NeoFronteras

Especulaciones sobre la vida en Marte

Área: Biología — Martes, 1 de Julio de 2008

La existencia de extremófilos alienta las especulaciones sobre la vida en Marte.

Foto

Chris Impey, de University of Arizona in Tucson, en una entrevista para Newscientist, hace una pequeña recopilación de los organismos extremófilos que hay en la Tierra. La idea es que quizás haya organismos similares en otros planetas donde el ambiente es extremo.
No hay nicho ecológico en la Tierra que no haya sido colonizado por algún organismo. Hay vida en aguas calientes y ácidas, en los más secos desiertos, en la profundidad del océano o de la corteza terrestre, en la regiones polares, o incluso donde hay vertidos tóxicos o radiactivos.
Según Impey la vida en la Tierra está por todos lados, incluso en los sitios más inconcebibles. La misión Phoenix a Marte, ahora tan de moda en los medios, esta estos días buscando hielo de agua en la región polar marciana. Según algunas personas hiperoptimistas podría ser que incluso hubiera vida en dicho planeta.
La existencia de extremófilos en la Tierra nos hace pensar que quizás en las duras condiciones de Marte o en la luna Europa de Júpiter pueda haber vida.
Algunos de estos extremófilos pueden medrar bajo el océano en las chimeneas hidrotermales a una temperatura muy alta. Para ello se valen de unas enzimas que son estables a alta temperatura. Algunas de estas enzimas han sido aisladas y se utilizan en detergentes y para la producción de alimentos. El límite de temperatura que se ha encontrado hasta el momento es de 113 grados centígrados. Esta marca la ostenta Pyrolobus fumari, descubierto en 1997 a 3650 m de profundidad en el océano Atlántico. Recordemos que debido a la alta presión reinante a esa profundidad el agua allí y a esa temperatura no hierve. Este microorganismo puede incluso sobrevivir los 121 grados de un autoclave de esterilización médica durante 10 horas, pero muere a 130 grados.
Quizás existieron estas chimeneas hidrotermales en Marte en el pasado, o todavía estén en los océanos subterráneos de Europa que se cree que hay por debajo de la capa de hielo.
Otros organismos pueden sobrevivir al frío extremo. Ciertas arqueas y líquenes criptoendolíticos colonizan los poros de las rocas antárticas. Hay también un alga que coloniza la nieve dándole un color sandía, fenómeno ya descrito por Aristóteles.
Los psychrophiles, organismos amantes del frío, tienen membranas especiales que no se ponen rígidas a esas temperaturas y producen proteínas anticongelantes.
No se sabe muy bien la marca en este caso, pero algunos microbios prosperan a 12 grados bajo cero y sobreviven a -20 grados. Según un estudio la bacteria Colwellia psychrerythraea puede sobrevivir a los -196 grados centígrados del nitrógeno líquido.
Estos microbios o similares podría sobrevivir en sitios como Marte o Europa.
Otros microorganismos pueden sobrevivir en ambientes salinos. Así, y a pesar de su nombre, el Mar muerto, que es uno de los sitios más saldos del mundo, contiene diversos microorganismos que viven en sus aguas. Así, Haloarcula marismortui produce una proteína especial que le protege de los efectos de la sal. Se ha especulado sobre ambientes salados en el suelo de Marte y su posible vida, aunque es un tema controvertido.
Chris Impey se olvida de mencionar otros casos igualmente sorprendentes. Deinococcus radiodurans puede resistir la radiación gracias a su enorme capacidad para reparar su ADN. Se descubrió después de haber intentado esterilizar un recipiente con radiación y observar que todavía quedaban microorganismos.
Hay microbios que pueden vivir en el desierto de Atacama, que es probablemente el lugar más seco de la Tierra. El lago Mono, en California, de alta alcalinidad (pH 10) o ciertos sitios en Yellowstone son otros lugares en los que viven extremófilos.
En la mina Richmond en EEUU hay microbios que prosperan a un pH ácido de 0,8. Algo que muchos otros microorganismos no podrían resistir, sobre todo a las altas temperaturas en las que se encuentran. Thiobacillus, por ejemplo, vive de oxidar el ácido sulfúrico. Y es que las dietas microbianas pueden ser raras, como aquellos que a partir de hidrógeno y dióxido de carbono producen metano y energía. O esos otros que viven en las entrañas de la tierra e indirectamente se alimentan a partir de la desintegración del uranio radiactivo.
El río Tinto, en España, es otro ejemplo de lugar interesante. Allí medran, entre los metales pesados, microorganismos que viven de la oxidación del hierro y que dan al río su característico color anaranjado. Este elemento también está presente en Marte, por eso se ha utilizado al río Tinto como modelo de posible vida marciana.
Pero todo esto no significa que tenga que haber vida en Marte. Aunque las últimas noticias sobre el suelo marciano son interesantes, no hay que echar las campanas al vuelo. La vida se adapta, sí, y medra por doquier, pero precisamente esta razón le haría ser evidente en Marte, sobre todo si hubiera surgido y evolucionado allí mismo. Si los microbios terrestres pueden vivir en Marte, ¿por qué no hay microbios marcianos que lo hagan allí mismo?

Foto: NFS.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

3 Comentarios

  1. Jose M Piñeiro:

    Os olvidais de:
    - Arquetas que viven a casi 2000 metros de profundidad por debajo del fondo oceánico.
    - Algas que viven en medio del pacifico donde no hay prácticamente ningún micronutriente.
    - Hongos en chernovil que parecen alimentarse de la radiación (con un tipo de melanina)
    - Que en río tinto no solo viven arqueta o bacterias. Viven animales multicelulares (el único caso conocido en ambientes extremófilos)

    Aunque la Tierra alcance las condiciones ambientales de Marte es muy probable que la vida continúe existiendo, ya que algunos microorganismos actuales parece que podrían sobrevivir. Marte no creo que sea diferente. Si alguna vez hubo vida es probable que continúe habiéndola.

    En caso de no encontrar vida en Marte, sabiendo que en el pasado tuvo las condiciones adecuadas, nos obligaría a replantearnos si la vida es tan común como pensamos.

  2. lluís:

    De no encontrar algún tipo de vida en Marte, creo que la pregunta que deberíamos hacernos, es precisamente, cómo es posible que no haya ningún tipo de vida en el planeta rojo, al menos pensando en toda la cantidad de extremófilos que entre unos y otros se acaban de citar. Igual en el interior de Marte vive el mítico “comepiedras”, en forma de bacterias litotrofas.

  3. Casimiro Gardea Orozco:

    He leído este articulo y me pareció muy interesante.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.