NeoFronteras

Encuentran explicación a las erupciones cortas espaciales de rayos gamma

Área: Espacio — Martes, 11 de Octubre de 2005

Foto
Foto: Derek Fox.

Los astrónomos han observado por fin rayos X y luz visible procedentes de una fuente que previamente emitió un estallido corto de rayos gamma. Según estas observaciones los estallidos de rayos gamma de corta duración se deberían a la colisión de estrellas de neutrones.
Los estallidos de rayos gamma se observaron por primera vez hace más de 30 años, pero no se entiende muy bien su origen. La duración de estos estallidos va de pocos milisegundos a una centena de segundos. Corresponderían a las explosiones más energéticas del Universo.
Después de un estallido de rayos gamma largos hay un destello secundario de radiación electromagnética de una longitud de onda más larga, es decir rayos x, ultravioleta o incluso luz visible que puede durar semanas o incluso más tiempo.
Se supone que los estallidos de rayos gamma de larga duración (de más de dos segundos) corresponden al colapso del núcleo central de una supernova en un agujero negro. Pero no se sabía hasta ahora el origen de los de corta duración. Se estima que por cada erupción corta de rayos gamma otras que 30 pasan desapercibidas. En este caso, además, el destello secundario no había sido hasta ahora observado.
George Ricker del MIT y sus colaboradores detectaron un estallido de rayos gamma de sólo 70 milisegundos denominado GRB 050709 el 9 de Julio pasado con el satélite HETE-II (Nature 437 855) que fue seguido por un estallido secundario de rayos X que fue observado por el telescopio orbital Chandra (Nature 437 845). Los datos del Chandra han permitido saber la localización de la fuente del estallido y permitió a Jens Hjorth de la universidad de Copenhague ver la parte visible con el telescopio de la ESA en Chile (Nature 437 859).
Este estallido procedía de un lugar situado a 2400 millones de años luz de la Tierra en el borde de una región de formación de estrellas en una galaxia enana.
Los tres equipos creen que este tipo de estallido procede de la colisión y posterior fusión de dos estrellas de neutrones (estrellas de alta densidad hechas principalmente de neutrones con un tamaño de una ciudad pero con la misma masa que el sol).
Además Neil Gehrels que trabaja para la NASA también detectó la radiación secundaria en rayos X de otro estallido de este tipo, el GRB 050509B, con el satélite SWIFT el 9 de Mayo (Nature 437 851). Esta vez la fuente estaba localizada en una galaxia elíptica a 2700 millones de años luz de aquí.
Estos resultados permitirán no sólo entender la naturaleza de este tipo de sucesos, sino que además, abrirá las puertas a la posible detección de las ondas gravitacionales que se deben de producir en estas colisiones. De hecho ya se están utilizando los primeros detectores de ondas gravitatorias lo suficientemente sensibles para el estudio de este tipo de eventos u otros de similar violencia como los fenómenos relacionados con los agujeros negros. Estos detectores, como el detector del Caltech (Laser Interferometer Gravitational Wave Observatory), están basados en la interferometría de haces láser.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

Comentarios

Sin comentarios aún.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.