NeoFronteras

Más resultados sobre Tiktaalik

Área: Paleontología — jueves, 23 de octubre de 2008

Un nuevo estudio sobre Tiktaalik nos recuerda que la transición gradual de la vida acuática a la terrestre requiere de algo más que la evolución de nuevos miembros.

Foto

La típica defensa que los creacionistas usan en contra de la teoría evolutiva es que no hay ejemplos fósiles de animales que sean una transición entre unas especies y otras. Esto es fácilmente justificable si tenemos en cuenta que el registro fósil es incompleto y que cuando miramos en una escala de millones de años es difícil atinar justo con el momento y encontrar un animal de transición. Pero es que además esa acusación es falsa. Hay multitud de ejemplos de fósiles que son animales de transición o contienen características anatómicas de transición.
Uno de los ejemplos más bellos lo representan los animales de cuatro patas que colonizaron la tierra firme por primera vez. A lo largo de los años se ha encontrado toda una secuencia de animales que representan “eslabones perdidos” entre los “peces” y los tetrápodos.
En esta web ya cubrimos la noticia sobre uno de estos fósiles, el caso de Tiktaalik roseae y sus protomiembros. Ahora estos mismos restos proporcionan más información.
Los fósiles de 375 millones de años fueron hallados en 2004 en Ellesmere Island (Canada) a unos 1000 km del circulo polar ártico en lo que antes fue un pantano subtropical. Gracias a estos fósiles exquisitamente conservados se puede ver cómo los huesos que formaban las aletas de los peces pulmonados se transformaron en los huesos que forman las muñecas y manos de los tetrápodos. Esos protomiembros a medio camino entre dos anatomías permitieron ya a esos seres reptar o “andar” en aguas someras. Estos fósiles permiten, por tanto, ver los pasos individuales e intermedios que posibilitaron la colonización de tierra firme por parte de los vertebrados y resuelve la cronología de esta compleja transición.
Recordemos aquí que en aquellos tiempos del Devónico diversas criaturas querían conquistar tierra firme, nosotros descendemos de aquellos que tenían 5 protodedos en cada miembro. De hecho, todos los tetrápodos descienden de ellos y de este modo los dinosaurios, los antepasados de los caballos o un gato tienen o tenían cinco dedos (en algunas especies algunos dedos se han ido perdiendo con el tiempo). Pero había otras criaturas que tenían 6, 7 e incluso 8. Si los que tenían 8 dedos hubieran ganado esa carrera por la conquista de tierra firme ahora probablemente contaríamos en hexadecimal en lugar de en decimal.
Pero no sólo se necesitaban patas para conquistar la tierra, se necesitaron muchas otras adaptaciones al hostil ambiente que representaba todo aquello que estaba fuera del agua; un mundo tentador, sin duda, pero difícil de conquistar.
Ahora los análisis posteriores de los huesos fósiles de Tiktaalik roseae nos dicen más cosas gracias a que se ha conseguido limpiar de roca el cráneo fósil. El nuevo estudio nos recuerda que la transición gradual de la vida acuática a la terrestre requiere de algo más que la evolución de nuevos miembros. Este animal no solamente tenía ya protomiembros, sino que además ya tenía un protocuello móvil. Por tanto, algunas adaptaciones craneales que se creían asociadas a los animales terrestres fueron primero adaptaciones a la vida en aguas someras.

Foto
Tiktaalik roseae (centro) sería un estadio intermedio entre el de pez Eusthenopteron (abajo) y un “tetrápodo” (arriba). Ilustración: Kalliopi Monoyios.

En el caso de encontrar un pez inteligente que pudiera contestar sí o no a nuestras preguntas le sería más fácil decir que no que asentir con un movimiento de cabeza. En algún momento de ese pasado remoto aquellos antepasados nuestros del Devónico evolucionaron para tener una cuello más móvil y articulado que el de los peces. Además los huesos que cubren sus branquias hacen creer a los investigadores que estos animales ya respiraban aire.
Neil Shubin y su equipo de University of Chicago han conseguido revelar más estructuras que delatan a este fósil como un estadio intermedio entre los peces como el Eusthenopteron y los tetrápodos. Según ellos durante esta transición la cabeza del animal terminó estando más sólidamente construida y al mismo tiempo siendo más articulada respecto al resto del cuerpo. Esta capacidad de un cuello más complejo representaba una ventaja obvia para un depredador que vivía en aguas someras.
Además, encontraron un hueso del cráneo que los peces usan para coordinar la mandíbula a la hora de alimentarse o respirar con las branquias y que en este caso se había encogido debido a su menor importancia. Esto se debía a una pérdida de función en el proceso de respiración branquial y a su remodelación para su nueva función en el proceso de audición, ya que este hueso terminaría siendo una parte del oído medio en los animales de tierra firme.
Los fósiles son propiedad de las gentes de los territorios Nunavut y serán devueltos a Canadá después de su estudio.
Ahora, cuente hasta diez, puede usar sus dedos si lo desea, y asintiendo con la cabeza diga que la evolución existe; puede que alguien le escuche gracias a los huesecillos del oído medio.

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Artículo original (resumen).
El remoto origen de los dedos.
Encuentran un “eslabón perdido” entre peces y tetrápodos.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

12 Comentarios

  1. Nacho:

    Tanto el evolucionismo como el creacionismo están equivocados y son ciertos a un tiempo. Sí, efectivamente existe evolución. Y Si, efectivamente existe intencionalidad creadora. Una prueba de ello lo encontramos en los recientes estudios del desarrollo de la mandíbula humana: no existen condicionantes externos, la mandíbula evoluciona por características del propio patrón genético.
    Con la ciencia actual nos creemos dioses y somos sin embargo pigmeos del conocimiento; queda mucho por descubrir y nos apresuramos a establecer falsas conclusiones.

  2. NeoFronteras:

    La Tierra no es plana y no está en el centro del sistema solar. Y la evolución, al igual que la gravedad, existe. Estos enunciados no son credos, sino hechos observables. No son falsas conclusiones para todo aquel que tenga una mínima cultura científica y mínima inteligencia.
    El que quiera ver intencionalidades que las vea, es libre de creerlo, pero la ciencia no necesita de ellas.
    La ciencia obviamente siempre debatirá sobre los detalles de los mecanismos de la evolución, al igual que debate sobre la gravedad, sea newtoniana o einsteniana. En todo caso nadie se tira de un edificio de 100 plantas esperando que Dios le pare por el camino y le ascienda a los cielos como a la virgen María.
    Por cierto, la torre de Babel, Prometeo o el monstruo de Frankestein quizás asusten a algunos y pongan a la ciencia en contra de la humanidad. Pero es muchísimo más terrible aquello de “creced y multiplicaos”.
    El enemigo de la humanidad no es la ciencia que nos sacó de las cavernas. Pero el conocimiento sí es, obviamente, el enemigo de algunos.

  3. luismiguel:

    Hombre, Nacho, decir que la “intención creadora” la ves precisamente en nuestras mandíbulas, con sus muelas… pero bueno, afortunadamente, la evolución trabaja incansablemente para corregir esas chapuzas que tú llamas de diseño.
    Si tú quieres sentirte inmortal y ver “intención creadora” la vas a ver en Plutón o en un botijo, la fantasía es libre, pero por favor, no mezcles esos deseos personales tuyos, muy respetables por otra parte, con lo que se comenta en este web, que se ciñe estrictamente a cosas demostrables y reales.
    Sin pretender ofenderte, creo que tus comentarios encajarían más en una página de fanáticos evangélicos magufos (hay cientos de ellas), donde sin duda serían recibidos con aleluyas, aunque algunos ni siquiera aceptarían esa parte en la que reconoces que también hay evolución… Gracias por tu comentario pero, de verdad, intenta por favor separar las cosas que realmente son de las que tú deseas que sean.
    Finalmente, gracias a Neofronteras por este artículo y ánimos para continuar con esta labor de difusión de la cultura. Como dije antes, harían falta muchas más para contrapesar la inmensa propaganda de ignorancia realizada por los creacionistas.

  4. French:

    Hablando de este tema, y desde otra perspectiva:

    Creationists declare war over the brain.

    Original en inglés:
    http://www.newscientist.com/channel/opinion/mg20026793.000-creationists-declare-war-over-the-brain.html?feedId=online-news_rss20

    Traducción al español:
    http://www.cienciakanija.com/2008/10/23/los-creacionistas-declaran-la-guerra-en-el-cerebro/

    Saludos

  5. tomás:

    Encuentro como si el conjunto de la ilustración tuviese algún error. Ya sé que así vendría en el artículo original, pero eso no evita la eventual posibilidad de estar equivocada.
    Por las posiciones de, lo que supongo, la escápula en los tres dibujos, parece lógica la evolución de tercera -> segunda -> primera y también en lo que se refiere al huesecillo del oído pero, por el conjunto o quizá por el contorno y algunos detalles importantes, la figura primera parece más antigua que la segunda. En esta: a) las patas están mejor apoyadas, b) el cuello es más evidente, c) la posición de los ojos es más alta, cosa necesaria en un animal que habita aguas somera, d) lo mismo sucede con el hocico. Por ello me da la impresión de ser más actual la silueta segunda que la primera.
    Un cordial saludo.

  6. lluís:

    Quizá Nacho no conozca esto, lo escribió alguien comentando un artículo de Coyne y Dawkins:”¿Por qué se considera que Dios es la explicación de algo? No lo es. Es un fracaso explicativo, un encogimiento de hombros, un “yo, no..”vestido de espiritualidad y ritual. Si alguien acredita algo a Dios lo que normalmente significa es que no sabe algo, por lo que se le atribuye a un espiritu celestial inalcanzable y desconocido. Pida explicaciones de donde proviene ese tipo, y lo más probable es que obtenga una respuesta vaga y pseudofilosófica sobre las cosas que siempre han existido o que están fuera de la naturaleza. Lo que por supuesto no explica nada.” Muchos piensan que hemos de “respetar” a los creacionistas o creyentes, y algunos se dirijen a ellos con un cierto temor o respeto. Yo ni les respeto ni les temo, porque éllos tampoco lo hacen. Si por respeto hay que entender que tienen derecho a pensar lo que quieran, de acuerdo.Pero el caso no es que piensen lo que quieran. El caso es que han desenterrado el hacha de guerra de la irracionalidad y de la imposición. Y no hay más remedio que batallar con éllos para impedir que nos retraigan a la caverna. Poder para hacerlo tienen y mucho.

  7. Javier:

    No es por ofender, pero el comentario de Nacho me suena a un: “No me manchen, estoy en pido”.

    Propongo esto, si aún no “huiste” de esta web como todos los creacionistas, fanáticos y demás que reciben respuestas así (a mi entender bien merecidas) plantea tus argumentos de forma detallada y si no podemos derribarlos con una explicación decente (calculo que de hacerse esto neofronteras va a contestar primero) pongo por escrito en la web que digas que tienes razón. No es que lo que ponga valga mucho, pero no pienso darte dinero XD

    Vamos, que si no podemos hacerlo al final somos tan irracionales como ellos.

  8. Atanasio:

    La polémica sobre intencionalidad o no intencionalidad en la naturaleza, al menos por el momento, no es falseable (en sentido popperiano, y para cualquiera de las alternativas). De que no podamos demostrar la intencionalidad no se sigue que hayamos demostrado la no intencionalidad en el mundo. De que no podamos demostrar la no-intencionalidad no se sigue que podamos afirmar su intencionalidad. En cierto sentido, la afirmación de Nacho no es tan “magufa”… si se limitara a constatar este hecho. Lastimosamente, Nacho pretende concluir… en estos tiempos, y quizá por mucho tiempo aún -o quizá por siempre- sólo queda una actitud razonable: el escepticismo. Como nos ilustra Sexto Empírico, el escepticismo consiste en suspender el juicio sobre conclusiones precipitadas y seguir investigando… Muchas gracias.

  9. NeoFronteras:

    Estimado Anatasio:
    Ojalá el hecho de su no falsafilidad fuera suficiente. Incluso cuando se demuestra que algo como los horóscopos son absolutamente falsos todavía hay gente que cree en ellos. Y es que el asunto de las creencias y la fe no tienen nada que ver con lo racional.
    En este caso de los creacionistas lo alucinante es que pudiéndose conformar con creer en su fe y a la vez en la evolución (la Iglesia católica los ve compatibles) se empeñan en atacar a ésta última sin motivo.
    Otro caso reciente que ha pasado en esta web se dio en la página de especiales:
    http://neofronteras.com/especiales/?p=45

  10. lluís:

    Bueno, eso de que la “iglésia Católica” ve compatibles fe y evolución”, lo hace desde una perspectiva en la que a fin de cuentas hay un tipo por ahí arriba que pone en marcha el mecanismo evolutivo, con lo cual esa pretendida compatibilidad no es más que un “barriendo para casita”. Y lo que quizá sea peor, el actual inquilino del Vaticano, no le hace ascos a la perogrullada del “Diseño Inteligente”, que no es otra cosa que más de lo mismo, o sea antidarwinismo.

  11. NeoFronteras:

    En el fondo probablemente no les guste el asunto, pero es bueno que tengan una vía de escape relativamente digna.

  12. tomás:

    Nacho, dices:
    1º Existe una evolución de la mandíbula humana.
    Respuesta: eso es evidente. Todo ser evoluciona. Nada que objetar.
    2º No existen condicionantes externos.
    R: No parece cierto. El hombre lleva miles de años usando el fuego para ablandar y hacer más digeribles los alimentos, es decir, para premasticar y predigerir, por lo que es de preverque no sólo esté disminuyendo la potencia muscular de los maseteros y, simultáneamente, las dimensiones de la mandíbula, sino que se esté dando alguna modificación más en el sistema digestivo. Por ejemplo, la tolerancia a la leche en los adultos es una adaptación de pocos miles de años que aún no se ha extendido a toda la población humana pero que, siendo una gran ventaja, todo apunta a que se generalizará.
    Así pues tu afirmación requiere demostración o una teoría explicativa consistente.
    3º De ello deduces que esa evolución se debe al propio patrón genético.
    Respuesta-pregunta: ¿Qué entendemos por patrón genético? Si se refiere concretamente al que afecta a esa zona anatómica humana, será el conjunto de genes que gobierna sus características, pero que no es algo fijo, sino cambiante. Mas su cambio se debe a su propia adaptación. Es decir que existe un intercambio de información y círculo de causa-efecto entre los equilibrios cambiantes de la mandíbula y zonas adyacentes y la posibilidades adaptativas de ese conjunto de genes. Este conjunto se ve modificado tanto por la herencia vertical como, según noticia reciente proporcionada por Neo, por transferencia horizontal, mutaciones, etc., pero en cualquier caso, por una adaptación de los propios genes, concepto, la adaptación, clave y fundamental de la evolución.
    Resumiendo, para que no se me corte o Pablo no me resuma: si al grupo mandibular se le exige menos, en cuanto coincida con una configuración genética propicia, disminuirá su tamaño. Así de sencillo: el patrón no es un conjunto de genes que varían según el DI (diseño inteligente o sabio = DIOS = tonterías mías), sino unas influencias exteriores al patrón.
    Por tanto también esa afirmación necesita ser demostrada o, al menos, explicar mediante una teoría que el patrón puede variar sin que nada exterior a él le afecte, lo que parece muy difícil.
    4º Haces otro salto deductivo y resuelves que, puesto que hay un patrón genético, alguien ha tenido que diseñarlo. Naturalmente será el dios-creador. Bien, hemos retrocedido unos siglos, hasta la Edad Media, al reloj que precisa de un relojero, del tomismo.
    Respuesta: Nadie debe objetar otra cosa que: demuéstrese, Nacho, la existencia del dios-creador y tu salto argumentario será posible, que no seguro, como nada de lo que la ciencia afirme.
    El problema que se plantea es que, mientras la ciencia reconoce, como principio su necesidad de ir modificando su criterio frente a nuevos descubrimientos, la religión parte de una fe hacia lo absoluto que, además, ni necesita ni pretende demostrar.
    Yo preferiría que la evolución e tu pensamiento, que también se da, como en todo ser humano, considerase mis razones y, con ello, si ves que son ciertas, olvidases de una vez ese irracional DI, para cuya posibilidad tantos imposibles hay que saltarse. NeoFronteras es un buen lugar para comprender, sin necesidad de la fe, la que puedes guardar, si quieres, para asuntos íntimos, quizá emotivos, que nada tienen que ver con la investigación de la realidad.
    Un cordial saludo.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.