NeoFronteras

Sobre el fin del periodo aburrido en la Tierra

Área: Geología — viernes, 2 de mayo de 2014

Ciertos cambios geológicos permitieron la tectónica de placas moderna y la emergencia de la vida compleja.

Foto

Tenemos solamente un ejemplo de historia evolutiva de la vida: la de este planeta. No sabemos si muchos de los hechos que ocurrieron lo hicieron por razones estocásticas o por alguna ley natural desconocida. Uno de los misterios es por qué durante unos 1700 millones de años la vida en la Tierra fue increíblemente aburrida y consistente fundamentalmente en microorganismos muy simples. ¿Se tarda todo ese tiempo en alcanzar cierta complejidad bajos las reglas darwinistas habituales o hubo otras razones? Esto ha sido siempre un misterio. El caso es que hace unos 750 millones de años aparecieron los seres pluricelulares, los glaciares se extendieron por la superficie y entonces, hace 520 millones de años, se produjo la explosión del Cámbrico.
Según Peter Cawood (University of St Andrews) la razón se debió al lento proceso de enfriamiento del interior de la Tierra que se dio al poco de haberse formado. Esto permitió un manto terrestre más frío y grueso y produjo una estabilidad superficial que ralentizó los cambios geológicos durante todo ese tiempo. Más tarde, cuando el planeta se enfrió un poco más, la tectónica de placas se reactivó y las cosas cambiaron.
Los continentes se agrupan para formar un supercontinente periódicamente. La última vez que esto sucedió fue hace 300 millones de años y el supercontinente que se formó se ha denominado Pangea. Pero antes de este supercondinente probablemente existió Pannontia (hace 600 millones de años o 600 Ma) o Rodinia (1,8 Ga – 750 Ma), pero también se han propuesto la existencia de Columbia, Kernoland (2,1-2,7 Ga), Ur (3 Ga) y Vaalbara (3,6 Ga). Las cifras para casi todos los casos son muy aproximadas.
Cawood y Chris Hawkesworth han analizado el movimiento de los continentes y los procesos geológicos para ver si hay una conexión con la evolución de la vida en los tiempos precámbricos aburridos.
Hace 1800 millones de años lo que ahora es Norteamérica, La Eropa Baltica y Siberia colisionaron para empezar a formar Rodinia, pero este supercontinente, que daba cuenta de casi toda la tierra emergida, fue sorprendentemente estable y sólo empezó a fragmentarse hace 750 millones de años, que es justo cuando empieza a aparecer la vida compleja. Mientras tanto Rodinia permaneció bajo condiciones de temperatura tropical durante todo ese tiempo, lo que impediría la emergencia de vida compleja.
Esta estabilidad se debió, según Taras Gerya (Instituto Federal Suizo de Tecnología de Zurich) que ha modelado la geología de la Tierra, a la poca actividad del manto. Cuando la Tierra se formó la capa exterior era demasiado débil y blanda como para que operara una tectónica de placas. La situación cambió cuando la parte superior del manto se enfrío lo suficiente como para que parte de la corteza sufriera subducción hace 2,5-3,2 Ga. Pero el manto permaneció demasiado caliente durante mucho tiempo, de tal modo que la corteza oceánica no podía empujar la corteza continental debajo suyo para producir una subducción apreciable. Sólo cuando el manto se enfrió lo suficiente, hace 750 Ma, se produjo el estilo moderno de tectónica de placas y fue cuando Rodinia se partió y así se puso fin a los muchos cientos de millones de años aburridos que se habían dado hasta ese momento.
Además se produjeron grandes periodo glaciares justo antes y después de la era aburrida, pero no durante la misma. También los niveles de oxígeno variaron antes y después de esa era, pero no durante el periodo aburrido. La tectónica moderna que fragmentó Rodinia trajo otros cambios, como la evolución de la vida compleja que apareció para adaptase a los nuevos desafíos en un mundo cambiante.
Según Cawood todo esto está conectado y la atmósfera, los océanos y la corteza terrestre se comportaron de manera estable debido a esta interconexión.
Sin embargo, Martin Brasier (University of Oxford) argumenta que la célula eucariota aparecería y desarrollaría durante el periodo aburrido, porque de otro modo sería el producto de unas condiciones geológicas raras.
La moraleja es que parecen ser los desafíos los que hacen que parte de la vida evolucione hacia niveles de mayor complejidad. También que un planeta más grande tendrá una geología distinta que puede afectar en este sentido. Quizás en un planeta distinto la vida compleja aparezca mucho antes o mucho después de lo que lo hizo aquí.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4424

Fuentes y referencias:
NewScientist.
Artículo original I.
Artículo original II.
Ilustración: Wikipedia.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

1 Comentario

  1. Miguel Ángel:

    O sea, que mientras las tierras estuvieron unidas reinó un periodo de estabilidad en el que pudieron prosperar los unicelulares durante muchísimo tiempo. Al separarse vinieron los cambios abruptos y las extinciones masivas.

    Haciendo un paralelismo podemos sacar otra moraleja: para sobrevivir como especie más nos valdría funcionar como un todo (llámese Rodinia, Pangea o Gaia) dejando atrás el Monopoly (o Destruyopoly) absurdo al que estamos jugando.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.