NeoFronteras

Mejor tiempo libre que dinero para ser feliz

Área: Psicología — domingo, 10 de enero de 2016

Los individuos que valoran más su tiempo sobre ganar más dinero son más felices y toman las decisiones adecuadas en sus vidas para alcanzar ese objetivo.

Foto

Un estudio señala que los individuos que valoran más su tiempo que la persecución del dinero son más felices.

En este estudio se analizó el modo de vida de 4600 personas y se pudo comprobar que esta muestra se dividía en dos grupos: los que valoraban más el tiempo que el dinero y viceversa. La valoración en cada caso era consistente con el modo de vida y las interacciones diarias.

Según Ashley Whillans (University of British Columbia) parece que la gente tiene una preferencia estable acerca del valor que otorga a su tiempo y al esfuerzo encaminado a ganar dinero.

Los investigadores implicados encontraron que la gente se divide en dos grupos cercanos al 50% de forma clara según priorizan el tiempo o el dinero. Además comprobaron que la gente más mayor era más propensa a decir que valora más su tiempo que el dinero comparada con la gente más joven.

Afirma Whillans que la gente, según se hace mayor, frecuentemente gasta más tiempo en cosas que tengan sentido para ellos que emplear el tiempo en ganar más dinero.

Los investigadores usaron dos encuestas distintas, una formada por una muestra representativa de norteamericanos y otra basada en estudiantes de la universidad de la Columbia Británica y adultos visitantes del museo de ciencia de Vancouver.

En estos estudios a veces se usaron ejemplos del mundo real, como preguntar a los participantes si prefieren un apartamento más caro con un tramo de camino hacia el lugar de trabajo corto sobre un apartamento más barato, pero más alejado. Además, los investigadores se fijaron en que los participantes que eran estudiantes pueden elegir entre un programa de estudios que les lleven a tener un empleo en el futuro que les haga tener un salario más alto con largas horas de trabajo o un programa de estudios que les permita obtener un empleo con menor salario, pero menos horas de trabajo al día.

El sexo o ganancias de los participantes no parecen afectar a la elección del dinero sobre el tiempo o viceversa, aunque el estudio no incluyó participantes cuyo nivel de pobreza fuera tan acusado que les hiciera priorizar el dinero para poder sobrevivir sobre el tiempo libre.

El estudio revela que si las personas se centraban más en su tiempo que en ganar dinero entonces tomaban las acciones necesarias en sus vidas que facilitaran esta perspectiva, como trabajar menos horas, pagar a alguien para realizar las tareas de la casa o ser voluntarios en programas de caridad. Mientras que algunas opciones pueden estar disponibles sólo para personas con ciertos ingresos, incluso pequeños cambios pueden marcar una diferencia, según Whillans.

Este investigador añade que tener más tiempo libre es probablemente más importante para la felicidad que tener dinero. Incluso entregar horas de tu tiempo o dinero al voluntariado, o comida a un banco de alimentos te hace sentir más feliz.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4845

Fuentes y referencias:
Artículo original
Foto: Moyan Brenn, vía Flickr.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

13 Comentarios

  1. Miguel Ángel:

    Mencionan:

    “Además la gente más mayor era más propensa a decir que valora más su tiempo que su dinero que la gente joven”

    …Pues muy probablemente. Yo creo que esto puede estar en relación con que el grupo que valora más el dinero tiene menos esperanza de vida. Por ejemplo, ya ha sido objeto de un estudio que si uno ha priorizado el dinero y el trabajo a tener una pareja sentimental, tiene menor esperanza de vida que el grupo de las personas que se consideran felizmente casadas o emparejadas.
    Si se trata de un adicto que trabaja prácticamente todo el día, prescindiendo de horas de descanso y ocio, tiene 10-15 años menos de esperanza de vida.

  2. tomás:

    ¡Jo, Miguel Ángel!: M´as matao.

  3. tomás:

    A ver, aclárame: Yo gasto mucho tiempo y no gasto dinero porque no tengo. Entonces ¿en qué lado de la balanza me colocas?

  4. David:

    El modelo Chino que quieren hacer servir de modelo para el resto del mundo, prever muchas horas de trabajo para llegar a fin de mes ( pagar facturas, hipoteca, impuestos, comida, bienes de consumo, ect), y cada vez menos tiempo de ocio y de descanso. Antes, era raro la empresa que no daba a sus empleados, un mes de vacaciones por año trabajado. Desde la década de 1990 en adelante, las vacaciones se han reducido a 15 días. En algunas empresas, 5 o 7 días, como e visto en un supermercado. Y en otras, para no pagar vacaciones, te despiden, cobras del paro las vacaciones, y despues , te vuelven a contratar; ahorrándose también pagar la antigüedad de un empleado en la empresa.

    Y si tienes el sueldo embargado, por impago de una deuda o pensión de manutension en caso de divorcio/separación, como ya se ingresa el sueldo directamente en el banco (también se hace por seguridad y comodidad para los empleados principalmente, pues ir con un cheque por la calle y que los cacos sepan que a final de mes, la mente cobra…), no ayuda en ese caso.

    El sueldo mínimo de 900€, los precios cada vez mas altos, las hipotecas cada vez mas largas (a este paso las hipotecas se traspasaran de padres a hijos o habrán muy pocos “propietarios”, de pisos y casas, viviendo la gran mayoría de alquiler. Ahora para empezar a trabajar, te piden mucho: 5 años de experiencia, para tres meses de practicas que da una FP 2 o Ciclo Formativo LOGSE, idioma con nivel de conversación alto, para trabajar de auxiliar administrativo, (antes no le pedían tener idiomas a un ingeniero de carreteras, por ejemplo), conocimientos de informática de oficina (excel, contaplus, …); aunque imagino que un Ciclo formativo o en un curso de FPO de 500h de esos del paro, algo daran de esto.

    Ahora par hacer las tareas mas básicas, en el mundo laboral, piden mucho, y ya no es suficiente con haber terminado el colegio, y ni se valoran los estudios terminados, por que ahora ya hay muchos. Antes, solo estudiaban 3 o 4 gatos, y había mucho trabajo para ofrece. Después del colegio (de los estudios), no hay vida; era todo de mentira, y nos tenían a todos engañados, con la idea de que si nos portabamos bien, nos esforzabamos y estudiabamos, subiriamos al Ciel… Estee, encontraríamos después un buen trabajo, y podríamos llevar una vida mejor… Y en el 2001, todavía, no había crisis económica mundial, como en la que nos encontramos. Entonces, pedían un año de experiencia laboral a los recién graduados en una FP o Ciclo formativo de la LOGSE, y ni aun así.

  5. apalankator:

    Existe una ley en economía que habla de los rendimientos decrecientes.
    Por ejemplo alguien que tenga sed apreciará mucho un vaso de agua, algo más un litro de agua, también preferiría a lo mejor 5 litros, pero no preferiría 1m³ de agua.
    Con el tiempo y el dinero pasa lo mismo, esta ley me parece un factor determinante en la valoración que los individuos dan a cada objeto.
    Saludos.

  6. Miguel Ángel:

    Bueno, igual no tienes mucho de lo que preocuparte: una de las formas más fiables de estimar los años que te quedan por vivir es hacer un estudio genético y observar los extremos (telómeros) de los cromosomas. En tu caso, es posible que haya funcionado la herencia y que los tengas más largos que las barbas de Matusalem, con lo cual tu problema podría llegar a ser el contrario porque dijiste que no te hacía especial ilusión llegar a centenario.
    Tu gastas tiempo, pero algo debe sobrarte para dedicarlo a viajar por estos mares y eso entra en la categoría de ocio. Al cerebro le gusta tener algún ratito de ocio. Lo que si que resta vida es quitarse horas de sueño y de otro tipo de descanso que necesita el cerebro: no soporta muy bien la monotonía.
    Por cierto, tengo conocimiento de otro estudio que relacionaba la frecuencia del sexo (ya sea en solitario o en pareja) con la longevidad y la salud de los sujetos: los que tienen baja frecuencia de relaciones sexuales tienen peor salud y viven menos.

    Un abrazo muy longevo.

  7. tomás:

    Es posible, amigo “apalancator” que el dinero sea una excepción. Una vez leí u oí, no sé, que preguntaban a un traficante en armas o en drogas -que no importa: en algo ilegal-, por qué no dejaba aquella vida peligrosa, con la barbaridad de dinero que tenía: ¿no tienes bastante? La respuesta fue: de esto nunca se tiene bastante.
    ¿No será que el dinero es como una droga?
    Quizá algún compañero nos pueda decir algo.

  8. JavierL:

    Hace tiempo leí por acá que el dinero te ofrece felicidad hasta que tengas más que tus vecinos… Pero cuando la gente llega a ese punto busca mudarse a un mejor barrio donde seguramente necesitará más dinero para superar sus nuevos vecinos… Será Por eso que siempre buscan más… Como el ejemplo de tomas. Ya ese traficante se comparará a otros traficantes y sigue en su búsqueda de felicidad basada en el dinero…

    Quizás en vez de mudarnos a un mejor lugar lo ideal sea ya volcarnos a usar el tiempo de forma significativa como indica este estudio.

  9. apalankator:

    Yo creo que la avaricia desmedida que muestran algunas personas, que les lleva o jugarse la vida o la cárcel para conseguir más dinero cuando no pueden contar el que tienen, es debido a taras mentales o frustraciones en la infancia o juventud.
    O no pueden controlar el instinto de querer convertirse en el jefe de los machos alfa, porque bien mirado estas conductas parecen más propias de hombres que de mujeres.

  10. tomás:

    Mira, “apalancator”, yo soy tan de igualdad de género, que creo que la mujer es tan mala o tan buena como el hombre. De hecho, la persona más vil que conozco, la que con más fuerza persigue el reconocimiento social mediante el puro teatro, la que se mata por un céntimo que hasta cuenta en pesetas para que le parezca siempre mucho lo que ha de pagar, es una mujer. Y no digo más porque no viene a cuento.

  11. tomás:

    Bueno, también conocía a un hombre tan malo que le llamaban, como al histórico Pedro el Cruel. Fue un bestia. E P D.

  12. apalankator:

    Pues cuídese de sus amistades, amigo Tomás.
    Quería decir que los excesos de testosterona provocan comportamientos extremos, en lo de acaparar dinero o poder también, aunque la maldad esté distribuida por igual entre ambos sexos.
    Saludos

  13. tomás:

    Gracias, amigo “apalancator”:
    Eran, ambas, “amistades” forzadas; no elegidas. Y lo de la testosterona, pues… me la trae floja.
    Abrazos igualitarios a las 13:57, hora catalana.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.