NeoFronteras

Descubren nuevo extremófilo

Área: Biología — Martes, 7 de Agosto de 2007

Foto
Sección de un manto microbiano procedente de Octopus Spring. Foto: David Ward.

Descubren un extremófilo fotosintético en el parque Yellowstone. Este microorganismo vive en aguas hidrotermales de origen volcánico.
Los microorganismos que viven en las fuentes hidrotermales de este parque forman mantos multicapa de diversos colores: rojo, naranja, amarillo verde y marrón. En esos mantos viven millones de estos organismos formando colonias alimentadas de la actividad volcánica, de sus compañeros y de la luz del sol. Cinco de los 25 phyla o tipos de bacterias (incluidas la cianobacterias) producen clorofila, que es la molécula fotosintética por excelencia que permite crear compuestos orgánicos a partir de agua, dióxido de carbono y luz solar. Ahora han descubierto una nueva: Chloracidobacterium thermophilum.
Este nuevo extremófilo ha sido descubierto por Don Bryant de Pennsylvania State University en University Park y David Ward de Montana State University en Bozeman gracias a un análisis genético. Estaban buscando pruebas de la presencia una bacteria del azufre fotosintética (de color verde) conocida que sospechaban que debía de vivir allí pero en su lugar encontraron una especie nueva.
La nueva especie vive en aguas con una temperatura de 66 grados centígrados, por lo que se puede clasificar de extremófila.
Infirieron la existencia de esta nueva especie a partir de datos genéticos de un cultivo enriquecido de microorganismos procedentes de una fuente hidrotermal de Yellowstone después de eliminar muchas especies con un herbicida, manteniendo el cultivo en la oscuridad y sometiéndolo a una atmósfera rica en oxígeno.

Foto
En lagos termales, como este Twin Butte Vista Spring de Yellowstone, se forman mantos microbianos con extremófilos. Foto: Dave Ward.

El microorganismo tiene color marrón pero contiene clorofila en unas “antenas” especiales en la suficiente cantidad como para captar energía del sol. La cantidad de clorofila en estos apéndices es tan alta que le permite realizar la fotosíntesis a niveles de iluminación muy bajos.
Esta especie representa una de las dos especies conocidas de bacterias capaces de realizar la fotosíntesis en presencia de oxígeno y que medra en ambientes alcalinos.
Especies emparentadas viven en ambientes ácidos en el suelo por lo que se especula que la fotosíntesis se pueda dar también bajo tierra.
Además de engrosar la lista de los seres extremófilos este microorganismo este caso puede ayudar a entender el origen de la fotosíntesis. Chloracidobacterium thermophilum divergió de sus parientes fotosintéticos hace mucho tiempo.
Como aplicación se podría copiar su sistema fotosintético para ampliar la gama de sensibilidad electromagnética de futuros microorganismos genéticamente modificados que produzcan biocombustibles a partir de la luz del sol.

Referencias:
Nota de prensa de la Universidad de Montana.
Nota de prensa de Penn State.

Foto
Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

2 Comentarios

  1. Miguel:

    Pues entonces que logran con eso que no se publique nada! pero eso depende de ustedes que nada logran siendo una pagina con tanta seriedad, ademas hay paginas de las que se tiene mas conocimiento y no pretenden aparentar ser algo importante puesto que ya lo son.

    ¡Espero tengan el valor de publicar esto!

    Dejando todo esto el tema de los extremofilos de Yellowstone es excelente!

  2. maría del carmen guerrero:

    El tema de los extremófilos es apasionante, se que también los hay en las profundidades de la tierra, ¿podrían publicar más información?

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.