NeoFronteras

Una filtración apunta a que los modos-B detectados por BICEP2 se deben al polvo

Área: Espacio — viernes, 30 de enero de 2015

La colaboración entre Planck/ BICEP2/Keck parece haber llegado a la conclusión de que los modos-B detectados el año pasado por BICEP2 no son atribuibles a la inflación, sino al polvo galáctico.

Foto

Todos ya sabemos a estas alturas el revuelo que se armó a raíz del posible descubrimiento de los modos-B por parte del telescopio antártico BICEP2. Significaba una prueba a favor, de las ondas gravitatorias primordiales, de la inflación cósmica (al menos de algunos modelos) e, indirectamente, del multiverso.
Estos modos-B son configuraciones especiales de la luz polarizada del fondo cósmico de microondas (FCM). El problema era extraer esos modos del resto del FCM y de las posibles alteraciones que el polvo de nuestra galaxia pudiera introducir en la señal, pues, lo queramos o no, siempre observamos desde dentro de nuestra galaxia.
El equipo de BICEP2 apuntó a una región del cielo que creían libre de polvo y creían, además, que habían reducido bien los datos de tal modo que el efecto del polvo no influía en la conclusión: modos-B de origen cosmológicos inducidos por las ondas gravitatorias generadas al poco de darse el Big Bang durante la inflación cosmológica.
Afirmaciones extraordinarias requieren de pruebas extraordinarias y la comunidad científica sospechaba que quizás no todo fuera tan perfecto (to good to be true). Se aludió a que el efecto del polvo podría ser mucho mayor de lo pensado y algunos estudios preliminares así lo apuntaban.
Desde entonces el equipo de BICEP2 ha estado trabajando con los de Planck (un radiotelescopio orbital que observa el FCM) para aclarar la situación. También se unieron a la colaboración unos astrofísicos de Keck trabajando con datos a 150 GHz con 5 instrumentos tipo BICEP2 y con 2 a 100 GHz.
Como ya sabemos la mejor manera de ir eliminando el efecto del polco es observar el FCM a varias frecuencias distintas, pues BICEP2 sólo observaba en una.
Se esperaba la conclusión el pasado otoño, pero no pasó nada y desde entonces no se ha oído ni publicado nada. Ahora, una filtración de una nota de prensa en francés del servidor de los colaboradores franceses parece indicar que todo se debió al polvo. Quitaron la nota, pero se ha podido ir recuperando del caché de Google, pero ahora ya no es accesible. Se espera que muy pronto haya un comunicado oficial.
El parámetro r que mide la intensidad del efecto, y que se estimo entre 0.16 y 0.2 en un principio, ha bajado, según esta nota de prensa, a menos de 0.13. Esto no significa que el efecto no exista, sino que no se puede calificar como un descubrimiento y, en todo caso, de existir que está muy enmascarado por el polvo.
De momento sólo parece que hay reacciones por parte de algunos cosmólogos en twitter. Al parecer están decepcionados.
El resultado parece más bien venir de contrastar los datos de Keck con los de BICEP-2 y no con los de Planck. Parece que los chicos de Planck no van publicar los datos a 100 GHz y 143 GHz en 2015 y que ¡habrá que esperar a 2016 para ello!
En se está instalado o se ha instalado ya, también en el Polo Sur, el BICEP3, que tomará datos entre 2015 y 2017. Quizás nos aclare la situación.
De todos modos, hay que ser cautos en todo esto, pues no hay de momento artículo ni nota de prensa alguna, sólo demasiados rumores.

Actualización:
El finalmente rtículo de BICEP2/Keck/Planck publicado no aporta gran cosa. El nuevo análisis proporciona un valor de r = 0,048 ∓ 0,035 y no permite asegurar que r sea mayor que cero. Es la misma situación que hace unos meses y la señal de BICEP podría ser debida al polvo galáctico en su totalidad o en gran parte. Los modos-B cosmológicos podrían existir, pero no hay pruebas aún a su favor, aunque tampoco en contra. Habrá que esperar un año o dos más para saberlo.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4601

Fuentes y referencias:
Nota de prensa (ya vacía en el momento de escribir esto).
Hallan modos-B en el fondo cósmico.
Sobre el significado del resultado de BICEP2.
Dudas sobre los modos-B.
¿Proceden los modos-B del polvo galáctico?
Foto: BICEP2 Collaboration.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

4 Comentarios

  1. NeoFronteras:

    Esta entrada ha sido actualizada. La moraleja es que es mejor no hacer entradas sobre rumores.

  2. lluís:

    Y, ¿Por qué hay que esperar hasta 2016 para que los del Planck suelten sus datos?. Esto ya empieza a parecer un “culebrón”.

  3. NeoFronteras:

    Pues muy fácil, si no los dan a conocer sólo ellos podrán publicar los artículos correspondientes. Hace años que disponen de los datos y Planck, con todo el helio evaporado, ya sirve de poco. Ahora, los investigadores implicados están explotando los datos y montando sus carreras a su alrededor.
    Es verdad que se tarda en analizar y reducir datos, pero si es así, pero ¿por qué no contratan a alguien más?
    Supongo que si fuera así tendrían que compartir la gloria con más gente y tener que pensar al poco a qué se dedican después, ya sin juguete alguno.
    Lo del equipo OSIRIS de Rosetta están haciendo una jugada similar en plan “mi tesoro” al estilo El señor de los anillos.
    El problema es que no parece haber límite en este caso de Planck en la clausula de exclusividad. En algunos observatorios o instituciones se obliga a publicar los datos en bruto al cabo de pocos años, con o sin el visto bueno de los astrofísicos que tomaron los datos.

  4. tomás:

    Creo que también Newton era muy celoso de sus sabidurías. Por eso no le dieron el Nobel de Física, ni de Astronomía ni Matemáticas.

    Me parece una buena solución el acceso a la información en bruto al cabo de un tiempo prudencial. Eso daría tiempo a que se aprovechasen de su talento los descubridores pero no sería exclusivo de algo que se paga con dinero público.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.