NeoFronteras

Estrangulación de galaxias

Área: Espacio — lunes, 18 de mayo de 2015

Descubren que las galaxias que dejan de formar nuevas estrellas lo hacen porque son estranguladas al no caer en ellas nuevo gas y polvo.

Foto

Puestos a buscar analogías que simulen la vida humana o que nos sirvan de consuelo para nuestra corta existencia, podemos usar a las estrellas, pues estas se forman (nacen), viven durante un tiempo (permanecen brillando) y agotan su combustible nuclear (mueren). Obviamente no se reproducen, pero sus cenizas son usadas por las siguientes generaciones de estrellas (y sus planetas).
Algo similar también lo podemos decir de las galaxias. Incluso las galaxias se comen unas a otras en un proceso de canibalización… Las galaxias como la nuestra y otras todavía forman nuevas estrellas. Se puede decir que están “vivas”. Pero otras galaxias han dejado de formar nueva estrellas.
Las estrellas se forman a partir de nubes de gas y polvo. Pero la cantidad de materia susceptible de formar estrellas y disponible en el universo visible es finita. Incluso si no se tiene en cuenta la expansión acelerada, al final de los tiempos se agotaría el combustible nuclear y todo se apagaría al no formarse nuevas estrellas.
Como para saber el pasado del Universo sólo tenemos que mirar lo suficientemente lejos, podemos calcular la tasa de formación de estrellas a lo largo del tiempo. Llegó un momento en el pasado en el que se alcanzó el máximo en esta tasa de formación estelar. Desde entonces ha estado disminuyendo.
Uno esperaría que hubiera un buen reparto en este asunto y que la formación estelar fuese democrática en todas las galaxias, pero no es así. La justicia cósmica no existe y algunas galaxias se quedan sin el aporte de materiales para crear nuevas estrellas.
Hay dos tipos de galaxias en el Universo. Aproximadamente la mitad están siguen formando estrellas y las otras están muertas y ya dejado de hacerlo. Pero no se sabía muy bien por qué estas últimas estaban así. Había dos hipótesis al respecto. O bien el gas (principalmente hidrógeno) necesario para la formación estelar era expulsado por fuerzas internas o bien se cortaba el suministro de gas externo.
Según un nuevo estudio realizado por investigadores de University of Cambridge y Royal Observatory Edinburgh, el fenómeno se debe a un proceso que llaman estrangulación. En ese caso, el gas deja de caer en la galaxia y así se corta el suministro de material fresco, más o menos primordial, que permita la formación de nuevas estrellas.
Este estudio está basado en una comparación entre 3905 galaxias formadoras de estrellas y 22618 que ya no las forman a partir de los datos del Sloan Digital Sky Survey.
En las galaxias con una masa menor a dos veces la masa de la Vía Láctea (la gran mayoría) la abundancia de hierro y otros elementos pesados es menor cuando la galaxia está formando estrellas que cuando ha dejado de hacerlo. Este es el patrón de comportamiento que se espera cuando todavía está cayendo material en la galaxia, porque este gas es pobre en elementos pesados (primordial) y al llegar diluye el gas interestelar enriquecido por las estrellas en elementos pesados.
Si las galaxias se quedaran sin gas debido a su expulsión por fuerzas internas, entonces la metalicidad (en un abuso imperdonable del lenguaje los astrónomos llaman metal a cualquier elemento más pesado que el helio) hubiera sido la misma en galaxias muertas y formadoras de estrellas.
Según este estudio, se tarda unos 4000 millones de años entre que el gas deja de caer y se empieza a detener la formación estelar. En la vía Láctea todavía cae gas, así que todavía queda mucho para que se detenga la formación de estrellas.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4670

Fuentes y referencias:
Artículo original
Sobre la historia de la Vía Láctea.
Ilustración: re-active.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

1 Comentario

  1. tomás:

    Comprendo la razón que explica el artículo para la mayor “metalicidad” de las galaxias, pero a ello habría que sumar -supongo- que las que han dejado de formar estrellas son más viejas y por tanto, hay más que ya han agotado su vida derramando los elementos pesados que se han formado en ellas.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.