NeoFronteras

Confirman beneficios de la psilocibina

Área: Medicina,Neurología — domingo, 15 de octubre de 2017

Confirman los beneficios del alucinógeno de las setas mágicas paca curar la depresión.

Foto

Los alucinógenos fueron prohibidos en occidente hace ya muchas décadas. Su inclusión en la lista más estricta de drogas no permitidas legalmente de EEUU incluso prohibía la investigación biomédica sobre ellos. Pero este aspecto aplastó las investigaciones terapéuticas que se estaban realizando sobre ellos en ese país.

Esta prohibición contrasta con el uso que han tenido estas sustancias en la medicina tradicional de ciertas comunidades. Obviamente, los alucinógenos o sustancias psiquedélicas no pueden curar enfermedades somáticas, pero pueden ser de ayuda en el tratamiento de ciertas enfermedades mentales.

Una de los problemas mentales que está arrasando en el mundo es la depresión, posiblemente por que la sociedad humana es cada vez más hostil y está cada vez más enferma. Los antidepresivos son muchas veces caprichosos y no funcionan en todos los casos. A veces sólo un tipo de antidepresivo es efectivo en un individuo dado, otras veces ninguno. En estos últimos casos, los pacientes pasan por un calvario de años sin que mejoren en absoluto. Es prioritario en Psiquiatría el desarrollo de nuevas terapias para estos casos. Esta situación desesperada hace que la vía de usar alucinógenos, como el LSD, la mescalina o la psilocibina de los hongos mágicos, sea cada vez más atractiva de ser explorada.

Los entusiastas de estos productos, como los que consumen los hongos mágicos, creen en la capacidad que tienen estas sustancias de inducir experiencias consistentes en tener sentimientos profundos que pueden tener uso terapéutico.

Desde hace unos diez años  se ha empezado a investigar de nuevo este aspecto curativo por parte de algunos grupos de investigación, principalmente fuera de EEUU.

El año pasado Robin Carhart-Harris (Imperial College London) y sus colaboradores realizaron un ensayo en humano sobre las potencialidades del uso terapéutico de la psilocibina en el tratamiento de la depresión. Para ello administraron esta sustancia a doce pacientes con depresión resistente a los antidepresivos conocidos en dos sesiones. Comprobaron que estas personas mejoraron sus síntomas. Aunque en esta investigación no había grupo de control al que se le administrase un placebo, los resultados fueron prometedores.

De algún modo, la psilocibina podría estar ayudando a reiniciar la actividad de los circuitos neuronales relacionados con la depresión, pero este aspecto tenía que ser demostrado. Estudios basados en imágenes de resonancia magnética nuclear funcional indicaron que la psilocibina actúa sobre áreas del cerebro que están más activas cuando se tiene depresión.

Así que el grupo de Carhart-Harris se puso a investigar más sobre el asunto y ahora publican nuevos resultados. De nuevo, 19 voluntarios con depresión, a los que no les hacía nada los antidepresivos conocidos, se prestaron a un ensayo de este tipo.

A cada uno de ellos de les administró 10 mg de psilocibina y al cabo de una semana otra dosis de 25 mg. Los pacientes informaron, como en el ensayo anterior, una mejoría general de sus síntomas que duro cinco semanas. Algunos de ellos describieron el efecto como un sentimiento de ‘reseteo’ mental. Así, por ejemplo, uno dijo que sintió que su cerebro había sido desfragmentado como un disco duro de una computadora. Otro dijo que sintió como si hubiera sido reiniciado.

Al parecer, la psilocibina proporcionaría a los pacientes el ‘golpe’ mental que necesitan para romper su estado depresivo que ellos interpretan como un ‘reseteo’. Un efecto similar se ha observado cuando se aplica la terapia de electrochoques.

El hallazgo proporciona una nueva ventana a lo que sucede al cerebro de la gente después al tomar sustancias psiquedélicas. Durante el ‘viaje’ se ‘desintegran’ las redes cerebrales y luego se produce una reintegración.

En este caso, las imágenes de resonancia magnética mostraron que la administración de esta sustancia a los voluntarios tratados reducía la actividad de ciertas regiones del cerebro, entre ellas la amígdala, que es una región relacionada con la respuesta emocional, el procesamiento del miedo y del estrés entre otras cosas y que está hiperactiva si hay depresión. Para ello compararon estas imágenes antes y después de un día de haber recibido la dosis más alta del tratamiento. Además, encontraron un aumento de estabilidad en otra red cerebral que previamente se había relacionado con los efectos inmediatos de la psilocibina.

El nuevo estudio demostraría la existencia de cambios claros en la actividad cerebral en enfermos con depresión a los que se les ha administrado psilocibina después de que hayan fallado los tratamientos convencionales, por lo que esta sustancia sería efectiva para el tratamiento de esos casos.

Carhart-Harris (y cualquier persona sensata) alerta sobre los efectos negativos que puedan tener este tipo de sustancias si son autoadministradas sin ninguna supervisión médica. Además, la investigación se encuentra en sus primeros estadios, por lo que se desconoce una posible dosificación. Si usted, amigo lector, tiene depresión, por favor, no se automedique con alucinógenos, sustancias que, además, en la calle puede contener otros productos.

Este grupo de investigadores planea nuevos estudios y ensayos al respecto que incluyan un diseño más robusto que ponga a prueba la psilocibina frente a los antidepresivos tradicionales.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5756

Fuentes y referencias:
Artículo original.
La psilocibina de los hongos mágicos parece curar la depresión.
Imagen: Carhart Harris, R et al. Scientific Reports 2017.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

3 Comentarios

  1. Miguel Ángel:

    Lo primero: ¡¡muchas gracias por publicarla, querido Neo!!

    Segundo: desaconsejar la automedicación como ha hecho Neo y remitir a los lectores a la “Nota médica” de Neofronteras. Del mismo modo, desaconsejo a todos los lectores tomar en serio lo que un servidor pueda comentar al respecto, ya que “Miguel Ángel” es solo un nick bajo el cual podría estar hablando, tranquilamente, Perico de los Palotes.

    Hay un tercer estudio que se sumaría a los dos que mencionan en la noticia, realizado en el hospital John Hopkins de Nueva York sobre pacientes con cáncer y depresión:

    http://pijamasurf.com/2016/12/una_sola_dosis_de_psilocibina_alivia_la_depresion_y_la_ansiedad_por_6_meses_segun_nuevo_estudio/

    En el enlace hacen referencia a otro estudio que, al parecer, mostró un 80% de eficacia para dejar de fumar.
    Añado de mi cosecha, que los hongos mágicos presentan algunas ventajas con respecto a otros alucinógenos: la experiencia psicodélica es más corta en duración y tiene pocos efectos secundarios adversos (no suelen pasar de algunas náuseas cuando se absorben las setas, dilatación pupilar y ligera taquicardia). Pero no son infrecuentes las reacciones de pánico, sobretodo en la primera experiencia del sujeto, y durante éstas, la frecuencia cardiaca sube mucho más suponiendo un riesgo cardiovascular…y el propio estado mental, mitad en pánico, mitad sufriendo visiones, puede conducir a todo tipo de accidentes y desastres.

  2. Tomás:

    Describir como un “reseteo” la acción de una sustancia en el cerebro no deja de ser un tanto imaginativo. Pienso que se debe a la idea de asemejar un ordenador a un cerebro. Parece un tanto como si al sentirse uno paralizado se le ocurriera decir que se identifica con un árbol. Al menos es curioso-
    Las prohibiciones en este campo a personas o entidades dedicadas a la ciencia me parecen impropias y perniciosas en un mundo donde, como dice el artículo, las enfermedades mentales proliferan, aunque habría que ir al fondo del asunto y ver si es posible arrancar la raíz que las produce.
    En cuanto a enlace que nos recomienda Miguel Ángel no comprendo la frase “… no tenga un mecanismo neural … sino que es un beneficio en un cambio de actitud y significado, una operación de mente sobre materia”. Ese cambio de actitud requiere alguna modificación en su materia, en los circuitos cerebrales. Cuando recalca “mente sobre materia” parece olvidar que la mente es el resultado de una determinada organización de la materia que la compone, y que el agente que produce el cambio es externo a ella. De todas formas ello no quita el interés al enlace. Ojalá la psilocibina sea un avance en este problema casi universal.

    Abrazos, Miguel, y gracias por tu aportación.

  3. David:

    Yo había oído hablar del éter etílico, que puede ser usado como recreativo, inhalado. He leído que se prepara con alcohol etílico y ácido sulfúrico, como catalizador (aunque tal vez se podría sustituir el ácido sulfúrico, por salfuman o ácido clorhídrico) y otro recipiente con mucho hielo, para precipitar el vapor. No hay que confundirlo con el alcohol metílico, pues su inhalacion , podría producir infarto cerebral, he leído también. De todas formas, es fácil de distinguir ambos. Los spry de arranque de motores diesel, suele contener mucho éter etílico. Pero he leído que podría causar adicción. Sus efectos irían desde un estado eufórico a verte flotando en el aire, como en un globo aerostático; y de repente sentir caerse desde una gran altura, lo que es una experiencia desagradable y da miedo, he leído en algunos lares.

    Las mujeres, lo tomaban antes disuelto en un jarabe para la tos, que lo contenía; pues antes, estaba mal visto que las mujeres, consumieran alcohol, y pudiesen entrar en un estado de embriaguez, por el consumo de bebidas alcohólicas. Supe de la existencia del éter etílico por un episodio de los Simpson, serie de humor de Matt Groening, donde un mago del circo, lo inhalaba. Podria ser divertido, como inhalar el helio de los globitos que se compran en ferias y fiestas (te cambia el timbre de la voz, me han contado); pero parece que no es un juego.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.