NeoFronteras

Y te tratarán como a una reina

Área: Etología — lunes, 9 de marzo de 2009

Explican cómo una oruga de mariposa consigue engañar a las hormigas para que la alimenten como si fuese una reina.

Foto

Esta es la historia de una mariposa, que en su etapa de oruga, consigue que se le trate como a una reina. Comienza con una mariposa hembra de una determinada especie (Maculinea rebeli) que pone un huevo sobre la flor de una planta. Una vez que el huevo eclosiona la oruga comienza su vida alimentándose de determinadas partes de la flor.
Cuando la oruga adquiere justo el tamaño adecuado se deja caer desde la flor hasta llegar al suelo. Una vez allí espera a que por ese lugar pasen hormigas de una especie en concreto. Si las hormigas aparecen la huelen. Todos sabemos el universo de olores en el que viven las hormigas, incluso se orientan usando el olfato. El olor de la oruga resulta grato a las hormigas y tratan de decidir si es una de ellas o si constituye un buen alimento. Gracias a este camuflaje químico la oruga consigue que las hormigas la transporten hasta el hormiguero. Una vez dentro de él se produce una discriminación más fina.
Si la oruga ha sido llevada al hormiguero incorrecto por unas hormigas de la especie equivocada entonces la matarán y se servirán de ella como comida. Si la especie es la adecuada (Mymrica schencki) entonces las hormigas tratarán a la oruga como si fuese la reina del hormiguero.
Los especialistas no podían explicar cómo la oruga conseguía engañar tan bien a las hormigas. El engaño químico explicaba el que llegara al hormiguero sana y salva, pero no que las hormigas la alimentaran, incluso de manera preferentes sobre su propia descendencia (las obreras son estériles, pero comparten muchos genes con las crías a las que cuidan).

Foto
Obreras cuidando de la oruga de la mariposa. Foto: Jeremy Thomas.

Jeremy Thomas, de la Universidad de Oxford, ha demostrado precisamente que el engaño final se produce gracias a la utilización de sonidos por parte de la oruga que imitan los que produce la reina de las hormigas de esta especie.
La idea le vino a este investigador cuando hace 15 años trataba de grabar la estridulación (sonido que producen algunos insectos al frotar ciertas partes de sus cuerpos con otras) entre las hormigas obreras y estas orugas, notando similitudes con la llamada de la reina de las hormigas de ciertas especies. Se dio cuenta de que estas señales sonoras podrían explicar sus observaciones de que algunas veces las hormigas obreras trataban a estas orugas como si fuesen reinas, quizás debido que las emisiones químicas y comportamiento que imitaban los de la reina.
Sin embargo, esto fue una década antes de que los equipos de sonido fueran lo suficientemente sofisticados como para probar o refutar la teoría. Consiguió demostrar esta idea más tarde, cuando reprodujo sobre las obreras de un hormiguero el sonido pregrabado de una oruga supuestamente imitando a la reina. Las obreras permanecieron en guardia durante horas: quietas, con sus antenas en alto y sus mandíbulas abiertas. Si alguno se acercaba sería atacado. Es decir, el sonido hace que las obreras protejan y cuiden a la oruga porque creen que ésta es su reina.
Esto fue posible gracias a la miniaturización electrónica, especialmente de micrófonos y altavoces a la escala de las hormigas, que permiten grabar y reproducir los sonidos de todos los personajes de esta historia (escuchar enlaces).
Se ha descubierto recientemente que dentro del hormiguero diferentes miembros de la sociedad producen diferentes sonidos, y que los demás reaccionan de distinta manera al oírlos. Así por ejemplo, la reina de cada especie producen diferentes sonidos. Algo que se puede comprobar al reproducirlos con un equipo de sonido y comprobar que las hormigas obreras reaccionan de distinta manera cuando oyen el sonido de la reina de su especie. Esto explicaría el fracaso de la oruga cuando da con el hormiguero de la especie equivocada, pues en este caso no sabe imitar a reina local de esa otra especie y muere.
Es curiosa la comparación entre el sonido producido por la reina de las hormigas y el producido por su imitadora, pues suenan distintos al oído humano. Pero el “oído” de las hormigas es muy distinto y su percepción de la realidad sonora también. Detectan el sonido a través de sus patas y no como lo hacemos nosotros. El sonido tiene muchas componentes, pero las hormigas sólo se fijan en ciertas partes de él. Reaccionan, por ejemplo, a la frecuencia dominante, o a la frecuencia de repetición del pulso sonoro. Según una analogía que utiliza Thomas, es como tener varios instrumentos musicales distintos como un violín, una tuba y un trombón tocando el mismo tono, las hormigas sólo reconocerían un tono en concreto. Como las hormigas sólo reaccionan a estas partes del sonido, a la oruga le basta con imitar sólo esas componentes, mientras que las demás pueden ser distintas.
Pero si la especie es la adecuada el engaño llega a ser total. Una vez reconocida la invasora como una reina las obreras la transportan a una cámara especial y allí la alimentan.
La oruga puede además adaptarse a las circunstancias. Si hay muchos recursos no necesita imitar muy bien a la reina para conseguir que la alimenten. Pero en épocas de escasez se esmera mucho más en la imitación, consiguiendo ventaja alimenticia incluso a costa de las larvas de las hormigas. Y no sólo respecto a la comida que comparten, sino a que las hormigas llegan a alimentar a la oruga con sus propias larvas y pupas. Esto se explica porque las hormigas, en épocas de mucho hambre y estrés, tienen la política de comerse a sus propias crías por el bien de la colonia.
Las hormigas alimentan a la oruga durante dos años hasta que la oruga es 100 veces más grande que una hormiga. Entonces la oruga se transforma en crisálida, e incluso en esa fase sigue engañando a las hormigas con señales acústicas. Finalmente del hormiguero emerge una mariposa adulta que sube hasta una planta desde donde emprende el vuelo por primera vez como una mariposa más.
Aquí empieza un nuevo ciclo y termina nuestra historia, pero no sin antes recordar que las especies biológicas están interrelacionadas y que la desaparición de una especie puede significar la desaparición de otras. Maculinea rebeli es una pequeña maravilla de la evolución y una especie en peligro de extinción. Es necesaria la comprensión de todo este mecanismo de engaño y explotación, cruel a nuestros ojos, si queremos que no desaparezca para siempre. Ojalá no lo haga; algunos, que de pequeños atrapamos con el típico cazamariposas casero algún ejemplar de este lepidóptero bajo los rayos inmisericordes del sol de verano, echaríamos de menos el vibrante color azul metalizado, casi eléctrico, de sus alas y los enigmáticos lunares de su envés. Era una deliciosa aventura observarlas a través de la lente de un microscopio de juguete, toda una inmersión en un increíble, profundo y desconocido microcosmos. No debemos de privar de este goce a los niños del futuro, y mucho menos ahora que sabemos cómo es su compleja y sorprendente vida.

Fuentes y referencias:
Noticia en la Universidad de Oxford
Podcast con entrevista al investigador en mp3 (en inglés).
Noticia en ScienceNews.
Artículo original (resumen).
Sonidos de la oruga y la reina (sólo en algunos navegadores).
Sonido de reina falso producido por la oruga (mp3).
Sonido de reina falso producido por la pupa (mp3).
Sonido producido por las obreras (mp3).
Sonido producido por la reina (mp3).
Foto cabecera: Maculinea rebeli por Jeremy Thomas.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

10 Comentarios

  1. radek:

    ¿Cómo hace una mariposa con toda su fragilidad para escaparse de un hormiguero?

  2. Ramonmo:

    La interrelación ecológica entre especies queda muy bien reflejada por otra especie de mariposa pariente de la del artículo, Maculinea arion. Tiene una forma de vida similar a M. rebeli y también está en peligro de extinción. Al constatarlo los ingleses protegieron las zonas en las que vivía, lo que incluyó limitar el pastoreo tradicional. Pero vieron que, al hacerlo, la población de Maculinea decrecía aún más rápido. Resultó que la actividad pastoril era necesaria para mantener la vegetación de la zona “al gusto” de la especie de hormiga de la que la mariposa depende. Sin ovejas las hormigas desaparecían y, con ellas, la M. arion.

    Un saludo.

  3. NeoFronteras:

    Estimado radek:
    Eso no se aclara en la nota de prensa, pero si se las ha apañado para engañar a las hormigas hasta entonces no parece difícil que lo siga haciendo. En cuanto al tamaño, ser 100 veces mayor en volumen que las hormigas no es un inconveniente para poder salir por las galerías, ya que tiene un grosor adecuado.

  4. NeoFronteras:

    Estimado Ramonmo:
    Eso de las relaciones interespecíficas es algo que los negacionistas del cambio climático y otros entes no comprenden.
    Habría que garantizar una representación paritaria en los partidos políticos para que hubiera un mínimo de personas con formación científica.

  5. Ramonmo:

    ¿Representación paritaria de científicos en los partidos políticos?
    ¿Representantes de una actividad intrínsecamente honrada, que se basa en la objetividad, que rechaza los dogmas y que no teme cambiar de opinión… metidos en política?
    No lo veo ;-)

    Saludos.

  6. lluís:

    Ni lo ve Ramonmo, ni lo veo yo. Por cierto, ya hay algunos científicos en determinados partidos. Pero parece que cuando se dedican a la política, al menos en algunos casos, se olvidan de la ciencia. Por otro lado cada vez que leo este tipo de estudios, me pregunto si eso de “pensar” es patrimonio exclusivo de los humanos, o si por contra no tenemos una definición clara sobre en qué consiste “pensar”. En este caso concreto parece como si esa oruga supiera que debe emitir un determinado sonido para engañar a sus potenciales enemigas.

  7. Damian:

    Me surge una pregunta: ¿Qué ocurre con la verdadera reina de las hormigas?

  8. NeoFronteras:

    Las hormigas no saben contar, así que la reina original estará a salvo. Las obreras funcionan instintivamente dando de comer a lo creen que es la reina. Dos años sin reina sería catastrófico para el hormiguero y la mariposa necesita que siga habiendo hormigueros sanos y disponibles, no gana nada eliminando a la reina.

  9. NeoFronteras:

    Estimado lluís:
    Quizás tenga razón y no haya una buena definición o definiciones de inteligencia o pensamiento. Quizás para inteligencia humana valdría esta:
    Dícese de la habilidad cognitiva que tienen los científicos y que se pierde cuando pasan a formar parte de sistemas dogmáticos como los partidos políticos.

    Las pobres hormigas funcionan instintivamente pero procesan información. En el mundo biológico hay toda una gradación en la calidad de este proceso, que en algún punto adquiere la complejidad necesaria como para llamarlo inteligencia.

  10. tomás:

    Al 1 de radek: Creo que las alas de las mariposas, al principio, están plegadas alrededor del cuerpo, son elásticas, suaves e incluso tienen una cierta lubricación. Todo ello lo necesitan incluso para salir del capullo. Es de razón que si esto ya lo tienen las que no precisan salir de un hormiguero, la que aquí nos ocupa es de suponer que tendrá estas facultades más adaptadas a su necesidad. Una vez en el exterior, al exponerse al sol y el aire, realizan movimientos que propician el secado de las alas, su extensión y endurecimiento.
    Un saludo cordial.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.