NeoFronteras

Recuperan anticuerpos para el virus de 1918

Área: Medicina — Miércoles, 27 de Agosto de 2008

Unos expertos consiguen extraer, multiplicar y producir varias líneas de anticuerpos que confieren inmunidad frente al virus de la gripe de 1918 gracia a unos supervivientes nonagenarios de la pandemia.

Foto
Virus H1N1 reconstruido que causó la pandemia de 1918. Foto: Wikipedia.

Hace noventa años la gripe asoló el mundo. Sin los aviones comerciales y otros medios de comunicación modernos el virus de la gripe de aquel entonces se las apaño para matar a 50 ó 100 millones de personas. Muchas de sus víctimas fueron adultos jóvenes y saludables. Hace pocos años los científicos estudiaron los cadáveres congelados de víctimas de esta gripe para investigar este evento. Consiguieron reconstruir el virus H1N1 de la gripe de 1918 a partir de los restos encontrados.
Se sospecha que tarde o temprano un virus de la gripe mutará de manera similar y afectará a millones de personas en todo el mundo. Uno de los candidatos es el virus de la gripe aviar H5N1 que, a pesar de que ya no sale en la prensa, sigue amenazando.
Las defensas que podamos tener contra los virus son muy escasas, por eso expertos del Vanderbilt University Medical Center han realizado un interesante estudio que quizás ayude. Han estudiado personas nonagenarias que sobrevivieron a la pandemia de 1918 en busca de los anticuerpos que les permitieron sobrevivir al virus. Encontraron dichos anticuerpos y cuando éstos fueron inyectados en ratones éstos adquirieron resistencia frente a la enfermedad.
Frente a cualquier enfermedad infecciosa el sistema inmunitario humano fabrica anticuerpos. Se encargan de la tarea las células B que fabrican un anticuerpo específico frente al invasor mediante selección clonal (el sistema inmunitario es un microcosmos darwiniano). Los anticuerpos (que son proteínas), se unen a ciertas proteínas virales que hacen de blanco y el virus queda neutralizado. Pero para ello se necesita de la creación de anticuerpos específicos para cada variedad de virus, algo que al organismo le lleva un tiempo. El blanco del anticuerpo también puede ser un buen blanco para una vacuna o fármaco, por lo que esta información es valiosa.
Estudios anteriores indicaban que los supervivientes de la gripe del 18 todavía eran inmunes a la enfermedad, pero no examinaban el sistema inmunitario a nivel molecular ni comprobaban cómo de efectivos eran los anticuerpos.
James Crowe Jr y su equipo buscaron supervivientes de la pandemia. Encontraron a 32 de ellos con edades comprendidas entre los 91 a los 101 años de edad y que sufrieron la enfermedad de niños. Los análisis preliminares confirmaron los estudios previos, demostrando la presencia de anticuerpos frente a la enfermedad. Un estudio más profundo en ocho de ellos demostró, para gran sorpresa de los investigadores, que en siete de ellos las células B todavía fabricaban anticuerpos para el virus en cuestión. Esto es algo que en principio creían que no iba a ser posible y que sugiere una inmunidad a muy largo plazo. La sola idea de que casi un siglo después todavía haya anticuerpos del virus circulando por la sangre de estos individuos ya es sorprendente.
Los investigadores procedieron a la producción y purificación de estos anticuerpos en el laboratorio. Consiguieron cinco líneas de cultivo, y cada una producía un tipo de anticuerpo ligeramente diferente. El análisis genético demostraba que los anticuerpos habían acumulado diversas mutaciones por haberse tenido que adaptar a virus de la gripe de infecciones posteriores.
Casi un siglo después inocularon estos anticuerpos a ratones de laboratorios, y a éstos se les expuso después al virus de la gripe del 18 reconstruido. Todos ellos presentaron inmunidad frente al virus, a diferencia del grupo de control a los que se administró anticuerpos diferentes y que muriendo todos.
Según los expertos esto tampoco representa una sorpresa mayúscula, pues las vacunas confieren en muchos casos inmunidad de por vida a los niños.
No obstante, la creación en el laboratorio de una línea de anticuerpos a partir de los obtenidos puede ser útil en el tratamiento de futuros virus de la gripe. Si un virus similar vuelve a aparecer quizás estas líneas de cultivo nos sean útiles. Los expertos quieren estudiar el blanco de estos anticuerpos porque sospechan que es una parte crucial del virus que éste no puede cambiarla fácilmente, por lo tanto constituye un buen blanco para futuras estrategias de defensa.

Fuentes y referencias:
Noticia en Science.
Yu, X. et al. Nature doi:10.1038nature07231 (2008).

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

6 Comentarios

  1. Pablo:

    Recordemos que los antibióticos no empezaron a ser utilizados masivamente, hasta después de la segunda guerra mundial, por lo tanto una pandemia de gripe no sería hoy tan grave, porque no existiría el riesgo de infecciones oportunistas de bacterias, además las condiciones sanitarias son hoy mucho mejores, y no hay grandes concentraciones de tropas en cuarteles sin ningún tipo de precaución y medidas de higiene, como había en aquella época de la primera guerra mundial, por lo tanto se exagera el peligro de una pandemia, y el riesgo es muchisimo mas pequeño de lo que algunos científicos alarman.

    Saludos.

  2. NeoFronteras:

    Tampoco había metro, ni automóviles usados masivamente, ni autobuses, ni trenes de alta velocidad, ni vuelos comerciales económicos que movían a millones de personas, ni ciudades de más de 20 millones de habitantes, etc.
    Las bacterias oportunistas a veces no tienen ninguna oportunidad porque el paciente muere antes. Recordemos que ahora, en 2008 con antibióticos y medicina moderna, los infectados de H5N1 tienen una tasa de supervivencia de sólo el 50%.
    La apuesta sensata es suponer que puede ser una desastre y tomar medidas, lo frívolo es pensar que no hay peligro y no hacer nada.

  3. tomás:

    Pero ¿estamos hablando de virus o de bacterias? ¿Tienen algún quehacer, aquí, éstas?

  4. NeoFronteras:

    Pablo se refiere a bacterias oportunistas que atacan a la víctima debilitada por un virus. Como todos sabemos no hay antibióticos contra los virus.

  5. Pablo:

    Una gripe dura una semana si vas al médico y 7 si no vas!

    Como bien dice neo los antibióticos no sirven para los virus, si tengo una gripe, no me preocupo por el virus, porque no hay por donde atacarlo (si no es con interferón, una cosa que es muy cara como para utilizarla para una gripe), si no por la posible infección oportunistas por bacterias, de ahí la utilización preventiva de los antibioticos.

    Personalmente a mí este tema no me preocupa, y los casos en el tercer mundo no tienen nada que ver con lo que pueda pasar en el primer mundo, ahora por gastar pasta, se puede gastar, igual que con el famoso efecto 2000, una de las mayores estafas de la historia.

    Saludos.

  6. Pablo:

    Una gripe dura una semana si vas al médico y 7 si no vas!

    Quería decir 7 días, of course!

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.