NeoFronteras

¿Es malo para el medio ambiente comer lechuga?

Área: Medio ambiente — domingo, 3 de enero de 2016

Un estudio cuestiona que una dieta sana sea mejor para el medio ambiente, aunque sea mejor para nuestra salud.

Foto

El ser humano necesita ingerir una cierta cantidad de calorías, dependiendo de la actividad que realice, para poder vivir. Las verduras tienen una densidad de calorías menor que otros productos como pueda ser la carne o los productos grasos. Así que para mantenernos tendríamos que consumir en peso más frutas y verduras que panceta de cerdo. Sin embargo, es más sano consumir lo primero que lo segundo.

Pero, ¿es mejor ser vegetariano de cara al calentamiento global? Uno tiende a pensar que sí, pero un estudio reciente de Carnegie Mellon University niega esta alternativa, al menos si comemos muchas verduras.

Es más, si se siguen las recomendaciones de la USDA sobre que hay que comer más frutas, lácteos y pescado resulta que aumentan más las emisiones de gases de efecto invernadero que si llevamos una mala dieta.

La razón es que, por caloría, la producción de frutas y verduras emite más gases de efecto invernadero que otros productos. Así por ejemplo, comer lechuga es tres veces peor en este aspecto que el tocino de cerdo, según Paul Fischbeck.

“Muchos vegetales requieren más recursos por caloría de lo que piensas. Berenjenas, apio y pepinos quedan mal cuando los comparamos con el cerdo o el pollo”, añade.

Este investigador y sus colaboradores analizaron la cadena de suministro de alimentos a la hora de estudiar la epidemia de obesidad de los EEUU y cómo afecta al medio ambiente. Se fijaron en detalles tales como los servicios de venta y distribución, almacenando, el transporte de alimentos, su procesado o cómo son producidos. Con ello pudieron calcular las emisiones de gases de efecto invernadero, el consumo de agua y el gasto de energía.

Por un lado demuestran que manteniendo nuestro peso bajo control y comiendo menos calorías se obtiene un efecto positivo sobre el medio ambiente (además de sobre nuestra salud) al reducir la emisión de gases de efecto invernadero y el consumo de energía y el agua. El ahorro estimado es de un 9%.

Sin embargo, si se come un dieta sana en la que haya más frutas, verduras, lácteos y pescado, el impacto se eleva en las tres categorías, con un 38% más en el consumo de energía, un 10% más de consume de agua y un 6% más de emisiones en gases de efecto invernadero. La relación entre la dieta y el ambiente es compleja y no siempre algo que es bueno para nuestra salud es necesariamente bueno para el medio ambiente.

Según este investigador es importante que las autoridades conozcan este tipo de limitaciones cuando elaboren guías de alimentación para el futuro.

Obviamente uno de los problemas de las frutas y verduras es su transporte y almacenamiento, que consumen mucha energía y, por tanto, producen emisiones. Por esta razón se recomienda comer productos locales de temporada.

También la producción de alimentos sin usar pesticidas y abonos químicos reduce las emisiones. La pregunta es si la población humana se puede ahora alimentar con estos métodos de producción ecológicos. Quizás ya somos muchos habitantes para que la agricultura ecológica pueda alimentarnos. Posiblemente ya hemos sobrepasado en 2000 millones de habitantes ese límite. A lo que hay que añadir los problemas de desertificación, destrucción del suelo agrícola, etc.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4841

Fuentes y referencias:
Artículo original
Foto: NeoFronteras.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

18 Comentarios

  1. apalankator:

    Como cualquiera puede comprobar, los alimentos vegetales son de media mucho más económicos que las carnes, si vemos carnes procesadas a precio bajo como salchichas, embutidos, etc. es porque se incluyen derivados vegetales en su composición (sé de un jamón de york que solo tiene un 33% de carne).
    Si los vegetales son más baratos que la carne es porque se emplean menos recursos en producirlos, y menos contaminantes, que también valen dinero.
    Me da la impresión de que hay algún lobby de la industria cárnica detrás de este estudio, porque intenta defender lo indefendible.
    Por otra parte, para producir más alimentos utilizando menos medios hay que recurrir a variedades más productivas, para eso se inventaron los transgénicos.
    Saludos y buen año a todos.

  2. tomás:

    Pero veamos: una dieta rica en carne significa que el animal del que procede, se ha alimentado de vegetales, ha bebido agua, etc. ¿Cuanto de esta dieta del animal-vegetariano es preciso para proporcionar las calorías que obtendríamos directamente si son comemos esos vegetales tal como sallen de la tierra? Esa es la cuestión. Con el agua está claro: para obtener un litro de agua de su carne, el animal ha tenido que beber cientos de litros. Y pienso que lo mismo sucede con el vegetal ingerido. Una kilocaloría procedente del vegetal directamente a nosotros debe requerir miles de ellas para el animal.
    Así que una defensa de la carne por esa vía me parece inútil.

  3. Carlos:

    Un articulo bastante sensacionalista y que da por sentadas demasiadas cosas. La agricultura industrial nunca ha sido buena para el planeta, pero hay alternativas como la permacultura que pueden dar de comer a muchisima gente con muy poco esfuerzo y pocos recursos. Los monocultivos nunca han sido buenos para la tierra pero existe la biodinamica, los cultivos asociados.
    El articulo asume que se produce todo con petroleo, desde la maquinaria hasta los quimicos que ponen en la tierra. Logicamente asi no se le hace ningun bien al planeta. Pero el problema no es de la lechuga sino de la forma de produccion, de la cadena.

    La sostenibilidad pasa por la autosuficiencia en lugar de seguir globalizando.

    Seria interesante ver que estudio dice que producir una verdura require mas agua que producir carne. La produccion de carne require una cantidad de agua que el planeta no puede permitirse, sea por el medio que sea. http://www.cowspiracy.com/facts/

  4. tomás:

    Tienes mucha razón, Carlos. Solo me produce alguna inquietud ciertas formas espiritu-astrales de la biodinámica. La preferiría más puramente agrícola teniendo en cuenta los indiscutibles hechos de los suelos, climas y estaciones.
    Un cordial saludo.

  5. NeoFronteras:

    Es que las cosas no son tan fáciles. Una lechuga cultivada a base de agricultura intensiva que provenga de otro hemisferio tiene más gasto por caloría que el tocino de cerdo ibérico del pueblo de al lado criado con bellotas y sin piensos.
    Todo depende de parte de cultivo o crianza ecológica que se haya usado. Hay vacas y ovejas que comen pastos y lechugas que mejor no saber qué tipo de pesticidas contienen. Un queso manchego probablemente tenga menos impacto ecológico que muchas lechugas.
    Lo importante es reparar en los detalles y no usar el dogma fanático (sea cual sea este).

    De todos modos, y en este caso, la clave no está en la ecología, sino en los recursos consumidos por caloría que proporciona.

  6. Miguel Ángel:

    Incluso sería discutible eso de que las lechugas son “muy buenas para la salud”: por un lado es cierto que aportan muy pocas calorías y nada de grasa, pero a poco que aumentes su consumo, provocan gases en el intestino.
    Pero sobretodo hay un aspecto que se suele pasar por alto: es mucho más sencillo contraer una gastroenteritis consumiendo lechuga que un sandwivh envasado de jamón York y queso, por ejemplo. Además lo de la gastroenteritis no es ninguna broma, sobretodo si hablamos de las bacterianas que suponen un cuadro de mucha gravedad que puede llevar a fracaso renal, incluso en pacientes ancianos , cardiópatas, etc, a la propia muerte.

  7. apalankator:

    Se entiende que en el caso de un esquimal, siempre va a tener menos impacto ecológico comer carne de foca que un kiwi producido en Ecuador.
    Pero las carnes también tienen impacto ecológico en el transporte, por ejemplo McDonald tradicionalmente se ha caracterizado por destruir selva amazónica para tener pastos y surtir de carne brasileña sus ¿restaurantes? de todo el mundo, además se da el caso que la carne siempre hay que cocinarla y algo de CO2 se produce en este proceso.
    Por eso si se hace una media, el consumo de vegetales tiene un impacto ecológico mucho menor en el medio ambiente que la carne, como dicta la entropía.
    Por eso yo quiero fumar lo mismo que los autores que perpetraron artículo, porque se están enfrentando a la segunda ley de la termodinámica nada menos. O también me conformaría con embolsarme la cantidad que les abonaría el lobby patrocinador.
    Saludos.

  8. tomás:

    Pues hablando de conformarse, del afortunado ese que le tocaron 800.000 eurones en Navidad y 400.000 en la del Niño espero que no siga jugando y deje que en futuros sorteos la caiga la suerte a otro. Yo, aunque solo juego en estas fechas, por la cosa de la tradición, veré si puedo cerciorarme de que tal fulano no juegue. Si lo hace, acabo con la tradición. M. c. e. l. l.

  9. apalankator:

    Amigo Tomás no conocía el dato, si es así vaya tipo afortunado. No es por pensar mal, ¿pero no será posible que alguien esté comprando décimos para blanquear?

  10. tomás:

    Pues cualquiera sabe. Aunque siendo noticia tan publicada, parece un capricho de la probabilidad matemática. Pero reconozco que soy bastante inocente y ni siquiera se me había ocurrido. Sin embargo, sé de choripolitos (palabreja que funde políticos y chorizos) que justifican su fortuna porque les ha tocado, creo, que hasta cuatro o cinco veces la lotería (fuente radiofónica mientras me hago el desayuno).
    Un abrazo.

  11. MIguel Ángel:

    Hablando de “EL Niño”, pero del otro, ya se están publicando los datos climáticos de 2015 y se ha confirmado un aumento de la temperatura media global de 0.64ºC.
    También hay previsiones para 2016: voy a esperar a esa noche porque es posible que Neo ponga alguna noticia al respecto.

  12. NeoFronteras:

    Lo malo es que Neo normalmente no tiene tiempo suficiente para escribir sobre todo lo interesante o importante.

  13. NeoFronteras:

    Respecto a la lechuga la clave está en que casi toda ella es agua y tiene muy pocas calorías.
    Sin embargo, los vegetales tienen nutrientes que no tiene la carne.

  14. tomás:

    Como te comenté, amigo Miguel Ángel, ha habido lugares en el Ártico, donde la temperatura normal es de -30 ºC, que están a 0 ºC (fuente: radio-desayuno) y tu me contaste que sabías de diferencias de 15 ºC. Cualquiera de las dos cosas son horribles, pero las temperaturas no se pueden sumar o restar así como así.
    Comprendo y comprendemos que Neo no pueda tener tiempo por falta de tiempo (curioso ¿no?), pues ambos estuvimos de acuerdo en lo admirable, generoso y genial de Neo. Me recomendaste el último artículo de Opinión. En cuanto termine este comentario iré a leerlo.
    ¿Sabes que estuvimos hablando más de hora y media y se me hizo algo así como media media hora? Esto del tiempo me trae mártir.
    Por cierto esta mañana he oído que en China, el mayor consumidor de carbón del mundo, a un artista, quizá arquitecto o algo así, se le ocurrió tomar una aspiradora y apuntarla hacia el aire -no sé si de Pekín-. Tomó tanto polvo -no han dicho la duración del hecho- que ha podido hacer con él un ladrillo que exhibe para concienciar a sus paisanos: a ver si se enteran de que están respirando ladrillos. ¡Jo, qué fuerte!
    Un gran abrazo y de paso le envío a Neo mi admirada admiración. (Hoy estoy redondo).

  15. Miguel Ángel:

    Magister Neo:

    Yo creo que ya nos dedica mucho tiempo, inmensamente valorado por mi parte como confirma nuestro común amigo Tomás. Además, ya nos ha comentado en alguna ocasión que no saca ni para gastos, tal vez motivado tan solo porque su orquesta tampoco deje de sonar y le saque un poco los colores a la otra, la del Titanic a la que hace referencia en la última entrada de “Opinión”.
    También tiene razón en que muchas veces las causas perdidas son las que más merecen la pena, así que como los joputas de los gobernantes del planeta no han movido ficha, yo voy a “alzarme” en el sentido más militar de la palabra: si en mi entorno ya me conocían por mi insistencia, desde ahora no pienso entablar ninguna conversación a menos que vayamos a hablar primero y sobretodo de la Sexta Gran Extinción.
    Voy a instalar paneles y un aerogenerador, aunque en mi caso no me vaya a salir rentable, ya que dudo mucho que los otros vecinos se acaben animando (vivo en una hilera de adosados).
    Lo que nos cuenta Tomás es también de lo más preocupante. Yo he leído que se estiman otros 0.2ºC de aumento de temperatura media global para 2016…y lo peor es que desconozco si en esta predicción se estiman las retroalimentaciones positivas.
    Pero estoy dispuesto a morir con las botas puestas, creo que incluso ya estoy entrenado con mi trabajo, que bien podría ser también otra “causa perdida” si le damos en enfoque de que, al final, Ella siempre gana y se acaba llevando al paciente.

    Un millón de abrazos electrofanfarrónicos para ambos y ¡a seguir peleando!

  16. JavierL:

    Querido neo yo también valoró mucho el tiempo que puedas dedicar.

    Quizás no cubras todas las noticias pero las que cubres lo haces con gran calidad. Cualquier otro por la falta de tiempo o rentabilidad lo hiciera Con mediocridad… Tienes mi más grande admiración por eso.

  17. José M. Gómez:

    Sólo una rectificación en el último párrafo, la agricultura ecológica también utilizan productos químicos como pesticidas, herbicidas, fungicidas y abono, eso sí de origen natural. De hecho, este tipo de agricultura es peor para el medio ambiente porque en los cereales, que es lo que más consume la humanidad, el terreno necesario para producir lo mismo oscila entre 40 y 60%. Así que necesitas más terreno, más insecticidas, más herbicidas, etc.

    A parte de que se utilizan algunos compuestos que son muy naturales pero muy tóxicos y perjudiciales, como la potasa, la sales de cobre, la aluminasa o el espinosad (este último mata a 200 variedades de insectos distintos incluido las abejas).

  18. tomás:

    Entonces la verdadera solución estaría en hacernos insectívoros, pero parece que somos muy remilgados y algunos de ellos quizá sean venenosos.
    A lo mejor no es una buena idea, pero, como el espinosad, es natural, calificativo este que para muchos es muy valioso; pero también la cicuta lo es, y si nos ponemos, el arsénico es tan natural como el oxígeno.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.