NeoFronteras

Aumentar el albedo contra el calentamiento global

Área: Medio ambiente — jueves, 11 de septiembre de 2008

Proponen aumentar la reflectividad de la nubes para así compensar el aumento de la temperatura terrestre producido por el exceso de CO2 antropogénico.

Foto
Impresión artística de un barco sembrador de nubes. Foto: J. MacNeill.

Según John Latham of the National Center for Atmospheric Research en Boulder (EEUU) es posible contrarrestar los efectos del calentamiento global debido al CO2 aumentando la reflectividad de las nubes de baja altura sobre los océanos. Una flota de barcos especiales se dedicarían a lanzar un aerosol de agua salada al aire para lograrlo.
Las nubes son un componente clave del sistema climático terrestre. Pueden calentar el planeta cuando atrapan radiación de longitud de onda larga procedente del suelo y enfriarlo al reflejar la radiación solar incidente.
La propuesta de Latham y colaboradores consiste en incrementar el albedo de la Tierra haciendo que las nubes que están a una altura de 1 km sobre la superficie reflejen más luz solar incidente. La idea descansa en el efecto Twomey que aumenta la concentración de gotitas agua que componen las nubes haciendo que la nube refleje más luz solar. Esto se conseguiría mediante la pulverización de agua de mar. Las pequeñas partículas emitidas harían de nuevos centros de condensación al llegar a la altura de las nubes. Se formaría más gotitas y la nube se haría más densa.
Calculan que podría aumentar la reflectividad hasta en 3,7 vatios por metro cuadrado. De este modo parte de la radiación que ahora llega a la superficie no lo haría.
Para esta tarea se usaría barcos de 300 toneladas sin tripulación empujados por el viento. En lugar de las velas convencionales para ser empujados, estos barcos usaría cilindros especiales rotatorios de 20 metros de alto y 2,5m de diámetro denominados rotores Flettner. Estos rotores serían más fácilmente de operar que las velas y además servirían de conductos al aerosol de agua marina compuesto por gotas de 0,8 micras de tamaño.
El efecto inmediato del sembrado de nubes sería la reducción local de la temperatura superficial del océano. Sería especialmente adecuado para las regiones con arrecifes de coral, regiones polares y otras partes vulnerables al calentamiento global. Finalmente la capacidad térmica del océano y las corrientes marinas harían que el efecto se notara globalmente. El sistema contrarrestaría, según estos investigadores, el aumento de temperatura provocado por el exceso de dióxido de carbono emitido por el ser humano.
Calculan que se necesitarían unos 1500 barcos de este tipo a un coste de entre 1 millón y 2 millones de libras esterlinas cada uno para compensar el calentamiento global.
Este proyecto forma parte de las varias ideas de geoingeniería que han sido propuestas en años recientes para solucionar el calentamiento global. Estas polémicas ideas han sido discutidas y estudiadas, y parece que no están libres de problemas. En esta web ya se expuso, por ejemplo, los problemas que presentaba el proyecto de la sombrilla o pantalla espacial.
Según Latham el proyecto es posible y es apoyado por dos grupos distintos de investigadores que son líderes mundiales en modelos computacionales del clima. La ventaja es que con este método se puede variar el grado de enfriamiento y se puede apagar al instante si se desea. Sin embargo, añade que hay que investigar más en el asunto antes de acometer este tipo de empresa.

Fuentes y referencias:
Artículo en Physicsworld.
Artículo original sobre el tema I (resumen).
Artículo original sobre el tema II (resumen).
Una pantalla solar no compensa el calentamiento global.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

7 Comentarios

  1. Jose M Piñeiro:

    Si aumentamos la cantidad de nubes, disminuimos la cantidad de luz solar. ¿No afectara esto al placton? ¿Qué tal les va a los corales con menos sol?
    Si disminuimos la temperatura superficial de una parte del océano ¿Sufrirán algún cambio las corrientes oceánicas?

    No sé, pero me parece que el mejor remedio es reducir la cantidad de CO2 emitido. Para ello debemos sustituir nuestras centrales térmicas por nucleares.

  2. _Emilio:

    Ah, las nucleares, claro: se me olvidaba que tener más energía hará que consumamos menos recursos… cachis, se me olvida cada cosa…

  3. Petrus:

    Y la energía para pulverizar toda esa masa de agua y elevarla a la atmósfera, ¿saldrá de combustibles fósiles? El balance podría resultar contraproducente.
    Hay otros métodos, como aumentar el albedo de algunas zonas de la superficie terrestre, por ejemplo, esparciendo áridos blancos en una gran área originalmente oscura, volcánica y desértica ( una capa de 1cm de espesor supone solo 10E4 m3/Km2 ) y de ese modo se refleja más luz, igual que en el proyecto aquí presentado, con la ventaja de que, una vez esparcido, funciona indefinidamente, sin necesidad de más energía.
    Y cuidado con las estelas de la aviación. Cierta clase de cristal de hielo de cirros favorece el efecto invernadero, mientras otras lo disminuyen, según he leído. Tal vez esas extensas líneas de cirros muchos Km2 en todo el planeta ), tengan algo que ver con el asunto mientras atacamos al que creemos principal sospechoso, el combustible fósil.

  4. NeoFronteras:

    Obviamente el proyecto es, como mínimo discutible. Lo ideal sería disminuir las emisiones y reducir la presencia de dióxido de carbono en la atmósfera.
    Por desgracia, la opción nuclear está cargada de problemas, tanto de seguridad como políticos provocados por movimientos basados en “verdades reveladas”. Las energías alternativas quizás lleguen tarde y son caras.
    Sobre consumir menos recursos difícilmente lo vamos a conseguir con una población mundial en crecimiento exponencial. Creer que un planeta finito puede mantener una población ilimitada es uno de las contradicciones lógicas más obvias que al parecer ningún político ve.
    En cuento a las estelas, se tienen datos al respecto. Después de los atentados del 11 de septiembre los aviones no pudieron volar en EEUU. Algunos científicos aprovecharon para tomar medidas. La conclusión es que si no hubiera esas estelas llegaría más radiación solar al suelo. Según algunas interpretaciones gracias a esas estelas la temperatura no sube aún más rápido.

  5. ElHombrePancho:

    ¿Y no se aumentaría así la cantidad de vapor de agua en el ambiente? El vapor es un gas de efecto invernadero bastante poderoso, ¿no?

  6. _Emilio:

    El problema lo vio Leonard Cohen hace unos 10 años: He visto el futuro, hermano: es un crimen.

  7. Petrus:

    Sería interesante confirmar el dato de si el tipo de cristal de hielo de los cirros interviene en el balance global de transmisión de calor. En alguna revista de ciencia se publicó un artículo al respecto, tratando de las nubes de tormenta y el hielo de los yunques.
    De todos modos creo recordar que mi fuente decía que en los días posteriores al 11S se produjo un enfriamiento sensible (supongo que cielos nocturnos más limpios = mayor irradiación = enfriamiento ).
    Al paso que vamos, las estelas van a disminuir solas, vistas las noticias de los últimos días sobre cierres y quiebras de compañías aéreas.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.