NeoFronteras

Origen del metano de hace 40.000 años

Área: Geología — Jueves, 1 de Julio de 2010

El cambio climático de hace 40.000 años liberó metano procedente de las tierras pantanosas de altas latitudes.

Foto

Ahora que estamos inmersos en un cambio climático causado por el ser humano podemos, una vez más, echar la vista atrás en el tiempo y extraer lecciones del pasado, aunque al final no hagamos ningún caso.
Hay dos efectos que pueden hacer (harán) que el presente estado de calentamiento global se acelere súbitamente. Uno sería (será) la liberación de metano por los clatratos marinos debido al propio calentamiento y otro la liberación de ese mismo gas por parte del permafrost ártico. El metano es un potente gas de efecto invernadero y, una vez en la atmósfera, aceleraría el calentamiento hasta alcanzar un punto de equilibrio (y de no retorno) nuevo en el que las temperaturas mundiales fueran más altas.
Hace 40.000 años se produjo un cambio climático debido precisamente a una mayor concentración de metano en la atmósfera terrestre. Se sospechaba que el culpable eran los clatratos marinos, pero al final ha resultado que no. Según un nuevo estudio el origen hay que ponerlo en las tierras húmedas o pantanos a altas latitudes del hemisferio Norte.
El estudio ha sido realizado por investigadores de la Universidad de Berna, del Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina y finalmente de la Asociación Helmholtz.
Las medidas en los testigos de hielo mostraban que la concentración de metano atmosférico cambió drásticamente en paralelo a un cambio climático durante la última edad del hielo. Estos cambios climáticos, denominados evento Dansgaard-Oeschger, estaban caracterizados por un brusco calentamiento y un aumento del metano atmosférico. Sin embargo, no estaba claro si el cambio climático libero el metano o si fue la liberación del metano la que causó el calentamiento.
Ahora estos investigadores concluyen en Science que la concentración de metano aumentó debido a una liberación de este gas por parte de las tierras húmedas. Estas fuentes de metano produjeron metano, especialmente a altas latitudes del norte y en respuesta a un calentamiento. Además, demuestran que el origen no estuvo en los clatratos marinos.
En este estudio se ha utilizado una técnica novedosa basada el la huella isotópica. El metano natural tiene en una proporción muy pequeña un neutrón más en el carbono que hacen más pesada a algunas de sus moléculas. El metano procedente de las tierras pantanosas tiene unas pocas menos moléculas pesadas en comparación con el metano procedente de los clatratos oceánicos. El análisis de esta proporción en el metano de esa época contenido en los testigos de hielo permitió a este equipo de investigadores llegar a sus conclusiones.
Los científicos advierten que la situación climática de hace 40.000 años no es comparable con la actual evolución climática. “Nuestro estudio refleja condiciones climáticas naturales durante la edad de hielo, mucho tiempo antes de que el ser humano afectara el clima global mediante la emisión de gases de efecto invernadero. En la actualidad, se emite dióxido de carbono y metano adicionales a la atmósfera por la actividad humana que son la principal causa del cambio climático observado”.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3180

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Artículo original.
Foto cabecera: simulación de la temperatura superficial durante el evento Dansgaard-Oeschger. CGD.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

2 Comentarios

  1. tomás:

    Estimado Neo:
    Yo los conocía por clatratos, con su etimología latina según Wikipedia, pero ocasionalmente recuerdo haber leído también claratos. ¿Es lo mismo? ¿Qué es más correcto?
    También quiero apuntar que el mapa parece poner el lugar de mayor emisión -supongo el amarillo- en el Ártico, lo que no concuerda con el artículo.
    Un cordial y siempre puntilloso saludo -perdón por ello-.

  2. NeoFronteras:

    Estimado tomás:
    El término “claratos” proviene del término en inglés “clarates”. Hace unos años nadie oía hablar de este tema y no había prácticamente nada escrito sobre el tema en español (la ciencia se hace en inglés). Con el tiempo se ha popularizado y con ello se habrá difundido el término “clatratos”, que supuestamente es más “latino”, pero que en inglés es “clathrates”. Dudo que ninguno de ellos esté en el DRAE, pero en todo caso ambos suenan igual de mal.
    Aquí se optó hace años (2005) por “claratos” (cuando no parecía que hubiese otro término) y se ha mantenido desde entonces, aunque si “clatratos” se impone se podría utilizar éste último.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.