poco de ellas? Resulta que hay una razón biológica de por qué nos es fácil meternos en la piel de determinadas personas, y difícil en la de otras.
Científicos de la universidad de Harvard y de la universidad de Aberdeen dirigidos por Adrianna C. Jenkins han estudiado la actividad cerebral de unos voluntarios y sugieren que la gente proyecta sus propios valores y sentimientos sobre los demás incluso si sólo hay una pequeña evidencia de que el otro tiene algo en común con ellos.
Estos científicos han descubierto que hay un grupo de neuronas que inician su actividad durante la evaluación. Después, cuando a los sujetos se les pide predecir cómo se sentirá la otra persona y creen que sentirán como se sentirían ellos en las mismas circunstancias estas neuronas se mantienen activas. Si por el contrario se convencen de que sus pares no tienen una manera de pensar similar a la suya, las neuronas de este grupo se desactivan.
Los investigadores afirman que este descubrimiento allana el camino a entender cómo los estereotipos crecen a partir de un pequeño detalle hasta llegar a constituir grandes equívocos.
Así por ejemplo, se podría explicar por qué un individuo que tiene poca información sobre otra persona puede tener dificultades para comunicarse con ella sobre diversos temas.
En el estudio se pidió a 13 voluntarios que proporcionaran conclusiones sobre dos personajes ficticios basados en fotos y en dos esquemas simples que sólo contenían detalles básicos. Un personaje era un progresista de la Costa Este que iba a un pequeño colegio privado y el otro un conservador del Medio Oeste que iba a la universidad.
A los participantes se les preguntaba por el personaje más cercano a ellos y sobre una serie de características de esa persona mientras que se hace un seguimiento de su actividad cerebral con un sistema de resonancia magnética funcional. Los investigadores se centraron en un pequeño grupo de neuronas ubicadas en el córtex prefrontal ventromedial, región que se cree relacionada con los pensamientos autoreferentes y las emociones.
A los voluntarios se les pedía predecir cómo se sentiría su personaje en determinadas circunstancias, como siendo el centro de atención, si ayudaría a un amigo, si le gusta el champiñón en la pizza, etc.
La actividad de las células en cuestión se iniciaba cuando se preguntaba a los sujetos sobre sus propias ideas y permanecían activas cuando esa pregunta iba seguida de otra acerca del personaje con el que más se identificaban. Pero la actividad cesaba si la pregunta era acerca del otro personaje. Los resultados sugieren que complementamos con características propias a la gente que sentimos más similares a nosotros.
En el día a día no tenemos una manera de meternos en la cabeza de otra así que proyectamos nuestros propios sentimientos y habilidades sociales sobre los demás para así entenderlos y predecir su comportamiento. La otra manera de deducir los sentimientos de los demás, sin tomar como referencia los propios, es basarse en las suposiciones sociales, y esto quizás sea una posible causa de problemas.
Según éstos y otros investigadores este resultado podría ayudar a entender las bases neuronales de los prejuicios y comportamientos de exclusión, como en los casos de las tensiones sociales causadas por el racismo o por las disputas religiosas.
Por otro lado algunos sostienen que se podría emplear esta tecnología para usos ciertamente malévolos, como saber lo que alguien siente realmente acerca de otro, aunque en la sociedad mantengan de cara al público una postura distinta.
Según Jenkins cuanto más crea que la otra persona es como usted más empatía tendrá por ella, y que incluso puede que veamos a las personas que sean menos similares a nosotros como menos humanas.
Jenkins y sus colaboradores están ahora investigando el efecto de usar personas de diferente raza para ver si se obtienen los mismos resultados. Según ella quizás haya esperanza de que podamos crear una empatía más fuerte por personas que sean distintas a nosotros.

Fuentes y referencias:
Artículo en PNAS (resumen).
Nota en Scientific American.
Nota en Nature.
Foto: “Heathers’ Twin” por alikachristian, vía Flickr.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

6 Comentarios

  1. radek:

    Otro experimento auspiciado por el Capitán Obvio!

  2. NeoFronteras:

    El resultado es el que todos sabemos pero gracias a este experimento:
    1/ Se ha conseguido probar experimentalmente.
    2/ Se ha podido ver qué grupo de neuronas están implicadas.
    3/ Se ha demostrado la existencia de un método objetivo que nos permite saber si una persona se identifica con otra, aunque mienta.

  3. lluís:

    El auténtico problema se da cuando te encuentras en el ascensor a una persona de la cual no tienes ni pizca de información. ¡Qué mal rato se pasa! Menos mal que existe el manido recurso a echar mano del “tiempo”, y así esperamos -con una breve disertación sobre meteorologia- que termine el angustioso ascenso o descenso del ascensor. Aunque también puede suceder que tengas tanta información de la persona que va contigo en el ascensor, que ni siquiera le hablas del tiempo, ni de nada. Hay más variantes.

  4. Alejandro Sánchez:

    Prejuicios y actividad neuronal

    No está auspiciado por el Capitán Obvio… En ciencias no hay nada obvio, incluso lo obvio debe ser revisado, o se convierte en un peligroso dogma. Ya se publicó en esta web que la cultura afecta la actividad neuronal. Existe un armónico de retroalimentación positiva entre cultura y actividad neuronal. Actualmente la cultura es teledirigida por los medios masivos corporativos de información (¿o desinformación?) que lamentablemente pertenecen a unos cuantos nada abiertos a las orientaciones científicas que sugieren un estilo de vida más sustentable, ecológico, cooperativo y pacífico (para disminuir nuestra tendencia hacia la autodestrucción).
    También en esta web ya se informó sobre las llamadas “neuronas espejo” que permiten “consentir” (sentir con) con el otro; estas funciones del cerebro probablemente estén íntimamente relacionadas con la zona de nuestro cerebro relacionada con la ética y las evaluaciones racionales. Lastimosamente el cerebro humano es un órgano muy dúctil y sensible al entorno familiar, educativo y social. Los locos del proyecto Mkultra y los grandes diseñadores de noticias masivas saben de esto.
    Una pregunta, ¿no habría forma de que la web genere automáticamente un enlace con todos los artículos relacionados? Al menos se podría recomendar al lector revisar la sección temática correspondiente para ver todos los trabajos relacionados con cada artículo. Contextualizar los estudios es altamente necesario, para no caer en la errada posición del “Capitán Obvio”.

  5. NeoFronteras:

    El enlace existe, haciendo clic en Neurología, por ejemplo, se accede a todos los artículos del mismo área. Ese enlace aparece siempre debajo del título. No se puede hilar más fino so pena de crear una infinidad de categorías.
    A veces, al final del post se añaden enlaces en “Fuentes y referencias” que hacen referencia a artículos antiguos relacionados, pero no se puede hacer esto de manera masiva porque el trabajo crecería con el tiempo, ya hay más de mil artículos publicados.
    Otra solución es usar los dos buscadores que hay instalados.

  6. daniel:

    busquen más información no sean analfabetos porfavor gracias….

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.