NeoFronteras

Un cambio climático desastroso puede llegar sin avisar

Área: Medio ambiente — lunes, 15 de febrero de 2010

Según un estudio los cambios climáticos dramáticos pueden aparecer súbitamente sin que medie ninguna señal de alarma previa y habiéndose cruzado el punto de retorno.

Foto
Área cubierta por el hielo en septiembre de 2009 comparada con el promedio de septiembre entre 1979 y 2000 (línea magenta). Fuente: U.S. National Snow and Ice Data Center/map.

Un estudio de la Universidad de California en Davis dice que es más difícil de lo que se creía predecir cuándo se producirá un rápido cambio en los sistemas naturales de la Tierra. Esto representa una preocupación para los científicos que tratan de identificar los momentos claves del cambio que harán que el clima terrestre cambie súbitamente y se produzca un desastre a nivel global.
El ecólogo Alan Hastings dice que muchos científicos están buscando signos de alarma que anuncien cambios súbitos en los ecosistemas naturales en la esperanza de solucionar el problema o prepararse para él. “Nuestro estudio encuentra, desafortunadamente, que el régimen de cambio con potenciales grandes consecuencias puede ocurrir sin aviso ninguno”, dice. “Esto significa que algunos efectos del cambio climático sobre los ecosistemas sólo se pueden ver una vez que los efectos son dramáticos. El retorno del sistema hacia un estado deseable será difícil, si no imposible”.
El estudio de Hastings y Derin B. Wysham se centra en modelos ecológicos, pero sus hallazgos pueden ser aplicables a otros sistemas complejos, especialmente aquellos relacionados con la dinámica humana, como la explotación de recursos pesqueros o la dinámica de los mercados financieros.
Este investigador es uno de los expertos mundiales en el uso de modelos matemáticos para entender los sistemas naturales. Sus actuales estudios van desde la investigación de la dinámica de las poblaciones de salmón y bacalao al modelado de la respuesta de plantas y animales en respuesta al cambio climático global.
La mayoría de los científicos están de acuerdo en que el cambio climático está causando ya efectos medioambientales, tales como cambios en la frecuencia e intensidad en las precipitaciones, sequías, olas de calor, incendios forestales, aumento del nivel del mar, menor suministro de agua en regiones áridas, mayor cantidad de plagas que afectan los cultivos y bosques o expansión de patógenos tropicales que afectan a humanos hacia otras zonas.
Temen que lo peor esté por llegar. El asesor presidencial John Holdren (no implicado en este estudio) afirmó recientemente que los científicos temen los momentos clave de cambio, umbrales más allá de los cuales un aumento pequeño adicional de la temperatura media u otra variable climática dé como resultado un cambio dramático que afecte al sistema climático.
Entre estos puntos clave Holdren lista los siguientes:

– La desaparición completa de hielo del Océano Ártico en verano, que pueda dar lugar a un cambio profundo en la circulación oceánica y patrones climáticos a lo largo de todo el hemisferio Norte.
– La aceleración en la pérdida de hielo en Groenlandia y la Antártida que conduzca a un cambio en el ritmo de aumento del nivel del mar por encima de 2 metros por siglo.
– La acidificación de los océanos debida a la absorción de dióxido de carbono, que produciría una perturbación masiva en las redes de tróficas oceánicas.

El resultado es alarmante e invita a la reflexión, sobre todo si nos fijamos en la aplicación de este tipo de modelos a los mercados. La explosión en cadena de las burbujas inmobiliarias a lo largo del mundo y el efecto dominó económico que ha hecho caer una economía tras otra sin previo aviso, nos recuerda a aquellos que con modelos similares predecían que en algún momento eso iba a pasar, aunque no pudieran decir exactamente cuándo. A esos físicos y economistas se les hizo el mismo caso que el que se hace a los actuales climatólogos y ecólogos: casi ninguno.
Al igual que la actual crisis ha sorprendido a muchos, el punto de no retorno en el clima mundial también pillará por sorpresa a más de uno, que dirá: “¿ahora?, ¿no iba a ser dentro de un siglo?”

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3008

Fuentes y referencias:
Nota de prensa de UC Davis.
Artículo original (resumen).

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

9 Comentarios

  1. Antonio:

    Muy interesante, el artículo. De todas formas, creo que no deberíais recomendar la descarga del diccionario y corrector ortográfico a la vez que, unas líneas más arriba se aprecia esta garrafal falta de ortografía:
    “Al igual que la actual crisis a sorprendido a muchos, el punto de retorno en el clima mundial también pillará por sorpresa a más de uno…”

  2. Doritos:

    Esto es fantástico, resulta que llega sin avisar y nos dicen de hacer caso a los calentólogos. ¿De dónde sacan sus avisos? ¿de una conexión telepática con Gaia?

    Lo mejor es que se hable de esos economistas que avisaron de la crisis financiera. Precisamente esos son los que han avisado del brutal intervencionismo del estado y los poderes públicos como responsables necesarios en el desastre. Y es a esos mismos poderes públicos a los que se pide intervención para parar una catástrofe de la que, se reconoce, si llega lo hará sin avisar.

    Si estamos a las puertas de un cambio de clima, lo último que hay que hacer es dejar que intervengan las mismas instituciones incompetentes que manipularon el sistema financiero. Por ejemplo, al presidente más antinuclear y superverde, el de los 4,5 millones de parados no se le puede pedir que meta mano en nada importante, menos si nos afecta a todos.

  3. Pepe:

    “El resultado es alarmante e invita a la reflexión…”

    Creo que el panorama actual invita a algo mas que reflexionar, para eso ya “se nos ha pasado el arroz” :(

  4. tomás:

    Es lo que tienen los sistemas caóticos. Si el clima no lo fuese tanto ¿como pudieron darse las glaciaciones, las extinciones masivas y todas esas eventualidades con que nos ilustra la paleoclimatología?
    Una simple molécula de agua, perniciosa y malintencionada hace reventar una presa. Quizá fuera una molécula muy grande.
    Antes -no sé si ahora- existía la “teoría del punto gordo”,que permitía que por él pasasen varias rectas paralelas. ¡Y no era preciso salirse de la geometría euclidiana! Con esto del clima pasa algo similar: un pronósticado calentamiento global nos llevará a una edad de hielo antes de lo previsto, aunque la retrase. Parece incongruente y posiblemente lo sea pero es que, para mí, el calentamiento, siendo un gravísimo problema, es el menor de los que nos esperan.
    Cuestión de optimismo.

  5. tomás:

    Estimado Neo: Sé que tenéis mucho trabajo, pero ¿tanto cuesta poner una h, que ni siquiera suena, en el “…h-a sorprendido…” que señala Antonio? Está en el último párrafo.
    Mirad qué feo queda: Hun saludo.

  6. NeoFronteras:

    Un error de ese calibre sólo ha sucedido una vez en 1800 artículos, aunque no es excusa para no haberlo corregido antes y haber dado las gracias a Antonio.

  7. tomás:

    Y yo a ti. En efecto, mi modesta opinión es que la ortografía es perfecta.
    Un afectuoso saludo.

  8. NeoFronteras:

    Muchas gracias, estimado Tomás.

  9. Juan Díaz:

    Respecto a la crisis económica global, permanente, cumple la tesis marxista, nos guste o no, sobre que el trabajo debe ser el valor, y no el capital, sino no el super-imperialismo colapsará.
    En cuanto al cambio climático, la tierra tiene tres movimientos, rotación, translación y pulso geológico, este último asociado a los megasismos como el sufrido acá en Chile central.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.