NeoFronteras

En Groenlandia la retirada de los glaciares se acelera

Área: Medio ambiente — Jueves, 17 de Noviembre de 2005

Foto
Fotos satélite donde se ve la retirada de los glaciares en Groenlandia. Foto: Arctic Impacts of Arctic Warming, Cambridge Press.

Una vez más nuevos datos preocupantes sobre el ártico se publican en la literatura especializada. El derretimiento estacional de la capa de hielo glaciar en Groenlandia se viene observando desde satélite desde 1979 y parece que no muestra signos de disminución. La zona de derretimiento ha estado expandiéndose hacia el interior desde entonces. El borde está ya a unos ocho kilómetros de donde estaba hace años. La velocidad de este proceso parece además estar aumentando.
Este hielo que está sobre tierra contribuye al aumento del nivel del océano a escala global a un ritmo más rápido de lo esperado según los nuevos estudios. El estudio se publicará este mes en Geophysical Research Letters.
Este estudio se centra en el glaciar Helheim, que es el mayor de Groenlandia. Según Slawek Tulaczyk de University of California en Santa Cruz esto es debido al aumento de la temperatura del aire y del mar.
La capa de hielo de Groenlandia contiene suficiente agua como aumentar el nivel de los océanos en 3 o 4 metros en caso que se derrita totalmente.
Aunque no se llegue a derretir todo el hielo, incluso cuando sólo se derrita una parte, puede ser suficiente como para cambiar el patrón de circulación del agua en en Atlántico Norte y producir inundaciones en áreas costeras.
Ian Howat, el otro coautor del artículo, dice que este resultado tiene gran importancia en los modelos de predicción de clima. Según él en todo caso es importante tener en cuenta la intercorrelación de todos los factores: circulación oceánica, gases de efecto invernadero, etc. No se puede tratar en los modelos la capa de hielo como un cubo de hielo aislado de todo que se derrite por el efecto invernadero.
Los investigadores han estudiado imágenes de satélite para estudiar como el glaciar Helheim retrocede. Las fotos muestran que antes de 1970 el glaciar era estable. Pero en 2001 ha empezado a retroceder muy rápidamente. Desde entonces ha retrocedido más de siete kilómetros. Lo peor es que parece que el proceso se está acelerando, pasando de poco más de veinte metros diarios a más de cuarenta.
El glaciar, que nace en tierra firme, desemboca en el mar donde descarga varios kilómetros de hielo al año. En la desembocadura el hielo flota si la profundidad es suficiente o bien se apoya sobre el fondo en caso contrario. Este caso último caso permanece así en un frágil equilibrio entre el grosor del hielo y la profundidad del agua por un tiempo prolongado.
La temperatura en el ártico ha aumentado más de tres grados centígrados en la pasada década. Si el grosor del glaciar cae por debajo de cierto valor crítico el hielo entonces flota y desaparece en seguida. Lo mismo ocurre si aumenta el nivel del agua. El cambio climático esta introduciendo este factor de desequilibrio que además se retroalimenta. Según los autores el punto de no retorno parece haberse alcanzado en algunos casos en los últimos años. Muestran además varios efectos físicos que están aumentando este efecto.
Estudios recientes muestran que este efecto está pasando en otras zonas de Groenlandia, por ejemplo en el glaciar Jakobshavn Isbrae.
La meta de estos investigadores es convencer a los que hacen modelos de clima para que incorporen estos nuevos efectos que aceleran la fusión del hielo glaciar ártico.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

1 Comentario

  1. victor:

    Creo que es un problema muy grave para todos.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.