NeoFronteras

En busca de Terra proxima

Área: Espacio — jueves, 21 de julio de 2016

Diseñan un telescopio espacial de bajo coste para ver planetas en Alpha Centauri.

Foto

Como todos sabemos, hay más de 3000 exoplanetas ya confirmados. Sin embargo, todavía no hemos descubierto un planeta como la Tierra en la zona de habitabilidad de su estrella y que esta estrella sea de clase espectral G como el Sol.

Sí, buscamos un gemelo de la Tierra porque el nuestro es el único caso conocido de vida en la galaxia. Podría ser que hubiera planetas habitables y habitados alrededor de otro tipo de estrellas, pero la verdad es que todavía no sabemos la abundancia real de planetas habitables en la Vía Láctea.

También nos podemos preguntar sobre a qué distancia se encuentra el planeta habitable más cercano o, incluso, el planeta habitado más cercano. En la posibilidad más optimista podría ser que ese planeta se encontrara todo lo cerca que es posible: en Alpha Centauri, que es la estrella más cercana.

Alpha Centauri es un sistema triple compuesto por un sistema binario de estrellas a las que se les denomina A y B. la estrella A es de clase espectral G (amarilla como el Sol) y la B es de clase K (estrella naranja). La tercera es Próxima Centauri, orbita alrededor de las otras dos con una orbita muy amplia y es una enana roja.

Las estrellas Ay B son similares al Sol, por lo que si queremos buscar gemelos a la Tierra puede ser un buen lugar. Además, los modelos computacionales predicen órbitas estables hasta las 2 UA alrededor de A y B. Los datos obtenidos por las técnicas que permiten detectar exoplanetas indican que
el sistema contiene, al menos, un planeta del tamaño terrestre con una masa de 1,1 veces la terrestre que orbita Alpha Centauri B con un período de 3,23 días. Es el exoplaneta conocido más cercano a la Tierra. Pero, además, hay altas probabilidades (más de un 80%) de que exista, además, un planeta de tipo rocoso en la zona de habitabilidad de A o B. Este último caso es un tanto controvertido y no ha sido confirmado, pero si fuera verdad sería fantástico.

Un exoplaneta en la zona habitable a sólo un poco más de 4 años luz podría ser estudiado con mucha precisión con la tecnología actual. Incluso se podría obtener un espectro de su atmósfera para así buscar bioindicadores. Esto quizás se pueda hacer algún día con el telescopio James Webb o puede que antes si hay suerte.

Cuenta el chiste que un borracho estaba buscando las llaves que se le han caído debajo de la farola porque es el lugar en donde hay luz, pese a que estas podían estar en otro lugar. De la misma manera, podemos intentar buscar vida en un exoplaneta de Alpha Centauri porque está muy cerca y tecnológicamente lo podemos hacer. La separación aparente de ese hipotético planeta de su brillante estrella es tal que un coronógrafo de cierta calidad permitiría ver directamente el planeta y obtener su espectro sin que el brillo de la estrella ciegue el instrumento.

A Ruslan Belikov y Eduardo Bendek (NASA, Ames Research Center) se les ocurrió hace un tiempo una propuesta precisamente para lanzar de una misión de bajo coste diseñada exclusivamente para estudiar Alpha Centauri.

El telescopio sería pequeño y todo el instrumental cabría en un satélite ligero (45 kilos) del tamaño de una lavadora. No sería una misión multipropósito típica de la NASA, así que no serviría para estudiar otros casos, pero su adaptación a Alpha Centauri permitiría ver planetas si los hubiera. Se podría lanzar antes de que finalizase esta década. Obviamente, tiene que operar fuera de la atmósfera terrestre para así evitar las turbulencias del aire, que reducen la resolución efectiva con la que se observa (que es peor que la resolución óptica, limitada por la difracción, que está determinada por el diámetro del espejo primero del telescopio).

Otras misiones ya aprobadas como TESS, CHEOPS o PLATO se centrarán en muchas estrellas cercanas y sin la posibilidad de ver los planetas directamente. Según los planes de la NASA la posibilidad de ver los exoplanetas se retrasará hasta los años treinta de este siglo.

Para poder ver exoplanetas alrededor de la docena de estrellas más cercanas se necesitaría un telescopio espacial con un diámetro de espejo primario de 1 metro. Se necesitaría uno de 4 metros para hacer lo mismo con las 100 más cercanas y uno de 8 metros para las mil más cercanas. Pero sólo se necesita un telescopio espacial con un espejo de 0,30 m para ver planetas en Alpha Centauri. Hay telescopios de astrónomos aficionados que tienen espejos de ese tamaño o mayor.

Belikov y Bendek realizaron una propuesta a la NASA con esta idea, pero fue rechazada al tildarla de especulativa y a pesar de su bajo coste. Ahora se propone esa misma idea, denominada Misión centauro (Mission Centaur), a través de una organización no gubernamental y basada en financiación privada. Hasta tienen ya un pequeño vídeo documental en el que presentan la propuesta.

Pudiera ser que con esta misión se descubra un planeta con agua líquida y una atmósfera amigable que contenga indicadores de que hay vida sobre él, o puede que no. Pero si es que sí entonces el descubrimiento podría cambiar radicalmente la visión que tenemos del Universo.

El problema es la financiación. La única ventaja es que esta misión costaría un 10% del precio de una misión de la NASA. Las misiones de tipo Explorer de la NASA cuestan entre 180 y 200 millones de dólares. Esto quiere decir que la Misión Centauro podría salir por 20 millones de dólares o menos.

La organización ya ha conseguido financiar componentes clave de la misión, como el coronógrafo. Otras empresas ha donado el desarrollo del software para el coronógrafo. El lanzamiento se podría realizar con una cohete de SpaceX o por otra empresa de lanzadores económico.

Veremos si este proyecto llega a buen puerto.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4994

Fuentes y referencias:
Vídeo oficial.
Vídeo en Youtube.
Ilustración de cabecera: fotograma extraído del vídeo.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

2 Comentarios

  1. Miguel Ángel:

    Un 80% de que haya un planeta rocoso en zona de habitabilidad…esto se pone muy interesante, empezamos a ver el vecindario!

  2. Tomás:

    Aunque pueda parecer pretencioso -o mera coincidencia-, tengo mucho que ver con el chiste del borracho. Hace ya mucho tiempo -como en los cuentos y, para mi, cualquier cosa hace ya demasiado tiempo-, cuando estaba en 5º de bachiller imaginé un hombre con plena conciencia, no borracho, al que se le había caído una valiosa moneda en una calle en pendiente y oscura donde había, no lejos, una farola. Su impresión es que la moneda había seguido rodando bastante más allá de la farola, donde la oscuridad era ya total, pero buscó solo en la zona iluminada, puesto que hacerlo en el resto era totalmente inútil. Esto lo comenté con el profesor de filosofía, catalán, sacerdote y superfranquista por más señas, al que tuve ocasión de ver hará unos diez años ya muy mayor y en silla de ruedas.
    Le pareció muy lógico el comportamiento y para nada irrazonable.

    Se me ocurre que, aunque no estemos tratando de civilizaciones, sino de vida, la gran probabilidad que otorga la ecuación de Drake a la existencia de una civilización tecnológica y más o menos coincidente en el tiempo con la nuestra, es superoptimista por la inmensa cantidad de vicisitudes que la Tierra ha experimentado que, a mi modo de ver, superan con creces lo contrario de sus cálculos a favor. No me detengo en ello porque, como digo, el artículo trata de otra “Tierra” y de simple habitabilidad.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.