NeoFronteras

Cuervos y efecto Arquímedes

Área: Etología — domingo, 30 de marzo de 2014

Una especie de córvido posee una sofisticada, pero incompleta, comprensión de las propiedades causales en el desplazamiento del nivel de agua que le permite rivalizar con la de un niño de 5 a 7 años.

Foto

Nueva Caledonia no es solamente el lugar de donde es nativa la planta con flores más antigua del mundo, sino que además es la patria de unos córvidos muy inteligentes.
Corvus moneduloides es una especie conocida por su inteligencia y capacidad de innovación, pues es la única especie no primate capaz de usar herramientas tales como ganchos o palitos. Son capaces de aprender muy rápidamente, aunque al parecer no todos los individuos son igual de capaces. Estos córvidos también han demostrado capacidades sorprendentes sobre cómo planear acciones futuras o en el reconocimiento de rostros humanos.
Ahora se ha mostrado que estos cuervos consiguen deducir el desplazamiento que un objeto sumergido provoca en el nivel de agua contenida en un tubo. Confirman así que la fábula de Esopo al respecto no es puramente una ficción literaria. Estos animales se suman, por tanto, a otros pájaros que también entienden el desplazamiento del agua por efecto Arquímedes y a los chimpancés y orangutanes.
Sarah Jelbert (University of Auckland) y sus colaboradores idearon un experimento muy bonito para poner de manifiesto este comportamiento etológico de los cuervos de Nueva Caledonia. El experimento se realizó con 6 cuervos silvestres a los que se entrenó previamente durante un muy corto espacio de tiempo. Pusieron unas piezas de carne sobre unos flotadores dentro de unos tubos que contenían agua. Este cebo estaba fuera de su alcance, pero subiendo el nivel del agua sí lo estaría. Así que dejaron a su alcance diversos objetos que ayudarían (como piedrecillas) o no ayudaría tanto en ese sentido (objetos flotantes o huecos) al ser sumergidos.
Los cuervos dedujeron que los objetos pesados podían usarse para resolver el problema e incluso usaron los tubos que permitían conseguir la comida lo antes posible por tener un nivel de agua más alto. Los cuervos completaron 4 de 6 desplazamientos de agua. Preferían además objetos sólidos a objetos huecos y objetos que se hundían frente a los que flotaban.
Sin embargo, los cuervos fallaron a la hora de resolver tareas más complejas que requerían entender el efecto de la anchura de los tubos o el efecto de los vasos comunicantes en tubos en forma de u.
En resumidas cuentas, y según los investigadores, estos pájaros poseen una sofisticada, pero incompleta, comprensión de las propiedades causales en el despeamiento del nivel de agua que les permite rivalizar con la un niño de 5 a 7 años.
Comprender la relación de causa-efecto es clave en el proceso cognitivo humano. Analizar la extensión de esta capacidad a animales no humanos, pese a no estar bien comprendida, puede ayudar a estudiar este aspecto tan interesante de la mente.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4394

Fuentes y referencias:
Artículo original.
Foto: Sarah Jelbert; CC-BY.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

5 Comentarios

  1. David:

    Pues es interesante esto. Hace algo de tiempo, estaba leyendo algo, sobre la oca de tolouse, y decían que, Son animales inteligentes y solidarios, aunque no sean tan inteligente como los córvidos, parecen serlo a su manera:

    – Cuando un ganso enferma, sus dos compañeros de la formación, lo siguen para ayudarlo y protegerlo, hasta que se cure o muera. Solo entonces vuelven a la bandada.

    – Cuando el líder se cansa, pasa al puesto de atrás y otro ganso toma su lugar.

    -Los gansos que van detrás, cantan para estimular a los que van delante.

    La variante doméstica del Ganso gris no es capaz de volar.

    Los gansos defenden el territorio, imitando el sonido de una serpiente.

    Además, parece que admiran la belleza de las flores, y que cuando les pones música instrumental, comen más relajados. En un programa de televisión, salía un hombre tocando una zanfonía, con las aves de corral comiendo más tranquilas, y explicando esto.

    También se ha visto, que un ganso cuida de un perro ciego http://www.schnauzi.com/un-ganso-cuida-de-un-perro-ciego/

    Claro que también se ha observado que un ciervo ayuda a cuidar el nido de un ganso http://www.schnauzi.com/ciervo-ayuda-a-cuidar-nido-de-ganso/

    Todo esto, me hace poner en duda La filosofía de Félix Rodríguez de la Fuente , que parte de una visión de la vida según la cual los seres vivos, mediante la evolución, se perfeccionan, embellecen y adaptan. Pero no incluye necesariamente al ser humano moderno, pues Félix cree que el hombre ideal y feliz es el de la cultura de los cazadores superiores del Magdaleniense -paleolítico superior, de hace 15.000 años, que pintaron la cueva de Altamira– dotado ecológica, artística, biológica e incluso comunitaria y culturalmente, en armonía con la naturaleza que le da todo y de la que es parte. “, según explica Wikipedia sobre este hombre.

    Cosas como esta nota de prensa sobre los córvidos, o las ocas o gansos, parecen mostrarnos que no hemos sido creado aparte, y que no somos tan especiales y diferentes a los demás animales que habitan la Tierra con nosotros.

    Además, parece que las aves son dinosaurios en pequeñito, que no se extinguieron todos, como creía.

    También había leído hace tiempo, que La urraca Pica pica, un ave de las familia de los córvidos (al igual que los cuervos, las cornejas o los grajos), demuestra ser tan lista como los monos y los delfines .

    Y que Pocas especies capaces, debido a que desde una perspectiva evolutiva, la capacidad de auto reconocimiento carece de importancia, puesto que no es necesaria para sobrevivir. La importancia del test del espejo radicaría, en realidad, en que permite comprender la percepción que tienen los animales de sí mismos con respecto a su medio y a sus iguales.

    http://www.tendencias21.net/La-urraca-demuestra-ser-tan-lista-como-los-monos-y-los-delfines_a2506.html

    Bueno, yo ya me voy. Un saludo a tod@s.

  2. Petrus:

    En una ocasión leí un artículo sobre la capacidad de contar y obrar en consecuencia de los cuervos comunes ( el experimento era en UK). Al parecer un cuervo asaltaba la cocina de un ornitólogo pero solo cuando éste salía o cuando no había nadie en ella . Idearon engañar al ave entrando dos y saliendo uno, pero el pájaro no entró. Entraron tres y salieron uno o dos , pero tampoco entró… Así hasta entrar cinco y salir cuatro, pero a partir de ese número el ave ya no controlaba la situación y entraba y salía al azar, como si su capacidad de control se agotara en el cinco. Por otra parte, observando a mis canarias en el nido cuando les cambiaba algún huevo por otro artificial, era todo un poema, por la atención con que parecían observar el conjunto ( solían ser tres o cuatro huevos como máximo) antes de admitir o rechazar las tareas de incubación. Listos pero limitados, bastante limitados. Menos mal.

  3. tomás:

    Estimado David:
    Haces alguna afirmación que es discutible:
    “… parece que admiran la belleza de las flores…”. Para afirmar esto es preciso que el observador tenga el mismo criterio -o muy similar- que el ganso observado, lo que considero dudoso, así que habría que diseñar una experiencia que evaluase tal cosa.
    Luego, refiriéndote al muy admirado y recordado F. Rodriguez de la Fuente con cuya obra escrita y televisiva enseñé a mis hijos tanto zoología como -aprovechando la cosa- geografía, le atribuyes haber opinado que los “seres vivos, mediante la evolución, se perfeccionan, embellecen y adaptan”. No hay que fiarse al 100% de Wikipedia. No puedo confirmar si manifestó eso o no, pero el sentido común, negaría lo de “embellecerse”, pues eso depende de quien lo mire e incluso de si alguna especie que no sea la nuestra tiene alguna idea de qué es la belleza, pondría algún interrogante a “perfeccionarse”, pues también parece subjetivo o incluso finalista. Perfeccionarse, ¿respecto a qué? Solo admitiría sin dudar la adaptación.

    Por otra parte los envíos que haces son sólo fotografías que no demuestran nada. Puedes creerlos o no; son muy opinables.

    En cuanto a F. Rodriguez de la Fuente siempre le he admirado. También Wikipedia me parece una gran idea, lo que no implica abandonar el espíritu crítico. Quizá debiera haber alguna supervisión. He leído recientemente un artículo en el que, incluido en el texto, alguien había puesto algo así: “no fiarse de esto; aquí puede escribir cualquiera” (no es literal, sino que lo recuerdo). Claro, eso demostraba que aquel irresponsable era uno de esos impresentables “cualquiera”, y no uno de los que se toma el serio trabajo de informar sobre algo con la asistencia de su mejor saber.
    Saludos cordiales.

  4. amparo:

    Hola.
    ¿Y son más inteligentes los delfines o los chimpancés?

  5. tomás:

    Estimada “amparo”:
    Primero habría que definir qué entendemos por inteligencia. Al respecto tengo mi particular opinión que se resumiría en que es un conjunto de facultades que, con diversas proporciones según cada individuo, le facultan para: Comprender, aprender, resolver, abstraer, relacionar, recordar, prever, planear y adaptarse. Posiblemente me olvido de alguna -quizá olvidar algo sea positivo-.
    Y, a lo que tu preguntas, parece ser que el delfín es el campeón; incluso algunos lo creen superior a los sapiens pero que están en desventaja por no tener manos.
    En mi opinión sólo podemos comparar una vez se hayan encontrado facultades comunes, y únicamente podríamos referirnos a ellas.
    ¿Qué cosas comunes podemos encontrar, de las que he citado, entre delfines y chimpancés? Creo que bastantes, pero no soy etólogo y menos psicoetólogo o neuroetólogo. Así que nada más puedo decirte, salvo que no podemos presentar a ambos las mismas cuestiones, y menos mediadas por nuestras capacidades y cultura. Es decir, que habría que adaptar cada examen a su distinto medio y entonces la comparación se dificulta.
    Por si te sirve de algo, el coeficiente de encefalización, que algo dice -pero no todo en mi opinión- del ser humano es alrededor del 7´5, el de los delfines más estudiosos 4 y el de los chimpancés más gamberros anda por los 2,3.
    Cordiales saludos.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.