NeoFronteras

Las experiencias cercanas a la muerte explicadas

Área: Neurología — viernes, 14 de abril de 2006

Foto

El sentimiento de calma y la visión de luz de las personas que experimentan un estado cercano a la muerte podría deberse al sistema de ensoñación de la mente que se introduce en el estado de vigilia.
Algunas personas en situaciones de peligro o trauma extremo, y que se encuentran en situaciones cercanas a la muerte, cuentan una vez que se recuperan la experiencia de haberse encontrado fuera del cuerpo, de haber visto una intensa luz y de sentir una gran paz interior. Estas experiencias al parecer son más comunes de lo que la gente cree, según Kevin Nelson de University of Kentucky en Lexington y autor principal del artículo publicado sobre este tema en Neurology el 11 de abril pasado.
Algunos estudios han mostrado que la estimulación eléctrica del cerebro puede disparar sensaciones parecidas a las relatadas por personas que sufrieron situaciones cercanas a la muerte. Incluso algunas drogas pueden producir las mismas sensaciones. Una de ellas es la ketamina, un tranquilizante para caballos que algunos utilizan ilegalmente como droga recreativa.
Nelson empezó a investigar el fenómeno después de leer las experiencias cercanas a la muerte por personas que relataban que los brazos y las piernas se les quedaban paralizados. Ya sabía que una parálisis similar ocurre a algunas personas justo antes o después de dormir, y esto le permitió ver una conexión entre ambos casos.
Gracias una fundación Nelson encontró a 55 personas que decían haber tenido este tipo de experiencias después de accidentes traumáticos de automóvil o de haber sufrido operaciones de corazón. Además entrevistó a un número igual de personas que no habían tenido ese tipo de experiencias.
De aquellos que habían tenido esas experiencias el 60% de ellos además reconocieron haber tenido por lo menos un incidente de caer dormidos y de estar despiertos a la vez, mientras que en el segundo grupo este último tipo de trastorno del sueño sólo representaba un 24% de los casos.
Estos episodios de trastornos de sueño pueden incluir parálisis, e incluso provocar alucinaciones auditivas y visuales. Ocurren cuando algunos aspectos del sueño paradójico de la fase REM (siglas en inglés de movimiento rápido de los ojos) del sueño se introducen en el estado de vigilia.
En la fase REM, que es durante la cual soñamos, los músculos pierden el tono y se induce una parálisis para evitar representar los sueños. La actividad visual durante este estado podría explicar el sentimiento de estar rodeado por luz.
La fase REM se origina en la parte más baja del cerebro que está unida a la médula espinal, que además controla los aspectos más básicos de la vida. Esta es la parte más primitiva del cerebro humano.
Nelson espera realizar más investigaciones sobre las experiencias próximas a la muerte mediante el estudio de individuos que experimentan estar fuera de su cuerpo independientemente de haber sufrido trauma alguno.
Este investigador no descarta la posibilidad de que otros factores psicológicos o incluso espirituales puedan jugar un papel en este asunto.
En todo caso, y según este estudio, podría ser que este tipo de experiencias simplemente fueran producidas por los mismos mecanismos que nos hacen soñar todas las noches y que, alterados por un intenso trauma, entrarían en el sistema consciente de vigilia en individuos propensos a ello.
No serían más que reacciones físico-químicas de las neuronas de nuestro cerebro moribundo, un último destello de luz antes del cese de toda actividad neuronal que llamamos muerte.

Referencia: Nelson K., et al. Neurology, 66. 1003 – 1009 (2006).

Fuentes:
American Academy of Neurology
University of Kentucky in Lexington

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

28 Comentarios

  1. gabriela:

    Hola, tengo 48 años el día 7 de este mes estaba con la familia en el campo, yo tenia un porro de marihuana y las mujeres decidimos encenderlo, era la primera vez que fumaba droga solo le di tres caladas y al instante sentí sus efectos, eran muy malos y me sentía muy mal, todos se reían y yo me sentí aterrorizada, pedí ir al medico y todos pensaron que eso se me pasaría, pero cada vez estaba peor, sentí como me quedaba sin fuerzas y perdí el conocimiento y entonces viví una experiencia que jamás viví, vi el túnel oscuro y al final una luz intensa pero agradable y una paz infinita, es difícil explicar lo que sentí paro se que estuve cerca de morir.

  2. NeoFronteras:

    Las sustancia psicotrópicas pueden producir esperiencias misticas como la descrita.
    Personas con accidentes vasculares cerebrales en determinadas zonas del cerebro también presentan experiencias místicas.
    La respuesta de las personas a las drogas recreativas es variada. La marihuana puede provocar graves transtornos en unos y pocos efectos en otros. En todo caso llevar a la persona afectada al médico es una buena idea llegado el caso.

  3. Manuel:

    Este artículo es puro oscurantismo. La ciencia, o mejor dicho pseudo-ciencia desempeña en la actualidad más veces de lo deseado el papel que la Iglesia desempeñó en siglos pasados. Casos de Kepler y Galileo, por ejemplo.

    Está demostrado que hubo cese de actividad neuronal causada por la muerte cerebral. Luego la frase final se cae por su propio peso:

    “No serían más que reacciones físico-químicas de las neuronas de nuestro cerebro moribundo, un último destello de luz antes del cese de toda actividad neuronal que llamamos muerte”

    Y luego la explicación de que estos fenómenos son nada más que entrar en un estado consciente de vigilia, es realmente estrambótica. La vigilia es el estado normal del ser humano, y no tiene relación alguna con estados placenteros y visionarios. Más parecidos a estados alcanzados por drogas en cualquier caso, no a un estado normal de vigilia.

  4. NeoFronteras:

    En todo caso esta es la teoría de Kevin Nelson, como toda teoría científica es contrastable y falsable. Probablemente sea sustituida por otra mejor, como siempre pasa en la ciencia. En la ciencia no hay dogmas ni actos de fe, ni se quema a nadie por opinar o defender otra teoría diferente, al contrario que ocurre en las religiones.
    En las religiones y pseudociencias normalmente se suele creer en lo que se desea, como en un mundo más allá de la muerte. En ciencia, por mucho que a uno le guste su teoría tendrá que desecharla si los experimentos así se lo dicen.
    El que afirma debe de probar y de momento nadie que haya muerto realmente ha vuelto del más allá para contarlo.
    La ciencia es la que le permite ver esta web, llamar por teléfono a un familiar o curarse en caso de enfermedad. No se puede escoger sólo lo que a uno le gusta y desechar el resto porque va en contra de sus creencias.
    La ciencia se encarga de dar explicaciones naturales a los fenómenos utilizando el método científico, por tanto no está en su campo el estudio del más allá. Sin embargo, el estado neuronal de un sujeto moribundo sí que es un objeto suceptible de ser estudiado por la ciencia. Probablemente la única manera fiable de conocer el mundo sea interaccionar con él.
    Mosterín opina que las cosas más irracionales como la patria o dios son las ideas que más excitan a la gente, quizás esté en lo cierto.

  5. Patricia:

    He leído algunos artículos y he visto programas de TV sobre las experiencias cercanas a la muerte. Cuando yo nací mi mamá tuvo una experiencia como esta. Al parecer fue un parto difícil, pues no fue en hospital sino en casa, con una partera, y yo no quería nacer. Según me cuenta tuvo mucho dolor. Después de un gran esfuerzo, por fin nací, y justo en ese momento, al sentirse relajada, ella sintió cómo salía de su cuerpo y podía ver toda la escena: ella acostada en la cama, a su mamá y a la partera, atendiéndola, y a mi papá sosteniéndome en sus manos. Sintió cómo se alejaba y en sus propias palabras, se iba haciendo chiquita, en medio de una gran paz, aunque a lo lejos todavía alcanzaba a escuchar las voces de los que estaban aquí, llamándole para que volviera en sí. No estoy segura de si vio un túnel o algo así, sólo cuenta que en un momento sintió como esa pequeña imagen de sí misma regresaba rápidamente a su cuerpo y entonces cobró conciencia de ella misma y de lo que estaba sucediendo a su alrededor.

    Soy una persona de fe, creo en Dios y en su hijo Jesucristo. En alguna ocasión que compartí esta experiencia en un centro de oración me dijeron que esto había creado una atadura de muerte entre mi mamá y yo. Siempre me ha inquietado pensar en las consecuencias que una situación como esta hayan tenido sobre mí, entonces una recién nacida.

    Me gustaría recibir sus comentarios. Muchas gracias.

  6. NeoFronteras:

    Estas experiencias no tienen por qué sorprendernos demasiado. Muchas drogas alucinógenas producen efectos parecidos o incluso cuando tenemos sueños durante la noche nuestro cerebro recrea todo un mundo o escenario.
    Nadie ha estado muerto durante un par de horas y ha regresado para contarlo. Todos los que han tenido este tipo de experiencia y que han estado “muertos” lo han estado durante el tiempo en el que el cerebro no lo estaba y podía fabricar ese tipo de experiencias.
    Es curioso que toda persona que dice ser de fe, crea que su fe no le basta y busque todo tipo de “pruebas” y “milagros” que sustenten su creencia.

  7. Isabel:

    Me sucedió hace 11 años, yo tenia 29 años… estaba embarazada de 32 semanas, ese día perdí el conocimiento, convulsioné ya en el hospital, me practicaron una cesárea de urgencia para salvarme la vida… pasé por la experiencia del túnel, vi imágenes de mi vida, gente que pasó por ella y que no había vuelto a recordar, una tremenda paz y desperté antes de la luz porque me aferré a mi hija con todas mis fuerzas, quería que la salvaran y así fue, lo que me tiene preocupada y con curiosidad desde entonces es lo que ocurrió mientras estuve en la UCI del hospital… yo estaba consciente en todo momento, recibía las visitas de mi marido, amigos, familia (con y sin ellos allí) empecé a ver a un hombre muy alto y delgado, vestido de un forma extraña (como un pierrot pero lleno de colores vivos) el siempre estaba apoyado en el marco de la puerta de mi habitación, solo me miraba, su mirada era inquietante no retiraba sus ojos de mi… nunca me hablo ni trato de comunicarse… no se porque estaba ahí, yo sentía algo de temor y no intente hablarle ni tampoco se lo conté a nadie… ¿Venia a cuidarme o a llevarme? Me hago esa pregunta a menudo, por cierto desapareció después de que tras una transfusión de sangre yo empecé a mejorar, salí de peligro y me pasaron a planta. No he tenido oportunidad de hablar con nadie que haya pasado por una experiencia similar y me gustaría.
    Gracias

  8. Martha:

    Cuando tenía 15 años fui con mi familia a Acapulco, como acostumbrábamos cada año. Nadando en la Playa de la Condesa, me alejé de la orilla y empecé a sentir un remolino que me jalaba y una corriente que me alejaba cada vez más de la playa. Traté de agitar la mano para avisar que estaba yo en problemas y sólo vi que mi papá me saludaba pensando que estaba yo saludándolos. Como el oleaje era muy fuerte, empezó a hundirme y ‘me solté’, me dije: ya me llegó la hora. Empecé a ver un túnel a lo lejos, con una luz muy brillante al final, estaba yo como a medio camino. Sentí una gran paz y, de repente, me jalaron de los cabellos hacia la superficie: era el salvavidas que si había visto que yo no estaba saludando, sino que estaba en problemas, y me sacó a la orilla. Lamenté dejar de sentir esa sensación de paz y bienestar, pero me dio mucho gusto poder volver a abrazar y ver a mi familia.

  9. Idalberto:

    Tuve recientemente que operar por apendicitis y ese día llegue al hospital a las 2:00 de la tarde y me mandaron a una sala donde debía esperar, yo estaba tan mal que perdí la noción del tiempo y por momentos me perdía. Solo sé que a las 3 de la mañana fue que me llamaron para el salón y supe que era esa hora porque me lo dijeron, para mi eran como las 5:00 de la tarde. En fin, cuando me llevaron al salón y me prepararon recuerdo decirle al medico que me quitara ese dolor. Cuando salí la doctora dijo que había estado muy grave pero que aun así necesitaba caminar, pero seguía con fiebre y dolores y después de varios exámenes los resultados fueron que tenía una peritonitis y tenia que volver al salón. Cuando me pusieron la anestesia recuerdo que me dormí y en medio de ese sueño sentí que la camilla se movía bruscamente y alguien la llevaba, aunque no podía ver quien era. Sí sé que estaba por un pasillo como del hospital con una luz muy grande y brillante y a una velocidad enorme. Yo solo me decía que no podía morir, porque mi mama no lo iba a soportar. Fue entonces cuando bruscamente la camilla paro en una puerta grande y ya solo recuerdo que desperté en el salón llorando y asustado.

  10. Eduardo Cabral:

    He tenido una experiencia de este tipo a los 13 años, ahora tengo 48 años, no consumía ninguna clase de drogas ni nada parecido en el momento del suceso.
    He visto la luz, he visto como fotos con sensación tridimencional de momentos de la vida desde muy pequeño y cosas que no recordaba, estas fotos o similar eran muchas y la apreciación de cada una de estas era de un tiempo cerca a un par de segundos, cosa que no cuadra con el tiempo real del suceso, también el hecho de ver las cosas desde arriba.
    Lo interesante, es que todo esto no ha durado más de un segundo o dos, y realmente no cuadra el tiempo real con el tiempo del suceso, que deberían ser más tiempo.
    También al ver las cosas desde arriba he visto algo muy interesante. El coche que causaba el accidente tenía una raya o marca sobre la parte superior y solo se podía ver desde arriba, al levantarme del suelo, he pegado un salto y he podido comprobar que esa marca estaba allí, con lo que si se podría comprobar que he podido ver todo desde arriba. Algo extraño pero que parece ser que realmente he estado o mi cerebro ha tenido de alguna forma una visión a varios metros de altura y también a varios metros de mi cuerpo.
    Soy ateo, con lo que no creo en supersticiones de ningún tipo, solo en la ciencia y no he estado muerto.
    Con dos amigos a esa edad, uno de ellos me había empujado contra el coche que pasaba por la calle, broma estúpida pero que alguna vez nos hacíamos, y en el empujón tonto si que me había caído al suelo justo delante del coche y solo al caerme, y que no me había golpeado en la cabeza, en el suelo la rueda del coche frena justo a un centímetro de mi cara, casi tocándola.
    En es preciso momento es que pasa esta sensación.

    Me gustaría que me pudieran dar una pequeña opinión acerca de esto.

  11. NeoFronteras:

    Este tipo de experiencias que incluye verse desde fuera o ver la luz brillante pueden ser inducidas en los pilotos de combate cuando vuelan bajo altas aceleraciones o en centrifugadoras de entrenamiento:

    http://www.near-death.com/experiences/triggers06.html

    Por tanto estas experiencias pueden ser reproducidas y estudiadas en un laboratorio.

  12. eigur:

    Hola, creo que estas experiencias son reales. Y se pueden demostrar, pero hay miedos y perjuicios por estos temas.

  13. NeoFronteras:

    Las personas que dicen tener estas experiencias, no mienten. Creen haberlas vivido. Sin embargo, son sólo alucinaciones. Experiencias similares tienen los pilotos de cazas o los montañeros del Himalaya.

  14. Anónim@:

    Yo creo que tanta neurología y ciencia para decir nada, todo especulaciones. Si no hay explicación no la hay y punto, ni por un lado ni por el otro.
    Aunque lo más tenebroso es que si se intenta explicar que son fenómenos reales no es un estudio científico, pero si se intenta demostrar que son imaginaciones si que es científico.
    ¿Qué es eso de meter a los sueños de por medio y a trastornos psíquicos? Hablar por hablar en base a un estudio estadístico, y el título dice que “explicadas”. Más bien intento agónico de explicarla.
    Eso no explica nada sobre la naturaleza de esas experiencias, seamos serios…

  15. NeoFronteras:

    Lo malo de creer en el más allá es que cuanto te mueres no puedes ser consciente de que estabas equivocado.

  16. Patricia:

    Hola, llegué aquí porque ando buscando artículos donde se toque el tema de la muerte. Es que tengo la pretenciosa idea de escribir un ensayo basándome en una investigación minuciosa sobre este misterioso tema. No es cuestión de que quiera llegar a una conclusión final ni convencer a nadie, y mucho menos convencerme de nada. Sólo pretendo evocar la relevancia de la muerte en algunas disciplinas humanas. Tanto en las artes como en la ciencia. Resulta que sobre arte tengo bastante información aunque no sobre ciencia. Reconozco que soy bastante ignorante en este tema. Me pareció excelente este artículo, bastante convincente, como casi siempre me ha resultado la ciencia: exacta, clara, simplificada, obvia.
    Fui criada en un ambiente familiar completamente ateo. Debido a que mis padres siempre fueron materialistas a conciencia y divorciados de cualquier creencia mística pienso que de ahí me devino una actitud un poco incrédula y bastante realista. Pero tampoco es que me sienta comprometida con las ciencias puras, ni siquiera me interesan. Me dedico más al arte y a la filosofía. Son más humanas y más que ver conmigo, pese a todo me considero sumamente espiritual. Pero no porque esté convencida de nada en lo absoluto, sino porque los comportamientos basados en la espiritualidad y el misticismo siempre que no sean expresiones fanatizadas. Me resultan más interesantes que los comportamientos humanos basados en ideas científicas. ¡Pero ésta es una visión personal y sumamente romántica, eso lo tengo claro! Pero en fin. Mi intención era plantear mi conformidad con el artículo y solicitar, de ser posible, alguna otra información dentro de este tema que me pueda servir como documentación para mi trabajo-investigación. Muchas gracias.
    Saludos de Patty.

  17. Carlos:

    El título del artículo es pretencioso. No hay nada “explicado”. La ciencia puede y debe investigar el mundo material. Pero en lo que se refiere al mundo del psiquismo, estamos en la prehistoria. Los antiguos tratados de la ciencia yoguica, (por citar solo un ejemplo), siempre consideraron que la conciencia opera en un plano diferente del material. Naturalmente eso tiene una “traducción” bioquímica. Somos cuerpo-mente. Hay una unión de lo material y de lo psíquico. Cualquier fenómeno en una esfera, tiene su consecuencia en la otra. Por tanto, desde esta óptica, no se puede afirmar rotundamente que la conciencia y lo psíquico (experiencias místicas, etc.), sean una consecuencia de reacciones neurológicas. Hay otro punto de vista, radicalmente distinto. Serían en realidad la causa de esas reacciones. La conciencia se manifestaría en la materia. No sería la materia, la que crearía la conciencia. Por último indicar, que en los casos de pilotos sometidos a fuertes gravedades, esas fuerzas provocarían la salida de la envoltura material, del cuerpo etérico del piloto. Por eso se verían desde fuera. Muchas gracias y felicidades por la web.

  18. NeoFronteras:

    La ciencia pretende dar explicaciones naturales sobre fenómenos naturales a través del sistema objetivo del método científico. Las religiones y esoterismos sólo se basan en la fe. Se puede creer en el más allá, pero ese sentimiento está basado sólo y exclusivamente en la fe y aquellos que la tienen en estos campos normalmente rechazan entre dos explicaciones la más sencilla, simplemente porque no apoya sus creencias.

  19. Noemi:

    Hola, soy Noemí y ahora mismo tengo 18 años. Resulta que de pequeña me operaron de vegetaciones y, justo antes de que me llegasen a dormir vi como una especie de escaleras oscuras y, al fondo, una pequeña luz blanca, eso fue antes de verme a mí misma fuera de mi cuerpo. Fue una sensación horrible y muy difícil de explicar. Desde ese momento, no sé por qué motivo siento que soy capaz de alejarme de mi cuerpo, de sentir una tremenda paz interior. Entro en un estado en el que me encuentro muy a gusto y muchas veces me cuesta mucho volver a “la vida real”. Me gustaría mucho que me explicasen por qué me esta pasando esto. ¿A qué se debe este estado en el que soy capaz de entrar?
    Muchas gracias y un saludo.

  20. MAITE:

    Lo malo de creer en este neurólogo es que cuando estas vivo no eres consciente de que pudieras haberte equivocado al creer en sus afirmaciones, y cuando te mueres pues igual te llevas una sorpresa.
    Estás intentando realizar e inducir experimentos y comparaciones para tratar de explicar fenómenos o experiencias que pudiesen ser tan válidas y realistas, científicas y como ellas lo son por sí mismas en la vivencia de cada ser humano.
    Lo malo de ser científico es que tampoco sabes si estás del todo en lo cierto, y cuando estás vivo no eres consciente de que puedes estar también equivocado.

  21. Martín:

    El verbo empleado no es correcto. Los resultados científicos no se “creen”, los dogmas religiosos sí.
    La ciencia da una explicación natural y racional a los fenómenos naturales. Esta explicación es la mejor en un momento dado y nunca es “La Verdad” definitiva.
    En las religiones se “encuentra” una verdad dogmática que hay que creer so pena se ser condenado a multitud de castigos terrestres (hogueras, lapidaciones, etc) y divinos (infierno y similares).
    Se puede no ser consciente de que existe un más allá durante la vida, pero precisamente esa ventaja contribuye a un mundo más justo, más pacífico y más feliz.
    Sin religión habría gente malvada haciendo cosas malas y gente buena haciendo buenas acciones. Si de verdad quieres que gente buena haga malas acciones entonces necesitas a la religión.
    Todo lo negativo de las religiones es tan descomunal que deja minúsculo lo poco de bueno que tienen.

  22. Atanasio:

    ¿”Explicadas”? No: correlacionadas con hechos científicos positivos. Es decir, esas vivencias han dejado de ser mentirillas histeroides. Se ha demostrado que tienen una base física real. Enhorabuena por la ciencia.

  23. Jaime:

    Quisiera puntualizar algo. Por que siempre se habla de religión, dogmas, fanatismo…etc. Porque no se habla en términos de “espiritualidad”. De vivencias interiores profundas, en las que es la persona, con plena madurez intelectual, la que discrimina con discernimiento. Ya basta de hablar de curas, de inquisiciones, de oscurantismo….Todo eso, está pasando a la historia, (como el cardenal Rouco Varela…perdón por el comentario). Saben la cantidad de científicos que estudian la espiritualidad como un hecho fáctico de la conciencia humana? Fritjof Capra, Ken Wilber, Carl Gustav Jung, Mircea Eliade…etc (por citar unos pocos…). A mi entender, ha habido un problema des de los albores de la historia….No se ha explicado al “vulgo” toda la verdad. Simplemente eso….Yo soy cristiano, pero cuando voy a misa, no me creo la ´”película” que me venden. Lo encuentro infantil. Pro cojan cualquier estudio serio sobre evangelios. Profundicen en los apócrifos…y se encontrarán que hay ´muchas respuestas, esperando ser halladas, desde las noches de los tiempos. No tiene sentido la lucha ciencia “religión”(uf que contaminada está esta palabra…). En un futuro el místico y el científico, irán cogidos de la mano. Y eso será el inicio de algo nuevo y tremendamente importante.

  24. Joseph Louis James:

    Seamos realistas y sinceros, los seres humanos sólo somos otra forma más de vida, creer en el más allá es tan absurdo como pensar que los animales también van a un lugar maravilloso al morir, núnca he tenido una ECM, pero supongo que cuando el cerebro, parte física en la que almacenamos todas nuestras percepciones sensoriales se desactiva, recordarémos lo mismo de nuestras vidas que unos dos años antes de nacer, es decir, nada de nada.

  25. Ana:

    Lo que este estudio no “explica” es por qué hay personas que durante toda su vida fueron invidentes y, al volver de una experiencia cercana a la muerte, pudieron describir con todo lujo de detalles los atuendos, el color de ojos, de pelo, etc, de los médicos y demás personal sanitario q las asistieron. Es decir, en la experiencia “fuera del cuerpo”, los ciegos ven. Que yo sepa, ninguna droga consigue hacer ver a los invidentes. Cuando “regresan” a su cuerpo vuelven a ser ciegos… La única explicación q yo veo es q la experiencia extra corporal no es una alucinación, es algo real. A pesar de q haya drogas q puedan “simular” algunos estados de conciencia alterados.
    Un abrazo.

  26. laran:

    Hola no se, ni leí todo porque nadie puede decir nada con certeza.
    Le cuento cuando nació mi hijo me anestesiaron 2 veces y fue tenaz porque durante la anestesia, empezaron pasar por mi mente colores. Todos como circulos morados ,verdes, amarillos, todo era algo mareador nauseabundo, luego viví el parto, sentí cuando sacaron a mi hijo, me lo mostraron. ¡Lo vi, sentí todo!
    Luego abrí los ojos, vi a mi esposo, que estaba sosteniendo mi brazo derecho, y le dije: ¿y el bebe? Y me dijo: “ahora esperate” Entonces me hablo otro hombre que sostenía mi brazo izquierdo y me decía: “mírame a mi”.
    Y yo le decía a mi esposo ¿ y el nino? Y me decía: “ya va a nacer”.
    Entonce me di cuenta que no había nacido aún y lo que viví de ahí en adelante fue exactamente lo que ya había vivido. ¡Lo tenaz es que viví 2 veces el parto!
    No sé qué paso, pero fue exactamente igual, y cuando vi a mi hijo ya lo había visto.

    Tenaz

  27. Marilyn:

    Yo creo que estas experiencias con la muerte son reales. A mí, personalmente me ocurrieron varias. Primeramente, nunca he usado drogas. Cuando yo tenia 17 anos, una vez vi frente a mí, en una esquina de la pared a un hombre negro, exageradamente alto y ancho, al cual sólo se le veía la capa negra y un sombrero negro. A partir de ese momento, comencé a sentir frío en todo momento. Al poco tiempo tuve un accidente de transito. La mente me decía lee el Salmo 30:3. Yo no sabia el contenido de ese Salmo, pero decía así: Oh Jehova, hicistes subir mi alma del Seol, me distes vida para que no descendiera a la sepultura. Pude entender que ese hombre negro era la muerte que me iba a buscar y Jehova me libro de el. Por otra parte en ocasiones en que he estado durmiendo, he sentido como si mi corazón se paralizara y he salido de mi cuerpo y me he elevado, y he visto todo, incluso me vi durmiendo y he visto a mi hija que duerme conmigo y he vuelto a entrar en mi cuerpo. Otra experiencia negativa que tuve fue cuando durmiendo, comencé a descender por una oscuridad a una velocidad alta y de repente caí en el fondo, era como una cárcel oscura donde nada se veía y comencé a gritar Dios mio, sácame de aquí, y al poco rato me encontraba otra vez en mi cuerpo. Creo que estas cosas son reales y no son provocadas por el cerebro ni las drogas.

  28. heyy!:

    Hola,
    soy una estudiante de Cataluña y estoy haciendo una investigación sobre las experiencias cercanas a la muerte. Os agradecería muchísimo que contactarais conmigo si habéis pasado por una, conocéis a alguien o sabéis algún modo de que pueda contactar con alguien.

    Muchísimas gracias
    Feliz año nuevo para todos.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.