NeoFronteras

Se planea viaje tripulado a Marte para 2018

Área: Espacio — Lunes, 11 de Marzo de 2013

Una fundación buscará a dos voluntarios que se apunten a un viaje a Marte para 2018.

Foto

Una fundación sin ánimo de lucro liderada por el multimillonario Dennis Tito propone una misión a Marte para 2018 para la que se buscan voluntarios. La tripulación que viajaría en tan arriesgada misión sería preferiblemente una pareja de mediana edad. El viaje duraría 501 días y no se aterrizaría sobre el planeta rojo, sino que se sobrevolaría a 160 km de altura sobre él.
La idea es inspirar una nueva generación de exploradores. La fecha escogida es una ventana de oportunidad, pues la cercanía de la Tierra al planeta rojo permitiría un vuelo no muy largo y además coincide con un mínimo solar. El sobrevuelo marciano permitiría aprovechar el efecto de honda gravitatoria para devolver la cápsula de vuelta a la Tierra sin consumir combustible.
Para el lanzamiento se usaría probablemente el cohete privado Falcon de SpaceX en su versión pesada. Este cohete permitiría llevar 14 toneladas hasta Marte. Se estima que la cápsula, tripulación y provisiones pesarían 10 toneladas. La otra opción sería el sistema que la NASA está desarrollando y que no estará listo hasta 2017. Además de llevar consigo la última etapa del cohete y la cápsula, la misión llevaría un habitad inflable de 17 metros cúbicos.
Naturalmente se necesitaría instalar un sistema de reciclado de agua a partir de la orina y heces, así como extraer oxígeno del dióxido de carbono. Sistemas que ya desarrolla Paragon Space Development Corporation para ser probados a finales de año en la estación espacial internacional.
Pero el desafío más importante probablemente sea la radiación. En un viaje de ese tipo no hay magnetosfera terrestre que proteja a los astronautas, así que se ha pensado en usarlos propios suministros, así como las heces y orina deshidratadas como escudo antirradiación. No suena muy romántico que digamos.
De todos modos se estima que la exposición a la radiación elevará las posibilidades de contraer cáncer en un 3%, el total que estima la NASA para astronautas en toda su carrera. En caso de tormenta solar los astronautas irán a un refugio y orientarán la última fase del cohete hacia el Sol para que actúe de escudo.
Ya vimos en NeoFronteras recientemente un estudio sobre los problemas de la radiación cósmica. No parece sencillo librarse de los daños a la salud.
A la vuelta, y justo antes de llegar a tierra firme, pasarán 10 días perdiendo velocidad en órbita terrestre y permitir una reentrada, pero a 14 km/s, bastante superior de lo que se ha hecho hasta ahora.
Uno de los aspectos que más preocupan es la salud de los astronautas. Si uno cae enfermo durante el vuelo no hay posibilidades de salvamento, así que sólo se puede hacer una labor preventiva. Una de las medidas a tomar es hacer un estudio genético para así enviar a gente poco susceptible de enfermar. Al menos sí estarán a salvo de enfermedades infecciosas, pues no podrán ser contagiados una vez inicien el viaje.
No parece que se vayan a adoptar medidas especiales contra los efectos biológicos de la falta de gravedad, aunque es verdad que algunos astronautas rusos estuvieron un tiempo comparable en órbita terrestre (438 días). Simplemente se elegiría gente con unos parámetros genéticos que garanticen una buena densidad ósea.
Veremos en qué queda todo, aunque el tiempo apremia y desarrollar algo así en sólo 5 años es difícil.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4058

Fuentes y referencias:
NewScientist.
Inspiration Mars Foundation.
Imagen: Inspiration Mars.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

15 Comentarios

  1. Nemo:

    501 días en un loft equivalente a una habitación de 6,50m2. Comedor, dormitorio, cocina y baño, todo en un ambiente. No me parece que sea “ideal parejas”. ¿No sería mejor enviar a un soltero o soltera?

  2. Miguel Ángel:

    Querido Neo:

    Hay una “honda” (con hache) en la cuarta línea del segundo párrafo.

    Ya había leído esta noticia en Internet, lo que resulta un tanto decepcionante es que vayan a llegar pero no a aterrizar, aunque supongo que es una buena forma de evitar los problemas de peso y combustible que acarrea un viaje de ida y vuelta. Yo tampoco creo que este proyecto se verifique en el plazo señalado.

    Reciba un cálido abrazo.

  3. NeoFronteras:

    Pues se necesitará una convicción profunda para enfrentarse a algo así. La situación es bastante infernal para tan poco logro, pero los que vayan pasan a los libros de Historia.
    En cuanto a la pareja… Bueno, no tendrán ningún conflicto con la infidelidad.

  4. NeoFronteras:

    Estimado Miguel Ángel:
    Hay ondas gravitatorias y efecto honda gravitatoria o maniobra de asistencia gravitatoria, son dos cosas distintas.

  5. LLuís:

    Pues a uno, más que las dificultades técnico-radiactivas, lo que le más le despierta la curiosidad es saber cuantas parejas de mediana edad se van a ofrecer voluntarias para efectuar ese viaje.
    Y suponiendo que, finalmente, se lleve a cabo tal viaje (¡que ojala!) más que problemas de infidelidad, bien pudieran surgir problemas de convivencia…¡tanto tiempo encerradito en ese pequeño espacio con una sola persona podría acabar generando un cierto cansancio mútuo!..0 no.

  6. Manuel de Castro:

    Efectivamente, el término correcto es ‘honda’, que proviene del arma empleada desde hace siglos para arrojar objetos multiplicando la velocidad del brazo humano. Es, para entendernos, el mismo principio físico que acelera las naves espaciales sin aumentar el consumo de combustible: la nave sería el objeto a lanzar y el planeta que genera el efecto -por su gravedad- es el brazo humano.

  7. Nemo:

    No faltarían voluntarios para esa empresa. En pareja o navegantes solitarios, serían miles. Incluso para bajar y quedarse habría más de uno dispuesto; está en la naturaleza humana. El interés científico marciano no queda muy claro en el artículo, pues Marte ya se ha orbitado con varias sondas. Más bien las posibilidades de desarrollo están en el viaje. Esa cámara hinchada parece una buena estrategia para generar espacio a bajo peso, si realmente funciona y es segura. En cuanto a la radiación, entiendo que la mayor y constante es el viento solar; la cósmica es esporádica. Y viajar con la popa orientada al sol es algo que puede hacerse siempre que el movimiento sea inercial y por gravedad (sin impulso propio), no sólo cuando haya tormenta, pues un cohete no tiene ruedas ni quilla, así que en el espacio no tiene que avanzar “de punta”. Tal vez también se pudiera pensar en desplegar algún escudo ligero, con un material de muy alta reflexión orientado en ángulo muy cerrado al sol.

  8. Nemo:

    Posdata. Los problemas de infidelidad no están ni mucho menos descartados con una pareja (verde o madura). No olviden que el diablo no descansa.

  9. Miguel Ángel:

    Pues muchas gracias por la aclaración, me servirá para evitar futuras meteduras de pata. El caso es que el fenómeno de la asistencia gravitacional es algo que conozco desde hace muchos años, también conozco el término “tirón gravitacional”, pero no tenía ni idea de que también podía denominarse “honda gravitacional”.

    Un desengañado abrazo.

  10. petrus:

    ¿ Qué ventajas tiene que el ser humano haga lo mismo que ya hacen las cámaras mucho más barato y sin problemas de salud, de convivencia ni psicológicos… ? A la larga, tal vez pierda interés el hecho de ir a alguna parte extraña, si los robots van y vuelven ( o se quedan para siempre ) sin problemas, a mitad de precio, toman muestras, analizan, fotografían e incluso son devorados por seres fantásticos y envían informes de sus estómagos antes de ser disueltos en ácidos impronunciables… MIentras, todo eso se observa desde la butaca, frente a una amplia pantalla en 3D, pacíficamente, a 22ºC y 30% de humedad, con Schubert de fondo y unas palomitas para ir picando… Saludos

  11. tomás:

    A mi querido amigo Miguel Ángel:

    La onda que hace la honda
    al ahondar en el espacio
    es por la honda que ronda
    suaves ondas muy despacio.

    Con todo mi afecto.

  12. tomás:

    Estoy absolutamente de acuerdo con “petrus”. Me parece una misión inútil. Posiblemente lo único que se aprenda es sobre la biología y psicología humana, pero eso se podría hacer de forma muchísimo más barata y con menos riesgo.
    Desde que la antigua URRS lanzó el primer “lunamovil”, el Lunokhod 1, del que tan poco se ha hablado a pesar de sus grandes éxitos, es mi opinión que debiera haberse seguido ese camino, salvo que se quisiera mantener una base permanente en la Luna, Marte o en otro cuerpo celeste que merezca la pena. En realidad ya hace esto USA con los vehículos lunares y marcianos. Me parece prematura una visita humana a Marte.

  13. Atanasio:

    Con todo y heces a mi alrededor, a mí me parece un viaje muy romántico… una luna de miel de año y medio entre los planetas. ¿A qué llaman “mediana edad”, a ver si me apunto?

  14. Miguel Ángel:

    Mi amigo tomás:

    Veo que me regalas un nuevo ramillete de versos que ya te puedes figurar que recojo con la más honda alegría. Pero esta vez no voy a agradecerte sólo los versos, sino los momentos que compartimos en esta página, momentos como la deliciosa conversación “entre amigos” de la noticia de los camellos árticos o la conversación del otro día sobre el pan caliente y el plasma de quarks y gluones reorganizado.

    Carpe diem.

  15. tomás:

    Así debe ser, mi buen amigo. De esta forma es todo muy agradable.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.