NeoFronteras

Un parásito induce a un insecto a suicidarse

Área: Biología — jueves, 8 de septiembre de 2005

Foto
El parásito abandona el cuerpo del saltamontes. Foto: VB Films

La naturaleza es muchas veces sorprendente y otras bastante cruel. En el caso del saltamontes “suicida” es ambas cosas a la vez y podría inspirar películas con personajes peores que Alien.
Los científicos han encontrado que un gusano parásito de los saltamontes introduce unas sustancias químicas en el anfitrión que le altera el sistema nervioso de tal modo que le obliga a cometer “suicidio” saltando al agua donde muere ahogado. Entonces el parásito sale del insecto para nadar en el agua y continuar con su ciclo vital.
El estudio ha sido llevado a cabo por un grupo de biólogos franceses dirigidos por David G. Biron y publicado en Proceedings of the Royal Society B. Han estudiado saltamontes ahogados en una piscina en el sur de Francia y afirman que el gusano provoca la muerte del insecto saboteando su sistema nervioso central consiguiendo manipular el comportamiento del saltamontes hasta provocar su muerte.
Durante largo tiempo se ha discutido si esto era premeditado o sólo un efecto secundario, ahora parece ser lo primero. Los saltamontes podrían adquirir el parásito al beber de aguas infectadas por larvas de los mencionados parásitos, después el gusano se desarrolla dentro del anfitrión, pero necesita volver al agua para completar su ciclo vital y reproducirse.
Cuando el insecto cae al agua, el gusano (Nematomorpha), que es de tres a cuatro veces más largo que el saltamontes, surge por atrás, abandonado el cuerpo que le ha alimentado y sale en busca de una pareja con la que reproducirse.
El equipo francés ha estudiado las proteínas producidas por ambos insectos para saber cómo el suicidio es inducido, averiguando que una de ellas producida por el parásito interfiere las señales químicas del cerebro del anfitrión debido a su similitud química.
Este mecanismo podría ser parecido al utilizado por otros parásitos como el gusano de una especia de berberecho que afecta a ciertas aves de Nueva Zelanda, o en el caso de la rabia, la enfermedad del sueño o la toxoplasmosis.
Estudios posteriores podrían marcar el camino para confeccionar fármacos contra este tipo de enfermedades.

Referencias:
Noticia en National Geographic.
Página web con vídeo.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

9 Comentarios

  1. Dr. Juan Antonio Montaño Hirose:

    El virus de la rabia no induce el suicidio de los animales rabiosos. Sin embargo, sí induce la muerte por apoptosis (suicidio celular).
    Dr. Juan Antonio Montaño-Hirose
    Profesor Investigador
    Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (México)
    Para saber más pinche aquí.

  2. Administrator:

    Muchas Gracias por la aclaración y por el enlace. Problamente el final del artículo quedó confuso por la brevedad.
    Obviamente la rabia no induce al suicidio al portador, al igual que la otras enfermedades infecciosas que se mencionan al final. Al parecer tienen en común la alteración del sistema nervioso de la victima por parte del agente infeccioso.

  3. alex pulgarin:

    ¿Se suicidan?

  4. luis richard hermosilla:

    Me pregunto en que países se ha visto esto. ¿Al beber agua contaminada una persona podría adquirir este parásito y le provocaría lo mismo que al saltamontes?

  5. NeoFronteras:

    No parasitan a las personas y desde luego tampoco les inducen al suicidio.

  6. juan ruben polo vico:

    Enhorabuena por su trabajo, alguien me puede especificar cómo me puedo dedicar a investigar con parásitos, soy estudiante de farmacia.

  7. NeoFronteras:

    Lo ideal es que termine la carrera con las mejores calificaciones posibles para así facilitar la obtención de una beca y una vez finalizada busque un grupo que investigue en el tema, esté en el sitio donde esté. Recuerde que la patria de un científico está donde está su ciencia.
    ¡Suerte!

  8. NeoFronteras:

    Por cierto se ha añadido un enlace a un vídeo bastante “espectacular” sobre este tema.

  9. Ana:

    Supongo que la similitud con la rabia la comentan debido a que la rabia produce agresividad en los infectados, de forma que se propicia su forma de transmisión, es decir, por la saliva del mordisco.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.