NeoFronteras

Luces y sombras medioambientales en EEUU

Área: Medio ambiente — viernes, 22 de septiembre de 2006

Foto

La Academia de Ciencias Británica ha criticado a la petrolera Exxon (que el año pasado obtuvo 36.000 millones de dólares de beneficio) de financiar a grupos que minusvaloran o deforman el consenso científico sobre el cambio climático. Estos “escépticos del cambio climático” están situados en su inmensa mayoría fuera del ámbito científico, algunos son grupos u organizaciones evangélicas y otros representantes de diversas iglesias. Se teme que el informe encargado por la ONU sobre el cambio climático, que un grupo de expertos está llevando a término, se haga público en 2007 y que contenga muy malas noticias y perspectivas sobre este asunto. Las medidas tomadas por esta empresa irían encaminadas a desactivar el posible impacto negativo de ese informe sobre sus expectativas.
En el lado positivo el estado de California ha demandado judicialmente a la industria del automóvil por alterar el clima debido a la emisión de CO2 de los vehículos. La demanda, presentada por el fiscal general del estado, es pionera en el mundo y afecta a tres empresas estadounidenses (Chrysler, General Motors y Ford) y otras tantas japonesas (Toyota, Honda y Nissan).
La demanda ha sido presentada en nombre del pueblo de California y constituye un paso más en la lucha que este estado mantiene contra el cambio climático y contra la administración federal de EEUU con George Bush a la cabeza. EEUU, que emite el 25% mundial de las emisiones de gases de efecto invernadero, se ha negado a ratificar el protocolo de Kioto mientras que 165 países sí lo han hecho.
California ha aprobado recientemente diversas iniciativas para reducir las emisiones de dióxido de carbono.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

1 Comentario

  1. David B:

    Recomiendo echar un vistazo a esta web http://www.exxonsecrets.org/ donde informa de todas las instituciones a las que está “financiando” para que el ruido mediático que generan ponga en tela de juicio los avisos de las instituciones científicas responsables.
    Y esto es sólo una empresa, o sea la punta del iceberg: cada vez que oigais a alguien o veais en algún medio de comunicación que se cuestiona el cambio climática, preguntaos primero ¿a quién beneficia esta desinformación?

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.