NeoFronteras

Ratones manipulados con genes humanos y de chimpancé

Área: Genética — domingo, 22 de febrero de 2015

Un gen regulador en su versión humana frente a la versión chimpancé hace que los cerebros de embriones de ratón sean un 12% mayores.

Foto

El tamaño de nuestro cerebro y, en espacial, el de nuestro córtex cerebral nos confiere unas capacidades intelectuales que no tienen otros primates.
Pero el genoma del chimpancé y el nuestro sólo se diferencian en un pequeño porcentaje. ¿De dónde salen tantas diferencias en el fenotipo incluyendo las cerebrales? Quizás la clave esté en cómo se regulan genes que están en ambos, que al regularse de distinto modo, producen resultados diferentes.
Unos investigadores de la universidad de Duke han realizado un ingenioso experimento para poner a prueba esta idea. Para ello han insertado un gen regulador, en concreto el HARE5, en embriones de ratones, tanto en su versión humana como en la versión del chimpancé. Encontraron que la versión humana producía un cerebro un 12% más grande que la versión chimpancé en esos embriones.
Este hallazgo no sólo nos puede ayudar a entender qué hace al cerebro humano tan especial, sino que además no puede ayudar en el tratamiento del Alzheimer, enfermedad que no afecta a los chimpancés.
Según Debra Silver sólo se ha arañado la superficie. Añade que ya se están ensayando otros candidatos que nos permitan comprender mejor la singularidad del cerebro humano.
Cada genoma contiene miles de secuencias cortas, a las que podemos denominar potenciadores o reforzadores, cuyo papel es el control de la actividad de otros genes. Algunas de estas secuencias son exclusivas del ser humano y algunas sólo operan en tejidos específicos. Hasta ahora no se había observado influencia alguna de estas secuencias actuando directamente sobre el cerebro humano.
En este estudio se realizó una labor de minería de datos sobre el genoma humano y del chimpancé para encontrar secuencias que actuaran sobre el tejido cerebral en el desarrollo embrionario de ambos. Priorizaron potenciadores que estuvieran en ambas especies pero que actuaran de distinto modo.

Foto

De los 106 candidatos originales se encontraron 6 que actuaban en el tejido cerebral. Los denominaron HARE1, HARE2… y HARE6.
El más prometedor parecía HARE5 debido a su localización cromosómica, cerca del gen Frizzled 8, que es un gen bien conocido que está implicado en el desarrollo cerebral. Parece que HARE5 refuerza la acción de Frizzled 8.
Sin embargo, los genes HARE5 humanos y de chimpancé difieren en 16 bases.
En el experimento con los embriones de ratón se comprobó que el HARE5 humano empieza a actuar antes que el de chimpancé y es, además, más activo.
Lo más interesante es que esta actividad extra se da justo en un momento crítico del desarrollo de cerebro en el embrión, justo cuando las células progenitoras de neuronas proliferan en número y antes de producir las mismas neuronas.
En estos embriones equipados con Frizzled8 bajo la versión humana de HARE5 las células destinadas a ser neuronas proliferan más rápido que bajo la versión de chimpancé, dejando como resultado un mayor número de neuronas.
Conforme pasaba la gestación los embriones de ratón bajo HARE5 humano tenían cerebros más grandes que los otros. Algo apreciable a simple vista (ver foto). Además, la región afectada era precisamente el neocórtex, que es la parte del cerebro que en humanos proporciona el lenguaje y el razonamiento lógico entre otras cualidades superiores.
Este mismo equipo de investigadores planea estudiar los ratones adultos resultantes así obtenidos para ver si esta manipulación ha afectado a su comportamiento y comprobar si en la versión “humanizada” son más inteligentes.
Se puede decir que en este estudio se ha encontrado una pieza genética de las varias que nos permiten tener un cerebro más grande. Tiene que haber muchas más, pero abre todo un mundo de posibilidades acerca del cerebro humano.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4622

Fuentes y referencias:
Artículo original
Ratones con gen humano aprenden mejor.
Fotos: Silver lab, Duke University.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

31 Comentarios

  1. xxpabloxx:

    Lo que me da un poco de “cosa” es que puede pasar si esta misma tecnica se aplica a un chimpaze en ves de a un raton y resulta que efectivamente lo vuelve mas inteligente que sus congeneres.

  2. NeoFronteras:

    ¿Qué nos hace humanos? Supongamos que introducimos esta gen y alguno más y hacemos un chimpancé transgénico. Supongamos que resulta un chimpancé inteligente. Incluso un chimpancé con una inteligencia equivalente a la de un humano con retraso desafía nuestras creencias. ¿Sería humano? Si creemos en ella, ¿tendría alma? ¿Qué protección legal como individuo tendría?
    No nos gustan estos resultados porque desafía la idea metafísica que hace creernos que somos seres especiales hechos de alguna sustancia divina.

  3. tomás:

    Espero que no debamos temer la competencia si se realiza el experimento. Así que puedes descoserte sin temor.
    Saludos.

  4. tomás:

    Mi 3 iba dirigido, evidentemente, a “xxpabloxx”, pues hemos debido escribir simultáneamente Neo y yo, por lo que no conocía su 2.

    Para mi admirado Neo:
    Si lo que nos hace humanos es nuestra mente y por el medio que sea, bien obtenemos artificialmente en un laboratorio, por selección artificial, o aparece por una mutación, o por lenta selección natural un ser con una mente similar, es decir dentro de los límites de lo humano, desde los genios a los que apenas logran realizar las tareas más elementales, mi opinión es que debería tener los mismos derechos y deberes y la misma alma: si el humano tiene alma, él tiene alma; y si no, no.
    El único temor es que le guste más a nuestra chica o chico -respectivamente-, por aquello de la novedad. Pero, en todo caso, las pruebas deberían realizarse con bonobos, mucho más amorosos. Los chimpancés se parecen demasiado a nosotros en lo agresivo y violento.

  5. RicardM:

    ¿Qué nos hace humanos?. Pues yo creo que nos hace humanos pensar que somos humanos, y que esto nos diferencia de qualquier otro ser vivo. Lo negativo de la definición és que yo “decido” quién, aparte de mi mismo, tiene la categoria de humano. De manera que si yo decido que un chimapncé tiene lo mismo de humano que el grupo étnico “tal”, entonces el grupo étnico “tal” no tiene ni alma ni derechos (porque el chimpancé, por la misma regla de tres, tampoco los tiene). Pienso que esta capacidad de “decidir” quién és mi semejante y quién no es el origen de todas las miserias que padece la especie humana.
    Saludos cordiales.

  6. Radek:

    Sería interesante ver si esos ratones puestos en un grupo normal tienen alguna ventaja por ser mas inteligentes o si la mutación se diluye por innecesaria.

  7. lluís:

    El comentario de RicardM es bastante curioso. ¿Nos hace humanos pensar que somos humanos?.Sí así fuera ya podríamos dejar de investigar qué es, exactamente, lo que nos hace humanos. Una especie de argumento circular, vaya. ¡ Somos humanos porque somos humanos!. En cuanto a ” lo negativo de la definición…” ¿Lo negativo de la definición? ¿De que defininición estaríamos hablando?. Por otra parte, que uno sepa no existe es capacidad de “decidir” quién es humano y quién no (RicardM habla de “semejantes”, que es más bien un término religioso).Ahora bien, por lo que estamos viendo hay humanos (sea lo que sea ser humano,cosa que sabremos con toda certeza cuando sepamos en qué consiste la conciencia y como opera), poco o nada ” humanos” a los que uno no se atreve a considerar ” semejantes”.Por ejemplo, los cortadores de cuellos o los que cargan con cinturones-bomba a niñas de 7 años y las hacen inmolarse a mayor gloria de Dios.Prefiero un chimpancé, que aunque no tenga alma (en el sentido religioso, no en el poético) sí tienen derechos o deberían tenerlos, en mi opinión.

  8. Pocosé:

    Lo que nos hace más o menos humanos son los memes que el cerebro reciba y pueda asimilar, dando lugar a un conectoma muy diferente si es criado por una familia de astrofísicos, por una de los cazadores recolectores que aún nos quedan o por un grupo de bonobos.
    No tengo claro que solo el aumento del cerebro confiera la flexibilidad y capacidad conectómica que poseemos los humanos. Si así fuera, el bonobito transgénico criado por los astrofísicos, un humano más, con mas pelo, un lenguaje especial, bastante torpe corriendo y andando, pero seguro oro olimpico en anillas y paralelas.
    Ver si esos ratones con mas cerebro tienen ventajas sobre los normales sería muy interesante. Me inclino a pensar que incluso podría ser una desventaja en sus medios naturales, en los laboratorios en cambio si que serían mucho mas eficientes aprendiendo nuevos trucos.
    Claro que todo esto solo son suposiciones mías
    Abrazos y o saludos

  9. Dr. Thriller:

    Esto es un monstruo de Frankenstein, porque lo que nos hace humanos no es sólo el hardware, también es el software. Un individuo en una burbuja no va a ninguna parte, la tontería del Parque Trifásico es inviable de entrada porque ni hay huevos ni hay ecosistema. La vida es un hilo, si se corta adiós, y no creo que se le pueda coser un adosado nuevo. Se bifurca él si es el caso, pero nada más (es que la partitura, insisto, la toca el entorno, no el violín).

    Desde luego el experimento no es esto, es comenzar a fuchicar en el genoma humano y fabricar replicantes estilo Blade Runner, pero claro, esto es demasié y ya no es traspasar una raya en el suelo, es pegarse la Grand Oblea contra el Firewall. Pero en realidad si queremos ser coherentes el camino es ese, no meterle el gen del chimpancé a la esponja. En realidad yo siempre he sospechado que el timo de la estampita (el n-ésimo) de las células muchipotentes en realidad es para jugar a esto órgano a órgano (entre otras cositas), se supone que el tema ético-moral (en realidad: político) así es más fácil de endulzar.

    Yo creo que una Eme así de grande, pero ya veremos. El problema es que somos la mar de brutiños (pero bien, bien), y nos creemos la repoglia.

    Y al final usted fabrica un remedo de humano, casi podríamos decir que por primera vez desde la esclavitud hibridamos la herramienta y la voluntad. Sí, yo creo que es mucho columpio de Dios. Pero bueno, para la fiesta que hemos armado los occidentales, total ya…

  10. Miguel Ángel:

    ¿Qué es lo que nos hace humanos?

    Un factor clave podría ser nuestra predisposición para establecer y aceptar las JERARQUÍAS:

    http://neofronteras.com/?p=1163

    Y, de cara a establecerlas, tenemos también propensión a autocondecorarnos. Lo señala muy bien RicardM: “Lo negativo de la definición es que yo “decido” quién, a parte de mí mismo, tiene la categoría de humano”.
    Al hilo, una anécdota de Richard Feynman, que detestaba las jerarquías y rechazó una invitación para pertenecer a la Acedemia Nacional de Ciencias:

    “Me molesta ser miembro de un grupo cuya principal actividad es esooger a otros que se estiman dignos de ser miembros de ese grupo autoestimado…¿Cómo podemos decir que sólo los mejores pueden unirse a los que ya lo son sin proclamar orgullosamente que nosotros, que ya estamos dentro, somos realmente buenos?”

  11. tomás:

    Añorado RicardM:
    ¡Qué alegría leerte de nuevo! Te has tomado unas largas Neovacaciones. No te ausentes tan largo tiempo, por favor. Estoy seguro de que, los habituales, te hemos echado de menos.
    Tu frase “… nos hace humanos el pensar que somos humanos” me recuerda a esa otra famosa por su circularidad: “La economía es lo que hacen los economistas” y que, en todo caso, debiera ser al revés: son esconomistas aquellos que hacen la economía -como ciencia, aplicada o teórica, se entiende-. Aunque también tiene mucho que ver con la aún más famosa: “Pienso luego existo”. Sería: Pienso que soy humano, luego soy humano.
    Comentas -creo que lamentándote de ello- que la humanidad no reconoce derechos a los chimpancés y supongo que al resto de los animales. También lo hace “lluís”, y estoy con vosotros.
    En mi opinión, lo que nos hace humanos es la complejidad de conjunto biológico que da un resultado emergente: una mente consciente de sí misma y capaz de extenderse a intentar comprender el Universo.
    Un fuerte abrazo.

  12. RicardM:

    Apreciado Tomás, gracias por tu afectuoso saludo. No participo pero procuro estar al tanto…
    Dicho esto, déjame discrepar cordialmente de tu último párrafo. ¿Son los cortacabezas de Lluis conscientes de sí mismos y capaces de extenderse e intentar comprender el universo?. Como bien dice Lluis (del que creo que no discrepamos) no sabemos qué propiedad exactamente nos confiere nuestra humanidad y nos distingue del resto de especies (autoconciencia, capacidad para odiar, los memes, aceptar jerarquias, todo ello y algo más…). Sin embargo, sí que parece que somos capaces de atribuir o no humanidad a otros, dicho sea sin utilizar el término “semejantes” para evitar reminiscencias bíblicas… Y ya que hablamos de religión, el Corán (precisamente) dice “si matas a un inocente matas a toda la humanidad” (no he leido el Corán, la cita es de la película El traidor -muy buena por cierto-). Nuevamente pregunto, ¿Quién decide que alguien és inocente de qué cosa?. Si se decide que fulano no es inocente ya podemos matarlo, porque no forma parte de la humanidad. Y se merece la muerte, como declaró un yihadista en un documental reciente de TV3 (para mi horror!). Este és el proceso mental patológico de todos los fanatismos extremos.
    Lluis, el argumento es efectivamente circular: somos humanos porque decimos que lo somos. Y este sólo círculo se romperá cuando sepamos de una vez por todas lo que somos. Yo también prefiero a los chimpances (mejor bonobos, que son más pacíficos) antes que algunos llamados humanos, lo cual me reafirma en mi opnión de que somos nosotros mismos los que repartimos la “humanidad”.

    Miguel Angel, Feynman, como Grougho Marx, no podia pertenecer a un club que le aceptara como socio. No se si seran más humanos. Desde luego demostraron ser muy inteligentes.
    Cordialmente.

  13. David:

    Lo bueno de esto, quizás, es que podríamos hacer que los animalitos domésticos, pudieran ser mas inteligentes, al desarrollar cerebros mas grandes. Podríamos mantener una conversación interesante, con un perro, un gato, una oca o ganso, o animalitos del campo.Que nos cuente, como le ha ido el día; o que nos cuenten una buena historia, sobre una aventura/desventura, que hayan vivido. Podríamos sentarnos a jugar a un juego de tablero. Ver una película juntos, en el sofá, hablar de la programación que hechan por la televisión, escuchar un disco de musica, leer un libro, …😁

    Seria mas interesante,y mas orgánico (mas cercano a nosotros), que hablar con un robots, una maquina, como sueña la Ciencia Ficción, y que tratan películas como IA, de Spilberg, o Wally, de Pixar.

    Un saludo.

  14. tomás:

    Me parece, no sólo muy interesante, sino fundamental la observación de Pocosé. Por mucho que agrandemos el cerebro, las conexiones que se establezcan -que, evidentemente, van a depender del ambiente sobre todo- son las que nos van a dar un muy alto tanto por ciento de nuestras capacidades.
    Me viene a la mente el caso de una o unas niñas hermanas que, con una edad de posiblemente una decena de años, fue/ron encontrada/s habiendo vivido privada/s de todo contacto humano -los detalles de donde, cuando, cómo y porqué, no los recuerdo, pero se asemejan al caso de esos niños-lobo, más conocidos. El caso es que se intentó educarla/s pero nunca se consiguió. En cuanto podía/n, se arrancaba/n los zapatos y caminaba/n descalza/s entre otros múltiples rechazos a la vida civilizada. Creo que murió/eron jóvene/s.
    En efecto, el sólo crecimiento del cerebro no es suficiente, aunque parece lógico que ello conlleve también más conexiones. Pero, como también indica Pocosé el tema de los memes adquiridos y luego soportados por esas nuevas neuronas y su red sinapsis, es de absoluta importancia.
    Por último la observación de que quizá, los ratones de cerebro agrandado artificialmente, estuviesen en desventaja en su medio natural es digna de ser meditada. En nuestra misma sociedad, resulta más útil para llevar un autobús quien aún se está preparando para obtener el carnet que el más eminente de los científicos si no lo tiene ni le interesa.
    Saludos.

  15. RicardM:

    Tomás, recomiendo la lectura de la entrada “niños salvajes” de la Wikipedia. Se menciona el caso de dos hermanas de la India, pero sugiere que fué un fraude. También se menciona el famoso caso de Caspar Hauser (escrito con K, pero el filtro no me deja…).
    Estoy de acuerdo con Pocosé en que los conocimientos adquiridos (llamémoslos memes) moldean las potencialidades innatas de la mente. Esto es gracias a la plasticidad sináptica.
    David, no confudamos cerebro con neocortex. Las facultades cognitivas residen en el neocortex. Los dinosaurios saurópodos tenina un “cerebro” en la columna vertebral (como las actuales aves) mucho mayor que el nuestro, para controlar las funciones viscerales. A pesar de ello eran bastante tontos… ;-).

  16. tomás:

    Querido RicadM:
    También muy cordialmente, pero muy preocupado, te pregunto: ¿pero quién quiere cortarle la cabeza a nuestro buen “lluís”? Que salga a la luz y se cuide de mi furia; le defenderé sin límite. Probablemente, claro, porque con nuestro buen amigo las cosas son así (y es que no le perdono que no me haya contestado de si existe alguna probabilidad de que la parte sea mayor que el todo).
    De todas formas, aunque lograsen, pasando por encima de mi cadaver, cortarle la cabeza, no dejarían por ello de ser humanos. Criminales, bestiales y todo cuando peyorativamente podamos atribuirles, pero humanos. Los mayores criminales de la historia, entre los que podríamos destacar a Hitler y Stalin, o los cruelísimos islamistas radicales, pudieron y pueden -respectivamente- modificar su comportamiento.
    Preguntas “si son conscientes de sí mismos”. Naturalmente y sin la menor duda. También “de extenderse a intentar comprender el universo”. Aquí, la cosa puede tener matices. Si el universo a que han accedido por su cultura se reduce a su mundo religioso, con su creador y sus huríes esperándoles tras su sacrificio criminal, o su digna y apacible vida -según se interprete el Corán-, pues hasta ahí llega su universo; como el del cristianismo de la finada Inquisición o el de los tránsitos de Santa Teresa. Pero es que ese es su universo. Yo, claro, por mi formación y aficiones, me refería a un Universo distinto, al real y desconocido en tan alto grado, pero no son muchas las personas a las que preocupa si existe o no la materia oscura y cosas así, o -incluso- que sean conscientes de la circunstancia que la humanidad está viviendo con este acelerado deterioro de nuestro hogar común. Como decía Ortega, con su concepto de “mundo circundante” y que ejemplarizo con el perrillo que, a la vista de una pila de libros, en vez de leer sus títulos y menos aún hojear-ojearlos, deja su identidad olorosa levantando cuanto puede una pata trasera. Es evidente que una pila de libros no pertenece a su mundo-universo circundante; le parece más ser el tocón de un árbol -supongo-.
    Creo interpretar -ya se ve por lo que acabo de escribir- que das al término “humano” un significado ético. Pero no. Al menos yo no me refiero a ello. Trato de humanidad en sentido biológico. Si así no fuera, deberíamos considerar humanos a los bonobos y relegarnos nosotros a un paralelo con “Pan troglodita”.
    En cuanto a lo “semejante”, no tiene por qué ser privativo religioso. Ahí están nuestros triángulos que pueden ser tan variados como queramos. Hombre, a veces se aprovechan para ponerles ese ojo que todo lo ve, pero yo no creo que dios tenga esa forma con tres agudas esquinas que deben ser los tres ángulos distintos y un solo triángulo verdadero. También hay semejantes y no semejantes que pueden ser muy queridos, admirados, etc. para los que nada tenemos que ver con fe alguna.
    Pues nada. Encantado de charlar contigo y un fuerte abrazo.

  17. RicardM:

    Apreciado Tomás, en mi 12 quiero decir “los cortacabezas MENCIONADOS por Lluis”. En cualquier caso, yo no niego su humanidad: ellos niegan la mia. En mis comentarios hago (y me hago) muchas preguntas. Normalmente no son retòricas. Son reflejo de mis propias dudas.
    En cuanto a la humanidad en sentido biólogico, hay va una nueva provocación: El primatólogo Jordi Sabater Pi (famoso por traer a Copito de Nieve de Guinea Ecuatorial y a quién tuve el privilegio de conocer personalmente) afirmó en un polémico artículo que los chimpances eran un grupo étnico oprimido. En realidad lo hizo para llamar la atención sobre ellos como especie amenazada, pero ahí lo dejo…
    Por cierto, el ridículo nombre de Copito de Nieve (para un gorila de cerca de 200 kg!) se lo puso el gobernador civil de Barcelona de la época, para disgusto de J. Sabater Pi.
    Un abrazo.

  18. David:

    La señora Frisby y las ratas de Nimh, de Robert C. O’Brien, trata sobre este tema. Don Blut (en busca del Valle Encantado, Anastasia), adapto este relato al cine de animación, en 1982. Su hija Leslie, publico dos secuelas de este libro, que no han sido traducidos al castellano. Quizás también, estuvieron bien.

    Un saludo.

  19. tomás:

    Naturalmente, mi buen RicardM; entendí perfectamente tu frase sobre los cortacabezas, pero ya sabes que soy un poco bromista y lo paso fenómeno sacándole punta a las cosas.
    Así que puntualicemos: no es que los cortacabezas nieguen tu humanidad; simplemente, te la cortan. En cuanto a tus autopreguntas, ya hace tiempo que me di cuenta de tu condición biologico-ética.
    Gracias por tu recomendación sobre los niños salvajes. Es digno de ser tenido en cuenta que el único caso de recuperación total y aun destacada que se cita fuese el del niño criado por monos verdes. ¿Será por estar más próximos a nosotros?
    Aunque me asombra el criado entre gallinas por la imitación de movimientos de éstas y la observación de que los perros no intentan andar a dos patas; pero, claro, su cerebro es bien distinto.
    De todas formas no te extrañes de encontrar en mis comentarios cualquier doble sentido.
    En fin, un abrazo.

  20. tomás:

    Estimado David:
    Por tu 13, te comento que, sin necesidad de laboratorio, las personas debemos tener un cerebro bastante humano. Mi perrito yorkshire, ha logrado enseñarme a darle una golosina cada vez que hace algo especial, como sentarse antes de cruzar una calle y esperar lo que sea necesario hasta que saco el premio y cruza a toda velocidad. También cuando hace el primer pipí y luego caca al salir de casa. No te digo cuando persigue a las palomas. Me ha educado a que las señale y le diga: “¡anda! Por ello exige lo suyo.
    Intento aprender a ladrar, que debe ser algo parecido a nuestro hablar, pero me cuesta. Así que lo de poder conversar creo que tardará a enseñarme.
    Le encanta leer la prensa a pequeños y sosegados mordiscos.
    De todas formas creo que está muy bien para tener tan solo siete meses y menos de dos conmigo.
    Un cordial saludo.

  21. Miguel Ángel:

    Diría que la única diferencia es nuestra mayor capacidad para el pensamiento abstracto. Sin embargo, en cifras:

    -El pensamiento abstracto y nuestra parte consciente derivan de una capa muy delgada de nuestro cerebro. Se ha estimado que la parte consciente sólo es capaz de procesar 50 bits por segundo de información, frente a los 11.000.000 bits por segundo que maneja el incosciente.
    Dicho de otra forma: casi todas las neuronas están ocupadas en cosas como la visión, el movimiento y la posición de nuestro propio cuerpo. En esto no nos diferenciamos de un calamar o una araña.
    De cara a tomar decisiones, las toma el inconsciente (tampoco nos distinguimos de una araña).

    -Genéticamente compartimos casi el 99% de nuestros genes con los chimpancés.

    -A nivel de organización social y jerarquías somos como los otros primates.

  22. tomás:

    Sí, sí, querido Miguel Ángel:
    Para esto de leer, disfrutar y todo eso en NeoFronteras, sólo precisamos esos 50 bits/s, mientras que para respirar o reacomodarnos en nuestro asiento mientras lo hacemos, necesitamos de 11 millones. Al respecto -no sé si viene a cuento, pero se me ocurre- creo que hay una lesión, diría que en el bulbo raquídeo o en la epífisis, que conlleva que has de acordarte de respirar, porque deja de ser una acción automática.
    Un fuerte abrazo.

  23. Miguel Ángel:

    Mi querido Tomás:

    Planteas una situación muy infrecuente porque, si se ve afectado el bulbo raquídeo, lo habitual es que no se dañe selectivamente el centro respiratorio sino también el cardiaco con consecuencias fatales en la mayoría de los casos. No obstante es posible y de hecho se puede perder la respiracion automática por un infarto cerebral; algunas enfermedades degenerativas como en la siringobulbia o una lesión en fascículo ventrolateral de la médula espinal a nivel cervical.

    Un superabrazo.

  24. Pocosé:

    “-A nivel de organización social y jerarquías somos como los otros primates.”
    Estimado Miguel Ángel:
    ¡Discrepo!
    Si somos muy sociales como casi todos los primates, algunos como el orangután menos.
    Pero nosotros, en cuanto a nivel de organización y jerarquías, ademas somos tribales. Esta tribalidad nuestra no parece ser solo memética, sino que ya nacemos con una cierta aunque variable predisposición, incluso me atrevería a decir necesidad genética, de adquirir una identidad tribal.
    Abrazos y o saludos a toda la tribu.

  25. tomás:

    Gracias, querido Miguel Ángel por tus enseñanzas. Tu eres profesional de todo eso; yo, sólo aficionado. Así que acato tu mejor opinión.
    Abrazos.

  26. Miguel Ángel:

    Ya sabes, querido Pocose, que la pregunta que yo me hago es si esa tribalidad tiene más de útil o de nefasto.
    Concuerdo contigo en que tendemos a ella, un ejemplo muy significativo vuelve a ser el de isla de Pascua: soy de los que creen que, dada la lejanía, es muy posible que todo empezara con una única expedición, posiblemente de personas pertenecientes a una sola tribu…un tiempo después ya estaban divididos en 8 o 9 clanes (los “orejas cortas”, los ” orejas largas”, el clan de la cantera y Santo Pitopato).
    La pregunta que te traslado es esa misma: ¿crees que la tribalidad puede socavar el bien común?

    Mi propuesta ya sabes que va en la linea de tu despedida (“abrazos para TODA la tribu”)…¡eso, eso!, para todos, ¡leñe!, que estamos siempre juzgando y excluyendo a los demás.

    Un fuerte abrazo muy inclusivo.

  27. Pocosé:

    Amigo Miguel Ángel
    La tribalidad nos es enriquecedora cuando aflora en sus aspectos lúdicos folclóricos y culturales. Positiva en cuanto que fomenta la cooperación, la solidaridad y el altruismo. Nefasta cuando lo que fomenta es la exclusión y la agresividad hacia el diferente. Y terriblemente despiadada, cruel y devastadora, cuando es exacerbada y manipulada por obscuros intereses de posesión y dominio.
    Que somos tribales y que hemos evolucionado como tales desde hace más de 2 millones de años es una realidad de la que ahora si tenemos consciencia.
    Que la humanidad en su conjunto tome consciencia de ello está por ver. Todo parece indicar que el planeta completo, actualmente, está en muy parecida situación a la que se encontraba la pequeña isla de Pascua cuando estaba en la cima de su apogeo y el principio de su declive. Para cambiar esto sería necesario que una gran mayoría de seres humanos consideráramos a TODA la humanidad como nuestra preponderante tribu, relegando nuestras adhesiones a las distintas tribus menores a lúdicas, folclóricas y culturales exclusivamente. Y además ir metiendo en cintura a las jerarquías. Muy arduas tareas ambas.
    Con pesimismo constructivo un fuerte, muy inclusivo y nada jerarquizado abrazo.

  28. Pocosé:

    No entiendo como el segundo párrafo se evaporo.
    Tras “-obscuros interese de posesión y dominio.” debía de seguir el evaporado párrafo tal que así:
    Lo anterior en cuanto a la necesidad identitaria. En cuanto a la jerarquización tribal, con el clero solemos topar y por supuesto con los mencionados obscuros. El bien ¿común? … … … harina de otros costales.”

  29. tomás:

    Mis queridos amigos Miguel Ángel y Pocosé:
    Veo que os habéis metido en una cuestión interesantísima. Y me resulta muy útil porque entra de lleno en el tema de la condición humana. ¿Cómo no estar de acuerdo con el 27 de Pocosé? Somos tribales por naturaleza; eso es un hecho desde que se superó la familia, con toda seguridad después de que el tronco primate se dividiera en diferentes ramas, puesto que algún género continua siendo no tribal -aunque parece que eso de la tribalidad tiene diferentes grados-.
    El caso es que un individuo puede pertenecer, simultáneamente, a varias tribus. Por ejemplo puede ser cristiano, hombre, del Real Madrid, del PSOE, monárquico, español, aragonés, vegetariano, pacifista y, seguramente, alguna cosa más, incluso contradictoria de otra. Esto nos da una idea de la complejidad del problema.
    Dividimos nuestro mundo por el sexo, en naciones, en religiones; ahora parece que amaina el racismo… En suma que buscamos ideas para dividirnos en grupos, a la vez que esas mismas ideas nos sirven para agruparnos en ellos.
    Pero el caso es que nuestra circunstancia ambiental actual, en peligro inminente, exigiría una concienciación prácticamente universal en la que primara la organización de la sociedad, al menos en lo que a eso concierne. Pero algunas religiones y muchas naciones no están por la labor. Consideran más importante el “que sea lo que dios quiera” o/y su circunstancia político-económica -bueno, en vez de naciones, más bien sus líderes dominantes (esto en el peor sentido de la palabra)-.

    Y ya seguiremos si os parece. Abrazos para ambos y para todo el que quiera acogerse a ellos y a este tema tan importante.

  30. Miguel Ángel:

    Queridísimos amigos:

    Yo vivo por esas cosas pequeñas que no tienen precio, pero ¿cómo describir este momento?, ¿cómo, si no hay cifra ni palabra capaz de encerrarlo?…inseguro, pero lleno de ilusión, me lanzo al ruedo:

    Las tantas de la madrugada en plena jornada de trabajo…abro la página y os encuentro, y me vuelvo a encontrar a mí mismo, y me siento dichoso porque estáis allí, porque estáis aquí, porque hay un rayo de esperanza.
    Y me invade la emoción leyendo tu mensaje, amigo Pocosé. Y me regalas un momento precioso. Y me evocas a ese Montesquieu ante todo HUMANO, y francés sólo por casualidad. Y no puedo estar más de acuerdo.
    Y recuerdo perfectamente que un día posteaste el “Imagine” de John Lennon (¡qué bien se recuerdan las cosas que nos emocionan”). Y ya ves que, si eres uno de esos soñadores, no eres el único.
    Después hablas de las jerarquías y mi mente vuelve a volar, a parir ideas:
    ¿Qué mérito tengo yo?
    ¿Verdaderamente me merezco lo que tengo y lo que no tengo?
    ¿Estaría opinando aquí de haber nacido en el Congo o en una favela de Río de Janeiro?
    ¿He tenido libertad para hacerme a mí mismo o más bien soy el producto de un sinfín de casualidades y causalidades?

    Luego llegas tú, amigo Tomás, y dices “ya seguiremos si os parece”: yo seguiría eternamente si el Universo no hubiese implementado mi fecha de caducidad, pero ya sabes que también entra en mis planes que nos rebelemos contra eso.

    Yo también he tenido un sueño: un planeta cuyos habitantes ya no se apuntaban unos a otros con armas nucleares, donde no se mide a las personas basándose sólo en su rendimiento. Una raza que cuida su planeta para las generaciones venideras, que consigue prolongar y enriquecer la vida…unos seres que aspiran a autoprocurarse buena parte del poder, la gloria y la bondad de ese Dios que tiempo atrás imaginaron.

    …como yo imagino que os doy un gran abrazo.

  31. tomás:

    ¿Cómo no?, mi buen amigo, ¿cómo no? Soñar con un mundo de seres generosos y responsables, bondadosos, honrados…
    También yo, en la mañana, tras pasear a mi perrillo, que da minutos de felicidad a mi padre y que me mira para adivinar qué quiero, me encuentro con tu sueño.
    Mi emoción es profunda y me recuerda una parte del poema que tantas veces he leído:
    “¡Llevar por compañero
    a un poeta con nombre de Lucero!”
    (A. Machado)
    Y tú, y vosotros, sois mis compañeros. Vosotros sois la alegría de mis mañanas y el consuelo de alguna amargura. Quizá formamos parte de la tribu de los poetas.

    Un fortísimo abrazo para todo el que lo quiera recibir.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.