NeoFronteras

Hidrocarburos en Ceres

Área: Espacio — Domingo, 19 de Febrero de 2017

Dawn detecta compuestos orgánicos en el planeta enano Ceres

Foto

La sonda espacial Dawn, que desde 2015 se encuentra orbitando Ceres, ha detectado materia orgánica en dicho cuerpo del cinturón de asteroides. El descubrimiento indicaría que este planeta enano tiene una historia química más compleja de lo que se le suponía.

Ceres no es una mera acumulación de rocas, sino que en él se dan procesos químicos complejos posiblemente regulados por el calor y el agua.

La sonda ha detectado recientemente ciertas áreas de la superficie de este planeta enano en donde abundan estos compuestos orgánicos que parecen ser nativos de este cuerpo del Sistema Solar. Entre los compuestos orgánicos detectados se encuentran cadenas de hidrocarburos y compuestos amoniacales. Aunque los científicos implicados no pueden proporcionar la composición exacta, se atreven a decir que entre ellos podría estar la cera de lignito y la asfaltita.

Había pruebas de que en Ceres hay minerales hidratados ricos en amoniaco, hielo de agua y sales. Ahora se suman a la lista los compuestos orgánicos. Por tanto, Ceres contiene los precursores para la vida.

Los científicos que dirigen la misión creen que estos compuestos proceden del interior del Ceres y que no han caído a bordo de cometas o meteoritos. Aunque la presencia de carbono, hidrógeno, nitrógeno, agua y filosolicatos necesarios para la formación de estos compuestos orgánicos están presentes en Ceres, no está claro cómo estos compuestos se pueden formar in situ, ni cómo pueden llegar hasta la superficie.

Como estos compuestos son volátiles y son fácilmente destruidos por la acción de los impactos de meteoritos y otros fenómenos, esto significa que estas sustancias son reemplazadas continuamente. Así que debe haber una fuente de ellas.

Los datos de los espectrómetros visibles e infrarrojo indican que estos compuestos se pueden encontrar en alta concentración cerca del cráter de 50 km Ernutet del hemisferio norte.

La distribución y características de estos compuestos parece que están asociadas a cualquier tipo de cráter, pues las concentraciones mayores parecen darse de forma discontinua a lo largo de la parte del sur del fondo y borde de Ernutet y en otro cráter más antiguo y degradado.

La región en donde se da este fenómeno es vieja y está fuertemente craterizada, pero el borde de Ernutet parece relativamente joven.

Sin embargo, el patrón encontrado no parece encajar con material eyectado de un cráter específico.

Ceres presenta pruebas de haber experimentado actividad hidrotermal en el pasado, además de alteraciones acuosas y movilidad de fluidos. Las áreas de Ceres con compuestos orgánicos recientemente hallados podrían ser el resultado de procesos internos de ese tipo.

Los científicos de la misión planean seguir trabajando para poder identificar un método de transporte viable que haya permitido el depósito de estos compuestos con ese patrón específico desde el interior hasta la superficie de Ceres.

La identificación exacta de estos compuestos es muy complicada de hacer por espectrometría convencional (óptica o infrarroja) que posee Dawn. La sonda Rosetta sí pudo identificar mejor este tipo de compuestos porque usó espectrometría de masas al pasar por la coma del cometa 67P Churyumov–Gerasimenko. Pero la soda Dawn carece de un espectrómetro de masas.

Christopher Russell (UCLA) ha dicho que la comunidad científica ya se plantea una misión que aterrice en Ceres para analizar in situ estos compuestos. Misión que sería más sencilla y barata que posarse sobre Marte.

Según él, Ceres podría ser el paradigma de un planeta húmedo que sea una posible incubadora de química compleja. Además, afirma que habría que considerar a Ceres un protoplaneta, es decir, los restos de algo que iba para planeta y no terminó de formarse completamente.

Según Simone Marchi (Southwest Research Institute) el descubrimiento de altas concentraciones locales de estos compuestos es intrigante y tiene amplias implicaciones para la comunidad astrobiológica.

Aunque no hay pruebas de que haya vida en Ceres, algunos de los compuestos hallados son los bloques orgánicos sobre los que se puede dar mecanismos bioquímicos, por lo que en Ceres podría haber cierta química prebiótica.

Además, el hecho de que en Ceres haya estos compuestos hace que sea más posible que en otros asteroides se dé lo mismo.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5347

Fuentes y referencias:
Artículo original
Foto: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

6 Comentarios

  1. Tomás:

    No comprendo por qué la misión sería más barata y sencilla que ir a Marte. Pero lo que no cabe duda es que en lo que podemos llamar cuerpos rocosos del Sistema Solar, existe cierta abundancia de prebióticos; también el metano y el amoniaco, incluso el agua en los grandes planetas, pero también en los cometas que nos llegan de lejos. Así no parece tan extraño que en algún o algunos lugares se haya podido dar la vida en algún momento, quizá por poco tiempo. El problema es averiguar cómo.

  2. Dr. Thriller:

    Pero es que la NASA sí que sabe sisar. Tras encargar un motor defectuoso a un fabricante que lleva vendiéndolos para satélites desde el año del Flato de Empédocles ahora se les escogorcia la válvula helioinyectora y la pobre JUNO ya no mejor casi que no modifica su órbita y tal, por aquello de que explote y tal mal rollo que no hay naves rusas por allá arriba. ¿Consecuencias? Pues que la misión dura más y hay que proveer más fondos para una operativa mucho más prolongada. Qué cosas pasan. Y eso que era una misión de las Q3, o sea, barata. Esto empieza a ser sospechosamente parecido a los presupuestos hispanistanos. Yo le hago un presupuesto pero no tuve en cuenta el horóscopo, etc.

    Teniendo todo esto en cuenta sería más sencilla y barata porque la gravedad de Ceres es de clase churrosa, no es como la de Chury pero poco más, casi hay que ocuparse de que la nave no rebote. Ergo, menos peso, tiempo de vuelo similar en entorno ídem, mucho menos combustible y menos circos (no hacen falta retrocohetes ni paracaídas supersónicos ni airbags ni skycranes ni cosas similares). Vamos, de hecho Dawn debía de haber ido volando a otro asteroide pero lo dejaron correr por aquello de que la garantía no cubre.

    Lo que sí me parece, es que Ceres es bastante raro para el lugar donde está. He leído que incluso sospechan que con el modelo de Niza (debían llamarle el de Viena-Strauß) se formó más lejos y luego se acercó a lorenzo. Han encontrado una mina con esto.

  3. Miguel Ángel:

    Maese Dr. Thriller:

    “Qué cosas pasan. Y eso que era una misión de las Q3, o sea, barata. Esto empieza a ser sospechosamente parecido a los presupuestos hispanistanos. Yo le hago un presupuesto pero no tuve en cuenta el horóscopo, etc”

    ¡¡Muy bueno!! Pues en eso, aunque discrepes, yo no creo que vaya a mejorar con Trump. Eso sí, a los horóscopos les preveo un gran futuro.
    Otro abrazo.

  4. Tomás:

    Efectivamente, no había caído en el aterrizaje marciano, que ha de vencer mucha más gravedad.
    En cuanto al origen de Ceres, todo pudo suceder, pero no me convence mucho el que se haya trasladado desde los confines del sistema hasta el cinturón de asteroides. Al fin y al cabo las órbitas de todos los planetas, pienso que, en un buen lapso de su historia, han debido estar llenas de material que se ha ido agregando, y una prueba pudiera ser que aún quedan restos de él en las proximidades de muchos, como los troyanos. Pienso que la formación de Júpiter fue la que impidió que se pudiese formar un planeta, como mínimo, con todo o casi todo el material del cinturón. Pero claro, es solo una opinión profana.

  5. Dr. Thriller:

    Nunca dije que cosas de intendencia fuesen a mejorar. La tendencia es la inversa y eso no le veo forma de cambiarlo. Como todo, se puede mantener el actual ritmo de degradación o acelerarlo. Al peligrosísimo Trump ya lo han capado a una velocidad (ni un mes) que ni me esperaba, así que dudo que se meta en más jardines de los que ya está. En cualquier caso la NASA depende principalmente de las Cámaras, no tanto del Presidente.

    No sólo la gravedad, Tomás, nos olvidamos de mencionar explícitamente la atmósfera marciana, insuficientemente densa para poder frenar algo tal y como se necesitaría, suficientemente densa para estorbar descensos no aerodinámicos. Lo de mover planetas a mí tampoco me gusta, es el debate habitual, aunque como en todo la última palabra la tendrán los datos empíricos. No es por no moverlos, si hay que moverlos se les mueve, por no moverlos no es, ahora, es que moverlos para ná, es tontería.

    Abrazo ceresiano (que no es de la Madre Ceresia de Robledo de Chavela ni la ISRO).

  6. Dr. Thriller:

    Ay, Miguel, me olvidé. Los horóscopos siempre han gozado de excelente salud. Soberbia, exhuberante. Desde los tychlbrahenses tiempos del horóscopo seudoastronómico hasta la colorida diversidad actual, donde tenemos pronósticos de la OTAN, del Banco Hijos de P&P, y sus propuestas de comprar papelitos, los coches léctricos que atropellan solos, las inversiones en cosas de futuro como casas, plazas de jarague y paseos psicofánticos, la eterna juventud… Todo basado en necesidades que en realidad no son tales, la mayoría artificiosas más que artificiales, y todas, todas, sucederán en el futuro. De ahí que un horóscopo en realidad tiene una base científica de abordaje, y sugiero el cantomaitines (SI) como la cantidad en basura en terabytes que alojamos en el futuro por esta vía.
    Trump los hace estupendos, además, mucho mejor que la de la Fundación Dami Argo.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.