NeoFronteras

Cuantifican los desperdicios plásticos globales

Área: Medio ambiente — domingo, 23 de julio de 2017

Tocamos a más de una tonelada de desperdicios plásticos por habitante de la Tierra.

Foto

Los seres humanos creamos problemas y luego no somos capaces de solucionarlos, pese a que la solución es obvia y sencilla.

Desde los años cincuenta del pasado siglo hemos generado 8300 millones de toneladas de plástico y la mayoría de estos residuos están en el medio ambiente. El problema es que el plástico no se degrada, a lo más se fragmenta.
Un estudio reciente realizado por investigadores de University of Georgia, University of California y Sea Education Association evalúa este problema.

Es el primer estudio en realizar un análisis global de la producción, uso y destino final de los plásticos que se han producido a lo largo de todas estas décadas. Los científicos ha recopilado la estadística sobre este tipo de materiales que además incluyen las resinas, fibras y aditivos de una variedad de fuentes industriales.

Estos mismos investigadores calcularon en un estudio de 2015 la magnitud de los desperdicios plásticos que terminaban en los océanos, que sólo en 2010 fue de 8 millones de toneladas. El 75% de los residuos que terminan en el mar está compuesto por plásticos.

Ahora han cuantificado que para 2015, de esas 8300 millones de toneladas, 6300 millones de toneladas han terminado siendo desperdicios. Sólo un 9% del total ha sido reciclado, el 12% ha sido incinerado y el 79% ha sido simplemente acumulado en vertederos o arrojado al medio ambiente.

Foto

Según sus cálculos y al ritmo actual, para 2050 habrá 12.000 millones de toneladas de este tipo de materiales en vertederos y en el ambiente. Como los plásticos no se degradan fácilmente, estos vertidos continuarán estando en el ambiente durante miles de años, según Jenna Jambeck, coautora del estudio. “Nuestras estimaciones subrayan la necesidad de pensar críticamente acerca de los materiales que usamos y las prácticas de gestión de residuos”, añade.

Foto

Lo malo de la producción de plásticos es que ha seguido un ritmo exponencial. De las 2 millones de toneladas que se producían en 1950, se pasó a 400 millones en 2015. La mitad de todo el plástico producido desde 1950 a 2015 ha sido producido en los últimos 13 años de ese periodo. El crecimiento es superior a cualquier otro material fabricado por el ser humano, salvo el acero y el cemento usados en la construcción.

La ventaja es que el acero y el cemento forman al final un producto que en sí mismo dura mucho tiempo. La mitad de la producción del acero termina en la construcción, por lo que se usa durante décadas. Por el contrario, los plásticos se usan generalmente en paquetería y envoltorios, por lo que son descartados al poco tiempo de haberse producido. Además, según dice Roland Geyer, líder del estudio, la mitad del plástico que no es envoltorio termina siendo desperdicios al cabo pocos años de uso.

“Lo que estamos tratando de hacer es crear los cimientos para la administración de materiales sostenibles. Simplemente, no puedes administrar lo que no mides, así que pensamos que las discusiones políticas estarán mejor informadas y basadas en los hechos ahora que tenemos estos números ”, dice Geyer.

“Hay gente viva hoy en día que recuerda un mundo sin plásticos, pero han terminado siendo tan ubicuos que no puedes ir a ningún sitio sin encontrar desperdicios plásticos en el ambiente, incluidos los océanos”, añade Jambeck.

Sin embargo, estos investigadores no buscan la total eliminación de los plásticos en el mercado, sino hacer un examen crítico del uso que se hace de este material.

“Hay áreas en donde los plásticos son indispensables, en especial en productos diseñados para tener durabilidad. Pero creo que necesitamos tener especial cuidado con el uso expansivo de los plásticos y preguntar cuándo el uso de estos materiales tiene o no tiene sentido”, dice Kara Lavender Law.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5461

Fuentes y referencias:
Artículo original
Imagen: University of Georgia.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

9 Comentarios

  1. Miguel Ángel:

    Muy querido Neo:

    Acabo de leer una noticia sobre rangeomorfos que aparece con fecha de ayer en la sección de Paleontología, pero no sale entre las otras noticias de la Portada.

    Abrazos.

  2. Miguel Ángel:

    Ahora ya aparece.

  3. Dr. Thriller:

    O no estarán miles de años. O aparecerá alguna cepa de algún bicho que se los come y la explosión será cámbrica, nunca mejor dicho (como las consecuencias). Y tal cepa no tiene que ser natural, siquiera. No es sólo crear problemas, es que a veces de esto se hace un arte: el aprendiz de brujo. Seguro que en más de un laboratorio y más de dos están jugando con enzimas para degradar polímeros, y claro, después los bichos no van a distinguir un residuo de una estructura funcional. Como le digo yo a muchos miembros de mi familia que combaten la carcoma de los muebles, estáis masacrando a pobres seres que sólo están haciendo lo que deben hacer (es que si el mueble fuera de ebanista aún tenía un pase meterle gasóleo como hace un especímen que yo conozco, pero para un armario birrioso). Y se comen hasta libros, ay.

    Lo de aprendiz de brujo, no me refiero ni a fabricar plásticos ni a la penosa gestión de los RSU (o no S). Hablo del modelo social que tenemos, ay, estos antropólogos, ¿cuando se ocuparán del consumismo? Ya, ya, financiación para eso pueden esperar sentados.

  4. Tomás:

    “O, o, o…” Eso no vale; así se acierta siempre. Es como en el conocido chiste del tartamudo y el que sufría convulsiones que apuestan a ver quién caza una paloma con una escopeta. Como supongo que lo sabes, no lo cuento.

  5. Dr. Thriller:

    Bueno, esto sí es una especulación y no un intento de cubrir todos los flancos dado que se apoya en muy poca cosa, pero realmente es que la industria va a tener mucho más miedo de un bicho desbocado que se coma sus stocks maravillosamente embalados que de llenar el planeta de porquería. Y bueno, teniendo en cuenta a enfermos próximos al delirio nazi como Monsanto y amigos, puede que sea efectivamente un cubrir todos los flancos, porque a fin de cuentas esto en el Pentágono puede hacerles un descontrol de músculos orbiculares o como se les diga.
    Porque obviamente si Ubre Estado no da para limpiar, menos para cubrirte las pérdidas, y las aseguradoras… A ver si he sido injusto con ellas cuando hablaba de militares. Claro que no es lo mismo.

  6. NeoFronteras:

    Bueno, algunos estados sí cubren las pérdidas de las empresas privadas, como bancos, constructoras de autopistas y petroleras que hacen castores. Es un sistema invertido en el que los que más tienen no pagan impuestos y los que menos tienen los pagan para que ese dinero vaya a los ricos. Vamos, un Robin Hood al revés.

  7. Tomás:

    No hay que ser tan mal pensado. Estos días ya se nos ha informado de que se “arreglarán-sanearán” unas autopistas con dinero público y luego se adjudicarán, pero que se recuperará lo gastado. O sea que nada, como con el “rescate” de 80.000 milloncejos de nada.

  8. Miguel Ángel:

    Yo no conozco el chiste, querido Tomás. ¡Dispara!, please.

  9. Tomás:

    Pues que están un tartamudo y el que tiene convulsiones, o más bien que no puede contener un movimiento aleatorio de sus manos. Apuestan a ver quien tiene mejor puntería. Primero prueba el tartamudo. La tartamudez, por lo visto se contagia a la escopeta, de modo que soltada la paloma, dispara y pu-pu-pun, no atina. Ahora le toca al otro y ¡pun!, da en el blanco. Se queja entonces el tartamudo diciendo: Cla-cla-claro, a-a-apun-pun-tan-d-do a to-to-todas par-par-tes, a-a-sí, cual-al-qui-qui-era.
    Y perdón para tartamudos y convulsos.
    Un abrazo con repetición.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.