NeoFronteras

Las expectativas y el sabor

Área: Neurología — jueves, 23 de febrero de 2006

Foto

Unos investigadores han demostrado que las expectativas juegan un papel importante al la hora determinar el sabor de algo. De esto modo el sabor estaría determinado también por la mente.
Estudios previos en primates sugerían que las expectativas tenían un efecto pequeño sobre cómo el sabor de un alimento es registrado por el cerebro. Pero ahora Jack Nitschke y sus colaboradores de University of Wisconsin han realizado una serie de experimentos con 30 voluntarios humanos para comprobar que esos resultados no son del todo ciertos, al menos en humanos.
Los neurocientíficos prepararon 5 bebidas que contenían distintas disoluciones acuosas con cantidades variadas de azúcar y quinina (de sabor muy amargo) en unos vasos que mostraban diversos símbolos. Así, el vaso con la más alta concentración de quinina en agua llevaba el signo “-”, con una concentración más baja ese mimso signo “menos” tachado, el vaso con sólo agua un cero y los vasos con las concentraciones de azúcar unos signos “+” a la manera de su contrapartida amarga.
Después de probar varias veces para estar seguros de que sujetos habían hecho la asociación de signos con sabores, se hizo una prueba de resonancia magnética nuclear.
Durante esta última prueba los investigadores cambiaron los signos a propósito. De este modo a los participantes se les daba la bebida con el signo “menos” tachado, signo que significaba que iba a ser menos amarga, bebían en realidad la más amarga. En el escaner comprobaron que la misma región del cerebro que entró en actividad cuando se le dio la más amarga con anterioridad entró en actividad también ahora, pero en bastante menor medida. Además, los sujetos afirmaban que la bebida era menos amarga que las bebidas con “-” que habían bebido con anterioridad. El mismo resultado se encontró cuando de les administró los vasos trocados con las distintas concentraciones de azúcar.
Estos resultados muestran que la respuesta neuronal al sentido del gusto en el córtex primario del sabor está modulada por las expectativas y no solamente por una cualidad objetiva al gusto. Las cosas saben a lo que saben y a lo que esperamos que sepan. O lo que es lo mismo, el sentido del gusto reside parcialmente en la cabeza.
Estos resultados han sido publicados en Nature Neuroscience

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

Comentarios

Sin comentarios aún.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.