NeoFronteras

El incienso es psicoactivo

Área: Medicina — miércoles, 28 de mayo de 2008

Se ha descubierto que el incienso, al quemarse, produce sustancias psicoativas. Éstas podrían dar lugar a nuevos medicamentos para la depresión y la ansiedad.

Foto
Incienso sobre carbón. Foto: Wikimedia Commons.

Lo líderes religiosos han mantenido durante milenios que quemar incienso era bueno para el alma. Ahora unos biólogos han descubierto que es bueno también para el cerebro. Un equipo internacional de científicos de la Universidad Johns Hopkins y de la Universidad Hebrea de Jerusalén describe que la quema de incienso, concretamente el procedente de la resina de Boswellia papyrifera activa unos canales iónicos específicos de las neuronas y podría aliviar la depresión y la ansiedad. Los canales iónicos son proteínas de las cubiertas celulares que bombean iones de un lado a otro de la membrana y los hay de muchos tipos. Estos canales en concreto están pobremente estudiados.
Este descubrimiento sugiere que quizás sea posible la creación de una nueva clase de fármacos para la depresión. Sería algo que ha estado bajo nuestras narices desde hace mucho tiempo sin ser investigado. Aparentemente, hoy en día, los religiosos asumen que el efecto del incienso es meramente simbólico.
Según Raphael Mechoulam, uno de los investigadores, a pesar de la información procedente de textos antiguos sobre los constituyentes de la resina de Bosweilla, hasta ahora no se había investigado su psicoactividad.
Este equipo de investigadores encontró que la administración de acetato de inciensola, uno de los constituyentes de la resina en cuestión, tendría como efecto rebajar la ansiedad y producir un efecto asociado al de los antidepresivos.
Los investigadores administraron acetato de inciensola a ratones de laboratorio para determinar los efectos psicoactivos del compuesto. Hallaron, en concreto, que afectaba a áreas cerebrales conocidas por estar relacionadas con las emociones, así como a circuitos neuronales sensibles a los fármacos para la ansiedad y la depresión.
Específicamente, el acetato de inciensola activaba una proteína denominada TRPV3, que en el cerebro de los mamíferos juega un papel en la percepción de calor por la piel. Cuando se crían ratones sin esta proteína y son expuestos al acetato de inciensola, éstos no sufren ningún efecto especial en sus cerebros.
Gerald Weissmann, editor jefe de FASEB Journal, dice que quizás Marx no andaba muy desencaminado al decir que la religión era el opio del pueblo, pues muchas religiones han usado sustancias psicoactivas en sus rituales.
Según él, estudiar cómo funcionan las drogas psicoactivas quizás nos pueda ayudar a entender mejor los fenómenos neurológicos. El descubrimiento de que este compuesto afecta a blancos específicos del cerebro debería ayudarnos a entender algunas enfermedades del sistema nervioso.
Además, este estudio proporciona una explicación biológica para prácticas espirituales, como la de quemar incienso, de milenios de antigüedad que han persistido a través del tiempo y de las distintas culturas, lenguas y religiones: quemar incienso realmente hace que te sientas mejor.
Según el National Institutes of Health los trastornos relacionados con la depresión son una de las principales causas de invalidez de los Estados Unidos para las personas entre los 15 y los 44 años de edad, afectando a casi 15 millones de adultos. Solamente la forma menos severa de depresión afecta a 3,3 millones de adultos de los EEUU. Los desórdenes relacionados con la ansiedad afectan a 40 millones de adultos norteamericanos y frecuentemente va asociada a desórdenes depresivos.

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Artículo original
La recolección del incienso hace peligrar el árbol que lo produce.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

4 Comentarios

  1. tomás:

    Descubro con alegría la imparcialidad de Neofronteras, pues había notado cierto tufillo anticlerical. Ya veo que no es así, pues resaltan científicamente, como debe ser, las virtudes del incienso, materia de lo más clásica -ya se lo dieron a oler a Jesús los Reyes Magos- y de lo más usual en los ritos eclesiásticos. Ahora me explico lo mucho que me gustaba olerlo en el internado de mi juventud, y aquellas idílicas ambiciones de santidad que me asaltaban. Si a ello sumamos la travesura de catar generosamente el vino de la diaria misa y aun de, en la seriedad y recogimiento del oficio, ponerle más del debido al sacerdote -que levantaba ligeramente el cáliz para impedirlo y yo la vinajera para seguir llenando- ya no me extraño de la santa alegría que non embargaba en el “Ite misa est” ni de que siempre me escogiera aquel hombre piadoso para monaguillo, a pesar, creo, de la cotidiana picardía.

  2. Alejandro Sánchez:

    Felicito a Neofronteras por publicar estos estudios. Pero aclaremos algo: La medicina natural es complementaria a la medicina farmacológica; jamás puede reemplazar a un tratamiento médico dictado por profesional. La meditación puede ayudar a apaciguar los episodios de esquizofrenia y epilepsia, pero no puede reemplazar el tratamiento farmacológico recomendado por un galeno.

    Lo mismo en muchos otros temas.

    En cuanto a la religión, la misma es respetable, siempre que no fanatice y promueva el pensamiento irracional. Es triste que hayan ciertas sectas que enseñan que el hombre fue creado, rechazando la bioevolución. Sobre todo en estos tiempos, donde el pensamiento crítico y racional es urgente. Peor aún, hay algunas pequeños grupúsculos sectarios que enseñan que los recursos del planeta no tienen límites y que los estudios sobre huella ecológica e impacto ambiental son totalmente falsos… pero bueno, estos últimos fanáticos son una minoría muy pero muy pequeña, sin embargo…

  3. NeoFronteras:

    No se trata de usar incienso para curar enfermedades. La idea es estudiar el efecto para saber más sobre este tipo de enfermedades y tratar de encontrar medicamentos apropiados. Además, hay tantos humanos con este tipo de problemas que el árbol productor del incienso tendría más problemas de los que ya tiene si se usara incienso tal cual.
    Recordemos además que el experimento se hizo con ratones y que la magia no existe. Alguien con una fuerte depresión no se a curar porque queme un poco de incienso.

  4. Armando Hernández:

    Creo que a la gente se le ha pasado una interpretación interesante. Si el incienso es psicoactivo, entonces muchas visiones y experiencias místicas pueden ser atribuidas a él.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.