NeoFronteras

Reconstruyen el árbol filogenético de los insectos

Área: Biología,Genética — Lunes, 10 de Noviembre de 2014

Una reconstrucción reciente del árbol filogenético de los insectos ha permitido saber la cronología de la evolución de las distintas familias de estos artrópodos, la aparición de sus formas de vida y corregir afirmaciones erróneas realizadas en el pasado sobre este asunto.

Foto

Gran parte del pasado de la vida en la Tierra se puede leer directamente sobre los genomas de las distintas especies. Estos nos hablan no solamente de la evolución de los seres vivos, sino que además nos dicen algunas vicisitudes por las que pasaron hace millones de años.
Somos privilegiados porque es ahora cuando los humanos empezamos a leer esa gran enciclopedia de la vida y a saber mucho más que lo que el registro fósil nos cuenta. El último ejemplo ha sido el esfuerzo más importante hasta ahora para reconstruir el árbol filogenético de los insectos, que ha permitido ver los pasados 480 millones de años de estos artrópodos y desvelar algunos de sus misterios. El logro ha merecido la portada de Science.
Tamaña empresa es demasiado grande como para que la realice sólo un equipo universitario, así que se han juntados varios grupos de investigación en un proyecto internacional para realizarlo. Al proyecto lo han denominado 1KITE (1,000 Insect Transcriptome Evolution). Han participado en total 100 investigadores de 10 nacionalidades de instituciones como Rutgers Univesity, el Banco Nacional de Biorrecursos de Pekín, Zoologisches Forschungsmuseum en Bonn, etc.

La vida comenzó en el agua, pero los primero animales en adentrase a tierra firme fueron los insectos hace unos 500 millones de años, mucho antes de que los vertebrados lo hicieran. Esis primeros insectos eran parecidos o están de algún modo emparentados a los “pececillos de plata” que nos encontramos alguna vez en la bañera y sitios húmedos.
Los insectos son muy diversos y muy importantes desde el punto de vista ecológico. Tienen además comportamientos ricos y complejos. Fueron los primeros en volar, en esclavizar a otros seres, en cultivar, en formar sociedades… Además, los insectos tienen una inmensa importancia ecológica, económica y médica para los humanos. Polinizan nuestros cultivos o son vectores de algunas de nuestras enfermedades. Para comenzar a poder comprender la enorme importancia ecológica y en biodiversidad de los insectos se necesita una reconstrucción fiel de su árbol filogenético. Por todo esto, el objetivo del estudio que relatamos es tan apropiado.
La idea de 1KITE era extraer suficiente información genética de 1000 insectos como para reconstruir bien el árbol filogenético de los insectos. La tarea les ha llevado solamente dos años. El informe inicial se publicó en Science el pasado 7 de noviembre.
En este proyecto se emplearon nuevos métodos avanzados de análisis de datos genéticos procedentes de la secuenciación de 1487 genes de 1000 insectos modernos, se usaron nuevas técnicas matemáticas y se emplearon supercomputadores en el proceso. Esto ha permitido saber la cronología de la evolución de las distintas familias de insectos y la aparición de sus formas de vida: vuelo, hervivorismo, parasitismo, etc.
Muchas cuestiones acerca de los insectos que antes no podían resolverse se han podido contestar gracias a este proyecto. Además, se ha podido saber que otras afirmaciones que se habían realizado previamente, y que estaban hechas sobre análisis basados en menos datos genéticos, eran erróneas y se han corregido gracias a este proyecto.

Foto
Reconstrucción del árbol filogenético de los insectos: 1KITE.

Entre los hallazgos está que los insectos aparecieron a la misma vez que las primeras plantas terrestres, hace unos 480 millones de años en el Ordovícico, lo que sugiere que tanto plantas como insectos remodelaron juntos el aspecto de este planeta cuando se conquistó por primera vez tierra firme, creando juntos el ecosistema continental.
Los insectos desarrollaron las alas antes que cualquier otro ser y lo hicieron a la misma vez que las plantas empezaron a formar bosques, hace unos 406 millones de años, en el Devónico.
También se ha confirmado que cuando los dinosaurios aparecieron ya había libélulas y caballitos del diablo. Algo que ya se sabía a partir del registro fósil, pues estos insectos llevaban ya muchos millones de años sobre la Tierra antes de la aparición de los dinosaurios.
Las cucarachas y termitas que conocemos aparecieron después de la extinción masiva del Pérmico, la única extinción masiva en la que también los insectos pagaron un precio alto en extinción, y que fue la mayor que aconteció sobre la Tierra.
La aparición de plantas con flores generó una explosión de diversidad en los insectos voladores. Así por ejemplo, las abejas o las mariposas aparecieron a la vez que sus labores de polinización.
Los insectos parásitos surgieron a la vez que aparecían las primeras aves y mamíferos y no mientras que estaban los dinosaurios.
Seguro que a partir del análisis de los datos se podrán extraer más conclusión pronto con las que deleitarnos.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4540

Fuentes y referencias:
Artículo original
Foto: Oliver Niehuis, ZFMK, Bonn.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

3 Comentarios

  1. David:

    Parece interesante. Hay mas variedad de insectos que de mamiferos ,animales acuáticos y aves. Incluso es curioso que los cangrejos sean arácnidos, con dos de sus patas, modificadas, para coger asi objetos. Algunos creen que los próximos animales inteligentes, que construiran cosas,que surgirá después de la humanidad, ocupando el nicho ecológico, que dejaremmos vacío, tras la extinción de nuestra especie, será alguna de estas especies de insectos; y no los calamares, que hayan elegido del mar, desarrollado pulmones para respirar aire, y fortalecido sus patas, para poder así caminar sobre tierra firme.

  2. NeoFronteras:

    Sólo una corrección, los cangrejos no son arañas, ni éstas insectos, pero todos ellos son artrópodos.

  3. tomás:

    Indudablemente se trata de una labor extraordinaria; creo y espero que ha de ser muy útil.
    Lo que más me asombra de los insectos es su organización cerebral. Creo que es algo así como un cordón con ganglios, cada uno de ellos dedicado a una labor distinta. Al parecer son muy eficaces.
    Espero que no me toméis a risa (entre otras razones porque todos lo hemos hecho alguna vez), pero siempre creí que cuando intentaba cazar alguna mosca, si fallaba, la mosca aprendía y cada vez era más difícil pillarla. Diría que aprenden con suma rapidez.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.